Maria O´Donnell

Represor en fuga, y millonario estafador

Por: | 01 de agosto de 2013

Cayman

Jorge Antonio Olivera, el represor condenado por crímenes de la dictadura que fugó una semana atrás del Hospital Militar, podría estar ahora mismo en las aguas cristalinas de un paraíso fiscal. Podría. Dinero no le faltaría, aún cuando la Unidad de Información Financiera (UIF) ordenó congelar sus bienes, le bloqueó el acceso a cuentas bancarias y suspendió el CUIT de un fideicomiso que manejaba.

Olivera burló a la Justicia muchas veces en su vida. Las autoridades que ahora lo buscan acaban de descubrir que el ex militar tiene mucho dinero a su disposición. Según reveló en las últimas horas el ministro de Defensa, Agustín Rossi, han detectado un fideicomiso vinculado a Olivera con un balance de 9 millones y medio de pesos al mes de diciembre del 2010. Saben que el dinero proviene de honorarios que el ex militar, y abogado, fue cobrando de juicios contra el Estado de integrantes de las Fuerzas Armadas y de seguridad por salarios mal liquidados. 

Rossi no debe saber con certeza, o al menos no lo dijo ante los periodistas, que su presa posee además una cuenta en el exterior, a nombre de una sociedad extranjera, con fondos también millonarios. En dólares. La cuenta se alimentó -según la documentación que acompaña una denuncia penal- de una estafa que Olivera consumó contra CarVal Investors, una empresa financiera que forma parte del grupo Cargill, la principal exportadora de granos del mundo, a la que le vendió esa cartera de juicios.

Este otro capítulo de la historia de Olivera arranca en su anterior etapa de prófugo, que se extendió a lo largo de ocho años. Como el ex militar se negaba a compadecer cuando lo requerían, dos jueces de la provincia de San Juan le dictaron sendas órdenes de captura en el año 2000. Con el grado de teniente del regimiento de Infantería, Olivera había integrado el grupo de tareas que secuestró a la modelo franco-argentina Marianne Erize, que permanece desaparecida; y luego se probaría que también participó de las sesiones de tortura que padeció Margarita Camus, hija de un ex gobernador de San Juan. 

El 3 de noviembre del 2008, un equipo dedicado a la búsqueda de personas de la Policía Federal detuvo a Olivera cuando salía de su casa en Vicente López, conurbano norte de la provincia de Buenos Aires. No se había escondido en ningún lado; no había modificado su aspecto, tampoco su identidad. Con su nombre había amasado una fortuna en litigios contra el Estado.

A pesar de su condición de prófugo, Olivera ejerció esos años la profesión de abogado y visitó con frecuencia a los tribunales administrativos de la ciudad de Buenos Aires. En sociedad con Jorge Humberto Appiani (en la actualidad preso en Entre Ríos, también por crímenes de lesa humanidad) Olivera había montado un estudio que encontró en los litigios contra el Estado, en su enorme mayoría de integrantes de la Prefectura, un negocio tan espectacular que le permitió generar una cartera de honorarios en juicios por cobrar valuada en ocho millones de dólares.

Los doctores Olivera y Appiani sólo tenían apuro: sabían que no disponían del tiempo necesario para cobrar todo ese dinero, proveniente de unas 20 mil causas judiciales. A través de un intermediario que se llevó una comisión, ofrecieron a la financiera CarVal que le comprara la cartera de juicios a la mitad de precio. 

Tentado por la alta rentabilidad que prometía, un gerente de CarVal cerró la operación: pagaría 2 millones de dólares a cambio de 4 millones por cobrar en un primer tramo, garantizado sobre el total de la cartera. Luego, a medida que fueran cobrando los demás juicios, irían desembolsando el pago por el resto de la cartera. Crearon un fideicomiso y otro de garantía, e idearon un mecanismo para que los abogados cobraran su parte en una cuenta en el exterior a nombre de una sociedad radicada en Estados Unidos. El estudio jurídico Nicholson & Cano certificó los juicios, pero nadie investigó a la contraparte, cuyos antecedentes habrían saltado con una sencilla búsqueda en Google.

Olivera y Appiani cayeron presos enseguida. Desde la cárcel se las arreglaron para vaciar el fideicomiso de los honorarios que ya habían cedido a cambio del depósito en el exterior. Los informes que el administrador del fideicomiso no presentaba y el resultado de una auditoría encendieron las alarmas en CarVal cuando ya era demasiado tarde. 

Olivera se preparaba para recibir una condena a prisión perpetua. Conoció el fallo el 4 de julio pasado, y a las tres semanas, con alguna complicidad que falta determinar por parte del Servicio Penitenciario y del Poder Judicial, logró un permiso para un traslado temporario a Buenos Aires y otro para acudir a una consulta en el Hospital Militar. El resto es historia conocida: ahí le perdieron el rastro.

 

Hay 23 Comentarios

Ale, tus primeros posts son himnos a la agresividad pero ahora reprochás mi estilo. Raro... Por cierto, no me llamo Atilio, no soy comerciante y sólo llevo una idea en mi pobre cabeza: el peculado es inaceptable.

¿Santafesinos Intereses en común con la "Tota" Del Sel, apoyo moral y político, incluido, acaso? ¡Ja!

Conozco un Atilio J. Daneri. Conocido comerciante de dudosa reputación. ¿Algo que ver con él?

Daneri, das la impresión de que sos de sos el tíipico que para que le den bola insultan. A veces lo conseguís, otras también. A propósito de ideas, intento ver si hay alguna en tus balbuceantes posts, y no encuentro ninguna, salvo la hastiante intolerancia con todo aquello que consideres que simpatice directa o indirectamente con el gobierno. Nada novedoso.
¿Te sentiste ofendido por el término "mediocre", te tocó
de cerca? Siéntolo, la hipocresía no es lo mio.

Ale, tus palabras destilan intolerancia boba y en ellas nunca una idea, algo interesante que decir, que no sea, esa baba rancia que balbuceás en dos líneas, encima mal escritas.

Silverio, para chupamedias ya estás vos, que de el elogio vacío no sabés salir.
Triste y mediocre debe ser tu vida, sin matices, sin contra-discurso, sin claroscuros que te hagan ver la vida en perspectiva.
En el manual del perfecto mediocre la crítica no existe. Entrar a un blog, para hacer lo que vos hacés habitualmente, o sea, alabar, elogiar, ensalzar, adular, felicitar, poco aporta, poco interesa. Especialmente cuando lo ÚNICO que hacés es eso, con el agregado -infaltable- de criticar a los que critican.
Nunca una idea, algo interesante que decir, que no sea, esa baba rancia que balbuceás en dos líneas, encima mal escritas.
Yo a O'Donnell le creo a medias, tengo razones que a vos te cuesta entender para dudar de las buenas intenciones de sus notas, para mí no es El Mesías Letrado que es para vos.
Ni la odio ni la quiero, su vida personal me importa tanto como a vos leer lo que no te gusta.

Muy buena nota María, lo único que no se es porque te leen y comentan (2 veces una y 5 veces otro) personas que de antemano no te creen, te detestan y están como cusquitos rabiosos tratando de morderte los tobillos, son unos personajes!!!!
A mi me encanta el periodismo purista que haces en estos tiempos de operadores mediáticos.

Celia, quién sabe, quizás en el futuro también se llame lesa humanidad al latrocinio salvaje que practican los máximos dignatarios de naciones como la nuestra. O quizás no, pero es cierto que llamarlos indecentes es ser benévolo con ellos.

Malditos políticos, en Argentina, en España y en todos lados

Sara Underwood, la aniñada Playboy rubia
http://www.warrantsyquinielas.com/p/la-chica-de-wyq.html
Cara de niña buena, cuerpo de pecado

Daneri, no se trata de decencia, sino de causas de Lesa Humanidad, esa es la gran diferencia.Es por ese motivo que dije lo que dije de frialdad informativa por parte O" Donnell.
por que parecen dos letrados ladrones de gallinas.
Ademas estas fugas tienen un entramado social y corporativo que parece que no existe.
De ahi mi ironia, de que no pudo incluir a la Presidenta, y tampoco ignorar la noticia.

Hay por lo menos tres clses de estafadores: el que estafa a un particular cualquiera; el que estafa a otro estafador y el funcionario o presidente que estafa al propio país o estado. El último es un estafador de lesa humanidad (paradójicamente siempre impune), porque el país, o sea el votante anónimo que no tiene defensa ni sabe nada de estafas estatales a jubilados con sueldo de miseria, encima es engañado con propaganda que le cobran al mismo votante.

Más o menos, salvo que éste Aleph en lugar de mostrar todas las maravillas del universo borgiano muestra todas las miserias de un grupo inescrupuloso dispuesto a lo que sea con tal de defender sus intereses económicos. :)

Ale, ya entiendo. El Gran Hermano me había confundido. Es como ver el Aleph.

Daneri, volvés a tener razón, es siniestro y oscuro; y tanto lo es, como para que quienes repiten su papilla conceptual pre-digerida a través de sus cientos de soldados camuflados de "periodistas" , sin que ni siquiera se den cuenta de ello.
No voy a discutir lo obvio, que 300 medios de comunicación en manos del Gran Hermano les lava la poca sustancia gris que tienen los que defienden sus intereses, que incluso atenta en contra de los propios idiotas útiles que lo defienden.
¿Sabías que la concentración desmedida y desproporcionada de medios en manos de UNA persona o un grupo hegemónico es un delito restringido por leyes en el país del norte que tanto toman como referencia la gente que defiende los monopolios (inexplicablemete) en nuestro país?

Es obvio que no tenés sentido de las proporciones, ninguno de los seis que mencionaste tiene el alcance y la penetración que tienen los cientos de medios audiovisuales que posee Magnetto para difundir infamias, mentiras y falacias que, como siempre, los que están acostumbrados a no pensar con su propio cerebro dan por ciertas y repiten como cotorras patéticas.

Te recomiendo que recorras el mapa de medios que tan bien explicaba el camaleón (o rata, según se mire) Lanata cuando todavía Magnetto no lo había comprado.

Ale, otra vez, denunciás a un enemigo siniestro y oscuro, el "Gran Hermano" y luego más nombres de otros luciferes malditos. Y el Aparato? Si, el Aparato de Propaganda super evidente mecanizado por Página12, Tiempo, El Argentino, CN23, Canal 7, Radio Nacional... etc, etc?

Carlos Daneri, en algo tenés razón, de diferente y original nada tiene. Pues, sigue el mismo libreto hegemónicono que no difiere en nada de lo que vemos en la escena nacional: Lanata, Bonelli, Majul, Morales Solá, Kirchbaun, Guiñazú, más un interminable etcétera de claques (siempre dispuestas y obedientes con la consigna no escrita dictada por el Gran Hermano).


Supongo que para vos ser "hija de" ya es titulo habilitante que te otorga honestidad por simple ósmosis. Para mí, y para muchos como yo, no. La respetabilidad se gana por mérito propio y cuando es tal, nadie la cuestiona. Está claro que para muchos (entre los cuales no te incluyo) no es este el caso.

Ale, decís "sabemos quien es O'Donnell". Yo sólo sé que es una señora respetable, hija de un reconocido politólogo, y que no hace propaganda sino periodismo político no más cuestionable que el que vemos en otros lares. Estoy equivocado? Ilustrame por favor.

Carlos Daneri, Si, entendimos, y entendimos muy bien porque sabemos quien es O'Donnell y cuáles son sus intenciones cuando escribe una nota. Por otro lado no hay que tener demasiado imaginación, con saber quién le paga no es tan dificil deducirlo, salvo que: 1) Uno comparta su actitud "periodística" que de parcial nada tiene o 2) Sea tan ingenuo que no tenga capacidad de análisis como para no notarlo.

Lo más relevante es la impunidad que hay para todos y para todas.

Celia, Ale, no entendieron. La nota muestra que estos militares fugados son tan indecentes como muchos en el gobierno que los persigue.

El Colegio de Abogados no tiene ninguna responsabilidad? Porque si el tipo litigaba es porque estaría inscripto, supongo

que paso Maria ? resulta que Cristina no tiene responsabilidad alguna ? sera por eso que sos tan grafica y fria con esta noticia que es tan grave ?

Desconocía la sórdida intimidad de este individuo. ¡Mamita!


Sólo que me parece que se te escapó un detalle, ése, que es tu marca registrada, y con la cual se te identifica como "periodista"; a mitad del relato se te salteaste vincularlo tangencial o directamente con alguien del gobierno, que podría haber sido CFK (tu blanco favorito, o, por elevación, cualquier otro, da igual, el efecto es el mismo).
Seguramente ya encontrarás la manera de hacerlo, porque, como el escorpión, "está en tu naturaleza".

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Maria O'Donnell. Periodista, licenciada en Ciencia Política, trabajó en dos diarios a lo largo de 15 años, fue corresponsal en Washington, y publicó dos libros políticos de actualidad (El Aparato y Propaganda K) Conduce La Vuelta por las tardes en Radio Continental.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal