Red de Casas del Ministerio de Exteriores

Felicia Waldman

La exposición pretende recuperar y ofrecer al público la historia, en gran medida olvidada, del Bucarest sefardí cuyo patrimonio físico se encuentra, lamentablemente, en curso de desaparición (a causa de los cambios sufridos en las fachadas, de la modificación del uso del espacio o de las demoliciones), al igual que la comunidad que lo creó (de la que a día de hoy no quedan ni 50 personas, incluyendo a las familias mixtas).

Los paneles expuestos documentan, mediante fotografías antiguas y recientes y materiales de archivo tomados de los libros Istorii și imagini din Bucureștiul evreiesc (Historias e imágenes del Bucarest judío)  y Personaje și povești din Bucureștiul sefard (Personajes e historias del Bucarest sefardí), publicados por Felicia  Waldman y Anca Ciuciu Tudorancea (Noi Media Print, Bucarest, 2011/2016), los más de 500 años de historia de los judíos españoles que, dirigiéndose a otros destinos, pasaron por Bucarest, acabaron por establecerse allí, trayendo con ellos negocios inéditos pero también instituciones comunitarias, centros educacionales y organizaciones culturales de las que se beneficiaron en muchas ocasiones también los judíos askenazíes. Aunque estos últimos llegaran con posterioridad, pronto se llegaron a ser mucho más numerosos, con menos posibilidades financieras. También se beneficiaron de la presencia sefardí los rumanos (mediante las donaciones efectuadas por los banqueros sefardíes a la Academia Rumana y a la Universidad de Bucarest destinadas a becas y premios de las que recibieron muchas personalidades no judías).

Mencionados en documentos oficiales del Estado Valaco ya desde 1550, los sefardíes, procedentes sobre todo del Imperio Otomano pero también de Italia o incluso de Austria, fueron objeto de un trato oscilante a lo largo del tiempo. O bien se les atraía con diversas facilidades ofrecidas por los príncipes para dar un impulso a la economía local al serles reconocido el mérito en el flujo comercial entre Oriente y Occidente, o bien se les hostigaba mediante persecuciones y restricciones una vez la economía parecía tomar auge. Sin embargo, independientemente de lo que el destino les reservara, ellos quedaron vinculados eternamente a la España perdida de lo que es prueba no sólo el idioma ladino y las tradiciones perpetuadas por muy adversas que fueran las circunstancias, sino sobre todo los nombres que eligieron utilizar: apellidos tales como Alcalá, Bejarano, D’Erera, Djaen, Gheron, León, Medina, Miranda, Navarro, Segura, Soriano, Toledo, Todela, Taragano; nombres masculinos tales como Angel, Amado, Blanco, Benveniste, Caro, Donoso, Galano, Querido, Presente, Santo y nombres femeninos tales como Ángela, Amada, Alegría, Bella, Blanca, Clara, Consuela, Diamante, Dona, Estrella, Esmeralda, Esperanza, Fermosa, Gracia, Gentila, Hermosa, Luna, Linda, Morena, Mercada, Niña, Oro, Paloma, Perla, Preciosa, Rosa, Rica, Reina, Ventura, Vida, Zafira.

Reconocida como gremio desde 1694 y como institución desde 1730, gracias a los esfuerzos de Daniel de Fonseca y Celebi Mendes Bally, la comunidad israelita española contribuyó directa e intensamente tanto al desarrollo de la economía como a la evolución de la cultura, no sólo en el mundo judío sino también en el rumano y no sólo en Bucarest sino también en el resto del país.

La exposición pretende recomponer, a partir de fragmentos, la imagen del antiguo Bucarest sefardí mediante toda una serie dedicada a personalidades sefardíes (presentadas en la sección 1), un mosaico de tiendas y anuncios que dan fe de la diversidad de sus ofertas comerciales (presentadas en la sección 2), una serie de edificios representativos construidos por o para familias judías de origen español y mediante una colección de documentos personales (certificados de estado civil, cartas) u oficiales (peticiones a las autoridades, planos arquitectónicos, mapas, tarjetas de visita) (presentados en la sección 4).

La decadencia de este Bucarest empezó durante la Segunda Guerra Mundial, coincidiendo con la destrucción del Gran Templo Español Cahal Grande por parte del movimiento de extrema derecha y con la partida a Suramérica, especialmente a Argentina, de aquellos que consiguieron obtener visado  para este destino.  Después de 1944, cuando el propio Sabetay Djaen, el Gran Rabino de la comunidad, se fue, por motivos de salud, a Buenos Aires, de donde había venido, entre 1949 y 1965 la comunidad sefardí quedó relegada a ser una pequeña parte dentro del seno de la comunidad askenazí. A día de hoy no queda ninguna estructura comunitaria sefardí debido al número demasiado pequeño de sus miembros. De este modo termina una historia de 500 años a la que queremos rendir homenaje mediante esta exposición.

 

Felicia Waldman es profesora titular de la Universidad de Bucarest y profesora asociada de la Universidad de Haifa, y ha participado en la exposición "El Bucarest sefardí 500 años de historia contados en 100 imágenes" que se puede visitar hasta el próximo mes de diciembre en el Centro Sefarad-Israel.

 

 

 

 

El teatro como puente entre culturas

Por: Red de Casas

23 nov 2016

Marco Magoa

La intuición y talento de los actores árabes es único, increíble, natural y sorprendente. He dirigido a unos setenta actores árabes, casi todos profesionales, la mayoría estaban deseando comunicar, experimentar el hecho creativo, interpretar a través de sí mismos, de sus voces y experiencias. Estos jóvenes artistas necesitan formación, libertad a la hora de crear (sus regímenes, gobiernos y monarquías muchas veces no permiten una libertad total al hecho creativo), de comunicar con otros artistas, e incluso carecen de facilidades para mostrar sus trabajos fuera del mundo árabe, es decir, necesitan lo que cualquier artista. Tenemos una oportunidad única para compartir cultura. No debemos olvidar lo que nos une, lo mediterráneo, nuestro pasado romano, griego... Ellos también deben recordarlo.

Egipto, Jordania y Marruecos, son países que conozco bien. Son Mediterráneo puro, ese Mediterráneo que una parte de Europa ha olvidado... Ellos no, el pueblo árabe todavía mantiene la esencia del tiempo para los demás y para uno mismo. Están llenos de jóvenes que desean descubrir nuevos lenguajes artísticos. Sus situaciones políticas y económicas no son fáciles y eso para el arte, es un momento de oportunidad. Saber vivir también es un arte, es el único que importa...

Durante La Noche de los Teatros, fui invitado por Casa Árabe en Madrid, con el fin de dar a conocer los espectáculos de teatro que estrené en Marruecos, Egipto, Jordania, Dinamarca y España. Esta propuesta llegó en el momento oportuno después de años viviendo grandes periodos de mi vida en el mundo árabe, sobre todo en Egipto. Acababa de finalizar el estreno de tres obras de teatro distintas en tres continentes, sobre las muertes de ciudadanos sirios, y de otras nacionalidades en el mar Mediterráneo. Esta trilogía se desarrolló en Jordania, Egipto y Dinamarca con la participación de alrededor de treinta y cuatro actores provenientes del Mundo Árabe y de diferentes nacionalidades.

Al regresar a España a finales de enero del 2016, tras estrenar en Copenhague la tercera función de la trilogía MARE NOSTRUM. FINIS SOMNIA VESTRA un monólogo en inglés, en el cual interpreto a un superviviente sirio de un naufragio, me sentía agotado emocionalmente... A lo largo de una estancia en Jordania, durante el mes de septiembre y parte de octubre del 2015, para el estreno de la primera parte de la trilogía, tuve la oportunidad de desarrollar otros talleres, con niños huérfanos de Siria e Iraq. También pude visitar el campo de refugiados sirios llamado Zaatari. Todo me ayudó a documentarme para la trilogía y entender su dolor, el dolor de la guerra... el de los olvidados en ese campo en mitad del desierto.

Hace unos once años que comencé mis estudios de árabe mientras trabajaba como actor y director. Los veranos eran de caluroso exilio y maravillosas experiencias, el momento de irme solo a vivir a Damasco, a El Cairo, descubrir Egipto, ir a Marrakech, a Tánger, viajar por Jordania, Líbano.

Al finalizar mis estudios de árabe en 2010, decidí irme a vivir a Egipto durante un año. A raíz de dicha experiencia, mi vínculo con Egipto ha ido en aumento, llegando a dirigir ocho espectáculos, pasando por los gobiernos de Mubarak, la revolución egipcia, durante la cual estaba ensayando Bodas de sangre en el Teatro Nacional, el gobierno de Mursi, el golpe de estado, el gobierno del General al-Sisi, los atentados... Gran parte de dichos espectáculos, tuvieron que ser ensayados bajo “toque de queda” a las cuatro de la tarde y “estado de excepción”, debido a la situación política del país. El deseo del pueblo egipcio por seguir adelante y continuar la creación artística, así como mi propio deseo me han hecho regresar cada año sin descanso.

Recuerdo el último día de ensayos de Bodas de sangre (con el apoyo de la Embajada de España en El Cairo) durante la revolución. Algunos jóvenes ya habían sido detenidos y enviados a cárceles en el desierto, algunos nunca han vuelto a aparecer. Lorca se hizo más presente que nunca, en aquel último ensayo, y aquellos jóvenes artistas entendieron aquel día muchas cosas... Una vez caído el régimen de Mubarak, meses después, se lograron  retomar los ensayos y estrenar Bodas de sangre en el Teatro Nacional. El régimen de Mubarak había educado a una generación de jóvenes lejos de la imaginación y el riesgo artístico, pero estaban deseando experimentar, eso es imprescindible en un artista, el riesgo, la experimentación... Tuve la suerte de ser testigo  de un momento social único y de  vivirlo con ellos a través del teatro. El segundo montaje en el año 2012, ya caído Mubarak se titulaba El otro y recogía poemas de Ángel González y José Hierro que tradujimos al árabe. Para la representación de esta obra de teatro, se tuvo que construir un estanque de nueve metros de largo con agua, sobre el que un bailarín y los actores actuaban a la vez que  se proyectaban vídeos del mar Cantábrico. Los hermanos musulmanes estaban en el poder cuando estrenamos El otro, pero poco después sucede el golpe de estado militar. Aun así, una semana después del golpe, me trasladé a El Cairo para comenzarlos ensayos de un nuevo espectáculo durante el toque de queda y estado de excepción, cuyo título era  “Zenocrate and Zenobia. (The exiled)” cuya trama versaba sobreel uso de la fuerza por parte de los tiranos para perpetuarse en el poder. El éxito de esta representación me sigue asombrando a día de hoy, tanto por las circunstancias políticas del momento como por la peculiaridad de la escenografía y la localización del lugar: la representación de esta obra, tuvo lugar en una nave industrial en el corazón de El Cairo y donde público y actores compartieron espacio.

Los egipcios acogieron aquel ejercicio de experimentación escénica como algo necesario, vital, una energía que necesitaban compartir y gritar. Luego vinieron montajes encargados por distintas Embajadas (Brasil, EEUU). La obra encargada por la Embajada brasileña, versó sobre la emigración árabe a Brasil durante el siglo XIX y XX. Un espectáculo valiente y muy político sobre la juventud egipcia y los mismos deseos de emigrar que sus antepasados. Una vez más, contaba con la energía desbordante de los artistas y el pueblo egipcio, entregado a lo nuevo, dispuesto a descubrirse, a verse reflejado en la escena, a sentir, llorar, indignarse y reír sin descanso.

La obra encargada por la Embajada de EEUU, fue más arriesgada, se optó por  un texto que hablara del acoso sexual a la mujer, las drogas y los jóvenes y la homosexualidad, todo esto con el nuevo régimen militar de Sisi en el poder. El valor mostrado por los actores fue toda una lección. Un joven actor egipcio heterosexual se mostró entusiasmado de poder interpretar, en un monólogo de 8 minutos, a un hombre gay enamorado, abandonado por su pareja y solo en la calle, donde mostraba su dolor, amor a ese hombre, su violencia, debilidad e impotencia... el público interrumpía el monólogo con aplausos. Inaudito en un país donde a los homosexuales se les persigue y mete en la cárcel. La sociedad siempre va por delante de sus políticos y el teatro y su público es un buen lugar para comprobarlo. La última función en El Cairo titulada Nada, no pudo ser estrenada en el Teatro Nacional, debido a la decisión del régimen de expulsarme del teatro unos días antes del estreno en noviembre del 2015, al descubrir que la obra trataba el tema de los refugiados sirios que mueren en el mar. A pesar de ello, la obra se estrenó en otro teatro de la capital egipcia.

Toda esta experiencia a lo largo de los últimos años en el Mundo Árabe, me ha llevado a pensar que La creación artística es inherente al ser humano. Viendo las pinturas de Altamira o las tumbas en Luxor, se entiende que necesitamos el arte y la belleza para comprender quienes somos. Necesitamos reproducir artísticamente lo que nos rodea y sucede para comprender quiénes somos.

Es ahí donde debemos incidir. Vivimos momentos inciertos, violentos, donde para algunos jóvenes (muchos y cada vez más) la manera de comprender la vida es la muerte, la violencia y el terrorismo.

El pasado mes de junio, un joven de origen afgano mató a más de 50 personas en un club gay de Orlando.  Se trata de un ejemplo más que confirma que no podemos abandonar a los jóvenes de aquí y de allí, a la sociedad, no debemos privarles de sus capacidades intelectuales, de la danza, el teatro, la música en todas sus vertientes, la pintura, la escultura, la literatura, la filosofía... una sociedad inculta es carne de cañón, y será víctima del canibalismo de la nada.

Pintemos juntos de nuevo las cuevas del futuro con nuestros sueños; para comprendernos y para, como decía un personaje de Chejov, “Un poco más y sabremos para qué vivimos y para qué sufrimos. Si pudiera saberse...”

 

Marco Magoa es director de teatro, guionista y escritor, y participó en "La Noche de los Teatros" el pasado 1 de abril de 2016 en Casa Árabe.

Casa Asia

 

El embajador de España en Irán, Eduardo Lopez-Busquets, participó el pasado 14 de septiembre en el encuentro empresarial "Oportunidades de negocio e inversión para la empresa española en Irán", que ha tenido lugar en la sede de la CEOE. También han intervenido Juan Canals, presidente del Comité de Países Mediterráneos y Oriente Medio (CEOE) y Ramón Mª Moreno, director general de Casa Asia.

 

Esta charla se enmarca en el programa “Encuentros de Diplomacia Económica sobre Asia“, que con anterioridad ha abordado la situación económica de Australia, Bangladesh, India, Corea del Sur y Japón de la mano de los embajadores destinados en estos países del continentes asiático.

 

Con la entrada en vigor del acuerdo nuclear con Irán en enero de 2016, avalado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la República Islámica se ha abierto a la inversión extranjera tras 10 años de bloqueo económico y ofrece, por consiguiente, oportunidades de inversión para la empresa española. Este ha sido el punto de partida.

López-Busquets ha empezado su intervención destacando que “el acuerdo que firma Irán es mucho más que un acuerdo nuclear. Es un acuerdo que busca reinsertar el país en el mapa internacional”. Este objetivo, ha dicho, es legítimo pero entraña un problema para Arabia Saudí e Israel, enemigos acérrimos de Irán ya que se disputan el control de una zona de enorme importancia geoestratégica.

No en vano, Irán cuenta con 80 millones de habitantes, una población joven y formada, un PIB que crece del orden del 4% anual, posee grandes reservas de hidrocarburos, y es el país que la comunidad internacional desea que tenga un papel constructivo en una zona tan convulsa como Oriente Medio. "Es, en definitiva, el país que queremos colocar en el mapa tras el acuerdo nuclear".

El embajador también ha asegurado que la motivación principal detrás del acuerdo que ha firmado Irán es su necesidad de dinero, debido en gran parte a la bajada del precio del crudo de estos últimos años que ha laminado su economía, y a la falta de liquidez en el sector público, aunque no es así en el sector privado ni tampoco en las recientes empresas públicas privatizadas. Por otro lado, ha insistido en que el acuerdo no prohíbe sino que promueve el desarrollo en Irán de una industria nuclear civil, sector que puede ser una puerta de entrada para las empresas europeas.

En el caso de España, está bien posicionada ya que “históricamente no ha tenido mucha relación con Irán, ni buena ni mala, y eso nos sitúa ya en una posición mejor que la de muchos otros países”.

López Busquets ha subrayado, no obstante, que a pesar de las oportunidades de inversión que ofrece el país, la República Islámica tiene que resolver su problema de financiación. Este, es sin duda, el principal obstáculo ya que en Irán no hay bancos que financien ni están tampoco en consonancia con la legislación financiera internacional.

Irán, actualmente, produce menos barriles de petróleo por culpa de unas instalaciones obsoletas, el precio del crudo ha bajado, circula menos dinero y esto hace aún más complicado su problema de financiación. Por otra parte, hay una crisis bancaria provocada, entre otras cosas, por las trabas que existen para enviar dinero al extranjero, usar tarjetas de crédito o comprar en Internet. Y perviven, igualmente, muchas sanciones tanto europeas como norteamericanas, previas al embargo nuclear y asociadas al terrorismo y a los derechos humanos que tampoco ayudan a resolver el problema, ha enfatizado el diplomático.

Se  había creado la sensación, según el embajador, de que después del acuerdo nuclear todo iba a ser muy fácil en Irán, pero no ha sido así. "Todo el mundo esperaba que al día siguiente del “implementation day” todo cambiaria, pero la realidad es que ha habido muy pocos cambios".

Hay que tener presente que en enero de 2016 Irán se reincorpora al SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Globales), para poder transferir dinero entre países, tras cuatro años ausente de este sistema, y es de esperar que estas dificultades que presentan los bancos iraníes sean poco a poco eliminadas.

Pero no todo es negativo, ha concluido, ya que, por ejemplo, Airbus y Boing han firmado convenios con Irán para fabricar aviones, lo que demuestra que hay buenas opciones de inversión en este campo como también en el de las infraestructuras básicas, energéticas, de transportes y comunicaciones, turismo o medioambientales, en las que España tiene grandes empresas. Por eso, se ha mostrado confiado en que "Irán resolverá sus problemas,” y ha animado a las empresas españolas a que inviertan en el país a pesar de los obstáculos financieros que presenta.

 

Eduardo Lopez-Busquests es Embajador de España en Irán y participó en el encuentro empresarial "Oportunidades de negocio e inversión para la empresa española en Irán" organizado por Casa Asia, que se celebró el pasado 14 de septiembre en la sede de la CEOE.

Jaume Marzal Canós

El acto homenaje a Konstantino Kavafis, organizado conjuntamente por  Casa Mediterráneo y el Colectivo Mediterráneo es un merecido tributo al eterno poeta griego.  Su forma tan directa y a la vez  tan llena de exquisita belleza supo reflejar en sus versos tanto el mundo clásico heleno como su complicada y clandestina sexualidad,  vivida entre el mundo de la orilla griega y turca del Mediterráneo y el de la orilla egipcia.

Tras la presentación por parte de Miguel Oliveros, Director General de Casa Mediterráneo, y Conchi Romero, Presidenta del Colectivo Mediterráneo, se inició el acto con el recitado en griego del poema “Cuanto puedas” en la voz de Konstantina Papavasileiou,  le siguieron ya en español, los poetas Carmen F. Bolaños y José Luis Rico recitando entre otros los poemas “Troyanos”, “Esperando a los bárbaros”, “Para quedarse” “El viejo” y su famoso “Ítaca”. La música corrió a cargo de la chelista Verónica Rubio. El escritor y Doctor en Literatura Española José Luis Ferris presentó y glosó la figura del poeta. Las imágenes proyectadas pertenecen a los artistas miembros del Colectivo Mediterráneo, Isabel Rico, Jaume Marzal, Juan Aís, José Luis Rico, Salvador Galán, Conchi Romero y Pilar Sala.  

Konstantino Kavafis, (Alejandría 1863-1933)  hijo de unos ricos comerciantes griegos originarios de Estambul, nace y reside durante unos años con su familia en Alejandría, pero en 1870 tras la muerte de su padre, los Kavafis  se trasladan a Inglaterra para emprender una nueva vida, donde entre Londres y Liverpool, Konstantino recibe una completa educación inglesa  (Es conocido  que hablaba de forma fluida y escribía perfectamente  tanto  el inglés como el francés, el árabe o el italiano).                                                                                                                                                        De viaje a Estambul el joven Konstantino experimenta sus primeras relaciones homosexuales clandestinas, época en la que estas furtivas experiencias harán surgir en él al futuro gran poeta.

De nuevo instalada en Alejandría la familia se sume en la ruina, motivo por el que Konstantino debe acceder a un empleo en el Ministerio de Riegos egipcio, empleo que conservará durante los siguientes 30 años.

Y también de nuevo, en la clandestinidad alejandrina, el poeta sigue escribiendo y con incertidumbre puede perderse en las cálidas noches egipcias por los bares y burdeles de su ciudad natal, en busca de la “delicia y el perfume” del lujurioso amor prohibido, bebiendo “un vino fuerte como sólo los audaces beben el placer”.

Al respecto, son muy esclarecedoras las palabras pronunciadas por José Luís Ferris sobre la experiencia poética y amorosa de Kavafis:

“...Y es que la poesía, para Kavafis, situada a la altura del placer y la belleza, no eran para mostrarse a la luz pública ni estaba al alcance de todos. Era sólo manjar de temerarios estetas hedonistas que la cultivaban y la compartían en peligroso territorios prohibidos.

De esos lugares tiernos y cenagosos aún quedan cafetines y tabernas que los recuerdan, pequeños antros que carecen, como entonces, de mujeres, y que se ven atestados de muchedumbres masculinas que parecen flotar entre aroma de café turco y nubes de humo de los fumadores de shisha. Cualquiera diría que lo que sucede entre esos jóvenes de piel broncínea y tersa y los clientes que los espían, lujuriosos y ávidos, todo es natural; sereno y natural como los hombres y los adolescentes que se aman en los poemas de Kavafis, los efebos y los caballeros que disfrutan del goce de la carne con la buena conciencia de dioses paganos. Sin embargo, nada ocurrió así en vida del poeta cuyos amores debieron ser extremadamente difíciles y sobresaltados, manchados de temor y de ilusiones que se frustraban...”

En 1897 viaja a París y Londres y por vez primera, en 1901 pisa las eternas tierras griegas donde permanece durante dos años y donde publican algunos de sus poemas y su primer libro.

De nuevo en Alejandría a partir de 1907, se instala en un piso de la calle Lepsius hasta su muerte. Después de viajar a Atenas para tratarse un cáncer de laringe diagnosticado en 1932 y por el que pierde la voz a causa de una traqueotomía, es internado en el Hospital Griego de Alejandría, donde un 29 de abril de 1933 al poeta mediterráneo por excelencia se le apaga definitivamente la llama de la vida. Años después, en 1935, ve la luz la primera edición de sus 154 poemas.

Con este acto homenaje a Kavafis, en Casa Mediterráneo, continuamos  con las actividades que iniciamos hace ya dos años y cuya principal motivación es colaborar a tejer relaciones interculturales entre los distintos países de la ribera mediterránea. Mediante el arte esperamos contribuir modestamente a un diálogo que ayude a potenciar y conocer en estos convulsos momentos toda la vasta cultura y tradición común que debería unir, lejos de luchas fratricidas y trágicas muertes, a las milenarias civilizaciones de este nuestro querido Mare Nostrum.

 

Jaume Marzal Canós es pintor y Vicepresidente del Colectivo Mediterráneo, y participó en el "Homenaje a Kostantín Kavafis" celebrado el pasado 29 de junio de 2016 en Casa Mediterráneo.

Casa Árabe

A inicios de junio de 2016, un grupo de periodistas libios se reunió en la sede de Casa Árabe de Madrid para consensuar un plan de acción semestral, cuyo texto asegura querer “contribuir a la reconciliación nacional  y apoyar la coexistencia pacífica de los libios dentro de un país unido”.

Es evidente que la caída del régimen de Muamar Gadafi no trajo la esperada democracia a Libia, sino que desembocó en la atomización del país. Desde el verano de 2014, se ha instaurado un conflicto entre una coalición de milicias, llamada “Amanecer Libia”, que controla Trípoli, y un Parlamento electo y reconocido en aquellos tiempos por la comunidad internacional, instalado en Tobruk. Es una guerra cuyo resultado hasta el momento se salda con al menos 5.000 muertos, una  economía en ruinas y medio millón de personas sin hogar.

A esto hay que sumarle el dramático ascenso de Daesh en la ciudad portuaria de Sirte, en el norte del país. Según Mahmoud al Bousifi, director de la Agencia Nacional de Noticias en Libia, la crisis en Sirte podría presentar una oportunidad para la reconciliación: “existe un problema entre el gobierno de unidad nacional y el parlamento de Tobruk, que no lo reconoce, pero la ofensiva contra Daesh en Sirte podría zanjar la brecha y lograr una postura común”.  Sin embargo,  Ezzedine Abdelkarim, director de Radio y TV libia, opinó que  el conflicto en Sirte podría enconar aún más las posiciones de ambos bandos.

El papel de los medios

Hace tiempo que el optimismo de 2011 se ha esfumado y ha sido reemplazado por una creciente desesperanza. “Ahora estamos sufriendo el legado de Gadafi, la falta de instituciones, la ausencia de democracia, la falta de saber cómo unirnos", señalaba Goma el Gamaty, enviado del gobierno rebelde a Londres durante la revolución, en declaraciones al diario británico The Guardian.

Los analistas de la región advertían sobre la propensión de los medios libios a sucumbir a la polarización rápida y llegar a ser una fuente importante de mensajes de odio y de incitación a la violencia.  Pero los medios también ofrecen un enorme potencial como agente de mediación y proveedor de mensajes positivos para promover la cohesión social.

La UNESCO, agencia de NNUU dedicada a la ciencia, la educación y la comunicación, decidió a mediados de 2014 recalibrar sus programas de desarrollo de medios en el país para introducir normas básicas de periodismo ético y profesional, trabajando con un grupo de profesionales de los medios de comunicación de Libia, que podrían funcionar como modelos para sus pares. Estos profesionales incluyen propietarios y altos directivos de medios de comunicación, además de los propios periodistas.

 Madrid, lugar de encuentro para la mediación

Así, con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, se realizaron tres reuniones sucesivas en Madrid entre 2015 y 2016, tanto para la formación de este grupo como para crear un consenso que diera pie a acciones constructivas. La primera reunión en julio de 2015 brindó a los directivos  y propietarios de medios influyentes, la oportunidad de examinar el papel y las responsabilidades de los medios de comunicación en tiempos de conflicto. Los participantes reconocieron sus diferencias políticas, pero se dieron cuenta de que se enfrentan a desafíos comunes, y gracias a este esfuerzo, lograron identificar las deficiencias y lagunas importantes en sus prácticas cotidianas. Pero más importante aún, se pusieron de acuerdo en los principios y estándares fundamentales para incorporarlos dentro de sus respectivos puntos de vista. Asimismo, identificaron las áreas donde pueden mejorar su capacidad para informar de manera objetiva sobre el conflicto y así contribuir a la reconciliación y la cohesión social. El primer taller concluyó con la firma de la "Declaración de Madrid" en el que los firmantes expresaron su rechazo a la violencia y la incitación al odio, y acordaron cumplir las normas internacionales de presentación de informes profesionales y éticos en su trabajo.

La segunda reunión de Madrid, en octubre de 2015, tuvo un enfoque más técnico que su predecesora. El debate se centró en las funciones de los medios de comunicación, tales como la política editorial, la gestión de las finanzas y de los recursos humanos. La reunión terminó con la firma de una declaración sobre las "obligaciones profesionales y éticas de gestores de medios libios en el momento actual de crisis" en la que los participantes recordaron los principios acordados en la primera reunión y expusieron las acciones que se deben tomar para establecer y hacer públicas unas políticas editoriales y de derecho de réplica claras.

Finalmente, en el tercer encuentro, en junio de 2016, se fusionaron con eficacia los esfuerzos de la UNESCO con los directivos y periodistas. Además de las sesiones en Casa Árabe, los participantes visitaron las instalaciones de Instituto de Radio Televisión Española para conocer de primera mano su plataforma educativa e inspirarse de las lecciones de la Transición Española. Teniendo en cuenta la persistencia de la inseguridad en territorio libio y la necesidad de reforzar la cohesión social, los directivos y periodistas libios  elaboraron un plan de acción que enumera las prioridades para la reforma de los medios en Libia hasta principios de 2017.

Plan de Acción: programación conjunta

Este documento conceptual está formulado para apoyar una de las primeras prioridades: el desarrollo de una programación conjunta diseñada para reforzar la cohesión social y la promoción de una cultura de paz. Inspirado en esfuerzos similares por parte de los medios de comunicación españoles durante la transición a la democracia, los medios de comunicación libios se comprometieron a trabajar juntos para diseñar y emitir simultáneamente la programación que se centraría en cuestiones tales como la diversidad cultural y el medio ambiente en forma conjunta, moviéndose más hacia un enfoque de servicio público.

Los profesionales acordaron que este tipo de programación es refrescante y nuevo en el contexto de Libia, sino que también permite brindar un ejemplo potente en el que ciudadanos libios de diferentes tendencias políticas pueden trabajar juntos para el bien común. En definitiva, tanto propietarios como trabajadores de los medios de comunicación están seguros de que, si bien se requiere de apoyo financiero para asegurar la nueva programación y las transmisiones iniciales, este nuevo enfoque en el sector de los medios puede obtener  ingresos por publicidad para asegurar su estabilidad.

¿Por qué la UNESCO?

La UNESCO es el único organismo del sistema de las Naciones Unidas con el mandato de promover la libertad de expresión y la libertad de prensa. Este organismo trabaja en cooperación con las partes interesadas ​​de las distintas agencias de la ONU y ONG, líderes globales y regionales que promueven la libertad de prensa y la libertad de expresión, así como con autoridades nacionales. Además, la UNESCO tiene una amplia experiencia trabajando en temas de conflicto, post-conflicto y transición.

Usando su poder de convocatoria y como intermediario neutral, la UNESCO ha logrado reunir a un grupo de profesionales de la comunicación de Libia para discutir la forma de revertir la mala praxis usada hasta el momento. A pesar de diferentes afiliaciones políticas e ideológicas, estos profesionales han llegado a entender que se enfrentan a desafíos comunes. Con el apoyo y la facilitación de este organismo, han expresado su intención de reformar sus prácticas a través de documentos como la “Declaración de Madrid” y el proyecto de “Código de Ética para periodistas y profesionales de los medios libios en tiempos de crisis”, cada vez más citados como referencias en el sector informativo.

Esta iniciativa ha recibido el reconocimiento de socios internacionales, ya que además de España, Estados Unidos y Austria han contribuido de forma significativa en este programa de la UNESCO financiado inicialmente por Finlandia. Las autoridades libias han entendido muy bien el importante papel que juegan los medios en el restablecimiento de la paz. La UNESCO, ha recibido cartas de apoyo de la Oficina del primer ministro libio reconocido por la Comunidad Internacional, la Cámara de Representantes (HOR) y los municipios clave (por ejemplo, Zintan, Misrata) que expresan su apoyo y reconocimiento del el proceso.

 

Este artículo se inscribe en el marco de la celebración del tercer seminario para medios de comunicación libios: “Hacia unos medios de comunicación profesionales: Madrid III: plan de acción para la reforma del sector de medios de comunicación libio”, que tuvo lugar la primera semana de junio en Casa Árabe.

Sobre el blog

La Red de Casas es un instrumento de la diplomacia pública española, compuesto por Casa África, Casa de América, Casa Árabe, Casa Asia, Casa del Mediterráneo y Centro Sefarad-Israel. Su finalidad es fortalecer la cooperación política y económica, el diálogo intercultural, el mutuo conocimiento y los lazos de España con los distintos ámbitos geográficos en los que actúan. Este blog dará voz a las personalidades políticas, institucionales, sociales y culturales que participan en las actividades de las Casas y servirá para invitar a las actividades que se organizan. Web: www.reddecasas.es Twitter: @ReddeCasas.

Archivo

abril 2018

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal