La rabia española

Por: | 29 de septiembre de 2015

RABIA CAP.1-3

Zombis, muertos vivientes, regresados, no-muertos, caminantes, infectados. Al igual que los superhéroes, los resucitados han tomado la pequeña pantalla. Un terreno pantanoso porque los referentes son tan potentes que es fácil salir escaldado. Es lo que le ocurre a Rabia, la nueva serie de Cuatro. En este caso no estamos ante zombis exactamente, pero es la imagen que viene a la mente cuando se ven los rabiosos que centran esta historia.

Desde casi el minuto uno (en una escena en la que uno no sabe si se está ante una parodia de una película de terror o si ya es parte de la serie...), Rabia intenta explotar el que será su punto fuerte: el trabajo de maquillaje y efectos especiales que transforma a los humanos en unos infectados que les vuelve sumamente agresivos e impredecibles. Las autoridades decidirán recluir a las personas susceptibles de desarrollar ese virus. Pero un grupo de desconocidos infectados consigue escaparse y esconderse en una cabaña, donde tendrán que mantenerse a salvo de las autoridades y, a la vez, resguardarse unos de otros.

Rabia es una apuesta clara del canal por la ficción de género. El problema que tiene es que para ser una serie de género, para un público de nicho, cae en viejas costumbres de la ficción nacional, como la inclusión de personajes de todo rango de edad. Ni siquiera una serie que parecía dispuesta a apostar por la novedad, por la transgresión, logra zafarse de esa ambición por llegar a todos los públicos. ¿También pretenden que los niños y los ancianos vean una serie así?

A la duración excesiva (unos 80 minutos de capítulo piloto, más largo incluso que los eternos 70 minutos habituales en las series españolas) se añade la sensación de estiramiento que sufre este arranque. ¿Había que presentar a todos los personajes en el primer capítulo? ¿No se pueden guardar personajes y situaciones para el siguiente episodio y potenciar más los factores que puedan enganchar a los espectadores en vez de querer contarlo todo ya? No es un problema exclusivo de esta serie, es algo frecuente en los capítulos piloto, pero aquí se hace más patente por su duración excesiva. Otro problema importante es la pobre factura técnica del resultado final. Todo es demasiado cutre, demasiado de cartón piedra.

También se intuye que Rabia apostará por los personajes por encima de la acción y el thriller. Sin embargo, uno de los puntos fuertes de la serie es, como decíamos, unos rabiosos que se distancian de los zombis de The Walking Dead y que buscan una personalidad propia gracias al buen trabajo de maquillaje. Otra de las fortalezas de Rabia es su reparto, repleto de caras conocidas que pueden atraer al público a un canal generalista como Cuatro. Lástima que en el primer capítulo muchas de ellas no lleguen a lucir como deberían al encontrarse con personajes demasiado planos, al menos en estos primeros compases.

Rabia tiene sangre, infectados, violencia. Ingredientes para atraer al espectador que está acostumbrado a ver ficción internacional. Pero también tiene momentos demasiado obvios que pueden echar atrás a esos espectadores. Habrá que esperar a ver cómo evoluciona la historia, pero de momento, Rabia da precisamente eso, rabia por quedarse a mitad de ese duro y largo camino que debe recorrer todavía la ficción nacional, a pesar de todos los avances que ya se han dado.

Hay 9 Comentarios

me encanta y me estoy enganchando a ella

ya están los de siempre poniendo a parir a las serie españolas, que cansinos!

Estoy oyendo tantas cosas malas de esta serie que al final voy a tener que verla.

No tocaría esta serie ni con un palo de 5 metros.

Ejemplos de escenas absurdas o poco "curradas" (spolier):
1. Un autobús lleno de contaminados con grilletes custodiado solamente por dos policías dentro del vehículo y sin comunicación con el exterior.
2. La escena de liberar a quienes están engrilletados; ¿no sería mejor cogerle la llave a los policías muertos o heridos en vez de disparar contra el acero pudiendo herir al que se intenta liberar? Las balas no rompen facilmente las cadenas, de la misma forma en que no explotan los neumáticos en movimiento. Esto en el cine o TV debería saberse.
3. Uno de los contaminados se queja porque la protagonista, cuyo refugio es suyo, lleva una pistola, arrebatada al loco; entonces ella se la da a una señora mayor sin conocerla de nada, la cual desperdicia más tarde las balas.
4. La escena intentando reducir al gordo rabioso. ¿No hubiera sido mejor pincharle el brazo haciendo que lo metiera por la ventanita de la puerta, o incluso a través de ésta, en vez de salir y enfrentarse a él con una pala?
5. Los policías ponen un micrófono en la casa del marido que oculta dónde está su mujer, a la cual delató anteriormente y la detuvieron antes de que se escapase (contradictorio, sí), y sin embargo no escuchan más que un rato desde el coche, sin conseguir saber dónde está escondida, en vez de investigarlo a fondo, conformándose con haber oído que el marido sí sabía dónde estaba.
6. El gordo rabioso quería descuartizarlos, y mientras tanto dos de los protagonistas ligando...

A mí me parecía de vez en cuando que estaba viendo escenas de accidentes de Hospital Central (cutrerío a tope). Me decepcionó un poco. Los diálogos son planos y previsibles, algunos actores (aunque secundarios) sosísimos, y el guión un poco flojo. De todas formas, se nota que el presupuesto es algo limitado, tampoco se puede pedir peras al olmo. Supongo que precisamente por no tener un presupuesto como sí tienen series tipo The Walking Dead, decidieron que eran contaminados, y no infectados, para que no hubiese caos generalizado en la población, lo cual requeriría más inversión y recursos.
Pero el guión es flojo y los diálogos demasiado simples y previsibles, y ahí no hay excusa. Las series españolas siempre pecan de lo mismo.

Yo empezaré a ver series españolas cuando bajen la duración por capitulo, entre que son sosas y previsibles acabo siempre dormido al final.

La serie es infumable ,malisimaaa!!! Con los buenos actores que tienen hay que ver se han lucido

No soporto las series españolas que imitan a las americanas, esto es claramente una copia (mas barata y mala) de walking dead, de repente, que casualidad, "exteriores en bosques".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal