En recuerdo a Charlie Louvin, maestro del country arraigado a la tierra

Por: | 28 de enero de 2011

Su música estaba arraigada a la tierra, a la tierra americana. Charlie Louvin, fallecido a causa de un cáncer de páncreas el 26 de enero en su casa de Wartrace, en Tennessee, era uno de los grandes padres del country, con una carrera que duró más de siete décadas e influyó en Gram Parsons o Emmylou Harris, entre otros. Miembro de los maravillosos Louvin Brothers, el cantante, que tenía 83 años, llevaba desde principios de los sesenta en solitario y había publicado recientemente The Battle Rages On, un disco de canciones de la Guerra de Secesión estadounidense con la colaboración de varios músicos.
Nacido en Henagar, Alabama, el 7 de julio ed 1927, Louvin fue hijo de una familia de granjeros que desde muy joven trabajó en los campos mientras pasaba las noches escuchando programas radiofónicos de bluegrass y folk. Los sonidos rurales de bandas como Blue Sky Boys o Monroe Brothers le inspiraron a él y a su hermano mayor Ira para formar un dúo a finales de los cuarenta.
Su primer éxito, <<When I stop dreaming>>, llegó en 1955, el mismo año que giraron con Elvis Presley. Con Charlie a la guitarra y como voz principal e Ira a la mandolina y el apoyo vocal, los Louvin Brothers moldearon un estilo de country vivaz, sin abandonar las raíces de las abundantes composiciones que circularon durante los años de la Gran Depresión y asentándolo en las armonías vocales, anticipándose de esta manera a la obra de los Everly Brothers, que alcanzaron mayor éxito.
Pero los Louvin Brothers estaban llamados a ser una de las grandes influencias del género por su variedad de ecos y referencias. De fuertes convicciones religiosas, preservaron el poder seductor del gospel tradicional en su juego de voces, al mismo tiempo que ofrecían sugerentes coqueteos con la guitarra eléctrica (muchos de ellos a cargo de Chet Atkins, referencia absoluta a las cuerdas y hacedor destacado del sonido Nashville) o adornaban de bluegrass sus canciones con una mandolina que recordaba a Bill Monroe. Así, bajo la herencia sonora de los Montes Apalaches donde crecieron, su country escondía también sabor a Lesley Riddle. Habían creado un estilo propio, con olor a tierra, y que marcó para siempre a The Byrds, Flying Burrito Brothers o Uncle Tupelo.
Sin embargo, las diferencias entre los hermanos hicieron que el dúo se separara en 1963. Ira, que se había casado varias veces y era alcohólico, murió dos años después en un accidente de coche. Charlie había emprendido poco antes su carrera en solitario, aunque, como confesaba en varias entrevistas, algunas recientes, nunca se acostumbró a cantar sin su hermano.
Debutó en 1964 con un éxito, <<I don't love you anymore>>, y siguió en esa senda durante al menos una década. Su estilo sobrio y su afán tradicionalista cautivaron a Emmylou Harris y Gram Parsons, que buscaban señas de identidad para crear un lenguaje propio cuando el pop dominaba las ondas. Y como estrella del programa radiofónico Grand Ole Opry, el más prestigioso sobre country en EE UU, también fue faro que iluminó a artistas del rock con inquietudes rastreadoras como The Raconteurs y Neko Case.
Si bien en los ochenta y los noventa tuvo un perfil bajo, su nombre volvió a sonar con insistencia en los círculos del género en esta última década por discos tan notables como Charlie Louvin (2007), en el que colaboraban Elvis Costello, Marty Stuart y Jeff Tweedy, y Steps to heaven (2008), en el que rendía tributo a su religión cristiana y su pasado gospel.
Para todos, Louvin era como un viejo maestro de escuela, sabio y cercano, que había vivido mucho. De hecho, ayudó en sus comienzos a un joven Johnny Cash, al que invitó a uno de sus conciertos cuando el hombre de negro, tras acabar su jornada en el campo de algodón, vendía entradas en Arkansas para sacarse un dinero. Y Cash, precisamente, en su autobiografía, al hablar de la trascendencia del country, captó la esencia de la música de Louvin cuando escribió: "La vida en el campo como yo la conocía es posible que sea algo del pasado y cuando los músicos actuales, intérpretes y fans por igual, hablan de ser country, eso no significa que sepan qué es o se preocupen por la tierra y la vida que esta sostiene y regula. Hablan más de opciones: un modo de vestir, un colectivo al que pertenecer, un tipo de música a la que llamar suya. Lo que suscita una pregunta: ¿hay algo detrás de los símbolos del country moderno, o son esos mismos símbolos toda la historia? ¿Son los sombreros, las furgonetas y las poses de honky-tonk todo lo que queda de una cultura que se desintegra? En aquella Arkansas, un modo de vida producía un cierto tipo de música". Y Charlie Louvin era parte de ese modo de vida que se desintegra.
Charlie Louvin en solitario.


Con su hermano Ira en los Louvin Brothers.

Hay 3 Comentarios

Gracias a los dos. Chema: Lleva en la nevera el obituario de Gladys Horton unos días, a la espera que el periódico lo publique. Pedro Cruz: Gracias por tus palabras. Y consigue discos de Charlie y algún recopilatorio amplio de los Louvin Brothers.

Gracias, no había escuchado todavía a este artista. ¡Qué gusto da lo auténtico! Empiezo a pensar en este blog como una vitamina, y ¿casualidad? hoy precisamente había hecho plan de llevar a reparar mi mandolina.Gracias, Sr Navarro

Charlie Louvin un grande y desconocido para muchos D:E:PTu resumes muy bien quien fue este gran músico.También ha muerto una cantante de las Marvellets, mala semana para la música. mala

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef014e8aeef2ef970d

Listed below are links to weblogs that reference En recuerdo a Charlie Louvin, maestro del country arraigado a la tierra:

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor del diario El País y colaborador habitual del suplemento cultural Babelia, las revistas Ruta 66, Efe Eme y Rolling Stone. Encargado de la sección musical de A vivir que son dos días – Madrid en la Cadena SER. Es autor del libro Acordes rotos. Retazos eternos de la música norteamericana (66 rpm). Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela"

La canción del Jukebox

 

Autor: Crosby, Stills, Nash & Young Canción: Down by the river. Año: 1969. Disco: Everybody knows this is nowhere. Canción pinchada por María López.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Nuevo libro

Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal