La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

Aparcado por vacaciones, sin Jim

Por: | 18 de agosto de 2009

Este viaje se detiene durante unas semanas por motivo de las vacaciones. La vuelta será en la segunda semana de septiembre. Espero que los ruteros de este blog hayan disfrutado de sus vacaciones, lo vayan a hacer ahora o lo estén haciendo. Y que siempre les acompañe la buena música.
La magnífica música como la que nos ofrecía siempre Jim Dickinson, que murió el pasado sábado en Memphis. Hablamos de un gigante, un hombre 10 de la música americana de raíces, un amante de lo suyo, un perfecto conocedor del entorno musical y un padre que alumbró a sus hijos que formaron los esplendidos North Mississippi Allstars.
Antes de convertirse en productor en los años 70, Dickinson fue un músico de sesión que tocó en muchos discos de los sellos Sun y Atlantic Records. Por sus manos y su mente han pasado los más grandes: Bob Dylan, Rolling Stones, Aretha Franklin, John Hiatt, Steve Forbert, Willy Deville, Flamin Groovies..
Se ha ido un hombre insustituible. Va por ti.


Por cierto, el piano era tuyo, Jim. Gracias. Hasta septiembre a todos.

Promesa del mejor folk con The Gourds

Por: | 12 de agosto de 2009

La canción que al final tendrás la oportunidad de escuchar fue la primera de este año en presagiarme el verano con su alegría folk, pese a escucharla por primera vez en pleno invierno. Y ahora que tan poco queda para que me coja las vacaciones, la traigo para esta ruta. Sol, verano y muy buen bluegrass que levanta el ánimo.
Fueron una de esas recomendaciones de Jesús, en su maravillosa tienda de Radio City, perdida en el asfalto madrileño. Y es una de esas bandas que sólo se pueden encontrar cuando uno pincha Toma Uno de Radio 3, donde el inigualable Manolo Fernández siempre descubre con pasión y cariño la mejor música norteamericana.
Hablo de The Gourds.
Desde Austin, Texas, llegan estos chicos que al órgano, banjo y slide descorchan las esencias de la folk music. Te los tienes que imaginar cantando con una cerveza en la mano mientras cuentan chistes en una tarde soleada. También en el típico club de pueblo desencajando la noche con guitarras y palmas a tutiplén.
Y resulta que Kevin Russell (voz, guitarra y mandolina) Jimmy Smith (voz, guitarra y bajo), Claude Bernard (voz y acordeón) y compañía llevan desde mediados de los noventa publicando discos, versionando clásicos y ofreciendo un material propio con nervio y sabiduría. Tal vez, ya los conozcas, pero si no es así tienes todavía verano suficiente para hacerte con su música y disfrutar con ellos. No digas que no traen la promesa de buen tiempo. Música al aire libre. <<Country Love>>, tema del último disco Haymaker.


Sosiego y naturalidad con Eilen Jewell

Por: | 11 de agosto de 2009

Reconozco que me tiene hechizado esta chica de Boston que ya se ha hecho con un público fiel en la escena norteamericana, gracias a su cuidado folk remojado de blues, country y jazz. Hace unos años era una promesa pero ahora podemos hablar de una realidad. Eilen Jewell ya se codea con las mejores voces femeninas del pop-rock contemporáneo.
Tras el precioso Letters from Sinners & Strangers, Jewell ha publicado Sea of Tears que vuelve a dibujar el perfil de una autora con identidad y talento suficientes para causar adorables temblores en el oyente. Su música resulta íntima y natural en los 12 cortes de un disco que cuenta con certeros arrebatos como el tema que da título al álbum o pequeñas maravillas como <<Rain roll in>> o <<Nowhere in no time>>. Incluso suena bien el rockabilly versionado, <<Shakin’ all over>>, que fuera de los lejanos Johnny Kidd & The Pirates.
Sea of Tears pasa tranquilo y agradable, ideal para el sosiego tras una dura jornada de trabajo, y pone de manifiesto que la mejor música puede ser simplemente bella, sin giros extraños y elementos mayúsculos.


Adiós a Willy Deville, corsario del rock

Por: | 10 de agosto de 2009

El viernes llegaba a la redacción un cable de AFP que confirmaba la muerte de Willy Deville. Se lo dije a los compañeros de Cultura y me pidieron hacer rápidamente un obituario. 45 líneas es muy poco espacio para condensar todo lo que significa un músico como Deville. Me di cuenta solo más escribir la primera.
Este año está siendo especialmente trágico por la cantidad de muertes que asolan al mundo de la música. Pero con la de Deville es como si se fuera un héroe romántico de nuestra infancia, ese pirata bueno que todos llevamos dentro.
Os dejo con la necrológica para EL PAÍS. Y para los que estéis cerca de alguna playa, os recomiendo pinchar su música mientras se contempla al mar y sus olas en la lejanía.
"Willy Deville ha fallecido a los 55 años en Nueva York, ciudad en la que residía, al no poder superar un avanzado cáncer de páncreas, según anunció la empresa promotora de sus conciertos Caramba Spectacles.
Corsario y seductor, Deville formaba parte de una especie en extinción en el mundo del rock. Como músico de raza y sin patrones preconcebidos, navegaba en su condición mestiza al igual que un pirata a la deriva en los agitados mares del negocio discográfico. Con una guitarra en la mano, la línea marcada en el ojo, sus anillos y pendientes, el cigarrillo a medio caer y ese bigotillo estiloso y bárbaro, siempre se mantuvo fiel a la aventura musical, que lo llevaba indistintamente a versionar con toques mariachis el célebre tema de Jimi Hendrix <<Hey Joe>> como a dejarse fascinar musical y vitalmente por todos los puertos que pisaba, fuera Nueva York, Nueva Orleáns o su querida París.
Nacido en Stamford, Connecticut (Estados Unidos), William Borsay, su nombre original, fue un chaval más inquieto de lo normal que a los 14 años se encontraba viviendo en un ático neoyorquino cuando la ciudad hervía en mitad de los sesenta en una esplendida conjunción de sonidos urbanos. Él quería parecerse a Little Richard pero aquel muchacho se empapó de una fantástica marejada de blues, jazz, pop y folk y además tuvo tiempo de irse una temporada a San Francisco para entrar en contacto con la psicodelia.
A mediados de los setenta, formó Mink Deville, uno de los grupos más originales de la escena punk de Nueva York y que, junto con los Ramones, tocaba en directo semanalmente en el ya desaparecido CBGB's. Mientras el resto de compañeros del imperdible desarrollaban rock acelerado, Deville destacaba por asimilar influencias del R&B, teniendo a los Drifters como una de las formaciones de cabecera. Por eso, parece como si el destino le reservara encontrarse con Jack Nietzsche, reputado productor de la época dorada del pop. Con él grabó su primer disco, Cabretta, que incidía en sus pasiones afroamericanas. Y a partir de ahí, llegaron álbumes inteligentes y variados, repletos de sonidos dispares como el cajun, el cabaret, el soul o el doo-wop. De entre todos, Le Chat Bleu fue el que le dio el mayor reconocimiento y le hizo coquetear con cierto éxito.
En 1985, comenzó una carrera en solitario llena de altibajos. Como un dandy de la música, compuso el tema principal de la película La Princesa Prometida y se adentró aún más en los sonidos latinos mientras forjaba una independencia infranqueable. En España, se le conoció más allá de los circuitos de fans por su versión de <<Demasiado Corazón>>. Pero no era un cantante percha para hacer hueco. Era un artista de los pies a la cabeza, que tenía discos maravillosos como Victory Mixture o el más reciente, Pistola, abundante en cadencias del sur norteamericano.
Nunca conquistó un número uno ni alcanzó a ser un superventas, pero en su defensa siempre pudo decir que tampoco fue derrotado, ni siquiera cuando se hundió en el ostracismo del negocio musical en los últimos años de su vida. Era un rollo pirata: componía a su aire y ampliaba su legión de seguidores. Parecía el hermano pequeño de Keith Richards o el socio de taberna de Tom Waits. Tras cancelar su última gira, sus seguidores empezaron a recaudar fondos por Internet para que pudiera luchar contra el cáncer y una hepatitis C que arrastraba. Algunos querían mandarle mensajes de apoyo. Pero Deville no tenía conexión a la red y desconocía el correo electrónico. Entonces, como en otra época, su casa se llenó de cartas escritas a mano y miles de rosas".


I Encuentro Americana Costa del Sol (Suspendido)

Por: | 06 de agosto de 2009

ME COMUNICAN QUE POR PROBLEMAS ECONÓMICOS Y DE ASISTENCIA EL ENCUENTRO AMERICANA COSTA DEL SOL HA SIDO FINALMENTE SUSPENDIDO POR SUS ORGANIZADORES. UNA LÁSTIMA.
--------------
Me hacen llegar información del primer “Encuentro de Americana Costa del Sol”, una iniciativa que arranca en Estepona el próximo 10 de agosto y que se antoja muy interesante para los amantes y aficionados de la música norteamericana en todas sus variantes. Tal y como reza la nota de prensa:
“La Americana es un concepto musical que empezó a introducirse en la década de los 40 para asimilar en su conjunto los estilos básicos de la música popular en Norteamérica. El término Americana abarca géneros musicales de raíces tradicionales como folk, blues, country, gospel, rock y sus fusiones naturales. En nuestro país existe una gran corriente de bandas y público que hasta ahora no estaban unificados en una manifestación como otras músicas sí han hecho (por ej. el flamenco, la electrónica y el jazz)”.
A partir de ahí son varias las actividades que se pueden consultar en su página web, aunque a continuación os las resumo extraído de la nota que me han pasado:
"El I Encuentro será una cita de gran calidad musical con actuaciones de verdaderos iconos de este género como Pete Anderson y Danni Leigh, o Miguel Ríos, Rebeca Jiménez, Coque Malla, Los Rebeldes, y Los Silver Tones, entre otros.
Durante seis jornadas, el festival tomará las calles de Estepona con conciertos, conferencias, exposiciones, actividades lúdicas, gastronomía y una concentración y exhibición de uno de los principales símbolos de la cultura americana: Harley Davidson. Seis días completos en los que se combinaran los mejores grupos y artistas españoles e internacionales. El galardonado fotógrafo Antonio Alay, testigo excepcional de la cultura rocker española, expondrá su celebrada colección “13 Rockeros" durante el festival”.
Playa y rock’n’roll. Fórmula perfecta para el verano. Vale la pena ir para Estepona.
Toda la información en este blog sobre el I Encuentro Americana.
Dos aperitivos para antes de este encuentro.
Pete Anderson:


Y Los Rebeldes, en un gracioso vídeo de <<El rock del hombre lobo>>.

The Pretenders, rock’n’roll con corazón

Por: | 03 de agosto de 2009

Desde 2003 no había nuevo disco de The Pretenders, esta banda puntera de la nueva ola de los 70 y 80 que ha transmutado en un sólido grupo de rock clásico en el siglo XXI.
El imparable paso de los años o el adiós de algún miembro de la banda no han derrumbado el descaro y el amor por el rock que caracteriza a The Pretenders, a medio camino entre Reino Unido y EE UU. Al frente de todo sigue, cómo no, Chrissie Hynde, 58 años, una mujer de órdago a grande, que me habló desde Londres para la revista Rolling Stone del reciente Break Up The Concrete.
La frescura de los primeros tiempos se sustituye en un buen-saber-hacer, bordado con experiencia y sentimiento. Guitarras que tienen nombre propio en <<Rosalee>> mientras la sombra de Bo Diddley está en el ritmo salvaje del corte que da título al álbum y hay una clara referencia dylaniana en <<Boots of Chinese Plastic>>. Con baladas country rock de muchos kilates como <<You didn’t Have To>> o <<Love’s a Mistery>>.
El corte <<Boots of Chinese Plastic>> parece un homenaje a Dylan. Su título recuerda a <<Boots of Spanish Leather>> y su sonido mercurial a <<Tombstone Blues>>.

Cuando lo grabé Dylan estaba en mi mente. Son 40 años con su música. Con él aprendimos un nuevo romanticismo en el rock, nos descubrió un mundo diferente. Nos encantan las influencias del pasado.
Sois ya un grupo clásico. ¿Crees que influís a las nuevas bandas?

No mucho porque a la mayoría sólo les importa el dinero. Hace 40 años Jimi Hendrix no tenía dinero. La música estaba en la calle. Empezabas por amor a los 19 años, como los Rolling Stones, pero hoy no respetan nada. Graban en tres días con ordenadores y pro Tools. Los discos se hacen de otra manera. Algo cambia y algo se pierde. Echo de menos las guitarras.
Neil Young dijo de ti que eras “una verdadera mujer del rock, capaz de rockear hasta desfallecer”.
No todas a mi edad tienen la misma energía, pero tampoco me considero una mujer dura o con esa imagen que se me da de mala. Soy una chica de toda la vida que me gusta el rock’n’roll.

Bueno, conociste de cerca a Sid Vicious.

Bebía y le gustaba hablar, era muy honesto pero dependiente de las drogas. Y pese a esa apariencia sucia, era muy dulce.
Eres una activista por los derechos de los animales. ¿Es cierto que le dijiste al Ayuntamiento de Pamplona que suspendiera los encierros de San Fermín?

Mandé una carta a la organización. Me gustan las tradiciones y las respeto, pero no me gustan lo que hacen con los animales. Hay alternativas como no matar al toro. ¿Cómo está el movimiento antitaurino en España?
Ya sabes, los toros son una tradición pero también mueven mucho dinero.
Es una pena. Todos van detrás del dinero, pero deberían cambiar la ley.


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal