Red de Casas del Ministerio de Exteriores

Un balance del cambio económico en Argentina

Por: Red de Casas

18 may 2016

Federico I. Poli

Nos aproximamos a los primeros 6 meses del gobierno de Mauricio Macri en la Argentina. La situación de partida ha sido complicada. Se venía de 12 años de gobiernos de los Kirchner, que terminaron aplicando políticas populista. Los desequilibrios de la economía eran (y son) muchos y de magnitudes relevantes: 4 años de estancamiento, con alta inflación (27% anual), déficit fiscal elevado financiado con emisión monetaria y presión impositiva récord, subsidios irracionales a los servicios públicos y tarifas políticas, tipo de cambio oficial muy atrasado con mercado paralelo (brecha de 60%), bajas reservas internacionales en el BC a pesar de la represión financiera y comercial y una deuda externa en default desde hace casi 15 años.

Un largo y necesario proceso de normalización

Con la nueva administración, la economía argentina ha iniciado, una vez más en su historia, un largo proceso de normalización. Esto durará, presumiblemente, todo el año 2016. El Gobierno volvió a un mercado único y libre de cambios con una desvalorización de la moneda local de casi el 50%, eliminó las trabas a las exportaciones, empezó a sincerar las tarifas de los servicios públicos (en electricidad, partiendo de niveles muy bajos, hubo incrementos de entre 300% y 500%) y se normalizó la situación de la deuda externa en default en los Tribunales de New York.

El necesario cambio de precios relativos por el sinceramiento del tipo de cambio y tarifas, junto con la quita de retenciones a las exportaciones, han generado un lógico salto inflacionario en los primeros meses (4% mensual aproximadamente el promedio diciembre-abril).

El gobierno eligió acertadamente el camino del gradualismo fiscal, tal vez el único que política y socialmente tenía. Apunta a reducir progresivamente el déficit primario de 5,8% del PIB de 2015 a lo largo de los cuatro años de mandato (4,8% para 2016; 3,3% para 2017; 1,8% para 2018 y 0,3% para 2019), para evitar incremento de los impuestos y reducción abrupta del gasto público que impacte sobre la demanda agregada. Veremos que los incrementos de tarifa y gas últimos, de abril/mayo, significa cierta desviación de este planteo.

Es un programa económico que se maneja sobre un estrecho desfiladero. Es difícil el balance entre un ajuste fiscal suave y un programa monetario que no se desmadre por la monetización de parte de las colocaciones de deuda externa (se calcula, aproximadamente, U$S 20 mil millones, la mayor emisión de un emergente en los últimos 20 años) o entre el ajuste fiscal suave y una mayor deuda interna que no genere desplazamiento del crédito privado (aumento de la tasa de interés).

El gobierno sabe que la coyuntura global no es favorable y la de América Latina peor aún, agravada por la caída libre de Brasil, que explica casi la mitad de las exportaciones de manufacturas de origen industrial argentinas, de sectores que difícilmente pueden redireccionar esas ventas. A esto se suma el impacto de importaciones brasileñas, a precios devaluados, desde sectores industriales cuya dimensión es, en Brasil, varias veces la capacidad productiva local, y que con pequeños saldos inundan el mercado argentino. Por esto la apertura de la economía a las importaciones está siendo manejada con prudencia y el Gobierno expresó que seguirá hacia adelante en esta misma sintonía.

En estos meses han llegado en visita oficial el Presidente de los Estados Unidos, Obama, y los Jefes de Gobierno de Italia y Francia (Renzi y Hollande) cuyas máximas autoridades no visitaban el país hacía casi 2 décadas. Argentina necesita de inversiones externas directas que le permitan incrementar su tasa de inversión, por eso recibir a los líderes mundiales para dar a conocer los cambios en la economía es importante.

Los énfasis de la gestión y los desafíos

Normalizar la economía es imprescindible, pero el gobierno debe estar en todo este camino bien atento a la situación de los sectores más desprotegidos, incluidas las PYMES. 

Pymes. La retracción de la demanda interna, la suba de tasas de interés y el incremento de los costos de servicios, determina que se le deba brindar atención focalizada a las PYMES, para evitar consecuencias económicas-sociales indeseadas. La semana pasada se ha anunciado un promisorio paquete de medidas de apoyo financiera, impositivo y de comercio exterior para las PYMES que atiende algunos reclamos históricos del sector (como la extensión del plazo de pago del IVA, la eliminación del impuesto a la rente mínima presunta o la reducción del impuesto a las ganancias por las inversiones realizadas). Habrá que ver su implementación e impacto, porque a diferencia de la quita de retenciones o de subsidios que impacta de modo inmediato, a partir de una resolución administrativa, muchas de estas medidas dependen de procesos que no son automáticos, tanto su puesta en marcha como la apropiación de las mismas. El factor tiempo es crucial en estos procesos.

Tarifazo. Se incrementaron las tarifas de electricidad y transporte, a esto se sumó un aumento de tarifas de gas residencial pautado en 2 tramos que se implementó de un golpe; y a esto se agregó un incremento no planificado de las tarifas del agua. Esto implicará que la reducción de subsidios en 2016 superará en 60% la estimación original (2,4% del PIB vs. 1,5% del PIB), impactando sobre el poder adquisitivo de la población y alimentando la dinámica inflacionaria. Las primeras estimaciones sobre las tarifas sociales anunciadas para estos rubros muestran una baja extensión de las mismas. Es de destacar que el último incremento reciente de combustibles ubica la actualización anual en 35%, colocando este precio por encima del que determina la paridad de importación, lo mismo que ocurre con el precio del gas. Esta situación, en la actual coyuntura, luce desatinada por motivos varios: alimenta la dinámica inflacionaria y, consecuentemente, implica una caída de ingresos de las familias y un aumento de costos para las empresas y, por otra parte, el incremento del costo fiscal en subsidios a electricidad y gas, que tanto cuesta reducir. En un marco económico tan ajustado, desvíos de este tipo pueden tener una significación muy alta.

Sectores sociales vulnerables. El impacto del reseteo de los precios relativos distorsionados afecta de manera importante a varios sectores sociales: asalariados, cuentapropistas, jubilados, población con planes sociales, entre otros. Apenas asumido el Gobierno dejó trascender un paquete de medidas en materia social que tardó en plasmar (cambios en el impuesto a las ganancias, extensión de la Asignación Universal por Hijo, devolución del IVA a los bienes de la canasta básica a jubilados y beneficiados de planes sociales, tarifa social en los bienes públicos). Recién hace 3 semanas se anunció la puesta en marcha de algunas de estas medidas y el envío al Congreso para su tratamiento de las otras. Queda por verificar si el paquete social estará a la altura de los desafíos que la normalización económica impone, aunque destaca la ausencia de un programa alimentario para luchar contra el hambre; un flagelo que hace unos años se volvió a instalar en Argentina y que era esperable que el impacto de este proceso de ordenamiento profundizara. En el terreno social se debe actuar rápido y con contundencia, no solo por cuestiones de estricta equidad, de paz social y sostenibilidad política sino, también, por el impacto económico recesivo que no hacerlo implica.

Desafíos. A futuro, hay innumerables desafíos. Uno de estos es que el gobierno no decodifique la contracara del populismo como la atención a la recomposición de la rentabilidad de las grandes empresas, desatendiendo otros equilibrios necesarios, como las demandas sociales. Otro desafío, crucial para el desarrollo, es el nivel del tipo de cambio real que determina la rentabilidad del sector transable y, en particular, de los sectores más complejos tecnológicamente que den lugar a la diversificación productiva. Habrá que ver el modo cómo una economía sin impuestos a las exportaciones de productos primarios y un solo tipo de cambio, compatibiliza el desarrollo de estos sectores con el del aparato industrial, dado el alto diferencial de productividad existente. En esta materia el Gobierno deberá estar muy atento para no ceder a la tentación de todo gobernante de anclar el tipo de cambio para, atrasándolo, frenar la inflación y generar una sensación de engañoso bienestar efímero que otorga la sobrevaluación de la moneda local.

 

Federico I. Poli es economista, ex Director de Asuntos Económicos de SEGIB y ex jefe de Gabinete del ex-ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna. Participó en la conferencia "Latam, entre la cuenca Asia-Pacífico y Atlántica" en Casa de América

Hay 4 Comentarios

no a los corruptos k como este señor.

En Argentina, mi país, la economía funciona en un mercado informal ( en negro) del 45%, hay rubros como las verduras que llega al 78%. ¿ puede funcionar una economía formal de producción en esta realidad? La pregunta, en la mayoría de la actividad ¿ usted necesita Boleta? Es por eso que se incrementan día a día las fortunas marginales Este gobierno puso en marcha el plan económico de Chile de los 70, pero se olvidan de que allí el IVA es un impuesto obligatorio y que se sanciona, aquí es voluntario. Recuerdo cuando Pinochet nombro a un Empresario amigo Embajador extraordinario para resolver cuestiones Internacionales. Cuando este Señor abandono la actividad publica, siguió como Empresario. Al tiempo le descubren operaciones en negro, y fueron a consultar a Pinocho, y este les dijo: en estas cosas ni me hablen apliquen la ley, y este Señor estuvo detenido y el Estado recupero con punitorios el IVA

este inutil fue procesado con causa prescripta. funcionario KKK, corrupto y ahora se hace el analista PRO.
En el PRO no queremos corruotos K:

Me parece un diagnostico certero y equilibrado de la situacion economica en el pais. Vivo en Argentina hace años, y despues de la pobre gestion económica del gobierno anterior (particularmente en el 2do mandato de Cristina Kirchner), no esta claro si Macri tiene una hoja de ruta clara para una recuperacion economica inclusiva, o si sera el bandazo oscilatorio clasico en la politica argentina. Por ahora, pocas medidas han estado dirigidas a paliar los efectos negativos sobre las clases medias y principalmente las mas vulnerables.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

La Red de Casas es un instrumento de la diplomacia pública española, compuesto por Casa África, Casa de América, Casa Árabe, Casa Asia, Casa del Mediterráneo y Centro Sefarad-Israel. Su finalidad es fortalecer la cooperación política y económica, el diálogo intercultural, el mutuo conocimiento y los lazos de España con los distintos ámbitos geográficos en los que actúan. Este blog dará voz a las personalidades políticas, institucionales, sociales y culturales que participan en las actividades de las Casas y servirá para invitar a las actividades que se organizan. Web: www.reddecasas.es Twitter: @ReddeCasas.

Archivo

agosto 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal