SERIES SONORAS

Abel Korzeniowski, música para el lado oscuro de la belleza

Por: | 21 de enero de 2016

Abel Korzeniowski (Foto: Marcin Oleszczyk)
El músico Abel Korzeniowski (Cracovia, 1972) no tenía otra salida profesional. Ni la hubiese querido. Cuando tenía dos años, su madre, que tocaba el chelo en la ópera de Cracovia, le regaló su primer instrumento. En la adolescencia descubrió el cine y de forma natural mezcló sus dos pasiones. Tras graduarse con méritos en la Academia de Música de su ciudad natal con el maestro Krzysztof Penderecki, se convirtió en la gran estrella de la música del cine polaco. Ganó el mayor premio posible en su país con su banda sonora de debut en un largometraje, la de la película Big Animal (que contaba con guion de Krzysztof Kieslowski). El estrés y la presión en Polonia le llevó a miles de kilómetros de allí, a Los Ángeles, donde vive y trabaja en la actualidad poniendo música a películas y series. Y también es el responsable de la banda sonora que acompañó en 2004 a una proyección de Metropolis, de Fritz Lang. La música fue interpretada en vivo por una orquesta de 90 músicos y un coro de 60 voces. Una actuación cuya edición en DVD es demandada constantemente por los fans del compositor:

En Hollywood ha trabajado con gente como Tom Ford, en Un hombre soltero (2009), cuyo trabajo le dio su primera nominación a un Globo de Oro. Y con estrellas del pop como Madonna. Korzeniowski le puso la banda sonora a su debú en la dirección, W. E. (2011). Con esta película llegó su segunda candidatura a los Globos. Y el inicio de una relación profesional con Madonna que continuó con los arreglos de algunos de los temas de la artista. En los últimos premios Emmy obtuvo dos candidaturas, por el tema principal y por la partitura de Penny Dreadful. A menos de cuatro meses para el estreno de la tercera temporada de la serie, que reúne en el Londres victoriano a los clásicos monstruos del cine de terror, el músico ha atendido a Quinta Temporada y El País por teléfono desde su casa de Los Ángeles.

PREGUNTA: De Polonia a Hollywood, ¿cómo empezó en la música?

RESPUESTA: Vengo de una familia musical, así que realmente no tenía opción. Mi madre me dio mi primer instrumento a los dos años. Ella tocaba el chelo en la ópera en Cracovia. Con el tiempo me enamoré de las películas y quería hacer algo relacionado con el cine. Empecé a componer música para el cortometraje de un amigo. Así comenzó mi viaje. He conocido la música toda mi vida, así que escribir para imágenes fue algo muy natural para mí. Es lo que quería hacer. También empecé composición clásica más tarde, pero la razón principal para hacerlo la verdad es que fue para ser un mejor compositor de música para películas.

P. ¿Cómo fue su transición a Los Ángeles?

R. Llevaba ya un tiempo componiendo en Polonia, pero me estresé bastante. Con mi primer trabajo en una película, Big Animal, gané el mayor premio que un compositor puede conseguir en Polonia, en nuestra gala anual de cine. Ese fue mi inicio, y necesité un par de años para sentirme preparado para perseguir una carrera en Hollywood. Comencé a buscar allí a un agente y encontré uno muy rápido tras escribir un par de correos electrónicos. Después llegó todo el trabajo de cómo organizarme y cómo trasladarme a Los Ángeles, con el gran reto que supone el papeleo, el visado para trabajar allí y demás, así que tuve que recolectar mucha documentación y creo que necesité seis meses para conseguir todo esto y establecerme allí con mi esposa.

P. Tras varias películas en Hollywood, llegó Penny Dreadful, su primera serie. ¿Cómo fue ese cambio?

Tuve suerte y me ofrecieron escribir música con una orquesta en vivo, así que desde el principio me encontré con las mismas condiciones que si estuviera escribiendo para una película de cine y básicamente toda la inspiración llega de los personajes. Son al mismo tiempo arquetípicos y muy modernos para ese periodo. Cada personaje tiene la característica propia de una persona moderna. Por ejemplo, la criatura de Frankenstein me recuerda a un adolescente que escucha heavy metal. Y al mismo tiempo se pueden ver todos los elementos de las historias de terror clásicas, la ambientación en el Londres victoriano, el vestuario, pero siempre ha sido algo más que eso y todos los personajes son misteriosos. Y eso permite escribir música de cierta forma y tratar de hacer algo diferente a una película de terror habitual.

P. ¿Le gustan las películas clásicas de terror y sus monstruos? ¿Le inspiraron en algo?

R. Me encantan. En la serie tenemos todas las criaturas clásicas, pero es una mirada fresca hacia ellos, así que no podíamos seguir todos los convencionalismos, teníamos que seguir alguno. Por ejemplo, si hay una pelea con vampiros, tienes que meter un corte de acción, pero a veces, muchas de las otras escenas piden algo más elaborado y profundo, emocionalmente hablando.

P. ¿Se ha acordado en algún momento de la banda sonora que el también polaco Wojciech Kilar compuso para el Drácula de Coppola? 

R. Es una de mis bandas sonoras favoritas de siempre. Es un hito, algo que siempre está ahí para mí. Adoro esa banda sonora, es enérgica y romántica al mismo tiempo. Penny Dreadful es diferente a la película de Coppola, es más moderna y diría que más oscura, así  que mi escritura en general es diferente, pero siento que esa banda sonora es eterna.

P. ¿Está componiendo temas nuevos para la tercera temporada?

R. Acabamos la segunda temporada con los personajes dispersos por todo el mundo, cada uno en una dirección diferente... es un planteamiento intrigante e inspirador para la nueva temporada [que se estrena en mayo]. No puedo revelar ningún detalle, obviamente, pero será muy interesante y refrescante el ver a los personajes actuar en ambientes diferentes al Londres victoriano, y obviamente eso afecta a la música también.

P. ¿Cómo es su rutina de trabajo a la hora de componer?

R. A veces lo hago con el guion si la película no está preparada todavía. Antes de comenzar mi trabajo de composición necesito ver imágenes y después veo todo muchas, muchas veces. Improviso mucho y después de muchas horas de no dar con nada a veces doy con un par de notas que me dan la energía y se convierten en la base de un nuevo tema. Es un proceso muy largo, sobretodo al principio. Una vez que tengo los temas, es más cómodo. Con Penny Dreadful leo todos los guiones antes de ver las imágenes para entender el arco de la historia y los de cada personaje. Y luego me van pasando los episodios uno a uno según van estando disponibles. No puedo esperar a que toda la serie esté rodada. A veces los capítulos me llegan desordenados por los problemas de tiempos en el rodaje. Hay muchos factores que deciden cómo tenemos que trabajar. A veces tengo que empezar a trabajar en un episodio, saltar a otro y luego volver al primero. Es una manera también de ahorrar tiempo y a veces es muy difícil.

P. ¿Le preocupa que le encasillen y ahora le llamen para hacer películas y series de terror?

R. No me considero un compositor para películas de terror, aunque sí que me sorprendí a mí mismo escribiendo música para Penny Dreadful y descubriendo el lado oscuro de la belleza, una especie de veneno dulce que quieres beber, al que no te puedes resisitir aunque sabes que te matará. Algo que puede ser a la vez terrorífico e inspirador y hemoso. Es un viaje intrigante.

P. ¿Tiene libertad por parte de directores y productores a la hora de trabajar?

R. Casi siempre sí. Basicamente me van dando episodios casi terminados. Escribo la música para todo el episodio, después lo devuelvo a los productores y directores y voy recibiendo comentarios y sugerencias de ellos. Por ejemplo, a veces en algunas escenas sienten que necesitan un acento más fuerte en ciertos momentos y ese tipo de cosas.Tengo muy poco tiempo para hacer caso a esas notas y hacer cambios. Después vamos al estudio y lo grabamos. Después de haber grabado dos temporadas, ya tenemos establecido cierto lenguaje y es bastante fácil y eficiente el comunicarnos y saber qué debería de haber y que se debe de esperar, qué funcionó en el pasado y qué no.

P. ¿Ve otras series? ¿Qué compositores de series le gustan?

R. Sí las veo,  para mí es muy relajante poder ver algo por las tardes. Hay muchas. Hannibal tiene una música excelente, de Brian Reitzell. Una serie exquisita, hecha de una manera hermosa en cualquie aspecto artístico, con una fotografía increíble y la música hecha por Brian es simplente de fuera de este mundo. No puedes tener suficiente. Es una mezcla entre pistas musicales y un gran diseño de sonido y todo eso está construído con tanto amor que no tiene nada de accidental.

P. ¿Cómo fue trabajar con Madonna?

R. Es la mayor aventura de mi vida. Trabajar con ella es una sorpresa en cada nivel. No esperaba que una estrella del pop tuviera tanto conocimiento y que fuera tan diferente a cómo aparece sobre el escenario. Me gustaría trabajar con ella otra vez.

Otros temas de bandas sonoras y series:

- La huella sonora de las series

- Federico Jusid: "El género de música de tele no es un hijo bastardo"

- Los experimentos de Brian Reitzell en Hannibal

- La melancolía y la épica de Jeff Russo en Fargo

- Las emociones oscuras de Max Richter para The Leftovers

- Los ecos paranóicos de Cristobal Tapia de Veer para Utopía

- La síntesis de Cliff Martinez en The Knick

- Fil Eisler: La otra música de Empire

- Bear McCreary, de The Walking Dead a Outlander

Hay 2 Comentarios

Una gran entrevista.

Sus trabajos siempre han resultado distintos por el refinamiento que posee la composición, algo desde la artesanía no manufacturada que consigue, al escucharle, que percibas estar fuera de una planta de producción en cadena.

http://casaquerida.com/2016/01/20/grune-que-nada-queda/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal