Cembrero

No es la economía, estúpidos

Por: | 13 de febrero de 2012

Destrozos mejorLas redes sociales echan humo estos días en Grecia. Para lo bueno, pero también para lo malo, como por ejemplo la noticia de la dimisión del ministro del Interior anunciada el domingo en su cuenta de Twitter por el corresponsal de uno de esos medios donde el resto de periodistas nos miramos con arrobo no exento de veneración. Nadie es perfecto, y menos con prisas, pero las redes sociales, con su potencial de ruido y muchas veces histeria, han venido a complicar bastante esto de informar. Es decir, a facilitarlo en exceso.

Gracias a las redes sociales, en contacto con un colega de Atenas, es posible abrirse paso entre los rumores para concluir que el socialista Jristos Paputsis, el citado ministro de Protección del Ciudadano (Interior), no sólo no ha dimitido por los disturbios, sino que se encuentra en el hemiciclo, donde el domingo a medianoche se vota el nuevo plan de recortes. Nikos me asegura que Paputsis no ha presentado la dimisión y que la noticia puede deberse a la acción saboteadora de activistas de Anonymous, que han hackeado la web del ministerio y las páginas de varios parlamentarios. Aunque a saber, porque cada vez más las fuentes parecen pozos sin fondo...

Anonymous griegoCuando aún no se ha apagado el eco del rumor, otros comunicantes griegos alertan en Facebook de la presencia en hospitales de Atenas de fuerzas del MAT (antidisturbios), que estarían rematando a palos a decenas de heridos en los altercados que han requerido atención hospitalaria. "Los médicos lloraban como si fueran niños pequeños", dice alguno de los mensajes. "¿Qué quieren ahora, muertos?", añaden otros. Como en la dimisión de Paputsis, nada ha podido ser confirmado.

Lo que hoy se llama periodismo ciudadano, hace no mucho recibía a veces el calificativo de desinformación, o incluso de intoxicación. Puede que algún patólogo de la comunicación 2.0 diagnostique en un futuro no muy lejano manifestaciones de histeria colectiva en la red, sacudidas de bits que prenden con más facilidad que el virus del Ébola. Y aquello tan antiguo de que más vale que hablen de uno aunque sea bien es un precedente pernicioso para este foro sin barreras: parece que de lo que se trata ahora es sólo de hablar, sin más.

SolidaritéUn día después del caos -otra palabra griega-, las redes sociales vehiculan llamamientos a la resistencia o numerosas muestras de solidaridad con el pueblo griego, desde manifestaciones ante las embajadas a la promoción del consumo de productos locales; también jugosas invectivas "contra el IV Reich de la canciller Merkel". Pero pocos hablan de los indicios que alertan del hundimiento de Grecia, con o sin rescate, con Europa en la popa o en su contra. Que el país se desmorona es un hecho, y algunos venimos contándolo desde hace años: el estado de malestar social deviene en deriva colectiva a medida que pasan los días (y los planes de ajuste).

El principal sindicato de policía del país advirtió el viernes que no reprimirá más a la población (como en su día hicieron los policías egipcios ante los manifestantes de la plaza Tahrir, y ya se sabe qué pasó después) porque ellos también son ciudadanos víctimas de la penuria. Los niños, en los colegios, han comenzado a recibir cupones para canjear por alimentos básicos (un cuarto de litro de leche, unas galletas, un zumo), porque muchos llegan a la escuela en ayunas. Los partidos políticos están siendo desmantelados -el verbo que usaba ayer en un tuit el economista Yanis Varufakis- en componendas de cálculo electoral y supervivencia de su propio modus vivendi.

Dinero Grecia se hunde, con ajuste o sin él, pese a los que sostienen que esto es sólo una crisis económica. Y la fragilidad de un país de la UE, en claro riesgo de balcanización -no en balde pertenece a esa región-, debería pesar algo en la ecuación del rescate. El domingo por la noche, un periodista de la radio Real FM contaba desde Koraí, uno de los puntos habituales de la kale borroka ateniense, que ninguno de los veintitantos encapuchados presentes y listos para el combate hablaba griego. La presencia de provocadores extranjeros no es nueva, está documentada -puedo dar fe- desde 2009. Y los incendios tampoco parecen azarosos: han devastado valiosos edificios neoclásicos en el mismo centro de la ciudad, pronto solares reedificables.

Grecia es un Estado en vías de ser jibarizado y no se puede permitir ciertos lujos. Pero tampoco sus socios europeos, que aparentan no reparar en detalles tan significativos como la propia situación del país: en la bisectriz entre Europa y Oriente, en la misma puerta trasera de Schengen.

Hay 78 Comentarios

¡Ah, no! Querida señora Belén Mtnez. Oliete. Esto no se vale. Con los comentarios tan amplios y sabrosos que hace Vd. sobre tantos asuntos, aquí no nos conformamos con que nos deje sólo media docena de palabras mal contadas…
Un cordial saludo.

¡Qué post-artículo tan valioso! Muchas gracias.

Gracias, querido Sr. Aznar, por las detalladas e inteligentes reflexiones respecto a mi propuesta de moneda paralela. Su enfoque poliédrico sería largo de rebatir punto por punto –de hecho, no todo es rebatible, hay aspectos en los que estoy de acuerdo con usted- y será mejor esperar a que yo saque un nuevo artículo sintetizando mi propuesta y las críticas y acuerdos que desde la publicación seminal en Faro de Vigo han surgido.
Pero sí le puedo decir ya desde ahora que, como bien sugiere usted, la moneda paralela , ni siquiera la que propongo yo, no lleva a un óptimo sino como mucho a un second best. Ahora bien, el euro tampoco nos lleva a un óptimo y ni siquiera a un second best. Pero la combinación de ambas monedas con las restricciones que impongo a la unidad de cuenta paralela y el papel principal que le sigo otorgando al euro sí podrían paliar algunos problemas que con esta moneda han surgido en la periferia europea y los que surgirán.
Por si algún lector desea echar una ojeada a mi propuesta adjunto el enlace:
http://www.farodevigo.es/opinion/2011/11/27/salir-crisis-salir-euro-espana-debe-emitir-europesetas-electronicas/601154.html
PD Por cierto, acabo de enviarle un mensaje para aclararle verbalmente algún punto, si logramos hablar telefónicamente, toda vez que en este momento no dispongo de tiempo para escribir una larga, quizás larguísima respuesta. En cualquier caso, le quedo muy agradecido por su educadísimo e inteligente comentario.

Amigo Fabián,
ciertamente, mis miedos y prevenciones – producto de la experiencia – sobre la doble moneda están perfectamente justificados en los textos de Calaza, que para eso ha demostrado ser un buen experto (ya le dije que admiro a los econometras, también producto de la experiencia) Creo que vale la pena, para comodidad de los otros participantes del blog, anotar la dirección del texto original de Calaza:
http://www.farodevigo.es/opinion/2011/11/27/salir-crisis-salir-euro-espana-debe-emitir-europesetas-electronicas/601154.html
Ese texto, aunque es divulgativo y pretende ser fácil, no lo es tanto para profanos. Ya he comentado alguna vez que la economía no es, ni mucho menos, puro sentido común (eso ya lo dijo Keynes). Es una ciencia tan compleja, por lo menos, como la física. Y la teoría monetaria es una parte de la ciencia económica tan compleja como la relatividad o la mecánica cuántica en física.
La propuesta de esa doble moneda libre del pecado original (permítame esta cariñosa ironía) me da más miedo que un pedrisco. Sigo los razonamientos del profesor Calaza, y los encuentro impecables… sobre el papel. Pero no se yo si no incluyen demasiadas hipótesis o simplemente hipótesis demasiado optimistas a la hora de aplicarlas (aquí o en Grecia, que es donde harían falta… no en Alemania, que no lo necesitaría para nada): - En primer lugar, no estoy seguro de que los mercados se creyeran el juego y, al disminuir la demanda de dinero en nuestras emisiones de deuda, bajara la prima de riesgo. Para eso debería mantenerse la confianza, cosa que no parece segura ya que el estado estaría comprometiéndose por otras latitudes y, además, embarcándose en un experimento que a los mercados (y no sólo a ellos) les parecería un tanto exótico.
- En segundo lugar, ajustar los pagos del estado en € y €Pts a cada familia es imposible, con lo que siempre habrá a quien le falte y a quien le sobre, por lo que, electrónica o metálica, la €Pta tendría un mercado negro con el €, a pequeña escala mediante la compraventa de bienes instrumentales (lo más sencillo, con la que está cayendo, el oro no monetario, y se me ocurren muchos más); y a gran escala mediante procedimientos mucho más sofisticados que los afectados (comenzando por las mafias de la droga que, como dice Calaza, quedarían muy tocados) descubrirían e implementarían porque siempre van mil pasos por delante de la ley. Montar ese sistema monetario y montar el sistema de seguridad para que el sistema monetario no sea violado precisa de un coste que me parece inasumible
- Dicho lo anterior, la ley de Gresham (si en un país hay dos monedas legales, la débil acaba ‘echando’ a la fuerte, en el sentido de que en la calle se queda la débil, y la fuerte se esconde debajo de las baldosas) ha demostrado ser fuerte en absolutamente todos los tiempos y situaciones. Me temo que aquí también encontraría la forma de filtrarse y volver a ganar.
- Y todo lo dicho… sin olvidar las propias reflexiones de Calaza, o sea, las restantes cuestiones ’laterales’ que enumera: “velocidad de circulación de la moneda, base monetaria, control de M3 (se refiere a los medios de pago que, además del dinero, incluyen los certificados de depósito, …), pagos de pensiones debidas a residentes en el extranjero, dividendos e intereses a accionistas no residentes, porcentajes de precios a pagar en europesetas y euros, porcentaje de salarios de funcionarios, prestaciones por desempleo y pensiones a retribuir en europesetas y euros, porcentaje de impuestos a pagar en una y otra moneda, etc.”…
- … más los condicionantes legales y políticos (en España y en Europa) de los que el propio Calaza, con muy buen sentido, advierte.
No quisiera que Vd. creyera que menosprecio las ideas del profesor Calaza y de las otras personas que él cita, ni la línea de trabajo que abre.
En este momento, en Grecia y en España… y en toda Europa y más lejos aún, hay un problema de índole monetaria muy grave que, aunque sabemos que no tiene soluciones sólo monetarias, también sospechamos que, aun poniendo sobre la mesa los remedios no monetarios precisos, quedaremos cortos, porque ahora se van a necesitar herramientas monetarias que no existen y que hay que inventar.
Vale la pena recordar que, después de la crisis del ‘29 y siguientes, que remató con una guerra mundial, para rehacer la economía no bastaban las viejas herramientas monetarias, y fue la idea de Keynes de la moneda de cuenta, sin metal ni país que la respaldara, los derechos especiales de giro, la que salvó el mundo. Simplifico mucho, pero no falseo la historia.
Ahora habrá que inventar algo. Quizá no haya un Keynes tan genial, pero hay muchos buenos economistas que saben tener ideas. Y la idea de Calaza puede ser una de esas o estar en la buena línea. Estos mismos caminos son los que exploran, de una manera u otra, algunos habituales de este blog, como los señores Carioni y Maldonado; y, desde luego, nuestra anfitriona, la Sra. Sánchez Vallejo.
Ya que hablé de Keynes recordemos que en una conferencia que dio en Madrid predijo que los nietos de aquella generación vivirían mejor. Keynes es mucho Keynes, esperemos que tenga razón. O, como mucho, que sean los biznietos.
Un cordial saludo.

Amigo Miguel, lo que usted describe es más o menos lo que vaticina Calaza en su artículo de réplica a Schwartz y alii si se implementara la moneda paralela en competencia con el euro tal como la diseñan los susodichos.
Por el contrario, el propio Calaza ha diseñado otra moneda paralela -que en realidad no es moneda sino simple unidad de cuenta sin comptenecia con el euro, cerrada y sin cambio, de curso legal en paridad 1:1 para ciertas transacciones- perfectamente viable. La referencia del artículo de Calaza figura en el enlace que he pegado.

Amigo Fabián,

gracias por su aportación. Desconocía esa controversia en El Faro de Vigo y es interesante.
No entro en la polémica personal entre el Sr. Calaza y el Sr. Schwartz (et alii). No conozco suficientemente los hechos y no quiero dejarme llevar por mis opiniones personales sobre el Sr. Schwartz, al que conozco y con el que, en general, discrepo, y el Sr. Calaza, al que no conozco pero que me cae bien porque, a diferencia de la mayoría de economistas, al parecer sabe matemáticas, lo que le da una enorme ventaja para entender las cosas.
Pero sí quiero dejar clara una opinión sobre el asunto de la posibilidad de “la circulación paralela y en competencia de dos monedas en un país si el cambio entre las dos fluctúa libremente”, por usar una frase que se cita. He conocido algunos casos más o menos similares, pero viví muy de cerca la realidad de Guinea Ecuatorial a comienzo de los ’80, con los bipkwele y las pesetas circulando en competencia desleal. No pretendo decir que la culpa del desastre posterior fuera sólo el uso de una doble moneda, y sería muy complicado meter las explicaciones del caso en unas pocas líneas. Pero el desastre fue total, el cambio real fue cayendo de 1:1 a 1:2, 1:10 y 1:20 en pocos meses … y acabó con el cierre de los dos bancos (uno público y otro ‘privado’, aunque en realidad semipúblico) y la implantación del franco CFA.
Aquella historia que viví en primera persona (yo, como cooperante español, llevaba el banco público y participaba en las reuniones tanto ‘españolas’ como ‘guineanas’ sobre la política financiera del país) me dejó claro que todas las filigranas que se diseñen sobre el papel (que lo aguanta todo) referentes a estos temas son absolutamente inestables y al primer tropiezo, fruto del desconocimiento, la histeria o la avaricia de cualquier operador económico, la situación empieza a caer y ya no para hasta el derrumbe total. Cuando hace falta una devaluación no hay tutía: Si controlas la moneda, la devalúas. Si no la controlas, bajas los costes (o sea, los salarios). Si no puedes hacer lo uno y no te deja la gente hacer lo otro, la economía cae hasta que se estabiliza bastante más debajo de lo que se hubiera estabilizado si su hubieran activado los mecanismos citados.
Si se pone en marcha en Grecia (o en España) una filigrana como la propuesta, el espectáculo será digno de verse y estudiarse (me pido butaca de anfiteatro, primera fila), pero el resultado será, me temo, el que he dicho.
Aunque eso es sólo mi opinión…
Un cordial saludo.

Menudo palo les dan hoy a Schwartz, Cabrillo y Castañeda respecto a la propuesta de moneda paralela con la que pretendían sacar a Grecia del marasmo:

http://www.farodevigo.es/opinion/2012/03/11/moneda-paralela-senor-vigo-tres-madrid-polemica-lecciones/631387.html

Sr. Sergio Carioni. Mi querido amigo: Celebro que esté Vd. dispuesto a encabezar una proclama a favor de la solidaridad con el pueblo griego. Mucha gente estará de acuerdo al cien por cien con lo que Vd. dice y estará dispuesta a unirse a ella. Otros, que sin estar totalmente de acuerdo con lo que Vd. dice, sí lo estamos en lo fundamental, nos unimos también a su llamada. Vd. sabe que yo he dejado claro muchas veces que los griegos deben hacer mucho más de lo que hacen (y no me refiero a ruido), pero suscribo completamente que los demás debemos hacer algo por ellos. Y los de Bruselas deben poner más ganas, más imaginación y menos burocracia y menos ‘menefreghismo’ (si me permite la expresión italiana). Hace años escribí en alguna parte que, caída la Unión Soviética, Bruselas es, con el Vaticano, la mayor y peor burocracia del mundo. Si funcionara mejor, la mitad de los problemas griegos estarían camino de resolverse.
Si Grecia cae habrá problemas por todas partes, pero…qué quiere que le diga… Me preocupan menos los problemas de los otros PIGSs que los de los países del tercer mundo. Aquí viviremos de la caridad, pero al África profunda no llegará, y morirán como moscas,
Vuelvo al comienzo. Me gusta su proclama. Expándala. Pida adhesiones. Pida ideas. Constituya un grupo. Comuniquen su opinión a los partidos políticos (son lo que tienen los votos y la voz en los parlamentos, etc…). Pídanles que lleven esta voz a los parlamentos. Reclamen que su voz se repita en los medios de comunicación… Y vuelvan a insistir… Al final se consigue más de lo que parece.
¡Buena suerte! Un cordial saludo.

Sr. Pablo Maldonado. Mi querido amigo: Gracias por sus palabras tan generosas que, desgraciadamente, tengo que rechazar. Se perfectamente, con la más absoluta claridad, que no soy sabio. Permita que me acoja a una categoría mucho más modesta que viene desde los presocráticos: Yo sólo soy un amante de la sabiduría.
Estas conversaciones nos han llevado por derroteros muy alejados de las ‘ruinas griegas’ que nos acogen. ¿Le parece a Vd. bien que salgamos de ellas y mantengamos el intercambio de ideas directamente?. Un cordial saludo.

Se me olvidaba decir que no espero el cambio radical sin una fase intermedia: Un Estado monetario donde no estuviera permitida la especulación y otras prácticas aberrantes. Un lugar mejor que este y quizás desde donde no queramos irnos.

Estimado Miguel Aznar, gracias por el aporte. Me encanta disfrutar aprendiendo y usted me da ésa oportunidad.
Debería haber escrito, en vez de “… parte de mi trabajo se basa en ello (cooperación vs. competitividad) y hace años las grandes empresas descubrieron la rentabilidad en el nuevo paradigma", por: "...parte de mi trabajo se basa en ello (cooperación vs. competitividad) y hace años grandes y pequeñas empresas, evidentemente pocas todavía, algunas muy importantes y muchas jóvenes, descubrieron rentabilidad en el nuevo paradigma". Esta revisión posiblemente sea más acertada.
Usted empezó hace muchos años, pero para mí es algo muy reciente, desde el 2007, y al contrario de usted soy optimista porque cada vez buscan más numerosamente, intrusismo y mercachifles aparte, a profesionales que mejoren el ámbito laboral basándose en una ecología social; por ejemplo desde la Programación Neurolingüística, que parece ser ya practicaba usted cuando yo era un preadolescente.
Evidentemente resistencias al cambio las hay y las habrá. Y muchas grandes empresas (no cometeré el error de escribir "las grandes empresas" como si fueran todas) siguen tratando a sus empleados como simples números. Afortunadamente la PNL está ayudando a genenar cambio.
Señor Miguel Aznar, creo que le preocupan los radicalismos tanto como a mí, aunque yo defiendo una idea aparentemente "muy radical": un Estado de recursos frente a un Estado monetario, o al menos considero que la humanidad debería experimentarlo antes de desecharlo por completo. Y a pesar de ello usted, creo, podría llegar a convencerme de lo contrario ya que:
1. Sabe razonar, es sabio y tiene experiencia.
2. Usted no es el único.
¿Cree usted que la comunidad científica miente acerca de que hoy en día tenemos la capacidad de cubrir todas las necesidades de la población mundial de una manera sostenible?
¿Cree que dicha gestión sólo es posible a través de un sistema dictatorial que inevitablemente nos prive de educación, realización personal y libertades en general?
¿Cree que este modelo no es un buen lugar donde practicar la cooperación que usted ya ha razonado ser más positiva que la competitividad?
¿Cree que lo que intento defender con éstas preguntas es indefendible simplemente por utópico?
Me ha parecido interpretar de sus razonamientos, al menos yo lo pienso así, que considera más acertada una economía basada en el desarrollo personal, por encima de una economía basada en el consumo material. ¿Qué función cree desempeñaría el dinero en esta economía?
Atentamente,
Pablo Maldonado

No dejemos sola a Grecia:La lucha contra la opresión de Bruselas en Grecia debe ser el punto de partida para el rearme democrático en el continente. Somos europeos pero sólo en la tarjeta de visita. En la realidad cotidiana cada uno en su país tira para un lado. De lo contrario tendríamos un sentimiento común de las cosas esenciales y no permitiríamos que nos avasallaran. Por ejemplo, no dejaríamos solos, como estamos haciendo, a los ciudadanos griegos ante la ofensiva de los mercados, insaciables en sus demandas de recortes, ajustes y paro. Aunque sea una exageración en sus términos, los griegos han sido abandonados por el resto de los europeos como en su día la Segunda República española lo fue por las cínicas democracias occidentales. La contienda griega no debería dejar indiferente a nadie. Es un grave error que puede ser fatal en el futuro inmediato. Porque cuando ahoguen la resistencia de los helenos y eliminen a los últimos opositores sin que nadie salga en su ayuda, los mercados habrán recibido la señal inequívoca de que la misma medicina se puede aplicar en toda la Unión Europea, que sólo será ya un espacio de dominación y explotación a beneficio del mundo de los negocios, las multinacionales y el sistema financiero. Si Grecia cae, antes o después todos caeremos también. La insolidaridad estará sembrada. Y entonces el parado verá disminuida aún más la prestación, la mujer será relegada de la vida activa, el joven tendrá que mendigar su futuro, el empleado llevará aún más papeletas para ir de patitas a la calle por cuatro chavos, el pensionista verá su pensión reducida al mínimo vital y todos los ciudadanos quedaremos al albur de la beneficencia del sistema y de la magnanimidad de los poderosos.

Querido Sergio, si me lo permite, le anoto algunas observaciones para matizar o completar sus comentarios:
El primer ministro griego, como el italiano, han sido elegidos por el mismo procedimiento que sus predecesores. Grecia e Italia no son países presidencialistas como Francia, donde el presidente lo elige directamente la gente. En Francia e Italia, como en España, los jefes de gobierno los elige el Parlamento. Es más, incluso en EEUU el presidente es elegido por un ‘colegio de electores’. Los padres fundadores americanos se fiaban muy poco de las grandes decisiones asamblearias… Entrar por esa línea (que, por otra parte, está muy de moda en las tertulias) es meterse en vericuetos escabrosos…
Los sistemas bancarios, en sí, no son cínicos ni despiadados; son sistemas bancarios. En ellos hay banqueros que trabajan honestamente llevando su negocio financiero que consiste en comprar y vender dinero. Y hay especuladores que juegan a la especulación, con las cartas marcadas (no como esos ingenuos jugadores de bolsa que, como los del casino, acostumbran a perderlo todo). En los tiempos más políticamente decentes los gobiernos se esfuerzan en mantener separados la banca comercial, la banca de inversiones más o menos reales y los especuladores. Cuando esta separación no se consigue los tiburones se escapan de su acuario y pasa como en la película. Los cínicos y despiadados son los especuladores que juegan con cartas marcadas, y ellos y los políticos que lo cubren, unos hijos de mala madre. Y los ciudadanos que votamos a esos, en conjunto, unos irresponsables.
Cuando el nacimiento del euro hubo una irresponsabilidad, que no fue la definición de su zona. Ésta fue sólo una consecuencia de la irresponsabilidad original. Me refiero a algo que Romano Prodi (anoto de memoria, creo que fue él) anunció más o menos así. ‘El euro necesita un política económica y fiscal única. Ahora lo hemos puesto en marcha sin ella, pero recordemos que tendremos que diseñarla cuando aparezcan los problemas’. Optimismo delirante. Ese tipo de cosas hay que hacerlas antes. Pero en Europa había una gran tradición, desde tiempos de Mesina, de que, si se estudiaba bien algo, no se hacía nunca, y, en cambio, si se ponía algo en marcha, luego se podía pilotar la situación bastante bien. Esta vez no, y ahí estamos.
Cuando hace más de treinta años yo intentaba levantar un banco público (que estaba en la ruina) en África, ‘swap’ ya significaba una docena de cosas. Hoy en día, con la inflación de la ingeniería financiera, ya tiene el doble o el triple de significados, buenos o malos, según se usen.. Pero entrar por ahí nos llevaría muy lejos…
Los padres fundadores de Europa, debemos recordar, eran gente con unos principios éticos fortísimos. La flor y nata del cristianismo progresista y alguno al que Marx le había proporcionado una sólida conciencia social. Y, en general, forjados en la oposición a los totalitarismos. La gente que ahora hemos escogido para llevar Europa, si me permite decirlo, no les llegan a la suela del zapato.
No estoy yo tan seguro de que Bruselas quiera que Grecia se quede en el euro. Si se encontrara una forma de que salieran, sin romper nada, creo que estarían encantados. En todo caso no se… hace tiempo que no hablo con ellos y escribo por imaginaciones mías, no por conocimiento directo.
No subestime, mi querido amigo, la capacidad de destruir de una dictadura militar. Cuando en España se montó la última, costó medio millón de muertos, otro medio millón de exilados y un retroceso económico de 25 años.
Un cordial saludo.

Mario Draghi, director del Banco Central europeo, Mario Monti nuevo Presidente designado por la oligarquía en el cargo de Presidente del Consejo italiano y Lucas Papademos, Primer ministro griego no elegido tienen un punto en común; los tres han surgido de este cínico y despiadado sistema bancario, forman parte de los principales ideólogos – entusiastas – de la máquina infernal ha sumergido a Europa en la espantosa crisis en la que se encuentra. Mario Draghi que luego de haber formado parte de numerosos consejos de administración de diferentes bancos, ha sido vice-presidente de Goldman Sachs para Europa, entre el 2002 y el 2006. Antes de ser gobernador del Banco de Italia actualmente director del BCE y encargado de suministrar la ciega purga de austeridad que Europa le está suministrando a Grecia, antes de imponérsela a Portugal, a Irlanda, a Italia, a España y muy pronto sin duda alguna a Francia. Mario Monti también es un antiguo Goldman Sachs. Luego de haber sido comisario europeo entre 1994 y 2004 – y por lo tanto igual que su compatriota Draghi en los negocios, desde el nacimiento del Euro y de la irresponsable definición de su zona monetaria – fue nombrado, en 2005, consejero internacional… de Goldman Sachs ¡Indudablemente por los servicios prestados! Goldman Sachs que permitió a Grecia, se sabe hoy en día mediante una retribución de 300 millones de euros, mentir en oportunidad de la presentación de sus deudas y de su déficit cuando se realizó su “examen de ingreso” a la zona Euro, ayudándolo a falsificar ampliamente sus cuentas mediante el aumento de los fondos fuera de balance y por el sesgo del tristemente producto financiero llamado “swap”. Lucas Papademos no es tampoco extraño a esta enorme manipulación político-financiera, Porque si bien no trabajó directamente con Goldman Sachs fue sin embargo el gobernador del Banco Central de Grecia, De modo que participó activamente en esta gigantesca falsificación financiera. Hoy en día por lo tanto la Europa de Bruselas recompensa - designándolos casi por decreto imperial – a los mismos que son directamente responsables del desastre! Los responsables son honrados y promovidos! Ni siquiera los más escépticos de entre nosotros hubieran podido imaginar tal ignominia!¡Semejante indecencia! Acorralada por la catástrofe, al borde del abismo, la tecnoestructura europea se somete ante la “ortodoxia alemana” y seguirá hasta el fin su dogmática locura, su irracional y destructora creencia, con el riesgo de apresurar el cataclismo político y social que amenaza a la Unión. Ningún destello de lucidez, ningún examen de conciencia se puede esperar de esta oligarquía autista y limitada, totalmente desubicada que prefiere triturar a los pueblos europeos y quizá a sumergirlos en el caos antes que reconocer sus errores. Porque la Europa de los famosos “padres fundadores” creada como se dice para no tener que ver otra guerra en nuestro continente, está hoy en día en condiciones de volverla posible. La miseria engendra cólera y de la cólera nacen rápidamente el odio y la violencia. Para Bruselas, es capital que Grecia permanezca en la zona euro a cualquier precio. La dictadura se halla hoy en día de regreso en Grecia… Ya no es militar, sino financiera. Su capacidad de perjudicar y de destruir es tal vez todavía mayor. Deseemos por lo tanto ardientemente que en toda Europa los pueblos finalmente alcen la cabeza… hay tiempo todavía!

Un comentario al margen de la discusión general, a raíz de una frase del Sr. Maldonado.
Querido amigo Pablo, dice usted : “… parte de mi trabajo se basa en ello (cooperación vs. competitividad) y hace años las grandes empresas descubrieron la rentabilidad en el nuevo paradigma.”
No soy yo tan optimista. Llevo 45 años como consultor, de ellos 37 como consultor de cambio y los veinte últimos dedicado a generar cambios en organizaciones (habitualmente grandes empresas, públicas o no) mediante el procedimiento de generar cambios en las personas que en ellas trabajan, especialmente directivos. A partir de esa experiencia debo decir que le considero a Vd. muy afortunado si trabajando, como dice, en este campo encuentra Vd. grandes empresas que creen en este nuevo paradigma.
Mi experiencia es que, antes de la crisis, algunas empresas permitían experimentar un poco en este campo y que los resultados eran muy buenos. Pero… para que el trabajo en esta línea continúe y el beneficio sea permanente se precisa de una implicación personal de los líderes de cada grupo, y esto es un desafío que los directivos españoles en general (cuanto más altos, peor), no están muy dispuestos a hacer. Supone una implicación emocional para la que no se sienten preparados (y sí lo están; todo el mundo lo está). Los que sí aceptaron el desafío han tenido grandes éxitos. Los que se acobardaron ante el compromiso que se les exigía se acogieron, en el mejor de los casos, a pasar ese tema a RRHH, quienes, frecuentemente, convirtieron esa clase de trabajos en ‘formación’ cuando no en ‘incentivos lúdicos’, con lo que la evaluación de los trabajos en esta línea paso de lo que tenía que ser (el líder valorando si ‘eso’ le sirve para que todo vaya mejor) a algo más prosaico: RRHH pasando un cuestionario para saber si a los chicos les gustan esas cosas.
Y eso en el mejor de los casos. En el peor, los líderes máximos, que rehuían el contacto emocional con su gente, alegaron que ‘todo eso son mariconadas, la gente tiene que hacer las cosas bien sin tanto cuento, que para eso se les paga’.
La llegada de la crisis hizo más daño aún a la práctica de este nuevo paradigma. El poder en las grandes empresas pasó a los especuladores financieros (modelo Richard Gere en Pretty Woman, pero sin conversión final). El comportamiento de esta gente viola el primer principio del capitalismo empresarial, a saber: ‘La primera obligación de una empresa es asegurar su supervivencia’. Para esos especuladores financieros su único objetivo es el beneficio a corto plazo, aunque sea al precio (habitual) de la canibalización de las empresas. Cuando estos especuladores financieros se hacen con el control de una empresa, como era de esperar, toda esta filosofía de ‘cooperación vs. competición’ les parece una debilidad despreciable.
Y la cosa se agrava: Los sindicatos, presentes en esas empresas a través de profesionales de las grandes centrales, han estado desde el principio, en general, en contra de este nuevo paradigma. Su posición oficial, en su estrategia decimonónica, era que todo eso son trampas de ‘la empresa’ para ‘engañar’ al trabajador y así tenerlo más controlado, rindiendo más y explotándole más. Estos sindicalistas, en su (en general) ignorancia y en su (en muchos casos) holgazanería, han despreciado sistemáticamente el lado humano, emocional de la gente y han reducido a los trabajadores a ‘números’ (‘hay tantos’, ‘se despiden tantos’, ‘se contratan tantos’) independientemente de, por ejemplo, el compromiso de la gente con un proyecto, etc…; por no hablar de la ‘motivación’ de los trabajadores, que han reducido simplemente a dinero y cosas que se pagan con dinero. Al final, los sindicalistas hablan el mismo idioma que los especuladores financieros: Números. La mano de obra son números.
Y a esta pinza fatal de especuladores financieros y sindicalistas obsoletos se une una tercera pata en las empresas públicas: Los políticos chupópteros (que son muchos de los políticos), en el mejor de los casos sólo miran esas empresas como palancas de poder y fuente de sueldos para ‘liberados’. (Y en el peor, para chupar dinero para el partido o, simplemente, para su bolsillo).
Amigo Pablo (y también los demás, si han tenido la curiosidad de leer hasta aquí). Hay mucho trabajo por hacer para conseguir que ese paradigma, cooperación vs. competición, acabe imponiéndose. Ya lo comentaremos más a fondo, si lo desea. Un cordial saludo.

Un cordial saludo, Sergio Carioni y Pablo Maldonado. Añado un par de comentarios a su razonamiento.
La Siemens colaboró con los nazis, y todas las demás empresas también. Algunos como Oskar Schindler se dieron la vuelta, pero fueron poquísimos. Es curioso saber la razón que dio Schindler para hacer lo que hizo: “Yo conocía a la gente que trabajaba para mí… Cuando conoces a la gente te comportas con ellos como seres humanos”. Cuanto más grande la empresa, menos contacto humano y más colaboración inhumana.
Eso fue así con los nazis. Y también con todos los demás regímenes criminales que ha habido, desde que existe la humanidad.
Debemos tomar nota de que siempre casi todos los que pudieron aprovecharse de sus congéneres lo hicieron (los ingleses dicen “Dios los hizo corderos para que los trasquilemos”), y que siempre casi todos los poderosos abusaron de su poder. Esto viene siendo así desde que éramos pitecántropos, o desde que éramos amebas.
En la Edad Media, los más brutos y sanguinarios se erigieron en reyes y condes, y ofrecieron un trato al resto: Tú me pagas y yo te defiendo. Como la mafia. Y un par de generaciones después eran nobles respetadísimos. En el período de entreguerras se hicieron en el mundo occidental fortunas fastuosas por procedimientos que hoy no resistirían una investigación por uso de información privilegiada, y ahora, en la tercera generación, son prohombres progresistas. En la posguerra española los vencedores se repartieron el botín y los enchufes y así muchos de ellos pudieron explotar el estraperlo. En un par de generaciones son gente respetabilísima, ‘demócratas de toda la vida’ que entierran al último jerarca fascista de Europa en loor de democracia. Históricamente sabemos que ahora toca que buena parte de la mafia se vaya de rositas, y lo mejor que puede pasar es que en un par de generaciones sean empresarios de éxito que colaboran en el bien de los países…
La cuestión no está en descubrir que esto es así y decir que ‘eso’ está mal. A una querida amiga, cuando le descubrieron que tenía un cáncer de mal pronóstico, alguien le dijo: “No es justo”. Ella contestó. “No se trata de que sea justo o injusto: Es la vida”. La historia de la humanidad es la historia de la explotación del hombre por el hombre (y disculpen la vieja expresión, aunque ahora no sea políticamente correcta). Ante eso ¿cómo debemos reaccionar? Denunciarlo está bien, pero dentro de unos límites. Denunciar casos de hace mucho tiempo es inútil. Ya se sabe o ya se da por sabido. Denunciar casos próximos en el tiempo tiene un sentido si es una novedad y si tenemos algo que ver con el caso. Eso es útil. Convertirse en denunciadores profesionales es un despropósito: acaban no escuchándonos y, lo que es peor, corremos el riesgo de acabar diciendo tonterías y desprestigiándonos a nosotros mismos y a las buenas causas que empezamos defendiendo. Fue patético ver a personas dignísimas como Hebe de Bonafini o Rigoberta Menchú, tan eficaces a la hora de denunciar los crímenes que las rodeaban, quedar como unas insensatas diciendo tonterías sobre ETA. Estos comportamientos son favores que se les hacen a los canallas.
¿Estos hechos históricos de Siemens y de todos los demás son una vergüenza? Si lo es o no lo es, es irrelevante. Esto son hechos que, junto con otros muchos, han llevado a que ahora el nivel de explotación del hombre por el hombre sea la que es. Denunciemos los casos que conocemos de primera mano, e inmediatamente, ‘hagamos algo’, pasemos a la praxis.
Porque esa es la cuestión: Hay dos formas de afrontar las cosas, con una mentalidad de derechas o con una mentalidad de izquierdas. Y muchas veces funcionamos al revés de lo que creemos ser.
La diferencia es muy sencilla, y no tiene nada que ver con egoísmos o generosidades:
Ámbito: La izquierda es universal, piensa en el nivel humanidad, todos los seres humanos merecen nuestra atención y nuestros desvelos. La izquierda es internacionalista.
La derecha es nacional, y de ahí, nacionalista. La derecha es patriótica.
Objetivo: La izquierda tiene un objetivo conceptualmente claro: lo que busca es minimizar la alienación del ser humano y, en lo económico en concreto, minimizar la explotación del hombre por el hombre.
La derecha tiene un objetivo mucho más modesto: A la vista de la Historia concluye que lo fundamental es mantener el orden. No ya el orden público, que también, sino el orden en general Ante el riesgo anexo a un posible movimiento, mantengamos el statu quo.
Método: La izquierda tiene un método tremendamente exigente y austero: Análisis rigurosos de realidades concretas. No se parte de una idea, sino de realidades concretas que se examinan, se analizan rigurosamente, y se alcanzan conclusiones.
La derecha opera con un método diferente: Parte de ‘principios’. Dispone de una magnífica colección de principios sobre los que basarse: Dios, patria y rey; king and country; ley y orden; propiedad privada; in God we trust; decencia, educación, cultura, urbanidad, etc… Luego, a partir de esos principios, saca conclusiones operativas.
Una manera extraordinariamente sintética de resumir esto la expresó Iñaki Gabilondo: La derecha es un instinto, la izquierda una reflexión.
Cuando planteamos ‘hacer ciertas cosas está mal, y por eso lo que hicieron estos o aquellos está mal’, lo que hacemos es poner en marcha mecanismos de la derecha.
El mecanismo de la izquierda es: 1.- Descripción: ‘después de lo que hicieron estos o aquellos la cosa está así’. 2.- Análisis: ‘es este caso, la explotación del hombre por el hombre está así, funciona así, y se puede trabajar contra ella así’. 3.- Praxis: Comienza a hacer algo.
El rollo es largo, lo siento.
Cambiando de tercio: las emociones nos dan la energía y la motivación. La calidad del trabajo la da el razonamiento.
Cuando usé el término ‘nominalización’ me pasé, lo reconozco. Tiene varios significados, todos ellos muy técnicos. No lo usé en sentido gramatical ni monetario, sino en el uso que de él se hace en PNL. Me refería a aplicar un ‘nombre’ (generalmente muy sonoro) a algo inaprensible desde los cinco sentidos. Entonces, como los franceses dicen de los albergues españoles, ‘cada uno encuentra en él lo que cada uno aporte’.
Las generalizaciones no son ni buenas ni malas en sí mismas. Sin ellas no habría ciencia ni lenguaje humano. Lo malo es que, a veces, se usan ‘abusivamente’ y lo que se hace es generar problemas en vez de resolverlos. Entonces toca detectarlas y ‘reducirlas’ a lo que realmente se quería decir (en el caso de que se quisiera decir algo).
Mi experiencia me dice que, a veces, ‘la verdad’ o ‘lo bueno’ está en el medio. Otras veces en un extremo… o en los dos… Este principio, in medium virtus, no es útil en general. Encontrar lo mejor precisa un análisis particular de cada caso.
La ciencia puede dar una buena vida a todos los habitantes de la tierra. El problema está en que el proceso de producción precisa acumulación de capital. Quien controle esta acumulación tiene la posibilidad de intentar llevarse la parte del león, aunque sea comprando voluntades. Controlar eso es reducir la alienación.
En un despotismo ilustrado ese control depende de la voluntad del gobernante. En una democracia eso depende de que la gente controle. ¿Cómo?
Ortega y Gasset renegaba de lo que llamaba ‘la acción directa’, pero no es momento de copiar diez páginas de la ‘España invertebrada’. Hoy por hoy la democracia española se basa en partidos. Una forma razonable de hacer algo es apuntarse a un partido que tenga posibilidad de hacer algo (y ahí cada uno con su idea de lo que es ‘algo’), y, ya en él, discutir, presionar, exigir… y llevar más gente que discuta, presione y exija.
Y toca parar, que en algún momento hay que hacerlo.
Un cordial saludo.

«Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo... del miedo al cambio».
Octavio Paz

A propósito de todo lo bueno y noble hecho por SIEMENS: “Le secret des grandes fortunes sans cause apparente est un crime oublié, parce qu'il a été proprement fait”. Le Père Goriot. Honoré de Balzac ( 1799 - 1850)… El secreto de las grandes fortunas sin causa aparente es un crimen olvidado, porque ha sido convenientemente hecho.HB.

Hola Miguel Aznar. Hola Sergio Carioli (ahora no he escrito mal su apellido). Un cordial saludo.
Parece que dentro de poco tendremos que pasar a los datos concretos, pues suele ocurrir en estos debates, que a veces uno, yo mismo, se pierde en una labor destinada, como ha apuntado el señor Miguel, a los metafísicos. Pero me temo, que incluso con cifras y datos escritos, el ser humano tiende a no estar unido. Cuando se apela al sentimiento, lo hacen todos los "bandos", es porque ha dado históricamente resultado. Hoy, la ciencia médica, ya nos dice que en términos de procesos mentales, la emoción precede a lo que consideramos la lógica operativa. No obstante aquí lo que pretendemos todos es revertir unos datos, hechos reales y cifras cuantificables, negativos. Lo son ahora en crisis y lo eran también antes de ella.
Caer en las nominalizaciones es caer como usted dice en las generalizaciones, señor Miguel. Estoy conforme en ello. Algunas de estas generalizaciones son:
"El consumismo es un horror. La lucha contra él, también".
"Los científicos no son buenos".
"Si echamos la culpa a los conceptos, los canallas pueden irse de rositas".
La primera frase sugiere que nos quedemos en un punto intermedio, porque insinúa, es una batalla perdida. Desde mi visión, existen los problemas porque permanecemos en los puntos intermedios, éstos son nuestra zona de confort.
Sobre la segunda no sé qué quería decir usted exactamente. Usted y yo, podemos por ejemplo, comunicarnos gracias a la ciencia, pero esta tecnología que fue inventada hace decenas de años nació en el seno militar para uso bélico. Son los intereses privados los que deciden hacer un uso erróneo o exclusivo de la tecnología para mantenernos divididos, siendo simplista y fácil, y un ejemplo de ello son las falacias: "Las energías renovables no son todavía rentables", ahora lo son, o: "nuestros excedentes energéticos o de producción en general deben ser destruidos y no puestos al servicio de quien los necesite para mantener el equilibrio de los mercados". La ciencia sabe cómo dar energía a todo el mundo, alimentarlo y cubrir sobradamente sus necesidades. Son nuestros políticos quienes nos convencen para mantener una carestía inhumana en beneficio del Estado monetario.
Y con respecto a la última frase, lamento recordarlo: Los canallas ya se están yendo de rositas. ¿O acaso podemos decir que los políticos, ni siquiera los corruptos, sino los que nos han gestionado pésimamente, han sufrido sanción, reeducación alguna? No sólo no reciben un tirón de orejas sino que se permiten el lujo de dar lecciones y órdenes de austeridad y trabajo sin ser ellos un ejemplo. Los beneficios de los que gozan son injustificables. Pensiones vitalicias, sueldos desorbitados -muchos provenientes de varias actividades, etc.-. ¿Qué hace un alcalde de un pueblo de 3000 habitantes con chófer los siete días de la semana?
Lo que me sorprende es que ni siquiera hagan el gran discurso que todos esperamos. Aquél que une a las naciones y despierta un sentimiento de trabajo común: Uno: Reconocer los errores y excesos. Pedir perdón. Dos: Aplicarse las mismas fórmulas de austeridad y ejemplaridad que promulgan. Tres: Penas reales para los canallas y reformatorio para los malos gestores.
No encontrarán ustedes nada de lo dicho, ni el gran discurso. Y créanme, con él querríamos trabajar duro por una Europa unida, próspera y de valores. Incluso a sabiendas que este sistema es erróneo. El problema es que ya ni siquiera se molestan en hacernos creer que, y me temo que en este intercambio de comentarios vienen a defender eso: "este es el sistema menos malo".
Con respecto a la cooperación vs competitividad, no podría haberlo explicado tan bien como usted. Soy partidario de no adornar ni extender algo bien hecho. Iba a decirle que parte de mi trabajo se basa en ello y hace años las grandes empresas descubrieron la rentabilidad en el nuevo paradigma.
¿Cuáles son los riesgos de poner los recursos y tecnología al servicio de todo el planeta? ¿Cubiertas las necesidades creen que habría guerras o injusticia? No, habría personas felices trabajando, ideando, innovando para el beneficio de las personas.

SIEMENS utilizó presos de los campos de concentración, siendo las mayores fábricas Ravensbruck, Buchenwald, Gross-Rosen, Auschwitz, Flossenburg y Sachsenhausenen. Para explicar este punto tomo como ejemplo a Ravensbruck. Allí Siemens y Halskek tenían fábricas y las 2.300 mujeres que trabajaban en ellas vivían en 20 barracas, siendo la falta de comida, las enfermedades y el terror la realidad cotidiana. Los inspectores de las SS y trabajadores comunes de Siemens (encargados) encauzaban la represión. Tal como afirma una mujer que estuvo allí «a diario un encargado junto con un funcionario de las SS realizaban el control, y si un encargado decidía que alguien podía hacer el trabajo más rápido, se le torturaba una vez al día».El consorcio tenía la responsabilidad de las instalaciones de Ravensbruck y de esta penosa situación, ya que la alimentación, la vivienda y demás no estaban en manos del gobierno. Hay que decir además que, en la mayoría de los casos la decisión de torturar la tomaban los encargados de Siemens y no los miembros de las SS. Después de la guerra el tribunal de Nuremberg tomó la decisión de considerar «el trabajo forzado como un crimen contra la humanidad». Asimismo el Parlamento Europeo estableció el 16 de enero de 1986 «que las empresas tienen el deber legal y moral de indemnizar a los esclavos».Según los últimos cálculos, en la época del fascismo 12 millones de personas trabajaron como esclavos. En medio de la guerra fría, el Gobierno Federal consideró a los habitantes de la Europa del Este como víctimas del Nacionalsocialismo, y creo una fundación con dinero público que estableció indemnización de entre 200 y 1.000 marcos para los ciudadanos de Polonia, Bielorrusia, Rusia y Ucrania. Los de otros países (Chequia, Eslovaquia, Hungría, Serbia, etc.) no recibieron nada. Pero las empresas que utilizaron esclavos (Siemens, IG-Farben y Volkswagen, sobre todo) no pusieron apenas dinero. Siemens no asume ningún tipo de responsabilidad moral y dio 7 millones de marcos para judíos que sobrevivieron. Esto es muy poco, ya que sólo se salvaron 2.203 judíos y cada uno de ellos recibió únicamente 3.303 marcos. Si profesor Aznar, esta es la SIEMENS.sc

La firma alemana Siemens abandonó sus planes de registrar la marca Zyklon en Estados Unidos. La empresa tenía planeado utilizar este nombre para algunos de sus productos domésticos incluido un gas para hornos. Siemens tendría que haberse dado cuenta porque además fue cómplice en el trabajo forzado y esclavo. Zyklon B era el gas utilizado por los Nazis en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Siemens ya había llenado un formulario para registrar la marca, pero varias organizaciones judías protestaron, señalando además que esta misma empresa había condenado a judíos a trabajo forzado durante la era Nazi. "Sentimos mucho si esta solicitud para registrar la marca ha causado alguna ofensa," dijo Eva Delabre, portavoz de Siemens al confirmar que la empresa no tiene ninguna intención de usar el nombre en Estados Unidos. Zyklon B era el nombre del producto químico que se utilizó durante el Holocausto en las cámaras de gas. Siemens ya utiliza el nombre Zyklon en Alemania. "Zyklon" significa ciclón en alemán y es un nombre ampliamente utilizado en otros productos como las aspiradoras que no utilizan bolsa. Y aunque el nombre puede haberse escogido de manera inocente, ha sido criticado por observadores por insensible. "Siemens tendría que haberse dado cuenta porque además fue cómplice en el trabajo forzado," señaló Shimon Samuels, líder de la rama europea de Simon Wiesenthal, una organización judía de derechos humanos. Al igual que otras compañías alemanas, Siemens está trabajando en un plan para indemnizar a las víctimas del régimen Nazi. BBC NEWS, SEPTIEMBRE 5,2002.

Miguel Aznar ,saludos."La Siemens es una empresa muy importante que para este mundo nuestro ha hecho muchas cosas buenas"....tambien construyo los hornos en los crematorios NAZIS utilizados en el Holocausto del pueblo judio...Debemos recordar todo Profesor.Con amistad,sc

Queridos amigos,
el Sr. Carioni nos ha vuelto a proporcionar buenos materiales: un caso concreto de la realidad griega, el caso Siemens, una opinión muy importante, la de Mikis Theodorakis, y una valoración suya.
La Siemens es una empresa muy importante que para este mundo nuestro ha hecho muchas cosas buenas. Era el sueño para los mejores estudiantes de ingeniería de la escuela de Aachen (la segunda mejor del mundo, después del MIT) cuando yo estuve allá, entre el ’63 y el ’65, y un compañero español acabó trabajando en ella. Explicaba maravillas tanto profesionales como humanas. Pero la Siemens ha trabajado para el tercer mundo con los métodos que se aplicaban para el tercer mundo (lo cual es una canallada) y los aplicó también a Grecia (lo cual, además, es una equivocación). Quien tenga que pagar por ello, que pague.
Theodorakis es para muchos de nosotros alguien tan próximo a Dios como Bach. Y cuando defiende una causa noble lo hace con todo su ser. Compuso la música de Z (el guión lo escribió Semprún) sobre el asesinato de Lambrakis. Allá por el ’69 asistí a la proyección de Z en una sesión comercial normal, en un cine de Bruselas. Aquellos belgas tranquilos salían indignados y algunos lloraban. Theodorakis es una fuerza de la naturaleza capaz de mover a todo el país. Pero no nos confundamos: Hacia dónde debe ir, y por qué camino lo deben decir otros muchos.
En cuanto a su valoración, querido amigo Sergio, tendrá mucha más fuerza cuando elimine las expresiones denigratorias. Lo que tienen de oscuro los comportamientos que Vd. describe quedará completamente a la vista y su peligrosidad resaltará con luz propia. Y disculpe, querido Sergio, mi tono de viejo y de antiguo profesor. Soy las dos cosas.
Un cordial saludo.

Europa dirigida (abiertamente, sin vergüenza alguna) por la Merkel se apura a operativizar una cuenta bloqueada donde será consignada directamente la ayuda a Grecia para que sea empleada en el pago exclusivo de la deuda. Los ingresos del país serán “en prioridad absoluta” consagrados al rembolso de acreedores, y si es necesario, directamente consignados a esta cuenta manejada por la UE (Merkel). La convención estipula que cada nueva obligación emitida en este cuadro será regida por el derecho anglosajón, que implica garantías materiales, mientras que las controversias serán juzgadas por los tribunales de Luxemburgo, Grecia deberá renunciar por adelantado a todo derecho de apelación contra un embargo decidido por sus acreedores. Para completar el cuadro, las privatizaciones son confiadas a una caja administrada por la troika (un festín!), donde serán puestas las escrituras de propiedad de los bienes públicos. En resumidas cuentas, es el pillaje generalizado, característica propia al capitalismo financiero al cual se ofrece aquí una consagración institucional. En la medida en que compradores y vendedores se sienten del mismo lado de la mesa, no cabe duda que esta empresa de privatización será un verdadero saqueo. Quién salvará a los griegos de sus “salvadores”? sc

SIEMENS, la principal empresa europea de equipos electrónicos y mecánicos, ha admitido que en el periodo comprendido entre 1999 y 2006 efectuó pagos de naturaleza sospechosa por un valor de 13 000 millones de euros. En Grecia, Siemens reconoce que algunos directivos de su empresa estaban implicados en casos de soborno a políticos y altos cargos de organismos públicos —aún desconocidos— a cambio de adjudicaciones estatales efectuadas en la década de los noventa, tanto en relación con las telecomunicaciones digitales e inversiones en la red ferroviaria, como con obras relacionadas con los Juegos Olímpicos de 2004. Hasta la fecha siguen negándose a revelar la identidad de las personas sobornadas. Estos casos de corrupción han indignado a la opinión pública griega y podrían haber contribuido de manera significativa a la crisis económica actual. Tasos Mandelis, Ministro de Telecomunicaciones en 1998, admitió en mayo de 2010 que, durante su mandato, recibió de Siemens una suma de 200 000 marcos para financiar su campaña electoral. El Sr. Siekaczek —gestor de los fondos sospechosos de Siemens condenado por los tribunales de justicia alemanes en 2008— declaró que Siemens había sobornado a algunos partidos políticos griegos, aunque se negó a facilitar más datos. Hasta el momento, en Grecia nadie ha sido enjuiciado en relación con este asunto. Se pregunta a la Comisión Europea: 1. Dado que este escándalo constituye una gravísima infracción de la legislación europea en materia de competencia, ¿qué medidas piensa adoptar la Comisión a fin de presionar a esta empresa para que revele la identidad de los implicados en el escándalo Siemens en Grecia, y que los sospechosos compadezcan ante la justicia? 2.¿Ve la Comisión con buenos ojos que puedan participar en programas y proyectos financiados por la UE empresas que han demostrado estar implicadas en distintos casos de corrupción a gran escala en países europeos y que siguen negándose a revelar la identidad de los sobornados? Preguntas parlamentarias/7 de febrero de 2011/E-000745/2011/Pregunta con solicitud de respuesta escrita a la Comisión/ Artículo 117 del Reglamento/ Michail Tremopoulos (Verts/ALE) Asunto: Esclarecimiento del escándalo de Siemens en Grecia. sc

Lamento el doble envío. No me salió a la primera... y a la segunda salió por partida doble. Disculpen.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre la autora

María Antonia Sánchez-Vallejo. Periodista con experiencia en Oriente Próximo y en la cobertura de las guerras de Irak y Líbano, llevo un cuarto de siglo viajando a Grecia. He pasado temporadas en Salónica, donde amplié mis estudios de griego, y he cubierto las elecciones de 2009 y buena parte de la crisis de la deuda. También disfruto del país en vacaciones.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal