Red de Casas del Ministerio de Exteriores

Miguel Manrique


Exceptuando al enloquecido Lope de Aguirre, que por escrito insultó a Felipe II, todos los conquistadores y fundadores de ciudades americanas sirvieron a la Casa de Austria sin cuestionarse su autoridad. Otra cosa es que lo dictado por los Consejos de la Corona se aplicara enteramente o de manera parcial. Otra cosa es que, al igual que Lope de Aguirre, no pocos conquistadores enloquecieran por la ingratitud del monarca, si bien su respuesta no fue el insulto sino el empleo de todos sus recursos para seguir explorando el continente americano y una mayor sumisión a Dios y al rey.  Lo cierto es que todos ellos se supieron súbditos de la Casa de Austria.

El escenario de los inicios de la conquista fue enormemente complejo: castellanos, andaluces, extremeños, asturianos y vascos, casi todos codiciosos, luchando entre ellos y contra imperios centenarios, pueblos sometidos a esos imperios que deciden aliarse con los conquistadores, religiosos intentando frenar sus excesos, una geografía hostil, enfermedades que cuentan sus víctimas por miles y la escasez o inexistencia de recursos ofrecidos por los monarcas. Además, en 1542, el emperador Carlos V sufrió una grave crisis de conciencia y, advertido de tanto sufrimiento, dudó de la conveniencia de seguir poseyendo las tierras de ultramar. Finalmente se redactaron leyes que amparaban a los indios. Con Felipe II ya no hay dudas sobre la posesión de tan vastos territorios. La Casa de Austria acomete reformas administrativas, legislación sobre el tráfico de personas y mercancías y fundaciones de toda índole.

En muchos manuales de historia la conquista de América se reduce a un capítulo en el que se nombra muy poco a la monarquía hispánica, salvo para señalar la ingente cantidad de oro y plata americanos que costeó campañas militares en Europa. Es inadecuado omitir la conquista de América de la historia de la Casa de Austria, pues fueron sus reyes quienes desplazaron el eje de interés del Mediterráneo al Atlántico.

El pintor Adolfo Álvarez Barthe ha realizado 47 piezas con la técnica del temple sobre tabla y papel para adentrarse, desde un original discurso plástico, en el título de la exposición. Los retratistas de los Austrias pintaban sus lienzos o tablas originales y copiaban una y otra vez las piezas de unos y de otros. Entonces la pintura tenía un valor de uso. Se precisaba de un buen retrato para ocupar una embajada o para pedir la mano de una futura reina. Tiziano, Antonio Moro, Alonso Sánchez Coello, Juan Pantoja de la Cruz, Velázquez y Carreño de Miranda, entre otros, sirvieron a esos fines. También fueron retratados los conquistadores y fundadores de ciudades americanas. Y los que no lo fueron en su momento encontraron su imagen, decenios y siglos después, en otros lenguajes. Otros autores (trabajadores de las calcografías nacionales para ilustrar sellos y billetes, dibujantes para los libros escolares, ilustradores de cómic, cineastas y publicistas)  nos ofrecieron nuevos rostros de los conquistadores. Adolfo Álvarez Barthe ha querido sumarse a esa larga lista de artistas conocidos y desconocidos. Ha copiado e interpretado esos numerosos retratos para volver a darles valor de uso. La cuidada selección de personajes que el comisario de la exposición, Miguel Manrique, ha llevado a cabo resume un amplio capítulo de nuestra historia.

Si durante el siglo XIX y principios del XX existió la pintura de historia, ahora, a inicios del XXI, y gracias a la utilización de los distintos lenguajes artísticos de las últimas décadas, se producen obras que nos siguen convocando para reflexionar sobre la naturaleza del poder y de la conquista. Puede decirse que esta muestra es una metaexposición, pues Álvarez Barthe es la última de muchas manos que conjuga dos historias: la de la conquista y la de la historia del arte de los últimos cuatro siglos. Las lecciones del arte conceptual, de la poesía-objeto y de la publicidad enriquecen las copias y generan nuevos discursos. En virtud del formato de las obras se establece un ars combinatoria que convierte a las piezas en tótems y cetros. Así se nos convoca para reflexionar sobre nuestra poco contada historia.

Artículo escrito por Miguel Manrique, comisario de la exposición ‘La Casa de Austria y América, ¡Sin complejos!’ que puede verse en Casa de América hasta el próximo 27 de mayo.

Mariana Pilar Hernández Hernández

Casa Mediterráneo acogió en la ciudad de Alicante entre los días 3 y 6 de abril de 2017 una reunión de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en la que participaron expertos en biología marina, ecología del medio marítimo y gestión de la pesca para discutir y acordar métodos científicos para la delimitación de stocks pesqueros en el Mediterráneo, y en concreto en el área del Mar de Alborán, la zona de transición entre el Atlántico y el Mediterráneo situado entre España, Marruecos y Argelia.

El último informe publicado por la FAO sobre el estado de la pesca en el mundo indica que aproximadamente el 31 por ciento de los stocks pesqueros se encuentran en estado de sobreexplotación, es decir, se está pescando por encima de los límites considerados “biológicamente seguros”. No obstante,  cabe matizar según las regiones, ya que por ejemplo, mientras en el Atlántico Norte y en el Pacífico Noroccidental los porcentajes de sobreexplotación son más bajos -entorno al 28 por ciento- en el Mediterráneo podemos estar cerca del 85 por ciento.

Hablamos de “stocks dentro de los límites biológicamente seguros” cuando su tasa de renovación biológica es superior a la tasa de extracción por la pesca; por lo tanto, para garantizar la sostenibilidad habría que mantener estas dos tasas dinámicas en equilibrio.  Sin embargo, sólo podemos intervenir en la segunda, ya que sobre la primera no tenemos poder de maniobra, al ser la naturaleza la que hace su papel. Los biólogos pesqueros nos encargamos de estimar cuántos peces puede haber en el mar a partir de los datos anuales de capturas y de campañas de prospección, y a continuación tratamos de hacer predicciones de cuánto podemos extraer en el futuro sin comprometer la sostenibilidad del recurso, manteniendo a la vez los beneficios para la sociedad. La mejora en el estado de algunos de los stocks en los últimos años se ha debido a la aplicación de adecuadas medidas de gestión, lo cual demuestra la conveniencia de que las instituciones que dictan las políticas de gestión pesquera recurran a asesoramiento científico.

Los recursos pesqueros tienen características distintas de los recursos naturales terrestres que dificultan su evaluación y gestión. La mayoría de las especies que pescamos pasan su vida en movimiento; por un lado, migran activamente entre áreas de reproducción, alimentación y cría, pero además sus huevos y larvas son transportados por las corrientes marinas. Por ello, en muchas situaciones, los límites de distribución de los recursos no coinciden con las fronteras políticas y la gestión deja de ser una cuestión nacional para tornarse objeto de negociación entro dos o más países. Definir con claridad los límites geográficos de los recursos es por lo tanto una tarea imprescindible, pero no fácil.   

La reunión de Alicante, organizada por el proyecto regional de la FAO CopeMed Fase II, ha servido para poner sobre la mesa las últimas tendencias sobre métodos científicos que nos ayudan en esta tarea. Investigadores de seis países ribereños (Argelia, España, Francia, Italia, Marruecos y Túnez) participaron compartiendo sus experiencias y al final acordaron establecer un plan de trabajo para los próximos dos años que ayudará a delimitar los recursos sobre los que operan las flotas de los tres países del Mar de Alborán.

El Mediterráneo es un mar semi-cerrado y relativamente pequeño para la población que habita sus costas en un total de 21 países. Los recursos pesqueros se comparten entre países vecinos con una gran diversidad cultural, económica y social. Para la sostenibilidad de la pesca y la conservación de los recursos pesqueros es necesario unificar criterios y actuar de manera consensuada y conjunta, tratando de reducir las desigualdades.

El proyecto regional CopeMed Fase II (Coordinación en apoyo de la Ordenación Pesquera en el Mediterráneo Occidental y Central), activo desde 1996, es una iniciativa de la FAO en respuesta a una propuesta española para promover la cooperación pesquera multilateral en el Mediterráneo. Lo financian la Comisión Europea y la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España, y su objetivo es potenciar las capacidades de los ocho países participantes (Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Italia, Malta, Francia y España) en materia de investigación y gestión pesquera teniendo en cuenta los aspectos biológicos, económicos, sociales, medio ambientales e institucionales.

La próxima reunión de su Comité de Coordinación se celebrará en el mes de octubre de 2017 en Argelia y deberá aprobar el plan de trabajo que han desarrollado los científicos reunidos estos cuatro días en Casa Mediterráneo. El proyecto, que se desarrollará en dos años, tratará de describir mejor las poblaciones de las dos especies más importantes en el Mar de Alborán - la sardina y la merluza-  para ayudar en la toma de decisiones consensuadas sobre su gestión, conservación y control.

 

Mariana Pilar Hernández Hernández es Doctora en Biología Marina, profesora de la Universidad de Alicante y consultora internacional de la FAO para el Proyecto Regional: Coordinación en apoyo de la Ordenación Pesquera en el Mediterráneo Occidental y Central (CopeMed II). Su artículo se enmarca en el Taller de CopeMed II sobre metodologías para la identificación de stocks pesqueros en el mar de Alborán,  organizada del 3-6 de abril 2017 en la sede de Casa Mediterráneo en Alicante

Djudezmo, Djidyo, Djudyo, Djidjo o Ladino

Por: Red de Casas

03 may 2017

Eliezer Papo


Djudeo-Espanyol, tambien yamado Djudezmo, Djidyo, Djudyo, Djidjo o Ladino, es una lengua ibero-otomana djudia. Iberika - por ser ke la mizma dezvalopo de los dialektos romanses ke fueron favlados en la peninsula iberika, antes del Gerush, primeramente del Kastilyano anteklasiko. Otomana - siendo favlada primeramente en el Imperio Otoman (non ulvidando tambien las enklavas norte-afrikanas) – i djudia - por ser favlada ekskluzivamente por un solo grupo etno-relijiozo en el Imperio, por los Sefaradim.

Estando en la peninsula iberika, los Djudios favlavan los dialektos romanses de sus kontorno: Kastilyano, Katalan, Portugez vehule. No kale dicho ke eyos introdusieron a todos estos dialektos algunos elementos ebreos i arameos, para ekspresar kon mas prechizion konseptos i praktikas djudias spesifikas, ama todos estos endjunto nunka abastaron para ke se pueda favlar de un dialekto djudeokastilyanyo, djueokatalan o djudeoportugez antes del Gerush, de mizma manera komo oyendia no se puede dizir ke los Djudios de Mueva York favlan Jewnglis, o Judeo-English.

Leksikalmente, el dialekto favlado por Djudios de kada komarka iberika no fue sinyifikamente diferente del dialekto favlado por sus konsivdadinos kristianos. Sintaktikamente o gramatikamente, dainda menos. La unika gran diferensia entre la praktika linguistika djudia i la praktika linguistika kristiana en la peninsula iberika apartenese al mundo de la prezentasion grafika de la lengua. Asta ke los pokos kristianos ke no eran analfabetas, eskrivian sus lenguas kon letras latinas, los Djudios eskrivian la suya kon grafia ebrea.

Solo en las tierras de sus disperzion, a baze de los dialektos ke los megorashim trusheron kon si, de la peninsula iberika, el Djudeo-Espanyol dezvalopo, kon el tiempo, komo una lingua separada i independete. Aun ke los megorashim nunka alkansaron de reestableser una sola komunidad eks-iberika en una sola sivdad otomana, sino refujiados de todas partes de la peninsula iberika vinieron a todos los portos del Imperio Otoman,  el primo djeneransio de los megorashim kontinuo favlando kada uno su dialekto.

Poko a poko, en la segunda mita del primo siglo despues de la Ekspulsion, empeso a koinarse una lengua kondjunta de toda la povlasion sefaradi. Mizmo komo en el muevo mundo, tanto entre los megorashim en el Imperio Otoman, el Kastilyano represo a otros dialektos iberikos. Realmente, la baza leksika del Djudeo-Espanyol es primeramente kastilyana, kon muy pokas leksemas katalanas i portugezas. Djunto kon esto, en akeyas komunidades sefaradis onde el primo nukleo de la komunidad era primeramente portugez, el Djudeo-Espanyol se avla “kon aksento” portugez (kada e nonaksentuada se pronunisa komo i, kada o nonaksentuada se pronunsia komo u).

A lo largo de los siglos, el leksiko del Djudeo-Espanyol absorbio tambien muchisimos elementos de linguas del derredor (Turkesko, Arabesko, Persiano, Grego, Serbo i Bulgaro). La perdision del kontakto kon lenguas iberikas, de una parte – i el kontakto kutenyo kon lenguas del deredor, de la otra, trusheron tambien unas influensias mas profondas de lenguas del deredor sovre el Djudeo-Espanyol:

a.       fonolojikas (por enshemplo: palatalizasion de fonemas g i k en los dialektos norte-balkanikos, basho la ingfluensia de lenguas slavas... amigo/amidju, pinga/pidja; paliko/palikyu, ermanika/ermanikya, hahamikos/hahamikyus, vizinikas/vizinkyas),

b.      morfolojikas (por enshemplo, perdision de formas femininas mozotras/vozotras onde siertos autores norte-balkanikos, de muebvo basho la influencia de lenguas slavas),

c.       sintaktikas (ansi, por enshemplo, muchisimas ekspersiones i frazas djudeo-espanyolas no son mas ke traduksiones kalkadas de lenguas balkanikas o medio-orientales),

d.      leksikas (absorbsion de miles de palabras non-iberikas) i

e.       gramatikas (por enshempo, inkorporasion de sufiksos gramatikales turkos i simijante).         

La literatura sefardi del Oriente, spesialmente la rabinika, influyo muchisimo a la ermana chika del Djudezmo, a la Hakitia – el Djudeo-Espanyol de Maroko.

Durante el Olokausto, las komunidades sefaradis de Viena, Bosna, Serbia, Makedonia i Gresia fueron kaji totalmente anihiladas. Dos komunidades grandes ke sovrebibivieron el Olokausto fieron la turka i la bulgara.  La prima kon unos sien mil Djudios, en 1948 - i la otra kon unos ochenta. En los primeros anyos despues del Establesimiento del Estado de Israel la mas grande parte de los Djudios de Turkia i de Bulgaria se mudaron al estado djudio. Los pokos ke kedaron en estos dos paizes non tienen ya la masa biolojika nesesaria para el mantenimiento de una lengua etno-konfesional separada.

Lo mizmo es dainda mas djusto kuando se favla de los sovrebivinetes en las komunidades de Bosna, Serbia, Makedonia i Gresia. Spesialmente si se toma en konsiderasion el fato, ke en estas komuidades tambien mas de la mita de sobrevivientes vinieron a Israel.

En Israel, el projeto de rebivimiento de la lengua nasional todo-djudia, desho muy poko lugar por kualseker tipo de separatizmo linguistiko de los Sefaradim. La povlasion sefaradi orijinala de la “tiera de Israel otomana”, mismo komo los olim hadashim sefaradiyim, se asimilaron a la sosiedad israeli jenerala, kulturalmente, linguistikamente i biolojikamente.

Oyendia ni una sola kriatura en el mundo non krese ekskluzivamente en Djudeo-Espanyol i un un solo Sefaradi no favla solamente Djudeo-Espanyol. En el mundo kedan aproksimadamente tresientos mil Sefaradim ke favlan Djudeo-Espanyol, de una manera aktiva o pasiva. Dos treseras de este numero, biven en Israel. La mas grande parte de los parlantes mantienen la lengua a nivel oral. La minorita ke tambien se ekspresa “grafikamente” prefere letras latinas, ama kon una grafia “balkanika”, kere dizir fonetika.

La komunidad sefaradi, en Israel i en el mundo, kontinua manteniendo una relasion intima i profunda kon la lengua de su pasado i de su rika kultura. Traduksiones i edisiones sientifikas salvan los manaderos sefaradis literarios, asta ke kursos i atelyes akademikos alevantan el nivel del konosimiento de la lengua entre los djeneransios muevos, e no la ambezan mas de una manera natural, de sus djenitores.   

Eliezer Papo, sefardí original de Sarajevo, ejerce como profesor de Literatura y folklore popular de la Universidad de Ben-Gurion (Israel). Su artículo se enmarca en la Nochada sefardí a cargo de la Autoridad Nasionala del Ladino, que incluye tres conferencias en lengua judeo-española que el Centro Sefarad-Israel acoge el día 8 de mayo de 2017.

Corarl Pastor

Coincidiendo con el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández, el pasado 25 de febrero tuvo lugar un concierto que, bajo el título de “Dos Orillas”, reunió al grupo Nakhla con el artista Fraskito como invitado en el Teatro La F.O.L de Casablanca (Marruecos).

El espectáculo, organizado con la colaboración de Casa Mediterráneo, permitió escuchar los poemas más universales de Miguel Hernández cantados en español y árabe, subrayados por una instrumentación ecléctica que nos sitúa en la creencia de la convivencia entre las diferentes culturas. La actuación logró el espíritu de la auténtica fusión y tanto en las presentaciones como en el desarrollo de cada uno de los temas, las dos lenguas parecían fundirse en una misma expresión de clara comprensión para el público asistente desde las dos orillas.

La orquesta de música árabe Nakhla fue fundada en el año 2002 con objeto de divulgar la cultura árabe a través de conciertos y actividades didácticas. Los músicos que la integran, de distintas nacionalidades y con gran diversidad en su formación musical, hacen de ésta una orquesta con sello propio, que se traduce en su particular forma de ejecutar el repertorio tradicional del legado árabe, andalusí y de las diferentes regiones del área mediterránea.

Gran destreza y cercanía con los espectadores por parte de Hicham Malki (eje del grupo y cantante) junto al fluido engranaje de los instrumentistas: Hamid Lux en percusión, Chelo Romero en la batería, Monserrat Salma Vives en cello y laúd árabe, Fernand Depiaggi en el nei, Youssef Hamuda en el kanun y Mohamed Boumergoud en el violín.

En múltiples ocasiones el kanun, familia de la vieja cítara a la que ya aludía Pitágoras en su música de las esferas, esa especie de arpa horizontal que nos traslada a los bosques, a atmósferas vegetales, a espacios imaginarios, atrapaba la mirada de los espectadores sobre las manos de Youssef Hamuda quien hacía danzar sus dedos entre las cuerdas, envueltos en púas que producen el mismo efecto que el carey.

El público, eslabón fundamental en toda puesta en escena, recibió y respondió con todos los sentidos: algarabía, palmas con compás, aplausos, voces y coros en los estribillos, y hasta sucesivas taghridas; sonido que denota aprobación y gusto, felicidad, patrimonio de las mujeres en el que la glotis se impulsa para emitir un agudo grito roto, un aplauso en toda su extensión con las cuerdas vocales.

Por su parte, Fraskito, autor y compositor, verdadero mago de la guitarra, aportó el color del flamenco en combinación con los instrumentos y la percusión árabe. Sobre las letras que se escucharon en el escenario baidaní, se hace imprescindible subrayar el efecto sonoro y la comprensión del valor que desprende cada uno de los poemas de Miguel Hernández. Es una experiencia inaudita, al hablar con el público tras el concierto, concluir que para cualquier espectador extranjero, el idioma no solo no es una barrera sino que en este caso la música y la propia rapsodia flamenca transmiten el germen de cada poema, conduciéndonos a una comprensión de naturaleza sensitiva y emocional.

En calidad de artista invitado, Fraskito contribuyó como es habitual con su maestría con la guitarra, que cala en la emoción del espectador, e impulsó con su repertorio una miscelánea de gran disfrute, en la que coqueteaba el aire flamenco con canciones populares como La Tarara,  Llegó con tres heridas, o Nanas de la Cebolla de Miguel Hernández. Varios fueron los temas que tomaron el escenario del Teatro La F.O.L., pertenecientes a la Gira 2017 “Tierra y Sangre” de Francisco Rodríguez, Fraskito, en un auténtico código de fusión, donde no cabe la traducción, pues en este caso la música se convierte en el propio vehículo para la comprensión.

Todo un lujo cuando, a través del arte, se produce la comunicación, cuando unos y otros  verbalizan desde la escena a platea y viceversa sin traductores ni mediación. Es entonces cuando se produce el auténtico encuentro de culturas. Si hemos de buscar una síntesis para concluir con la experiencia de Nakhla en Casablanca, bastan las palabras. “Dos orillas”: Encuentro de lenguas, culturas, músicas, letras y emociones. Fusión de tantos ingredientes que para sí los quisiera la cocina mediterránea. La apuesta para propiciar la divulgación, el conocimiento, disfrute y participación del público a través de la música y la poesía de las dos orillas está servida.


Coral Pastor es actriz y directora de escena especializada en comunicación social. Su artículo se enmarca en el Concierto “Deux Rives” del grupo musical “Nakhla” que tuvo lugar en el teatro La F.O.L. de Casablanca el  pasado mes de febrero con la colaboración de Casa Mediterráneo.

El orgullo de ser "b'nei anusim"

Por: Red de Casas

19 abr 2017

Anun Barriuso y José Manuel Laureiro

El presente artículo trata de arrojar luz sobre los criptojudíos, su origen y su empeño en divulgar y continuar con sus tradiciones generación tras generación a lo largo de los siglos y a pesar de las dificultades.

Se denomina “criptojudíos” a aquellas personas que, a pesar de haber sido obligadas a convertirse al cristianismo, antes y después del Edicto de Expulsión de 1492, siguieron practicando su judaísmo en secreto por miedo a la Inquisición. Reciben además otros calificativos, como  “judaizantes”, “marranos”, “b´nei anusim” (o simplemente “anusim”) y “xuetas”, cuyos significados son:

-“Judaizantes”, porque se les acusaba no sólo de practicar la religión mosáica, sino además, de propagarla y hacer nuevos prosélitos.

-“Marranos”, término que se utiliza sobre todo en Portugal. Hay varias teorías sobre la procedencia del vocablo: para unos, pone el énfasis en la prohibición halájica que tienen los judíos de comer carne de cerdo; para otros vendría de “marrar”, “equivocarse”.

-“B´nei anusim” es el nombre que reciben en hebreo, literalmente “hijos de forzados”.

-“Anusim”, es el plural de anus, “forzado”.

-“Xuetas”, denominación de un grupo especial de criptojudíos que se concentran en la isla de Mallorca. Su originalidad radica en que durante siglos estuvieron expuestos públicamente sus “sambenitos”. Sus apellidos, por tanto, eran conocidos por toda la población de Baleares y corresponden a 15 familias que sufrieron discriminación y siguen siendo “conocidas” por sus orígenes judíos.

Tradicionalmente se ha dado por válida la hipótesis de que en los tres meses que marcaba el Edicto de Expulsión, salieron de la Península todos los judíos que en ella vivían. Sin embargo, no hace falta ser un experto en demografía para suponer que un movimiento humano de esas características no se pudo llevar a cabo en tan breve espacio de tiempo.

Por otro lado, esa explicación simplista tiene una clara intención de mostrar a “lo judío” como algo ajeno a “lo español” - esas ideas de “pureza de raza” que tanto daño han hecho a la Humanidad-. Sin embargo, hay vestigios judíos en la Península desde el siglo I de nuestra era, lo que supondría quince siglos de arraigo que no son fácilmente eliminables a golpe de decreto.

La documentación nos indica que los judíos españoles del siglo XV, acostumbrados a medidas coercitivas que comenzaron en tiempos de los visigodos con la conversión del rey Recaredo al cristianismo, pensaron que esta decisión sería pasajera, con el tiempo aminorada y posteriormente, derogada. Por este motivo, muchas familias que ya venían realizando falsas conversiones de sus miembros más jóvenes, agudizaron esta tendencia, con el objetivo de evitar que los bienes particulares fueran decomisados, aunque los comunes (sinagogas, carnicerías, panaderías, etc.), sí lo fueran.

Aún así, un gran número de familias salió de España en cumplimiento del Edicto, la mayoría de ellas, camino de Portugal, pues hasta años después y por presión de los Reyes Católicos no era obligatoria la conversión al cristianismo en ese país. Estas conversiones, falsas o no, darán origen a lo que posteriormente se denominará “el problema converso”.

Las procedencias de los descendientes de estos judíos del siglo XV son muy variadas y se  encuentran testimonios de ello por toda la Península. Si bien no en todos los casos se verbalizaba este origen, la experiencia demuestra que acababa transmitiéndose, de un modo u otro. En nuestro caso particular, los orígenes se remontan a Cantabria, con ascendientes en el norte de Burgos y Zamora; y Madrid con ancestros portugueses y alicantinos, lo que da una idea de la variedad de regiones en las que habitaron. A este respecto, el profesor Eugeni Casanova, en su obra “Els jueus amagats” (“Los judíos escondidos”), trata sobre la existencia de relaciones entre familias de orígenes diversos, a pesar de la dificultad de establecer nexos entre ellas  por residir en lugares lejanos.

En ocasiones, se trata de familias de fuertes convicciones religiosas que, al ver truncada la posibilidad de practicar su religión ancestral, se vuelcan en un fervoroso cristianismo, aunque dando prioridad a las enseñanzas que encierra el Antiguo Testamento, que de alguna manera recoge la Torá judía.

Esta necesidad religiosa hace que algunos de sus miembros profesen en órdenes religiosas, todo ello sin menoscabo de su condición judía, que no obstante queda relegada sobre todo al ámbito femenino, donde las mujeres van a ser las transmisoras de las costumbres y las tradiciones.

Otras familias, por el contrario, se reafirman en el laicismo y evitan todo contacto con la religión católica por considerarla “usurpadora” de las verdaderas creencias. Esta ausencia de religiosidad va a ser cubierta por la racionalidad y el libre pensamiento, con el que se da explicación a todas las situaciones de la vida diaria.

Así pues, la transmisión de lo que pudiéramos llamar “la judeidad” se produjo de una manera paulatina, calmada y totalmente incardinada en la vida y las relaciones domésticas. La discreción, y a veces el secreto, han sido la piedra angular de esta pervivencia cultural.

Esta trasmisión es la base de la singularidad del fenómeno de los criptojudíos, que no se materializa únicamente en unas costumbres sino en una cosmovisión del mundo muy particular, entroncada indudablemente con la tradición judía.

Este texto es obra de Anun Barriuso y José Manuel Laureiro, profesores e investigadores del legado judío en Sefarad y Fundadores del Centro Isaac Campantón, y se enmarca en las conferencias "Vestigios criptojudíos en la Raya de España y Portugal", que organiza el Centro Sefarad-Israel los días 4 y 5 de mayo en Madrid. Ambos son además autores del libro “El Norte de Sefarad”, así como de diversos artículos sobre las juderías de la Península Ibérica, vestigios judíos en la Raya con Portugal, el refranero antijudío, y otros.

Las mejores agentes de paz

Por: Red de Casas

12 abr 2017

María Teresa Fernández de la Vega

Hace unos días se celebró en Casa África una interesante jornada dedicada a la diplomacia preventiva en África Subsahariana. La ciudad de Las Palmas de Gran Canaria acogió así un foro importante que fue tratado por expertos capaces, tanto españoles como africanos, y que inauguró la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dando fe de la importancia que el Gobierno de España otorga a África y a la paz.

No faltó una mesa, que tuve el honor de moderar, dedicada al papel que desempeñan las mujeres en la búsqueda de ese bien tan preciado que es la paz. Y es de agradecer, porque, aunque la conquista de la paz es un cometido trascendente, que asumen las mujeres en todo el mundo, y en África muy especialmente, no siempre se tiene en cuenta su papel a la hora de organizar este tipo de jornadas.

Así pudimos escuchar a las tres magníficas mujeres que me acompañaron en la mesa, Kyung-wha Kang, Alta Asesora de Políticas del Secretario General de Naciones Unidas; Catherine Samba Panza, ex Presidenta de la República Centroafricana; y Caddy Azzuba, periodista activista por la paz en su país, República Democrática del Congo, y premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Hace diecisiete años de la aprobación de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad, que inauguró la Agenda de Mujer, Paz y Seguridad de Naciones Unidas. No cabe duda de que la palabra “paz” está desde entonces más vinculada que nunca a la palabra “mujer”, aunque –lo sabemos- la vinculación viene de mucho más lejos.

A finales del siglo XIX, la fundadora del movimiento por los derechos de las mujeres en Estados Unidos, Elizabeth Cady Stanton, decía que trabajar para mejorar la situación de las mujeres es trabajar por la paz. Desde esos años fundacionales del movimiento internacional de las mujeres, la lucha por la igualdad y el movimiento por la paz han caminado y han evolucionado juntos. Y hoy el movimiento de las mujeres sigue siendo un movimiento para la paz. Paz en su sentido más amplio, paz no entendida sólo como ausencia de guerra, sino como paz en positivo, paz comprometida, activa, creadora, promotora de cohesión, de progreso y desarrollo social, familiar y personal.

Las mujeres, en todo el mundo, estamos abogando por un cambio de rumbo en clave de igualdad. Un rumbo que no deje a cada paso en el camino el capital inmenso que representan las mujeres. Un rumbo en el que la perspectiva de las mujeres sea cada vez más atendida y más valorada.

Porque la perspectiva de las mujeres es sin duda una perspectiva de paz. Y así lo han reconocido los organismos internacionales. La resolución 1325 de Naciones Unidas, aun con las insuficiencias que arrastra en su aplicación, constituye un avance fundamental.
Según datos de la ONU, cuando las mujeres participan en los procesos de paz, la probabilidad de alcanzar un acuerdo que dure al menos 2 años se incrementa en un 20%, y la probabilidad de que el acuerdo dure al menos 15 años aumenta un 35%. Por eso tiene que haber muchas más.

En los últimos años hemos asistido a la adopción de otras resoluciones que, más allá de la 1325, buscan fomentar la participación de la mujer en la pacificación y reconstrucción de sus comunidades. No sé si en la práctica hemos avanzado mucho. De hecho, los datos parecen indicar que, desafortunadamente, los avances han sido escasos. Sólo un 9% de los participantes en procesos de negociación son mujeres; la violencia sexual en los conflictos armados sigue permaneciendo en gran medida impune; los acuerdos de paz en que se hace referencia expresa a cuestiones que interesan a las mujeres no superan el 22%.

En la mesa redonda, todas coincidimos en que es necesario elevar estas cifras y promocionar el papel de las mujeres en los procesos de paz desde el principio y hasta el final. La alta asesora de Políticas del Secretario General de Naciones Unidas expuso varias iniciativas para ello que nos parecieron a todos muy pertinentes. La expresidenta de República Centroafricana, que hizo posibles unas elecciones democráticas en este país superando un conflicto abierto, subrayó que lo hizo con un gobierno de mujeres en puestos clave. Y Caddy Azzuba dio un magnífico ejemplo de cómo las mujeres propician la paz en su país a base de iniciativas de desarrollo económico.

Todas estuvimos de acuerdo en la pertinencia de crear un Comité Internacional de Mujeres Africanas de Países en Conflicto, con el apoyo de NN.UU., con participantes propuestas por organizaciones de mujeres de dichos países.

Pero sobre todo, se puso de manifiesto una vez más que la clave, la llave mágica que trae la paz, que salva vidas, que mejora la vida, es la igualdad. Luchemos por la igualdad, invirtamos en igualdad, porque es la mejor inversión posible.

Según el último estudio del Instituto de Investigaciones para la Paz de Estocolmo, en 2015 el mundo destinó 1,67 billones de euros a gasto militar. Esta cifra representa un 2,3% del producto interior bruto mundial, o sea, 228 dólares por persona. Esto quiere decir que cada día se gastan más de 4.500 millones de euros en armas, mientras cada uno de esos días, 800 millones de personas pasan hambre. Este mismo estudio ha calculado que menos de la mitad de ese gasto militar anual mundial bastaría para alcanzar la mayoría de los ODS.

Espero de corazón que, avanzando en igualdad, las mujeres por fin obtengan el protagonismo que merecen en la política mundial, porque con ello seguro que le damos la vuelta a estas cifras.

María Teresa Fernández de la Vega es exvicepresidenta del Gobierno de España y actual presidenta de la Fundación Mujeres por África. Su artículo se enmarca en la Reunión Internacional sobre Diplomacia Preventiva en África Subsahariana organizada el 21 de marzo de 2017 en la sede de Casa África en Las Palmas de Gran Canaria. Más información en el vídeo "La mujer en los procesos de paz en África".

Pocos se imaginarían que el  Belén fuese reclamado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Les invitamos a conocer la localidad murciana de Ojós, un lugar en el que la vida cultural, económica y turística gira en torno a este elemento navideño.

El 27 de noviembre del año pasado, se celebró en la localidad murciana de Ojós el XXI Encuentro Regional de Asociaciones de Belenistas. Este encuentro, que albergó numerosas actividades, fue organizado por el Ayuntamiento, el Museo de Belenes del Mundo de Ojós, la Asociación Amigos del Belén Murciano y Casa Mediterráneo.

La temática sobre la que se celebraron estos actos fue la de reivindicar que el Belén sea declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por el interés que suscita entre los murcianos y el valor añadido que les aporta este elemento tradicional a la hora de atraer turistas a la provincia. Fueron las conferencias “Tradiciones, conocimientos y técnicas en torno al Belén. Hacia su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial” dirigida por el director de la revista Belén, Ángel Peña Martín, y “El Museo de Belenes del Mundo de Ojós: la importancia de la divulgación de la tradición belenísticia” a cargo del director y conservadora del Museo de Belenes del Mundo de Ojós,  las que de forma contundente reclamaron que el Belén debe estar entre los elementos catalogados como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El Belén, que es un elemento típico navideño, en Murcia no atiende a tiempos. Muestra de ello son los Museos permanentes de  Salzillo de Murcia, el cual tiene el Belén de Salzillo y el Belén napolitano dieciochesco de los hermanos García de Castro Márquez; o el Museo de Belenes del Mundo de Ojós, que alberga más de 590 belenes. Cabe señalar que este último museo cuenta con la colección de titularidad municipal y con la colección de belenes del Museo de Bellas Artes de Murcia. Esto permite a los vecinos de la localidad y a los visitantes disfrutar de la diversidad de manifestaciones culturales que tiene en los cinco continentes su elemento clave, el Belén. Otro recinto que guarda este preciado elemento es la Casa del Belén de Puente Tocinos, que acoge una muestra de la artesanía belenista murciana actual.

La localidad de Ojós no tiene sólo museos que visitar, también cuenta con importantes talleres artesanos donde se fabrican las figuras protagonistas del Belén, que se encuentran operativos durante todo el año. Estos talleres abren sus puertas a todos los curiosos que quieran conocer el proceso de cariño y cuidado que ponen los artesanos en la elaboración de cada una de sus piezas únicas. Los talleres se han convertido en uno de los motores económicos de Murcia por el gran volumen de exportación y producción que les demandan.

Desde el año 2014, La Federación Española de Belenistas (FEB) encabeza una campaña internacional promovida desde la Universalis Foederatio Praesepistica, para solicitar a la UNESCO la declaración del Belén como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Esta iniciativa parte de que el Nacimiento se ha convertido en un objeto devocional producto de la suma de nacimientos, tradiciones, técnicas y destrezas que durante siglos se ha realizado.

Hay que señalar que para lograr esta declaración hay que iniciar un largo proceso que implica que dos comunidades autónomas declaren en sus territorios el Belén como Bien de Interés Cultural Inmaterial. Una vez sea declarado, el Gobierno de España, a través del Ministerio de Cultura, puede declarar el Belén como Bien de Interés Cultural Inmaterial de la nación y solicitar a la UNESCO su declaración a nivel internacional. Y para que esta declaración se pueda llevar a cabo, varios países deberían elevar de forma conjunta la petición.

Murcia hace del Belén un elemento identificativo de su tierra y con esta declaración pretende protegerlo, convirtiéndolo en patrimonio para todos.

Este artículo se enmarca en el XXI Encuentro Regional de Asociaciones de Belenistas celebrado el pasado mes de noviembre de 2016 en la localidad murciana de Ojós y que contó con la colaboración de Casa Mediterráneo.

Asimov: un científico contra el aburrimiento

Por: Red de Casas

29 mar 2017

José Manuel Tenorio

Sobrevivir en el Instituto de Bachillerato de La Elipa en 1982 no fue una tarea fácil. Los estudiantes del horario nocturno no eran precisamente los más motivados de la galaxia y pasaban más tiempo visitando los bares cercanos que yendo a clase. Aunque quizá para algunos de los docentes, las aulas vacías eran preferibles a lidiar con unos muchachos a los que el desencanto y falta de oportunidades habían hecho madurar demasiado rápido.

A mis 14 años la perspectiva de ir a la universidad me parecía tan improbable como visitar Marte.

Una tarde de primavera decidimos cargarnos de razones para no ir a clase y con gran asombro por parte  del director del centro, montar una huelga por “La guerra de las Malvinas”. En la “sentada reivindicativa” que sirvió de excusa a nuestras pellas, acerté a protestar al lado de un chaval del que solo recuerdo su nombre, Zenón. Llevaba en las manos una novela, Fundación e Imperio, que, tras una agradable conversación sobre aficiones comunes, decidió prestarme. Y el bueno de Isaac Asimov entró en mi vida.
La leí con avidez y quedé prendado del Imperio Galáctico, de Trántor , de “El Mulo” y Hari Seldon.


Esa mezcla perfecta de aventura, predicción histórica y viajes espaciales que hacen de la ciencia ficción mi género preferido. Después de ésta vinieron muchas más: El ciclo de los Robots, Bóvedas de Acero, Estoy en Puerto Marte sin Hilda, Los Propios Dioses...


Sería bonito decirles que éstos y otros relatos abrieron en mí la puerta de la curiosidad científica, que enderecé el expediente académico y ahora soy un reputado investigador de los misterios insondables del cosmos. Desgraciadamente mis notas siguieron siendo mediocres pero la afición por la especulación científica ya no me abandonaría jamás. Pero Asimov guardaba más sorpresas.
Pronto descubrí que había otra manera de aprender ciencia. Que gracias a un maravilloso libro de divulgación, El electrón es zurdo, estaba a mi alcance entender complejos principios físicos sin escribir una sola formula. ¡Podías explicar lo que era el spin del electrón y hablar sobre su paridad comparándolo con el mundo de Alicia en el País de Las Maravillas! Suponiendo que hubiera encontrado a alguien en mi entorno interesado en escucharme, misión tan difícil como entender que, en el mundo subatómico, las partículas pueden “estar y no estar” en un sitio  a la vez, consecuencia del “Principio de Incertidumbre”. Heisenberg, Schrödinguer y su famoso gato, también llegaron de la mano del Buen Doctor. Hoy en día cualquier librería del mundo tiene sus estanterías llenas de obras que tratan de explicar la ciencia de forma accesible para el gran público. Creo que en gran medida es gracias a Asimov y sus ensayos.


No me atrevería a decir que Isaac Asimov era un hombre religioso, nunca renegó de sus orígenes y de su ascendencia judía, pero como científico, su mente racional buscaba una explicación física a los misterios del universo. Aunque podemos encontrar un planteamiento espiritual en la mayor de sus sagas, Fundación, en la que propone una galaxia consciente, como un gigantesco ser vivo del que los humanos serían solo una parte.


La historia fue otro de sus temas preferidos. Escribió una gran Historia universal Asimov compuesta por diferentes volúmenes que abarcan desde los albores de la humanidad hasta el nacimiento de Estados Unidos. Una vez más y gracias a él, conocí las intrigas de Artajerjes en la antigua Persia, las hazañas de Alejandro y cómo el Imperio Romano terminó con la caída de Constantinopla a manos de Mehmed II.


Durante toda su vida tuvo el empeño de enseñar, de hacer accesible lo que hasta entonces estaba reservado a una elite intelectual. Según sus propias palabras “Intento escribir con un vocabulario muy reducido de 3000 palabras que me pueda entender un granjero de Kansas”.


Era claustrofílico, un gran cantante de operetas, capaz de formular las leyes de la robótica en sus novelas y que sean pieza fundamental en el desarrollo real de esta ciencia o de predecir con gran exactitud cómo sería el mundo en 2014 solo basado en su correcta interpretación del avance de la ciencia. Detestaba Encuentros en la tercera fase al igual que no hay lector de sus novelas que no odie las adaptaciones que al cine que se han realizado de sus relatos. Temo el día que Hari Seldon sea llevado a la pantalla.
Asimov no hizo de mí un científico pero gracias a él supe que la ciencia es atractiva, que sin entender la historia pasada no podemos analizar nuestro presente y que el espacio está ahí afuera esperando que nuestras naves espaciales nos lleven a descubrir sus secretos. Algún día habrá un mundo habitado por humanos que lleve su nombre.

PD: A unos trescientos cincuenta millones de kilómetros del Sol, orbita el 5020 Asimov. Una pequeña roca del cinturón de asteroides descubierta en 1981 y bautizada así en honor del escritor. Y aunque quizá mereciera que un astro más importante llevara su nombre, creo que don Isaac estaría complacido. Esta piedra sideral ronda cerca del gigantesco asteroide donde transcurre su primer relato publicado: Varados frente a Vesta, 1939, en Amazing Stories.

Este artículo de José Manuel Tenorio, director de la agencia cultural Pop Producciones y ganador del premio Goya 2011 al mejor cortometraje, se enmarca en el ciclo de tres conferencias acerca de Isaac Asimov que organizó el Centro Sefarad - Israel los días 2, 9 y 16 de marzo de 2017 con motivo del centenario de su nacimiento.

General Demetrio Muñoz García


Algunas palabras del idioma español han pasado a ser patrimonio de la humanidad, y entre ellas las palabras guerrilla y guerrillero como expresión de la acción de una población contra un invasor. Así, cuando al principio de los años 60 se crean las primeras Compañías de Operaciones Especiales en Asturias, éstas toman el nombre popular de “Compañías de guerrilleros”. Y no estaba mal empleada la acepción, ya que uno de sus cometidos era servir de base para la constitución de un movimiento guerrillero que aglutinara a los restos del Ejército y a la población, en caso de una invasión de las unidades acorazadas del Ejército ruso. Era la época de guerra fría y del miedo al poderío soviético.

    Las unidades de Operaciones Especiales evolucionaron como el resto de Ejército español, al compás de la incorporación de España a la UE y a la OTAN, hechos que se producen casi al unísono. Son los años de la caída del muro de Berlín, de los inicios de la globalización y de la creación del Mando de Operaciones Espaciales (MOE) que aglutina todas las Unidades de Operaciones Espaciales del Ejército de Tierra (ET) en Alicante. Y son los años de la proyección del Ejército español allende sus fronteras como una herramienta más de acción exterior del Estado. Así, desde el año 1993, las Unidades de Operaciones Especiales del ET español han participado en operaciones en el exterior en Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Mozambique, Irak, Afganistán, Líbano, Senegal, Mauritania, Mali, República Centroafricana, etc.

    Actualmente Unidades del MOE se encuentran desplegadas en Irak en la Operación A/I de la Coalición Internacional contra el DAESH instruyendo a Unidades del Ejército Iraquí y a milicias suníes implicadas en la recuperación de Mosul; en Mali, en la misión de AM (Asistencia Militar) de la UE de entrenamiento de las Unidades de Comandos Malienses; en Líbano en apoyo a la misión L/H de la ONU, y entrenando a las Unidades de Comandos y de Operaciones Especiales en Senegal y Mauritania dentro del concepto nacional de Seguridad Cooperativa. Y es que la seguridad de España y de los españoles se dirime no solo dentro de nuestras fronteras, sino también allende los mares. Hoy los hombres y mujeres que conforman los Ejércitos, y entre ellos los de las Unidades del MOE, materializan el concepto de “frontera avanzada” como una muestra de que la seguridad de nuestra Patria y de los españoles se juega en ocasiones a miles de kilómetros de nuestras fronteras. España, como fiel aliado de la UE, la OTAN y de la Comunidad Internacional también contribuye con estos esfuerzos y así, unidades del MOE se integran en el European Battle Group, en el Mando Componente de OEs nacional y en las Fuerzas de Respuesta de la OTAN - NRF-18 (Nato Response Force-18) del Mando Conjunto de OE.

El Mando de Operaciones del ET es una unidad joven, que aglutina el 100% de las capacidades de Operaciones Especiales del ET, y que aporta más del 70% de capacidades de Operaciones Especiales totales de las FAS en términos cuantitativos, mientras que en términos cualitativos, aporta capacidades únicas de Operaciones Especiales en las FAS. El MOE dispone de cuatro Grupos de Operaciones Especiales (GOE) y un Grupo de Cuartel General (GCG) que le proporciona apoyo logístico y de combate a la totalidad de las Unidades del MOE.

Es también el Mando de Operaciones del ET una unidad especial en el aspecto de personal, nuestro bien más preciado, y lo es tanto por su alto grado de cobertura de la plantilla, como porque es la única unidad del ET cuyo personal es seleccionado a partir del resto de las unidades del ET, con independencia de su especialidad fundamental, lo que nos permite afirmar que el MOE es la unidad más selecta del ET. El personal pasa unos periodos exigentes e intensivos de formación, que pueden suponer entre dos y tres años, hasta adquirir las aptitudes y capacidades necesarias para formar parte de los Equipos Operativos de OEs.

El futuro se presenta demandante e ilusionante, el escenario actual, donde el conflicto que se desarrolla en lo que ahora se denomina la “zona gris”, por la dificultad de  definir como guerra lo que está ocurriendo, es el ideal para el empleo de las unidades OE. Los recientes conflictos de Afganistán, Irak, Libia, Sahel, etc, han puesto de manifiesto la trascendencia de las Operaciones Especiales como una herramienta versátil, flexible, poco intrusiva y eficaz en la lucha contra el enemigo del siglo XXI, el terrorismo internacional en sus múltiples y variadas formas. Tenemos unas Unidades de OE homologables a las de países más avanzados de nuestro entorno y capaces de asumir las misiones que en salvaguarda de la seguridad e intereses nacionales y de nuestros aliados, nos sean ordenadas, ya sea en Territorio Nacional o a miles de kilómetros de nuestra Patria.

Este artículo del General Demetrio Muñoz García, jefe del Mando de Operaciones Especiales, se enmarca en la entrevista-coloquio “Importancia del MOE en la seguridad de España”, organizada el 9 de febrero de 2017 por Casa Mediterráneo.

Nicène Kossentini: Los tiempos del arte

Por: Red de Casas

15 mar 2017

Christine Buci-Glucksmann


En el marco de la exposición Fugitive de Casa Árabe, querría analizar los tiempos del arte en la obra de Nicène Kossentini. Un tiempo plural hecho de memoria, de olvidos y travesías múltiples, que perfila una auténtica estética de lo efímero y de la “harmonía”.

Y es que efectivamente, en el marco de la globalización, hemos vivido una modificación de la condición de las imágenes que está transformando todas las disciplinas artísticas. Sumándose a los tipos de imagen analizados por Gilles Deleuze,  la imagen-acción y la imagen-tiempo, hemos asistido al nacimiento y multiplicación de lo que he denominado la “imagen-flujo”. Fluida en el presente y sin embargo archivada, se hace inseparable de una estética de lo efímero. Un efímero que no es el instante como corte en sección del tiempo, sino que refleja precisamente su paso, la modulación del tiempo que se ha vuelto patente entre todos los recovecos de la vida y la creación.

Sin embargo, es preciso distinguir dos modalidades de lo efímero. Un efímero melancólico, el de Hamlet, el del spleen de Baudelaire y de todas las melancolías del arte. Y un efímero positivo, cósmico y nietszcheano, cercano a lo que en Japón se denomina mujô: la impermanencia. Esta fragilidad de todas las cosas se abre a lo heterogéneo, a lo múltiple, y a todas las materias de la ausencia. Aferra el tiempo como un momento oportuno (el kairos griego) o el à propos de Montaigne. Y por consiguiente, abarca lo fluctuante, lo flotante, lo fugitivo como fuerza de arte. Ese es el tiempo del arte de Nicène Kossentini: una noción del deambular y de la relación donde los arraigos son solidarios y las raíces, rizomas.  Pues entre su país, Túnez, y Francia, Argelia, Bahréin y la Córdoba actual, Nicène Kossentini explora los recovecos de las culturas con sus temporalidades distintas.

Desde este punto de vista, me gustaría diferenciar tres tiempos en su obra:
1) el tiempo de la memoria y de la infancia, entre aparición y desaparición;
2) el tiempo de echar a volar y de la libertad, que responde a mi libro L’envol du papillon ou le mythe d’Icare revisité [‘El despegue de la mariposa o el mito de Ícaro revisitado’], y a la exposición de Sidi Bou Said en la galería de Selma Feriani (2014);
3) los tiempos cruzados de Fugitive en Córdoba, que nos propone una interpretación plástica compleja del arte de Al-Ándalus y de las “materias de la ausencia”. Lo que forma huella y signo, convergiendo con lo que Freud llamaba "lo pasajero”.

El tiempo de echar a volar y de la libertad

Un día, una mariposa blanca penetra en su taller, revolotea indefinidamente y muere.  Y precisamente esa mariposa se convertirá en el punto de partida de su exposición en la galería Selma Feriani y de nuestro encuentro, que adoptará la forma de un libro: L’envol du papillon ou le mythe d’Icare revisité [‘El despegue de la mariposa o el mito de Ícaro revisitado’].

La mariposa siempre ha sido la metáfora de la liviandad y de una libertad frágil. Las obras que se refieren a ello son incontables: los cuadros clásicos de las Vanidades, la mariposa seca de Picasso, el Sueño de la mariposa de Benjamin Perret, los híbridos de Miró o, más recientemente, de Damien Hirst. Una suerte de alegoría de la libertad que Nicène Kossentini explora a través de distintos soportes: fotografía, vídeo, escultura.  Un ojo icario, el mismo que yo desarrollé en mi libro L’œil cartographique de l’art [‘El ojo cartográfico del arte’].

Ícaro, desobedeciendo la prohibición paterna, rechaza los límites humanos y cosmológicos para practicar la libertad total del deambular. Se quemará las alas al acercarse al sol y caerá al mar. Un trayecto que abre un nuevo espacio a la mirada y al arte, entre lo humano y lo inhumano. Una mirada libre de perspectiva, una mirada cósmica dentro del aire y del mar. La mirada misma del alejamiento. Bajo el prisma de este mito de Ícaro revisitado, la mariposa se convierte en un transitante, un objeto furtivo en ingravidez, a la vez rápido, errante y fugaz.

Entonces, entre el desafío y el riesgo, entre el vuelo y la caída, se convierte en un motivo cristalino en el sentido de Gilles Deleuze. “La coalescencia de una imagen actual y de su imagen virtual”. Perdido en el vacío del cielo de las fotografías, está ahí, con las alas replegadas en la inmensa escultura transparente en el suelo. Una suerte de alegoría de la belleza, congelada en su impulso, que se abre a ese tiempo del deambular, “The errant moment” de Fugitive.

     
Fugitive o los tiempos cruzados: Casa Árabe,  2016.
   
Así que te encuentras en Córdoba, en la Casa Árabe, este edificio mudéjar con múltiples patios, y descubres la exposición de Nicène Kossentini,  Fugitive.

La huida, el deambular, pero también el viaje y la travesía. Y es precisamente esta travesía desde el arte andalusí y dentro del mismo lo que está explorando, en una especie de segundo Oriente, con sus livianas acuarelas y su vídeo.  

El arte islámico remite a rasgos y valores específicos que conectan motivos decorativos, entre los que se cuentan tres principales: lo geométrico de los polígonos triangulares y cuadrados; lo floral y vegetal, muy presente en el arte omeya; y el caligrafismo, legible o ilegible, que cubre las paredes de escritos coránicos. Todos estos motivos dibujan una unidad cósmica de ajaracas y arabescos, con cartuchos cerrados, secciones y una gran inserción arquitectónica. Toda una estética del ornamento, como analizó Oleg Grabar, que acabó eliminando el aspecto referencial en provecho del intermediario visual y la belleza. Porque aquí en Córdoba, en la Mezquita de los omeyas transformada en catedral, se comprende hasta qué punto los ornamentos idealizados, multiplicados, transfigurados, son los ornamentos de la Idea. Y por consiguiente, de lo sagrado, como el bosque de columnas hasta el infinito o el mihrab con su cúpula decorada en polígonos. Entonces, ¿cómo trabajar sobre este arte, siempre situado entre el movimiento y la eternidad?
     
Llegarás a la sala principal y contemplarás “The errant moment”.
Los polígonos de la geometría de Al-Ándalus se separan, se sobreimprimen y van cayendo, con gran ligereza, en nuevos motivos. Como si la geometría inicial, tan compleja, se deshiciera para mostrar mejor los intervalos y el vacío que lo sagrado había suprimido. Un deambular, el tiempo doble del deambular, que paradójicamente restituye el efecto visual del original y sus procesos. En esos azulados un poco desvaídos de la acuarela, el pasado está ahí, presente y ausente a la vez. En otros motivos más circulares, una misma composición-recomposición, con sus colores claros, nos traslada siempre al origen, al tiempo del otro. El tiempo de la gloria omeya de Córdoba, el tiempo de las tres culturas que materializó su sueño y su esplendor.  

Al reinventar una especie de imagen en negativo, estas obras recorren una poética del lugar y crean un elemento decorativo fluido y aéreo, que podría incluso cubrir páginas de manuscritos, como en el Diptyque Rawq al-Hamanah (El collar de la paloma).  

Se parte de dos páginas del manuscrito El collar de la paloma de Ibn Hazm, uno de los textos más hermosos de la cultura árabe-andalusí. Ibn Hazm, el poeta de Córdoba, poeta comprometido, defensor de los omeyas y de su ciudad saqueada por la conquista bereber, tuvo una vida trágica. Perdió su casa, sus referencias, viviendo el sufrimiento y el exilio en Mallorca: “Entre los vivos me encuentro muerto de pesar, y la tristeza me ha sepultado en este mundo”.

Pese a todo, escribirá El collar de la paloma, un tratado amoroso en la tradición árabe del Libro de la flor. Amor a primera vista y amor del reencuentro, pero también amor de fidelidad.

Nicène Kossentini retoma dos páginas de ese manuscrito, manteniendo su formato, y las pone en un díptico. Recubierto de trazas de tinta rojo ladrillo, que crean un nuevo moteado, el manuscrito da lugar a un paisaje de olas, con algunos fragmentos de escritura por aquí y por allá. La idea de la huella, esa música y esa ausencia en la presencia lo ha invadido todo. Pasado de la escritura-recuerdo ilegible y presente de un viaje flotante, indeciso. Un nada sobre nada, que se convierte en todo.  

A partir de ahí, entre palabras y silencio, el vídeo Poem vuelve sobre ese tiempo doble que habita la obra de Nicène Kossentini. Sobre un mar casi estático, una boca trata en vano de articular los límites del sonido y del sentido, al igual que el díptico mostraba la materia presente-ausente de la escritura. Un espacio incierto que abre el tiempo. Un tiempo fuera del tiempo, creador de multiplicidades plásticas y conceptuales que se ensamblan, mezclan y entrelazan para alcanzar mejor la zona límite del des-ser de un inconsciente íntimo y cultural. En resumen: de la estética como ética.  

En un mundo de imágenes omnipresentes y de globalización liberal, el tiempo del arte acaba habitando esos nuevos posibles de lo imaginario que son los tránsitos de las culturas, sus intersecciones, sus huellas y sus presencias. Un tiempo múltiple, difractado, entre la disolución y la recomposición. Un arte del tiempo, que conjuga el Antaño con el Ahora en una exhalación, el momento errante en el que surge una estética de lo efímero. Dividido entre fascinación y pérdida, es lo efímero del arte, pero también de la vida. Fugitive, pues.


Este artículo de Christine Buci-Glucksmann, se enmarca en el acto inaugural de la exposición Fugitive, de Nicène Kossentini, que pudo verse entre octubre de 2016 y febrero de 2017 en la sede de Casa Árabe en Córdoba. 

Sobre el blog

La Red de Casas es un instrumento de la diplomacia pública española, compuesto por Casa África, Casa de América, Casa Árabe, Casa Asia, Casa del Mediterráneo y Centro Sefarad-Israel. Su finalidad es fortalecer la cooperación política y económica, el diálogo intercultural, el mutuo conocimiento y los lazos de España con los distintos ámbitos geográficos en los que actúan. Este blog dará voz a las personalidades políticas, institucionales, sociales y culturales que participan en las actividades de las Casas y servirá para invitar a las actividades que se organizan. Web: www.reddecasas.es Twitter: @ReddeCasas.

Archivo

mayo 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal