'Mad Men', el placer ha sido nuestro

Por: | 19 de mayo de 2015

Don

"Vivo como si no hubiese mañana porque no lo hay" (Don Draper)

Al final, resultó que Don no tenía razón en el primer capítulo de Mad Men, que sí habrá mañana. Ha acabado Mad Men y el mundo, incomprensiblemente, ajeno al drama de haber tenido que decir adiós a Don Draper, sigue girando. Peggy, Sally, Joan, Roger, Pete y Don son ya parte de la Historia de la televisión. Esa televisión que cambió para siempre Los Soprano, la serie que Matthew Weiner, creador de Mad Men, ayudó a hacer grande. Cuánto debemos al señor Weiner. A sus pies.

A partir de aquí, spoilers del final de Mad Men

Los finales son siempre complicados. Poner punto final a una historia así, dar una salida digna a unos personajes que llevan tanto sobre sus hombros y, a la vez, satisfacer las expectativas de los seguidores. Unas veces se ha optado por el corte radical, como aquel mítico fundido a negro. Otras se ha optado por hacer explícito el final de cada personaje. Otras se ha puesto final a la historia sin jugársela, con la conclusión que tenía que tener. Mad Men se ha despedido manteniendo su línea. ¿Fiel a sí misma? En unas cosas sí, en otras no. Pero con un final a la altura de las circunstancias. Y que consigue dejar a los espectadores con una sonrisa en los labios. Porque quién iba a decir que la canción que sonaría al final de Mad Men sería esa.

"La publicidad se basa en una cosa: la felicidad".

Los últimos capítulos de Mad Men (la serie en la que nunca pasa nada) han tenido altibajos, pero siempre un tono melancólico que dejaba ver que el adiós estaba cerca. Pero el final, al menos el de Don, ha sido el que tenía que ser. En su enésima crisis de identidad, y tras hacernos creer, llorando abrazado a un desconocido, que empieza a entender de qué iba eso de la vida, el final demuestra que Don nunca cambiará, y que ese genio que conocimos en el primer capítulo volverá para estar detrás de una de esas campañas que hizo de Coca Cola lo que hoy todavía es.

Abrazo

Don no podía acabar tirándose por una ventana. Eso sí habría sido traicionar a la serie y al personaje. Draper nunca ha sido de salidas fáciles. Más bien es de salidas en círculo, de esas que vuelven a la casilla de inicio para no avanzar, no cambiar. Y así ha sido en su despedida.

Antes, Mad Men nos robó las grandes despedidas que esperábamos. Las conversaciones telefónicas con Sally, Betty y Peggy son a cada cual más demoledora, con sabor a despedida amarga, tan intensas que cortan la respiración por lo que se dice y lo que no, lo que va impllícito. Porque Mad Men nunca nos lo ha dicho todo, y por eso nosotros nos tenemos que despedir de ellos por teléfono, a distancia, y con mucho dolor.

"Lo que llamas amor fue inventado por gente como yo para vender medias".

Lo de Don es muy grande. Pero lo de Peggy ha chirriado un poco. Ese momento ataque-de-romanticismo-en-la-oficina, tan impropio de Peggy, sonaba a final feliz acelerado para uno de los mejores personajes de la serie, uno de los que más ha evolucionado y que solo podía tener un buen final. Aunque la forma chirría, el fondo es sensato: esa mujer se merece la felicidad y el amor, incluso aunque sean conceptos inventados por gente de su gremio.

Peggy

Mad Men ha repartido finales felices. Joan, Roger y Pete también han tenido los suyos. Al menos, son felices en lo que respecta a la serie; luego a saber qué hace cada uno con su vida... La gran damnificada ha sido Betty y, en cierta forma, Sally, la niña que ha crecido a la velocidad de la luz, heredera de lo peor de sus padres y obligada a madurar a marchas forzadas. No hay planes de spin-off para Mad Men, pero ójala en algún momento se planteen hacer uno de Sally Draper. De ahí se puede sacar oro.

Mad Men se ha acabado con un adiós que sabe a final de era, esa era que arrancó con Los Soprano y que cambió para siempre la forma de hacer y entender la televisión. Antes de Los Soprano también había series, por supuesto, incluso buenas y muy buenas series. Pero lo de después ha sido otra cosa. Va a costar mucho llenar el hueco que deja Mad Men. Quizá no éramos muchos los que la seguíamos, pero éramos fieles y, sobre todo, sabemos de qué va esto de la vida, de miradas, de sentimientos, de vacíos, de silencios, de dolor, de frustración, incluso de cinismo. De cambio y de resistencia al cambio. De dar un paso al frente y dos atrás. Y de finales felices repentinos y despedidas por teléfono. Aunque duela.

Hasta siempre, Don.

 

Hay 34 Comentarios

Asisto con interés decreciente a las tracas finales de Mad Men. Sólo me quedan dos episodios para conocer el destino último de Don Draper, que es el único motivo seriéfilo, y ya no sexual, que aún me ata a la serie. Los demás personajes me importan un pimiento, la verdad. Incluso Roger Sterling, el amigo de Don Draper, que al principio era un tipo de inteligencia acerada y filosofías luminosas, ha ido convirtiéndose en un personaje ridículo, con sus peinados, su hija hippy, sus tontunas con las secretarias. Los demás hombres de Mad Men jamás enseñaron nada de provecho a este provinciano que los contemplaba desde la distancia del tiempo y del océano. Comparados con Don Draper, sólo han sido unos chiquilicuatres de la vida, con sus esposas gordas, sus amantes estúpidas, sus whiskys a deshora. Lo archisabido, vamos. La mayoría sólo ha figurado para estirar los minutajes de la serie, y robarle protagonismo al verdadero jicho de la función, al que uno siempre siguió con un cuaderno puesto en las rodillas para tomar nota de sus recursos profesionales y de sus trucos amatorios, a ver si por imitación o por ósmosis algo se quedaba pegado. Mad Men, reducida a su esencia argumental, ha sido un documental de National Geographic sobre cómo se las gastaban los machos alfa en el ecosistema de Madison Avenue.

http://cinedietario.blogspot.com.es/

El hecho de que Don vaya a una casa de retiro espiritual y como dices comprenda un poco de que va esto de la vida se me hace extraño. Después de 17 crisis de identidad, su modo de beber, ser un gran mujeriego... no me creo que este personaje vaya a un retiro espiritual, se replantee su vida y se ponga a hacer comerciales con reminiscencias hippies. Para mi le ha faltado veracidad al final, lo del retiro se lo podrían haber ahorrado.

Me gusta lo que dices de que Don es "de salidas en círculo". Sin duda una definición muy acertada.

la última temporada me ha provocado sopor. Y en el final para que no se suicide Don, hacen que su ex tenga cáncer ¿no os parece?

A mí el final me ha dejado un poco fría, con las sensación de ¿y ahora qué? nunca he comprendido el personaje de Don, y ese desapego familiar y emocional que tienen muchos personajes. Supongo que todos acabarán con cirrosis o un cáncer de pulmón debido a la cantidad de alcohol y cigarrillos que salen en cada capítulo. Al final parece el triunfo del egoísmo personal y laboral frente a todo lo demás. Menos Don que lo tiene todo y a la vez no tiene nada. Sigo pensando que uno de los mejores finales de series sigue siendo el de "A 3 metros bajo tierra" con la canción de Sia de fondo.

Videomontaje que relaciona los títulos de crédito de Mad Men con el recorrido final de Don Draper en los tres últimos episodios de la serie (evidentemente, contiene muchos spoilers):
"The end of Mad Men"

https://www.facebook.com/jordi.ballabriga.7/videos/910021799040439/?pnref=story

Creo que si bien había muchos finales, este ha sido EL final necesario. Un viaje hacia la aceptación interior del héroe bastardo americano, neurótico, hasta los acantilados con mar y sol, sin ventanas de grandes cristales y edificios, en un supuesto Esalem de la incipiente Gestalt. Bravo.

He hecho un videomontaje con los títulos de creidito y el final de Mad Men. Espero que os iinterese.

https://www.youtube.com/watch?v=8-13NTY84l0&feature=youtu.be

Unos personajes que no se conocen de nada coinciden, mantienen un breve diálogo insulso y se ponen a follar... ¿Una peli porno? No, Mad Men (si fuera una peli porno saldrían desnudos y no cutre-pudorosamente tapados aunque para ello tengan que enrollarse en una sábana de la manera más antinatural posible).

¿Me ha gustado Mad Men? En absoluto ¿Me ha gustado el final de Mad Men? Trato de sacarle el lado positivo: Se ha acabado por fin la serie. Pretender que un efectista vacío de personajes cruelmente poseídos por sus vicios y adicciones, perseguidos por su pasado y limitados por sus autoimpuestos tabúes es una obra maestra acerca de la condición humana me resulta, cuando menos, pintoresco.

Eso sí, lo de esperar un spin-off sobre la vida de ese apasionante y poliédrico personaje que es Sally Draper (propuestas para arrancar la serie: ¿se meterá en un lío en el cole por fumar marihuana en su habitación? ¿aprovechará un permiso de Glen Bishop e irán a Las Vegas a casarse? ¿se la verá tener inquietud por algún aspecto de la vida?) ha conseguido arrancarme la carcajada de la noche.

Siento no concordar con el entusiasmo general. En efecto, Mad Men es una serie con un muy interesante planteamiento, bastantes capítulos insuperables, pero a la que le han sobrado, por lo bajo, dos o tres temporadas (y no digo necesariamente las últimas: hago una estimación de la cantidad de capítulos que no han aportado nada de nada...) y que se acaban reiterando temáticamente sin dar más de sí. Es una serie que se presta mucho a la mitificación (es uno de sus encantos perversos: la estetización del vacío) y parece ser que un altísimo porcentaje de sus espectadores han picado... Parece que se conforman con que a Don Draper no se le cambie la raya del pelo y se nos ofrezcan unas cuantas imágenes más de hopperiana soledad contemporánea... El final me parece que ha mostrado la misma falta de ideas por parte de los guionistas que se venía mostrando desde hace ya bastante tiempo.

P.S: lo del Spin-off sobre Sally es una idea maravillosa, perdóneseme el sarcasmo: será sublime ver cómo le salen los primeros granos a la muchacha mientras dimite Nixon.

P.S.2: ¿La "serie sobre nada" no era Seinfeld?

Es un final de serie sensacional. Tan seguros estábamos de que los míticos títulos de crédito con Don en caída libre al vacío albergaban la clave de toda la serie, que nos olvidamos de que las imágenes de esa animación terminaban con la silueta del propio Don sentado cómodamente en un sofá, como un gato con siete vidas que cae siempre de pie. Toda la temporada, toda la serie, ha gravitado en torno a la figura de un hombre vaciando su identidad para descubrir quién demonios es en realidad, y Weiner ha permanecido fiel a ese concepto hasta el final. Por lo demás, el destino que les ha reservado a sus criaturas en realidad es lo de menos. El partido estaba ganado desde mucho antes. Les dejo, con su permiso y por si les interesa, otro análisis del final de esta obra maestra: http://wp.me/p2dy83-3kK

Hay muchos comentarios que se refieren al hecho de que el bueno de Mathew Weiner ha vuelto a sorprender con un desenlace en el que Don no acaba tirándose al vacío como los créditos y numerosas teorías anticipaban. Falso. El propio showrunner había dicho también que otro posible final era el de Don en la actualidad, a los 84 años, añorando sus tiempos mozos. Está en su derecho de haber optado por ese epílogo, faltaría más, pero que no se pase por ocurrencia o genialidad hacer del oscuro Don una suerte de Paulo Coelho por el "supuesto" efecto sorpresa.

Todos los comentarios que he podido hacer a lo largo de la vida de esta serie se pueden resumir en algo que he ido deslizando en todos ellos: esta serie no ha dado nunca una puntada sin hilo. Y eso, a lo largo de 92 capítulos, es excepcional.
No seré yo quien diga si esta serie es mejor o peor que otras, porque eso es un juicio totalmente subjetivo. Pero sí que afirmo que "Mad Men" pasa a ocupar un puesto de honor en mi Top5 personal de series favoritas.

De acuerdo.
Estoy triste.
Así me dejó.

http://www.unapiranha.com/blog/2015/5/18/ha-sido-un-placer

Sin duda para mí, la mejor serie que he visto.
Un final inteligente que da sentido a Mad Men, que te deja con buen sabor de boca.
Una serie muy sofisticada e increíble, solo apta para los amantes del arte.

Todas las miserias humanas han sido reflejadas fielmente en ésta magnifica serie. No tiene desperdicio.
http://kafkiane.blogspot.com.es/

Muy buen final. Don inicia un viaje en el que se desprende de todo buscándose a si mismo. Coincido con los que piensan que al final se perdona y se encuentra, lo que le da la paz mental que le permite volver, más creativo que nunca y probablemente como mejor persona. Los demás personajes consiguen sus anhelos, excepto Betty.

Esa sonrisa final de Don Draper me ha recordado un poco a los finales de La Naranja Metálica o Trainspotting. Pero el spot de coca cola ya ha puesto todo en su sitio. Un genio, si señor

Estoy de acuerdo con Anna. Decir que Don no ha sufrido una evolución, una comprensión de sí mismo y de la vida, es decir, un cambio, es haber cerrado los ojos a múltiples detalles a lo largo de estas siete temporadas. A mi juicio la serie refleja un drama común a todo ser humano, aunque algunos sean más conscientes que otros: la búsqueda del amor. Un AMOR con mayúsculas, que reside en el amor a uno/-a misma y, por ende, a los demás, en el perdón, en el dar, en el saber recibir. Y ese amor es sinónimo de felicidad. No en vano le canta un Cooper aparecido a Don "las mejores cosas en la vida son gratis" y no en vano la serie nos muestra a seres atormentados que deben perdonarse a sí mismos para poder avanzar, para poder amar. Doy gracias, sobre todo, por la maravillosa relación entre Don y Peggy, uno de los ejemplos más profundos de ese amor desinteresado. Una relación inclasificable que que se basa, sobre todo, en el amor. Disculpad la parrafada y la posible subjetividad: esta serie me ha llegado al alma.

Una serie con una primera temporada sensacional, muy por encima de las otras 6, de las cuales sólo la quinta y la sexta consiguen volver a coger vuelo. La Séptima se la podían haber ahorrado.

Me hace mucha gracia que a muchos les cueste aceptar que el dicho "para gustos hay colores" es una realidad. Habrá a quien le guste más la serie y su final y a quien le guste menos, pero eso de sentar cátedra sobre lo que es bueno y es malo... Y más si nos atenemos a que vistos algunos comentarios parece que cada uno hemos visto una serie ( y sobre todo un final) distinto.
Siendo mi preferida (muy por encima de la a mi gusto efectista Breaking Bad que se suele poner con Los Soprano y The Wire en el podium) el final me ha parecido sensato y gracioso. Cierto que algunas chirrían un poco (Peggy), pero el balance ha sido unos años de disfrutar y mucho.
Sólo me queda esperar por la 2ª temporada de The Leftovers, (y que mantenga el tipo...que ya es mucho)

Gran serie y una última temporada que ha dado el nivel, aquí el Top 10 mejores momentos de Mad Men:
http://presupuestozero.com/2015/05/15/top-10-momentos-de-mad-men/

Maravilloso final para una serie excepcional. Sin fisuras y sin cabos sueltos, más allá de lo poco/mucho que nos pueda gustar el destino de cada personaje.
Una serie que nos hablado de la soledad, la frustración y en definitiva de la condición humana, por lo que, más allá de su envoltorio, la hace intemporal.
Gracias a todos aquellos que la han hecho posible, y prometo sobre la tumba de Lane Pryce comprar el pack de la serie entera en cuanto salga a la venta.
Por cierto, ¿sabéis quién es el creador de la última escena? (yo lo busqué en internet en cuanto terminó el episodio). Cuando vi su nombre solo pude pensar, "que cabrón Weiner, lo tenías todo pensado desde el principio..."

Ha sido un final estimulante, brillante e inteligente. Puede que a otros no les interesara el futuro de la agencia, las fusiones y demás...pero a mí me ha parecido la manera perfecta de terminar esa era, como si STERLING COOPER DRAPER PRYCE fuera un barco hundido, y sus tripulantes se hayan visto inmersos durante varios capítulos en el caos y la incertidumbre. Caos he incertidumbre que ha acabado muy bien, siendo bastante soprendente y provocador lo " feliz"de este final, algo que al menos yo no me esperaba para nada.

Son lecciones de vida. Peggy se dió cuenta de que tener su nombre en una puerta no lo era todo, y que sería feliz con un hombre a su lado. Genial la frase de Pete Cambell "serás directora jefe en 1980..." Y es que está claro que la evolución de Peggy no la iba a llevar a ser directora en los sesenta. Como mujer, lamentablemente, necesitó más tiempo para llegar a ser lo que ella quería. Pero sin duda será directora jefa algún día. En contraposición vemos como Peter si lo consigue, y consigue tener lo que tanto anhelaba en la primera temporada que no era otra cosa que ser un Don Draper (el don Draper del principio).

Y Don Draper...le han ido despojando de todo durante la temporada, de una manera y con un ritmo narrativo excelente. El hombre que lo tenía todo y no era feliz aún teniéndolo todo, aprendió a ser feliz al ser despojado de todo y no tener nada. Al menos a reinventarse. Y para mí está claro que tuvo la idea de COCA COLA, en un brillante golpe final que me ha dejado con una gran sonrisa.

Ah..y adoro el final feliz para Joan, lo que más deseaba.

Decir que "Los Soprano" y "Mad Men" marcan un antes y después en la TV es olvidar productos como "Retorno a Brideshead", la serie de televisión británica de 1981 basada en la novela homónima de Evelyn Waugh. En mi opinión, es esta última una obra de mucho mayor valor artístico e infinitamente mejor realizada.

Anna, claro que ha cambiado Don Draper (estaría bueno), pero para ese viaje no hacían falta tantas alforjas. El cambio se produjo cuando reveló a su familia quién era él de verdad y les enseñó el burdel donde se crió, ahí hubiera sido un momento perfecto para acabar. El resto de tribulaciones de la agencia, entre compras, recompras, que si me fusiono, que si me no me fusiono, ha tenido más de relleno que de sustancia. Y el momento zen del epílogo, sinceramente me ha parecido ridículo. Claro que en un comentario no se puede analizar toda la serie, por eso intento resumir. He visto demasiadas series y películas como para no tomarme a la ligera los análisis. En ese sentido, vengo observando desde hace tiempo que Mad Men tiene bula, aunque hay gente que ya empezó a no ponerla por las nubes, sin ir más lejos David Trueba

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal