Los tiempos de 'Homeland'

Por: | 29 de diciembre de 2015

Homeland

Homeland hace tiempo que dejó de ser lo que era. Esto no quiere decir que sea peor necesariamente. Es otra cosa diferente de lo que fue en su gran primera temporada. Desde que en la tercera entrega hiciera saltar por los aires todo su planteamiento (tras una temporada para el olvido y un final que obligaba al reseteo de la serie), uno nunca sabe con qué se va a encontrar cada año.

Esta vez, la producción apostó por un cambio de aires, trasladando la acción a Berlín, en una Europa bajo la amenaza del terrorismo islámico en la que realidad y ficción se confunden. Pocos días después de los recientes atentados en la capital francesa, un personaje de la serie decía a otro: "Nadie quiere ver otro ataque como el de París". Es difícil encontrar una serie que haya ido tan pegada a los acontecimientos reales. Homeland ha reflejado muy bien los tiempos que corren, esa "nueva normalidad", en la que es inevitable vivir en constante incertidumbre, con la amenaza continua sobre nuestros hombros. "No podemos darles el gusto de crear el pánico en nuestras ciudades siempre que lo deseen", decían en la serie para justificar por qué no se había avisado a Berlín de la amenaza terrorista que se cernía sobre ellos. "Es la nueva normalidad, caballeros".

Hackers, filtraciones, ataques con gas sarín... Homeland demuestra que la realidad supera a la ficción recurriendo a la primera para construir la segunda. Ahí están los méritos de la quinta temporada. Y la inclusión de un personaje, el de Allison Carr (interpretada por Miranda Otto), que consigue robar el protagonismo incluso a la mismísima Carrie Mathison. Y eso que Carrie tenía como arma secreta su peluca para intentar atraer la atención sobre sí. Ha dado igual. Dos tercios de la temporada son de Allison con su doble juego y su retorcimiento.

Homeland1

Pero apegarse a la realidad no ha hecho que desaparezca la sensación de que Homeland ya debería haber terminado hace tiempo. La enésima crisis bipolar de Carrie, sus muecas, sus lloros, las dudas de Saul sobre las ideas de su pupila. Todo una vez más. También se han echado de menos esos momentos que en las primeras temporadas te dejaban pegado al sofá y a los que volvieron a recurrir en la cuarta temporada para conseguir meterse en el bolsillo a los escépticos. El camino esta vez era otro en una temporada a la que le ha costado demasiado despegar y a la que no era fácil engancharse por el ritmo pausado de que se ha dotado a su acción.

Y todavía habrá más Homeland. El año que viene, otra temporada con una nueva obsesión de Carrie. ¿Repetirán en Europa? ¿Volverán a Estados Unidos? ¿Viajarán a Siria, Rusia, Afganistán, Irak? Quién sabe. Lo que está claro es que Carrie volverá a obsesionarse con otro gran peligro que la animará a dejar su medicación para poder pensar libremente, lo que hará que la gente que la rodea se aleje de ella y terminará trayendo terribles consecuencias para los que se acerquen demasiado a ella.

¿Tiene sentido seguir? Para la cadena Showtime sí. Homeland sigue reportándole buenos datos de audiencia y repercusión fuera de sus fronteras (aunque este año parece que la conversación sobre Homeland ha mantenido un perfil más bajo de lo habitual). Para la serie y para los espectadores es más cuestionable que tenga sentido seguir. Esta temporada ha dividido a los espectadores entre los que han abandonado hacia la mitad, cansados de que no ocurriera nada que les invitara a continuar, y los que piensan que es una de las mejores entregas de la serie precisamente por la nueva perspectiva y el nuevo ritmo que ha mantenido.

Quizá el tiempo de Homeland ya ha terminado. O quizá Homeland es más necesaria que nunca en los tiempos que corren. Quién sabe.

Hay 10 Comentarios

Está claro que ya no es lo que era... pero confieso que la sigo y la voy a seguir viendo.

En Homeland 5.0 todo es más forzado, más inverosímil que nunca-y eso que la verosimilitud nunca fue el fuerte de esta serie-. La trama paralela de Quinn, efectivamente, como ha señalado un lector, es una sandez que no se sostiene por ningún sitio. Y sin embargo... Homeland 5.0 funciona. Entretiene. Te fuerza a seguir, con curiosidad gatuna. Algún mérito hay que concederle, sin duda.

Sigo desde el principio Homeland y con altibajos, con impresionantes sabidas 1a y 2a temporadas, infumable la 3a y regular la 4a. Me he recuperado con la 5a, que a mí personalmente me ha gustado. Se reinventa (algo) y consigue una historia de espías algo más clásica aunque falta de ritmo. Sigue estando por encima de muchas series. No entiendo por ejemplo esa manía por ese tostonazo infumable de Daredevil. Para gustos los colores.

Yo me confieso devoto de esta ficción. Si es cierto que se aleja mucho de las temporadas precedentes, pero sigue manteniendo el suspense a altos niveles. Lo del paralelismo con la realidad es fantástico, incluso desconcertante.
www.seriesruy.blogspot.com (review T5)

un poco de pena ya si que da homeland..

La cuarta temporada mantuvo el pulso, pero con un ritmo cardiaco nuevo. Esta quinta va generando las mismas sensaciones, pero desde el curso anterior es como si estuviéramos viendo, prácticamente, otra serie con algunos actores que estuvieron en "Homeland".

http://casaquerida.com/2015/12/29/tension-politica-no-resuelta/

Pues yo considero que los guionistas eran esto lo que querían desde un principio con la serie, una actriz protagonista en la CIA con trastorno de bipolar y se encontraron con que Brody era muy querido y fueron por ahí; pero nunca estuvieron muy de acuerdo con eso.

Lamentable la quinta temporada después de una dignísima cuarta. La trama de Quinn ha sido de vergüenza ajena, las muecas de Carrie ídem, y el doble juego de Alison Carr muy previsible.

Pues yo echo en falta algo que parece nadie se acuerda...el final de la cuarta temporada, ese personaje en el todoterreno. ¿Nadie nos va a dar una explicación?

Para mí ha pasado a ser una serie entretenida, sin más. Se ve porque se ha visto las temporadas anteriores.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal