Little Richard, puro descaro de rock’n’roll

Por: | 21 de abril de 2010

Reproduzco a continuación el texto de la sección Forajidos que escribo para la revista Efe Eme. Esta vez, toca Little Richard, uno de los padres del rock'n'roll.
----------------------
“Mi voz era la más arrebatadora del mundo. Mi voz era puro descaro, y con ella decía cosas que eran puro descaro también”. Son palabras de Little Richard, el hombre origen del rock’n’roll, el hombre que no le hacía falta abuela en el universo juvenil de los cincuenta, el negro atómico que hacía explotar su vibrante desfachatez con toneladas de ritmo en mitad del conservadurismo blanco norteamericano. Como dijo Keith Richards de él cuando fue elegido el músico más influyente de la historia del rock por la revista Mojo, Little Richard “puso el technicolor en un mundo que se veía en blanco y negro”. Basta una sola escucha de ‘Whole Lotta Shakin’ Goin’ On’, ‘Lucille’ o ‘Long Tall Sally’ para darse cuenta que, ciertamente, era imposible resistirse.
Nacido en 1935 en Macon, en el corazón del cinturón bíblico norteamericano, el melocotón de Georgia rompió con estructuras musicales establecidas y, sobre todo, pulverizó todos los tabúes estilísticos, raciales y sexuales de la época. De chaval, fue un chico espabilado, incapaz de estarse quieto, hasta el punto de escaparse de casa y salir con un supuesto doctor a vender por las ciudades “ungüento de serpiente que curaba todos los males”. Ya dedicado a la música, después de tocar en locales de mala muerte y grabar algunas canciones, un joven Richard, que se lo montaba con señoras y chicos por igual, dio el salto discográfico a Specialty cuando el sello, especializado en R&B y gospel, andaba buscando “una especie de B. B. King”. Y, sorpresa, en el chico con el peinado inspirado en el cantante Billy Wright encontraron otra cosa. En las sesiones de sonido, Richard interpretó ‘Tutti Frutti’ y el mundo se puso patas arriba. Y eso que se trastocó la composición original para no herir sensibilidades. Se cambió la letra “Tutti-frutti loose booty” a “Tutti frutti all rooty” porque el productor de grabación, Robert Bumps Blackwell, lo consideraba un exceso de obscenidad ya que Tutti-frutti y booty eran términos que en la jerga significaban “gay” y “trasero”, respectivamente.
El tema fue un éxito que sonó en todas las emisoras de Estados Unidos y Reino Unido. Con una sonrisa como el morro de un Cadillac recién comprado, el pequeño Richard difundió su buena nueva. Porque aquello tenía dosis espirituales para la juventud. Su ritmo salvaje era el incipiente sonido desenfadado de la nueva América, su voz apabullante era auténtico soul, sus trajes de lentejuelas eran una antesala del glam y su actitud ya podía haber sido definida como punk. Un negro del sur, pobre y bisexual en el Estados Unidos racista y puritano de los años cincuenta. Un compositor que incitaba en sus letras a liberarse de los yugos morales y obligaba con su trepidante sonido de piano a bailar y redefinir la música. Visto desde la distancia, era como un forajido sin más ley que la suya, pero al que muchos seguían. No había referentes de esa categoría, fue el primer intrépido en hacer caer murallas y fuertes.
Sin embargo, no lo tuvo fácil. Al igual que en el jazz o el swing, los creadores afroamericanos nunca eran lo suficientemente reconocidos en su propio país. Pasó con Duke Ellington o Count Basie, y pasó con Little Richard y tantos otros innovadores del rock. Bien es cierto que a la mecha ya le quedaba poco en los albores de una juventud que corría más rápido que su propio tiempo. La sociedad había dejado atrás la posguerra y un numeroso grupo de músicos hambrientos de diversión y electricidad empezaban a armarla, pero el “Awop-Bop-a-Loo-Mop Alop-Bam-Boom” (“aguanba buluba balam banbú” en español) del melocotón de Georgia pegó un poco antes que el resto. Ese alarido fue el comienzo de la revolución en EE UU. La chispa que hizo estallar el rock’n'roll como el mayor fenómeno cultural de la segunda mitad del siglo XX en Occidente. Luego, Elvis, quien se refería a Richard como “el más grande”, haría más ruido que ninguno.
En la cresta de la ola, dio rienda suelta a su apetito sexual. Era un devorador de mujeres y hombres, que le encantaba hacer orgías antes y después de las actuaciones y ser un voyeur. Lee Angel fue una de sus grandes novias. Una mujer dispuesta a todo para satisfacer al artista y a sus más lujuriosos deseos. Es conocida la anécdota con Buddy Holly, el músico con cara de empollón y niño bueno. Minutos antes de un concierto, Holly entró al camerino y, a petición de Richard, agarraron entre ambos a la chica para desahogarse hasta que al músico de las gafas de pasta le pilló salir al escenario en plena faena. Tuvo que salir con los pantalones casi caídos.
Mientras tanto, Richard siempre compitió por ser el mejor. Como se cuenta en la biografía, Oooh, my soul!, La explosiva historia de Little Richard, escrita por el musicólogo Charles White, en unos años en los que se vendían a los músicos como aspirantes a la corona del rock y otros géneros, el músico de Macon hizo enfadar mucho al sureño Jerry Lee Lewis, que se negó a cantar antes que él por motivos raciales y de ego. Durante un concierto en Detroit, arrasó en su particular estilo provocador (del que tomaría buena nota en el futuro James Brown). Se quitó la ropa, regaló la túnica y las botas, se subió de pie al piano y compartió escenario con Mitch Ryder, admirado compositor local. Cuando después salió Lewis, Richard se dejó caer hábilmente entre el público y la mayoría gastaron más energías en pedirle un autógrafo o irse fuera del recinto con él que en prestar atención al otro pianista en escena. Lewis no se lo perdonaría. Con John Lennon fue peor. En Canadá, influenciado por Yoko Ono, el músico británico se empeñó en cerrar después de Richard y éste desprendió tal cantidad de energía que dejó en evidencia el frágil directo del ex Beatle, que tuvo que irse antes de tiempo.
La vida y obra del primer Little Richard representaron en apenas unos años todo lo que vendría después en medio siglo. Sólo la llamada de la religión pudo contener la adrenalina que desprendía el músico. Según sus propias palabras, gracias a su fuerte vocación religiosa, dejó las drogas que podían haber acabado con él ya que eran el diablo. Desde entonces, entregó su cuerpo y alma a la Biblia. Sus retiros espirituales habían sido constantes desde joven (a finales de los cincuenta ya amenazó con uno largo), pero Richard abandonó definitivamente el rock’n'roll por la predicación en los setenta. Era el dilema de su vida. El dios y el demonio. Lo mandado y el rock’n'roll. Seguramente, en el espíritu de Richard, ha triunfado más la ley de Dios, pero el corazón del rock late aún desbocado con su espectacular descaro bajo el rezo de aguanba buluba balam banbú.


Texto original para la revista Efe Eme.

Hay 8 Comentarios

muy buen post indudablemente el mejor cantante de todos los tiempos.

Sin duda un gran cantante. Espero sigas escribiendo

seras imitado pero jamas igualado...eres grande, un idolo de todos los tiempos...un cordial saludo desde ChilePablo

El Mayor rockero de la historia. Para mi, insuperable. Terrible. Sobrenatural.

No es la primera vez que hablas de el, en este blog pero como siempre Richard es bestial es rock anr roll en estado puro su vida de Rocker lo demuestra, y el articulo Genial como ya es costumbre.

Muy bueno, como todos los de la serie. Un placer leerlo.

Excelente músico y excelente artículo que has escrito sobre él. Un saludo.

Qué personaje, además de gran músico. Gusta leer un poquito de historia de vez en cuando, y tú la cuentas muy bien, incluidos los detalles morboso-crónica social ( Lee Angel, what a girl, no sé nada de ella, voy a mirar por ahí. Y muy bueno eso de que solo su vocación religiosa pudo canalizar su tremenda adrenalina; aunque teniendo en cuenta´lo que has contado de sus aficiones a relacionarse con todo el mundo y las noticias que corren los últimos días por ahí sobre los miembros del clero, suena, cuando menos,curioso...;-)Por cierto, muy bueno el concierto de Chuck Prophet

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015434cf0408970c

Listed below are links to weblogs that reference Little Richard, puro descaro de rock’n’roll:

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal