Madurar o no madurar

Por: | 17 de marzo de 2016

Madurar o no madurar. He ahí la cuestión. En un capítulo de Community, Jeff Winger venía a decir algo así (la cita no es textual) como que, en el siglo XXI, en muchos aspectos, a los 40 todavía somos adolescentes. Ese era parte del encanto de Community, protagonizada por un grupo de personas que habían superado los 30 (algunos lo habían hecho hace mucho tiempo) pero que se comportaban como si tuvieran 15. Según avanzaban los capítulos, y cuando con el final de la sexta temporada empezaba a parecer cada vez más claro que no habría más allá para los estudiantes y profesores de Greendale, se empezó a plantear el dilema. ¿Madurar o no madurar?

Es la cuestión a la que se llevan enfrentando Hannah y sus amigas (y amigos) en Girls desde sus comienzos. Sus cuatro protagonistas tratan de abrirse paso en la jungla creyéndose más modernas que la propia sociedad y dándose de bruces contra la realidad una y otra vez. En realidad, madurar es un poco eso, tomar una mala decisión tras otra hasta que en uno de esos tropiezos caes de pie y aciertas.

La serie de Lena Dunham ha madurado. Ha ido dejando un poco de lado el egocentrismo de su creadora y protagonista para repartir juego entre más personajes. Ahora, con una de las amigas casada entre infinitas dudas, otra disfrutando de la vida que siempre ha soñado en Japón, otra enamorándose de quien no debería y otra siendo Hannah, que ya suficiente tiene con eso, Girls se ha vuelto quizá más convencional que en sus comienzos, cuando polarizó la conversación entre amantes de la serie y haters. Pero lo ha hecho sin abandonar su tono personal, esa mezcla de comedia y drama que, a través de personajes tantas veces odiosos, refleja sentimientos comunes a toda una generación, aunque a veces nos cueste admitirlo.

Togetherness-season-2

Otra generación diferente pero que también tiene problemas para madurar es la de los protagonistas de Togetherness. La serie creada por los hermanos Duplass se sube al carro de las dramedias para seguir la vida de dos parejas que rondan los cuarenta y que se encuentran en plena crisis existencial. En su segunda temporada, Togetherness es una serie que ha crecido, se ha asentado y empieza a apostar por un tono más cercano al drama, tocando la fibra de unos espectadores que ya han sintonizado con los personajes y conocen sus debilidades (muchas) y sus fortalezas (escasas, pero alguna tienen, como todos). Togetherness no hace apenas ruido. Es pequeña, aparentemente sencilla. Pero consigue mostrar las flaquezas de unos personajes que, a pesar de ser de una generación posterior a los de Girls, emocionalmente están tan perdidos o más.

Hay 2 Comentarios

Tienes razón, Natalia, los cuatro de Togetherness ya cargan un poquito de tanta inmadurez. Mujer, lo que le dice que hizo su parienta a Brett no es la mejor noticia que un hombre espera recibir de su esposa, pero en su reacción se ha pasado un pelín, creo. La inmadurez de Tina me hace sufrir mucho..., con lo bien que le iría un novio como yo que la comprendiera y la apoyara en todo.

De las series citadas me quedo con Community, sin duda.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal