'Better Call Saul', a la lista de imprescindibles

Por: | 16 de abril de 2015

Better Call Saul

Ya en sus primeros minutos, dejó claro que no tenía intención de decepcionar. Better Call Saul llegaba con una gran carta de presentación (spin-off / precuela de Breaking Bad, con Vince Gilligan y Peter Gould como creadores). Solo faltaba que se confirmaran las primeras impresiones. Y así ha ocurrido. Tras su primera temporada, este regreso al universo de Breaking Bad se ha confirmado como una de las series imprescindibles de la primera mitad del año. Y no solo por sus conexiones con su serie madre, que también. Sino porque ha logrado formarse una entidad propia, con un estilo vinculado a la serie de Walter White pero con sabor ligeramente diferente.

Los primeros diez capítulos han dejado con ganas de mucho más. Con ganas de saber qué ocurrirá ahora con Jimmy McGill, esa vida pasada del abogado Saul Goodman, un personaje que en Breaking Bad se nos presentó casi como una caricatura pero que ahora se ha transformado en un personaje con el que es fácil empatizar, al que comprendemos y por el que incluso sentimos lástima, algo que era muy complicado que ocurriera con Walter White. Jimmy es diferente. Y mucha parte de la culpa de que ahora lo veamos desde otra perspectiva es del actor Bob Odenkirk, que ha llenado de matices al personaje y ha dado con éxito el salto de secundario a protagonista.

Bettercallsaul1

La temporada ha conseguido arrancar sonrisas de complicidad a los fans de Breaking Bad (Jimmy haciéndose pasar por Kevin Costner, la referencia a Belice, localizaciones que se repiten, la importancia de la música, ese humor negro tan peculiar...). Haber visto Breaking Bad no es imprescindible para seguir Better Call Saul, pero permite degustar esos guiños cómplices que se acumulan en el último capítulo. También ha generado momentos dramáticos de alta intensidad, como la conversación entre Jimmy y su hermano con la que acababa el noveno episodio, uno de los momentos seriéfilos de lo que llevamos de año interpretado con brillantez.

Mención aparte merece Jonathan Banks y su Mike Ehrmantraut. El capítulo dedicado a él ha resultado ser uno de los mejores de la temporada, y pone las bases para la relación entre el futuro Saul y este solucionador de problemas con un pasado doloroso. Y, de nuevo, los guionistas nos dejan con la miel en los labios, deseando que el personaje de Mike vaya ganando poco a poco la importancia que merece.

Bettercallsaul2

Better Call Saul (que en España se puede ver en Movistar Series) nos va contando las cosas a su ritmo, sin prisa pero sin pausa, dejándonos paladear cada detalle y disfrutar con el camino —por algo la serie ya contaba de partida con dos temporadas confirmadas—. Y construyendo poco a poco una ficción digna heredera de su antepasada, aquella serie que ya es Historia de la televisión.

 

Hay 11 Comentarios

Acabo de ver el episodio el el cual Mike le cuenta la verdad a su nuera, y quedè petrificado. Una fuerza narrativa pocas veces vista, una calidad visual emocionante, la capacidad de trasladar la atención hacia diversos personajes, y la capacidad de identificarnos con ellos. Me senté a compartir este goce interior que siento, esta embriaguez. Y me despido porque voy a ver el episodio 6.

Si hago un esfuerzo de memoria seriéfila, descubro que tres de mis comedias preferidas son spin-offs. Los Roper, que originalmente fueron los caseros de Un hombre en casa; Frasier, que desarrolló el personaje más loco y enjundioso de Cheers; y Veep, que es la adaptación americana de The thick of it, la comedia británica que ridiculizó a los políticos isleños. Tres spin offs que igualaron o superaron los méritos de su serie matriz. Y ahora, con Better Call Saul, ya van cuatro series. Cuando hace un año se anunció la secuela de Breaking Bad protagonizada por el abogado –o lo que fuera- Saul Goodman, uno supo al instante, con la presciencia de un veterano televidente, que Better Call Saul iba a ser otra serie a la que habría que construir hornacina en el templo. Saul Goodman tenía muchas cosas que contarnos del viejo Albuquerque, de cuando la droga azul del señor Heisenberg todavía no se vendía por las esquinas, y los malotes mexicanos campaban a sus anchas en los bajos fondos. Nos mataba la curiosidad de conocer mejor a un personaje tan entrañable y odioso, tan adorable y mezquino. Y Vince Gilligan, que es un tipo de instinto comercial que nos lee el alma como si nos hubiera parido, nos concedió la satisfacción de la sabiduría.

It’s all good, man…

http://cinedietario.blogspot.com.es/

Better Call Saul es una de las mejores precuelas de series de culto, si no que es la única que existe, el origen de los personajes, su desarrollo y algunas conexiones realizadas con Breaking Bad nos ha dejado con la espera del siguiente bocado, estaremos esperando con ansiedad la próxima temporada que seguro nos dará mas entretenimiento que cualquier otra serie.

Llegue al 4º capitulo y no pude seguir viendola mas de lo aburrida! De hecho, el 3º y 4º capitulos los vi divididos en 2 o 3 partes porque me dormia. No quiero que esta sea mi impresion inicial y/o definitiva por lo que le dare otra oportunidad, seguramente en 10 o 15 años... si sigo vivo! Por lo pronto me quedo con Daredevil y Vikingos!

No me ha parecido nada lenta, ya que el guion es muy bueno y los actores son destacables cada uno de ellos, te atrapa de principio a fin cuidando cada detalle, la presentación ochentosa con cortes inesperados y la música esta buenísima, es difícil que me atrape una seria ya que evalúo varios aspectos, breaking bad y Better Call Saul tienen mis diez puntos.

Pues a mí, que tengo a Breaking Bad como mi serie favorita de siempre, por encima de Sopranos o The Wire, esperaba bastante de Better Call Saul y me ha decepcionado profundamente.
La serie se me ha hecho lentísima, con un guión muy flojo, de escaso interés y con un Bob Odendrick bastante brillante, pero con un personaje, que al margen de sus miserias personales y su progresivo abandono de una más que decente moral, resulta poco interesante, redundante y previsible. Las apariciones de su hermano, con su manta plateada, aburridas hasta el hartazgo.
Lo mejor, esa primeriza y breve aparición de los traficantes mexicanos y esos recuerdos a Tuco Salamanca y a Breaking Bad.
Por lo demás, lo único destacable el gran Jonathan Banks-Mike, ese expolicia opaco, de principios cuadriculados, de mínimas palabras y que impone profundo respeto con una sóla mirada. "Su capítulo", en el que narra la dramática historia de su hijo, de lo mejor del año y el gran capítulo de esta primera, grisácea y muy mejorable temporada de Better Call Saul.

Estoy acabando de verla y salvo el primer capítulo, que me pareció un poco flojo, me está gustando muchísimo.

Excelentes los actores, el ritmo, el humor, la humanidad de los personajes, las historias... para cualquier fan de breaking bad, imprescindible. Y para gente que no haya visto breaking bad, totalmente recomendable.

Completamente de acuerdo. "Better Call Saul" parece llamada a tirar del carro de la Edad Dorada de las serie de TV, ahora que tantos buques insignia se están despidiendo. En ella se percible la huella de “Breaking Bad”, pero corresponde a una bestia distinta, una que con el tiempo podría pelear de tú a tú a con su progenitor con opciones de victoria. En la búsqueda de Saul Goodman, el picapleitos criminalista más verborreico y con menos escrúpulos de Albuquerque, Vince Gilligan y Peter Gould han dado con Jimmy McGuill, un personaje de alguna manera mucho más interesante y con más claros y oscuros que Saul, y sobre él han construido una temporada que no se deja clasificar facilmente porque a lo largo de sus diez episodios muda de género y de piel varias veces. Les dejo, por si les interesa y con su permiso, otro análisis de la serie: http://elcadillacnegro.com/2015/04/09/better-call-saul-entre-la-ley-y-el-desorden/ . Un saludo.

Completamente de acuerdo. "Better Call Saul" parece llamada a tirar del carro de la Edad Dorada de las series de TV en los próximos años, ahora que tantos buques insignia se están despidiendo. En ella se percibe la huella de “Breaking Bad”, pero corresponde a una bestia distinta, una que con el tiempo podría pelear de tú a tú a con su progenitor con opciones de victoria. En la búsqueda de Saul Goodman, el picapleitos criminalista más verborreico y con menos escrúpulos de Albuquerque, Vince Gilligan y Peter Gould han dado con Jimmy McGuill, un personaje de alguna manera mucho más interesante y con más claros y oscuros que Saul, y sobre él han construido una temporada ejemplar que no se deja clasificar fácilmente porque a lo largo de sus diez episodios muda de género y de piel varias veces. Les dejo, con su permiso y por si les interesa, otro análisis de la serie: http://elcadillacnegro.com/2015/04/09/better-call-saul-entre-la-ley-y-el-desorden/

Probablemente, y son palabras mayores, ya superando en expectativas a su hermano mayor "Breaking Bad".

http://casaquerida.com/2015/04/16/perdemos/

Qué gran serie… Ayer termine de ver la primera temporada y me ha dejado con esa sensación que pocas consiguen: Qué duro va a ser esperar a la segunda… No solo es que empaticemos con McGill. Es que llegamos a quererlo y admirarlo como persona, especialmente en el trato con sus personas cercanas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal