40 Aniversario

¿Qué serie también debería volver?

Por: | 12 de febrero de 2016

Alaskafleishman

Expediente X volvió a la vida hace solo unas semanas. El espíritu de Padres forzosos estará muy presente en Madres forzosas, la serie que estrena Netflix dentro de unos días. El goteo de noticias sobre la vuelta de Las chicas Gilmore que prepara también la plataforma online es incesante. Lo mismo que las informaciones sobre la preparación de la resurrección de Twin Peaks. La lista es casi inacabable. El revival seriéfilo ha pasado de tendencia en auge a ser casi un nuevo género televisivo. Casi ninguna serie que cosechara cierto éxito en el pasado está a salvo de ser resucitada, continuada o recuperada de alguna forma. Pero, si pudiéramos elegir, ¿qué series recuperaríamos en la actualidad? ¿Cuál debería ser la siguiente en levantarse de la tumba? Estas son nuestras propuestas, pero en los comentarios podéis hacer las vuestras.

Firefly, por Álvaro P. Ruiz de Elvira

Ahora que Joss Whedon tiene tiempo porque ha dejado la dirección de las películas de Los Vengadores, y que parece que de momento solo anda liado para seguir tirando (como puede) de Agentes de S.H.I.E.L.D., es el momento de comenzar la tercera (o igual ya vamos por la undécima) Cruzada Firefly. Los hay que piensan que este western espacial tuvo su momento, que aquellos 14 únicos capítulos (y la película de propina, Serenity) fueron suficientes y que ahí radica su encanto. Es posible, pero es que igual no se han parado a pensar el gustazo que sería volver a ver al canalla Mal Reynolds/Nathan Fillion (lo más parecido a un Han Solo que ha dado la tele) en la pantalla, con su casaca marrón. Han pasado 14 años y en Internet muchos no la han olvidado. Aunque claro, si Whedon está libre, igual algunos preferís que recupere Buffy

Pushing Daisies, por Eneko Ruiz Jiménez

Bryan Fuller es uno de los guionistas incomprendidos de la televisión. Cualquier proyecto que firme es original y rompedor, pero ninguno acaba bien. Tan muertos como yo lo despidió; nadie vio Wonderfalls; le quedaban historias por contar en Hannibal; su Familia Munster quedó en un episodio especial y Pushing Daisies se topó de bruces con la fatídica huelga de guionistas. Todos serían dignos candidatos a regresar, pero es la fábula romántica de dos amantes que no se pueden tocar la que más posibilidades tendría de seguir creciendo. El concepto era curioso: Ned (Lee Pace) tiene un gran poder, puede resucitar a los muertos con solo tocarlos, pero si los mantiene vivos durante más de un minuto, alguien tendrá que morir en su lugar. La habilidad es, por suerte, perfecta para resolver crímenes. Con influencias de Hitchcock, Tim Burton y con un toque musical, Pushing Daisies era diferente a cualquier otra serie. Su mitología crecía, los extraños personajes secundarios comenzaban a ser recurrentes… Y entonces hubo que cerrarla abruptamente tras el obligado parón de la huelga. Queremos volver a sumergirnos en ese mundo, aunque será difícil reunir al cotizado reparto y a su ocupado guionista (que incluso escribió cómics y diseñó una continuación musical en Broadway).

 

Doctor en Alaska, por Natalia Marcos

Igual que Stars Hollow va a volver a la vida con la resurrección de Las chicas Gilmore, sería una gozada volver a Cicely. El de Doctor en Alaska es la definición perfecta de eso que tantas veces se ha intentado del pequeño pueblo con pintorescos habitantes. La historia del pez fuera del agua que protagonizaba el neoyorquino doctor Fleischman en esta remota localidad de Alaska enganchaba por ese punto extravagante de todos y cada uno de los moradores este lugar con curiosas costumbres. Ya han pasado más de 25 años desde que arrancara esta comedia que en muchos momentos rozaba el surrealismo, otras veces hacían genialidades como aquel capítulo en el que rompían la cuarta pared y otras veces se sumergían en las reflexiones filosóficas más profundas (cómo olvidar a Chris Stevens y sus discursos en la K-OSO) o en la búsqueda de la propia identidad. Y a pesar de lo irregular de su desarrollo, con grandes capítulos y otros bastante mediocres, se la recuerda como una serie entrañable que podría funcionar hoy en día tirando de algo más que nostalgia.

 

Flight of the Conchords, por Álvaro P. Ruiz de Elvira

Fueron solo dos temporadas, pero dejaron huella, en especial la primera, la que sorprendió. Dos músicos neozelandeses que intentan triunfar en Nueva York. Pues vaya, qué gracia puede tener… TODA. Esta corta serie (en total 22 episodios) es uno de los mejores musicales televisivos de todos los tiempos. Jemaine Clement y Bret McKenzie lograron unir humor y canciones de diferentes palos con todo el arte (neozalendés) del mundo. Y se les abrieron las puertas de Hollywood. McKenzie, que antes de Los Conchords fue un extra en un par de películas de El señor de los anillos, ya tiene un Oscar por su canción para Los Muppets (2011). Clement ha tirado más por la dirección y la interpretación (suya es Lo que hacemos en las sombras). Una temporada más para disfrutarles sería el mejor regalo. Y a ser posible, con un nuevo homenaje a su ídolo David Bowie.

Bored to Death, por Eneko Ruiz Jiménez

A Bored to Death nadie nunca le prestó demasiada atención. Ni siquiera HBO y el súbito estrellato de Zach Galifianakis tras el estreno de Resacón en Las Vegas hicieron que al público le interesaran las desventuras de este neurótico detective judío y neoyorquino que podría haber protagonizado una película de Woody Allen. Pero los (pocos) que la vieron se quedaron prendados. Era una divertida mezcla entre el humor de Allen y la visión de los Coen, una comedia independiente más propia de Sundance. Diálogos rápidos y tramas alocadas firmadas por el dramaturgo Jonathan Ames, acompañaban a un reparto que nunca había estado tan divertido, capitaneado por Jason Schwartzman y Ted Danson y con John Hodgman, Oliver Platt o Patton Oswalt. Necesitamos que el detective Jonathan Ames tenga una última misión.

 

Ally McBeal, por Natalia Marcos

Los abogados más excéntricos de la televisión. Los del baño unisex. La abogada con la imaginación más desatada y las faldas más cortas. Los letrados que, al terminar una dura jornada de trabajo, se iban al bar a bailar como si no hubiera un mañana al ritmo de Vonda Shepard. O los que antes de acudir a un juicio necesitaban imaginar la música de Barry White en su cabeza para ir al juzgado con la actitud adecuada. Ally McBeal no sería la mejor de las series, pero regaló grandes momentos, personajes extravagantes, odiosos y entrañables al mismo tiempo (quién no querría dar un abrazo a Bizcochito) y una visión de la abogacía digamos que peculiar. Creó un mundo particular que, curiosamente, funcionaba. Si por tener, tuvo hasta a Robert Downey Jr... hasta que lo echaron y el chiringuito se cayó definitivamente. Parece mentira pero han pasado casi 19 años desde que Calista Flockhart saltara a la fama dando vida a la peculiar Ally. Luego siguió apostando por la televisión con la serie Cinco hermanos pero no ha logrado repetir nada parecido a aquello. Otra cosa es si una serie así funcionaría hoy en día. Pero, ¿por qué no intentarlo?

 

Roma, por Álvaro P. Ruiz de Elvira

En tiempos en que las grandes producciones son habituales ya en televisión, recuperar Roma no sería ninguna tontería. No es que la HBO no le haya dedicado dinero a sus series hasta Juego de tronos, pero parece que ya es más habitual. Debido a los inmensos gastos, y tras dos temporadas, la cadena y sus aliadas en coproducción, BBC y RAI tuvieron que cancelar una de las mejores recreaciones de un tiempo histórico (que no de la historia en sí) televisivas de todos los tiempos. Bueno, y que un incendio destrozó en 2007 los decorados (lo que no impidió que Doctor Who aprovechara los restos para el episodio Los fuegos de Pompeya, primera aparición de Peter Capaldi en la serie, por cierto). Roma contaba con la garantía de John Milius (Conan, Apocalypse Now…) y Bruno Heller (El mentalista, Gotham…). Que alguien les junte para comer algún día, a ver si de ahí sale la resurrección…

Party Down, por Eneko Ruiz Jiménez

Party Down es un quién es quién de la comedia. La premisa era simple: Un grupo de actores fracasados tiene que dedicarse a servir caterings para pagar las facturas. Cada episodio, una fiesta. Adam Scott, Ken Marino, Jane Lynch, Megan Mullally, Lizzy Caplan… reunidos en una sátira de Hollywood contada desde la negatividad de estar detrás de la barra. Rob Thomas (Veronica Mars) ponía los guiones y los diálogos se improvisaban en el rodaje. La única motivación era pasárselo bien con sus curtidos protagonistas e invitados. Y lo lograba. La camaradería se notaba en cada escena.

 

Otras

Twin Peaks, Expediente X y Las chicas Gilmore hubieran estado en esta lista si la hubiésemos hecho hace meses, y un Star Trek de Bryan Fuller era parte de una versión anterior de este artículo, pero la realidad se ha adelantado. Todo tiene hoy posibilidades de ser resucitado. Entre las peticiones recurrentes está también esa película final de Deadwood de la que David Milch lleva años hablando. Otras que seguro tendrán sus adeptos son Buffy, que ha continuado en cómics, y -vista la expectación por su reunión a medias- Friends. Tampoco estaría mal volver a ver juntos a los Freaks & Geeks, aunque sería una serie distinta con los actores adultos y hoy superfamosos. Al fin y al cabo, ya existen las películas de Judd Apatow.

Entre las que contemplamos estaban también series que de una manera u otra ya han tenido segundas oportunidades como Veronica Mars (de la que se vuelve a hablar de un regreso), Arrested Development (que antes o después volverá a Netflix) o Futurama (otra vez, sí). Nos quedamos, además, con dos pequeñas joyas que el tiempo olvidó: Kings y Carnivale.

Hay 37 Comentarios

Las series no deberían volver, deberían quedar en la memoria como los recuerdos, quedarnos con la idea distorsionada (idealizada) de lo que fue. Ahora bien, si hay que elegir series para tomar como inspiración para intentar mejorar... o rendir culto.
Ahí va mi lista:
- Búscate la vida (comedia original con humor surrelista)
- La Fuga de Logan (Precedente de muchas posteriores de Ciencia Ficción)
- Luz de Luna. ( Acción/humor y perfecta tensión amorosa/sexual no resuelta).

Ahora bien... a ver qué actores se atreverían

por dios bendito!! COMMUNITY

DEADWOOD

Tanto mirar atrás...parece que hay una crisis de creatividad. Entre series de supehéroes, reboots, remakes, que veremos los que busquemos algo nuevo.
www.seriesruy.blogspot.com

ROMA Y DEADWOOD

Me llamo Earl!! La mejor sin duda y que tuvo un final abierto (o no cerrado)

doctor en alaska.. que recuerdos!!

Rin Tin Tin.

Sin lugar a dudas Deadwood, Rubicon y Life.

Una buenisima SEINFIELD... Q personajes!!!!

Vista la vuelta de Expediente X, por favor, que no nos toquen nuestras grandes y entrañable series de siempre. Pero por pedir, una segunda temporada de "Rubicon", una de esas series que nunca debieron cancelar.

A dos metros bajo tierra! Sin duda la mejor serie que se ha visto por estos lares.

Ah, pues sí, bien visto. Rubicon nos dejó con la miel en los labios.


Otra que tal: Awake. Me hubiera gustado que le dieran una/otra oportunidad.


Y para rematar: Better Off Ted. Para mí, tronchante.

Por cierto hay una serie que es como la versión rusa de dr. en Alaska, protagonizada por el también guapísimo Jon Hamm (Mad Men): Diario de un joven doctor http://www.filmaffinity.com/es/film760290.html

De todas las que se mencionan en el artículo, únicamente he visto la del guapísimo Dr. en Alaska. No recuerdo si terminaba con que le destinaban a otro lugar, tal vez podría continuar como Dr. en N.York o mejor en algún sitio desértico e inhóspito de la America Profunda, para verlo sudar. ¿Pero qué sería entonces de la pobre Maggie?

Mario González, excelente elección. Chris Peterson se merece muchos episodios más.

Flight Of The Concords me hizo reir un buen monton de veces. Toma mucho prestado de The Office y Extras (Gervais) pero tiene momentazos.
En cambio, Bored to Death ya habia llegado a su muerte natural, Jason Schwartzman solo tiene un registro: el registro Jason Schwartzman . Y termina cansando.

FireFly claramente!!! Con el retorno de Star Wars y la vuelta a la palestra de las "Space Opera" yo creo que le sacarían una gran rentabilidad. Actualmente el caldo de cultivo es mucho mejor para que esta serie tenga un gran número de seguidores

Que vida más triste, está claro que a los de arriba, no les da!

Get a life, por Dios. ¡Chris Peterson for ever!

De las nombradas: FIREFLY ¡¡ Lo veo casi imposible. De momento ya sería difícil recuperar el reparto de entonces. Pero qué gran serie, lo tenía todo.

Dentro de unos meses estaré pidiendo que vuelva The Good Wife, pero es cierto que debía acabar.

Otras que me gustaría que volvieran sería IT Crowd (que ya sé que es cuestión de gustos) y Luther.

Para terminar, sería una descarga de adrenalina increíble que Aaron Sorkin apareciera anunciando que vuelve The West Wing con Sam Seaborn de Presidente y Lyman de Chief of Staff, que es la profecía que más o menos le hizo el Presidente Bartlet.

heredera queria decir, termono la primera remporada y es quizas la mejor serie de SCI-fi en la historia de la TV

The expanse seria la eredera de Firefly

¡¡ Cheers y manos a la obra ¡¡

Otra auténtica joya que después de solo una temporada nos dejó con el cliffhanger del siglo es Rubicon.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal