Adiós a Otis Clay, una sobresaliente voz apaciguadora del soul

Por: | 13 de enero de 2016

2048x1449-1

La muerte del irrepetible David Bowie ha eclipsado por completo el fallecimiento de otro músico de gran categoría. Cierto que a Otis Clay no le conocen más de cuatro gatos en España, pero no recordarle después de morir no sería justo para un hombre con una voz apaciguadora, un pura sangre del soul de toda la vida, ese género musical que nos invita a vivir apasionadamente la vida.

Fallecido en Chicago, a la edad de 73 años por un ataque al corazón, según informó su hija a la prensa norteamericana, Clay era un vocalista de vieja escuela, un hombre de perfecto encaje soul, con una garganta sobresaliente, que encaraba con igual intensidad las baladas como las más festivas celebraciones.

Nacido en la localidad de Waxhaw, en el Estado de Mississippi, el músico pertenecía a una familia de profundas raíces religiosas. La música, a través de la iglesia, estaba presente en su casa. Fue su forma de entrar en contacto con el cante. Como tantos negros del sur estadounidense, emigró al norte y desarrolló su carrera en Chicago, donde formó parte de los Golden Jubilaires y los Famous Blue Jay Singers con los que cantaba a capella en colegios y hoteles. Se movió siempre entre el soul y gospel, desarrollando un estilo vibrante, concentrado en unas cuerdas vocales sobresalientes.

Era puro soul sureño. Aunque se instaló en Chicago, su voz desprendía las emociones más sinceras de amor, pérdida o compasión, al modo que hacían los mejores puntales del cinturón negro del sur. Más cerca al estilo espiritual de Bobby Womack que al desparpajo pasional de Otis Redding, sus mejores grabaciones eran todo latido, como atestigua su maravilloso Trying To Live My Life Without You, publicado en 1972, aunque llevaba ya unos años sacando una serie notable de sencillos, entre ellos su pieza más conocida hasta la fecha, That's How It Is (When You're In Love), de 1967, una demoledora balada, cantada a corazón abierto, que describe la sensación de sentirse enamorado.

 

Clay tuvo su mejor momento cuando Atlantic Records le fichó a través de un sello subsidiario y llegó a grabar She’s about a Mover en los estudios FAME de Muscle Shoals. Una pena que no desarrolle más su carrera en ellos. Memphis y Alabama, donde registró más obras, eran su entorno natural. Allí este músico de presencia campechana encontró un punto exacto al soul sureño, dotándole de un curioso toque gospel.

Cierto que la historia no le ha tratado bien, pero fue admirado por compañeros de época. A fin de cuentas, escuchando Trying To Live My Life Without You se ve que estaba hecho de verdadera pasta soul. Es un disco que ha sonado en mi reproductor tantas veces como los mejores y más conocidos discos de soul, sin desmerecerlos. Porque Otis Clay irradiaba con su voz rasposa el más fiel southern soul y eso, para este escribiente, es suficiente motivo como para tenerle en una alta consideración. Esa gente, los negros del soul sureño, hacen lucir con sus canciones los más auténticos sentimientos.

 

Hay 1 Comentarios

Buenos días, Fernando!!
Ante todo, desearte muy buen año y mejores descubrimientos sonoros.
Y agradecerte de todo corazón tu blog y todas las sorpresas musicales que hay en él.
Buen domingo y buena vida!!!!
Pere

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal