Justin Townes Earle confirma que el apellido no importa

Por: | 07 de diciembre de 2010

Ando desde hace varios días sin parar de trabajo y no tengo ni un segundo para La Ruta Norteamericana. Formo parte del equipo que se dedica a la publicación de los papeles del Departamento de Estado de Estados Unidos, filtrados por Wikileaks, y desde finales de noviembre en eso estamos entregando todo el tiempo. Un poco agotador pero, como periodista, gratificante.
En una pequeña parada en el camino aprovecho para recuperar un disco del que hablé en el blog Muro de Sonido, elaborado por distintos críticos musicales de El País y que toca más palos musicales que esta ruta sonora. Se trata del último trabajo de Justin Townes Earle, el hijo de Steve Earle, al que tenía ganas de volver a traer a este blog y que, además, sirve de excusa perfecta para reanudar el contacto con La Ruta Norteamericana. Hace un año y medio o así entrevisté a Justin para el suplemento cultural Babelia y me transmitió muy buenas vibraciones de ser un tipo que sabía lo que quería y amante de la música norteamericana.
Como escribía en Muro de Sonido, no suele ser normal que el hijo de un gran músico que se dedica a la misma profesión iguale al padre o la madre. Si bien es cierto que un apellido puede abrir las puertas del negocio de par en par, de hecho, termina pesando tanto el susodicho apellido que se convierte a la larga en un lastre. Pero Justin Townes Earle ha conseguido que no le pese el apellido de su padre, Steve Earle, ni al ritmo que lleva tampoco el apellido artístico de un clásico entre clásicos, Townes Van Zandt.
Intérprete y compositor, en la línea tradicional de songwriter americano, el hijo de Steve Earle ha confirmado que su historia musical va muy en serio con la publicación de Harlem River Blues (Bloodshot / Houston Party), un emocionante y más que notable ejercicio de sonidos de raíces, que gira en torno a medios tiempos que hechizan en más de una ocasión como en <<One more night in Brooklyn>>, <<Wandering>> o <<Move over mama>>. El álbum parte del country-rock para recorrer con estilo el blues, el gospel y el hillbily.
Este Harlem River Blues se suma a los espléndidos The Good Life y Midnight at the movies, en los que el músico ya mostraba su particular gran paleta de géneros tradicionales. Lo cierto es que la mitología popular y el respeto por las influencias descansan en su obra. Justin no cae en el simple revival y aporta su propia visión que trae a la memoria a las composiciones lentas de Whiskeytown / Ryan Adams como al country del propio Van Zandt.
Pero, como su padre y el propio Van Zandt, Justin camina por la cuerda floja de los excesos de las drogas y el alcohol. Durante muchos años ha tenido problemas con las drogas, como él mismo reconoce, que parecía haber superado. Sin embargo, hace unas semanas, en mitad de su gira, pasó por prisión por intoxicación pública y tuvo que cancelar su gira para ingresar en un centro de desintoxicación. “Earle tiene el firme compromiso de afrontar su lucha con la adicción y agradece a su familia, amigos y fans su continuo apoyo en estos difíciles momentos”, escribía su representante en un comunicado. Finalmente, reanudó su gira.
Harlem River Blues es uno de los mejores discos del año de eso que ha dado en llamar americana. Y Justin Townes Earle, se puede decir, es un músico en claro ascenso y reafirmando que lo suyo no es cosa de enchufe ni de apellido, lo suyo es cosa de ser un gran intérprete que sabe sintetizar magistralmente sus grandes influencias.


Hay 5 Comentarios

Hola,Yo veo algo muy grande en este hombre, como de Buddy Holly o Cash, y eso en mi opinión no está sólo en las influencias (en este caso tb los genes) o en las fuentes de que se bebe, hay que ser tb medium para invocar a la gran Musa, y eso es un nada ligero compromiso personal. Este aire retro (sus camisas, su peinado) se transforma en un huracán en mis altavoces.Muy muy serio, me parece a mí. Ojalá produzca mucho y su droga llegue a ser el Gospel.Gracias de nuevo al autor del Blog.

Es cierto, a pesar del peso del apellido, en algunas ocasiones los hijos igualan o incluso superan a sus progenitores, como claro ejemplo tenemos al que yo personalmente considero uno de los mayores genios del siglo pasado, hablo de Jeff Buckley.Aquí en España, y ya de otro palo, tenemos al gran Manuel Angel Mart, cantante de Estirpe e hijo de Manuel Martínez, lider de Medina Azahara.

Gran disco sin duda se saborea cad una de us canciones sin hartarte, siempre apunto maneras, te hace sentir sus emociones y eso amigos no es poco creerme.Y sobre wikileaks, al final lo pillan con métodos del siglo pasado, ósea mujeres sexo faldas mataharis y espías que parecen no serlo. No aprendemos... mucho dominio del las IT y poco de relaciones hombre mujer, casi parece un chiste.

He who makes no mistakes makes nothing.

Joder que suerte lo de Wikileaks. DISFRUTALO, Enhorabuena, ademas te lo mereces.DALE MUCHA CAÑA!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef015434cf02b5970c

Listed below are links to weblogs that reference Justin Townes Earle confirma que el apellido no importa:

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor del diario El País y colaborador habitual del suplemento cultural Babelia, las revistas Ruta 66, Efe Eme y Rolling Stone. Encargado de la sección musical de A vivir que son dos días – Madrid en la Cadena SER. Es autor del libro Acordes rotos. Retazos eternos de la música norteamericana (66 rpm). Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela"

La canción del Jukebox

 

Autor: Natalie Merchant. Canción: Motherland. Año: 2001. Disco: Motherland. Sello: Elektra. Canción pinchada por Hagari Zeligman.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Nuevo libro

Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal