Julia Jacklin: Un nuevo talento del rock australiano

Por: | 06 de febrero de 2017

Julia-Jacklin-1012x675

En La Ruta Norteamericana nos detenemos en Parada para repostar, la sección que cuenta con colaboraciones y lo hacemos con Toni Castarnado. Toni nos trae a una chica que debutó el año pasado con un disco muy bueno y tiene pinta de hacer buena carrera. Sin duda, conviene escucharla.

Texto: Toni Castarnado

Hace un año, con las encuestas programadas y los recuentos ya definitivos sobre lo mejor de ese curso encima de la mesa, despuntaba un nombre en clave femenina, el de la australiana Courtney Branett. A tenor de las sucesivas y súbitas desapariciones de Lemmy Kilmister, David Bowie y Glen Frey (luego vendrían las de Prince, Sharon Jones, Leonard Cohen…) en un plazo de tres semanas, se abrió un interrogante intrigante por miedo a quedarnos huérfanos de estrellas del rock en un futuro próximo. Entonces, la pregunta estaba en el aire, ¿hay relevo para estos héroes del rock que amenazan con dejarnos? Las lecturas son múltiples, las conclusiones ciertamente confusas. En el plano de las mujeres, con Patti Smith (nuevo libro M Train y el reciente homenaje a Dylan por el Nobel), Chrissie Hynde (con sus memorias frescas y un disco notable con Pretenders), Debbie Harry (la menos activa) como núcleo de la vieja guardia, y PJ Harvey y Lucinda Williams como último eslabón de esa cadena, aún firmes y en pie de guerra, en el último lustro ha habido nombres que han agitado la coctelera, hay una nueva luz que nos alumbra con un mapa extenso y un panorama recio. Con etiqueta de independientes, pero sin reticencias para abordar cualquier tema, Anna Calvi, Sharon Van Etten, Laura Marling, Julia Holter, Caitlin Rose, Eleanor Friedberger, Cate Le Bon o Angel Olsen (estas dos últimas con álbumes excelsos durante este 2016 irregular) han tomado la iniciativa. Sin ánimo de pisar el terreno a nadie han encontrado un espacio propio en el cuál se sienten cómodas, a su favor juega que tienen el beneplácito del público (imprescindible) y el de los medios especializados que les dan cancha.

La última que se había colado en ese furgón fue Courtney Barnett. Esta australiana inquieta no ha dejado de ser noticia. En 2013 el prestigioso portal de música Pitchfork elegía Avant gardener como mejor composición de ese año, estaba claro que Courtney Barnett no daba punzadas sin hilo. Hasta ese momento, únicamente había grabado dos Ep´s, con títulos y portadas ingeniosas, How to carve a carrot into a rose y I´ve got a friend called Emily Ferris. Por aquel entonces, ella se movía con soltura dentro del circuito de conciertos en Nueva York. Era un diamante en bruto, a veces tocaba sola, también acostumbraba a hacerlo acompañada. Para llegar a más mercados, reunió ambos lanzamientos en uno, The Double Ep: A sea of split peas era su verdadera tarjeta de presentación. Con un fraseo vocal seco y melancólico en base a un rock lo-fi, adereza con la adrenalina del garage y brochazos de folk con citas dylanianas, así conquistó a un foro receptivo. Con más rodaje, mucha más distorsión, y con unas perspectivas de futuro halagüeñas, Courtney Barnett grabó y mezcló Sometimes I sit and think, and sometimes i just sit en apenas veinte días. Con ardor guerrero como Savages (otro fenómeno a tener en cuenta), tiene en su haber piezas rocosas como Elevator operator y Pedestrian at best que no dejaban lugar a dudas, Courtney Barnett seguía dando pedaladas a toda velocidad.

Entretanto, mientras esperamos a que nos sorprenda con más material, otra chica vecina suya, Julia Jacklin, sale de la madriguera con once canciones que son sólo, el inicio de una historia que tiene visos de no quedar como una anécdota pasajera. Con Barnett coincide, además del paisanaje (ambas de Sydney, se llevan dos años de diferencia), en el sonido, en su filosofía, libre y con fiereza. Si en Don´t let the kids win, el debut de Jacklin, se intercambian los papeles, ni te das cuenta. Son almas gemelas. De niña, Julia Jacklin tocaba en una banda en la escuela, hacían versiones de sus ídolos juveniles, después estudió políticas sociales en la universidad, pero eso no le sirvió para encontrar un trabajo en lo suyo, vivía aún en los suburbios de su ciudad y trabajaba en una fábrica para ganarse un sueldo que luego se gastaba en música. En 2012 forma una banda, se llama Salta y le acompaña en esa aventura su amiga Liz Hugues, eran dos voces y dos guitarras. Después siguió por su cuenta, publicó dos singles, enseguida con buenos resultados; empezaron a sonar a menudo en las radios de su país.

 

De un día para otro, se mueve y toca en todos lados (en Estados Unidos y en Europa también), forma parte del cartel de algunos festivales con pedigrí (también presente en el cartel venidero de Primavera Sound), ha girado con los emergentes Whitney o con propuestas más consolidadas como Okkervil River. Y para colmo, la edición australiana de Rolling Stone la apunta como futura estrella. Ya lo hicieron en su momento con Kasey Chambers y acertaron. “Pool party” fue su primer single, asimismo es la pieza que asoma la cabeza con asombro en Don´t let the kids win, aquí mezcla con precisión el indie de raíz pop con el llamado americana. Una de sus fuentes de inspiración es Doris Day, Leadlight tiene aroma a canción de los 50´s. En Coming of age, ruido y disconformidad, con letras que no reflejan la edad que marca su carnet de identidad, son mucho más adultas. La parada en Same airport, different man es otra prueba, porque nunca sabes qué tren y qué vagón es el que más te conviene, así que si hay dudas, mejor esperar a que pase el siguiente.   

 


Texto: Toni Castarnado, redactor de Ruta 66Mondo Sonoro y Rock Zone. Su nuevo libro Mujeres y música. 144 discos más que avalan esta relación (66rpm). Anterior libro: Mujer y música. 144 discos que avalan esta relación (66rmp).
 
  

*** Escucha el playlista de Spotify La Ruta Norteamericana: Esencia de mujer.

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

La Ruta Norteamericana

Sobre el blog

Viaja por el pasado, el presente y el futuro de la música popular norteamericana. Disfruta del rock, pop, soul, folk, country, blues, jazz... Un recorrido sonoro con el propósito de compartir la música que nos emociona.

Sobre el autor

Fernando Navarro

. Redactor de El País y colaborador del suplemento cultural Babelia y las revistas Ruta 66 y Efe Eme. Colabora también con un espacio musical en el programa A vivir de la Cadena SER. Es autor de los libros Acordes rotos y Martha. Cree en el verso de Bruce Springsteen: "Aprendimos más con un disco de tres minutos, que con todo lo que nos enseñaron en la escuela".

La canción del Jukebox

 

Autor: Luther Allison. Canción: Serious. Disco:Life Is a Bitch. Año: 1984. Sello: Encore!/Melodie. Canción pinchada por Pablo J. Martínez.

Participa en "La canción del Jukebox" 'pinchando' una canción. Manda tu selección de música norteamericana con el enlace de Youtube o Vimeo a la dirección @gmail.com e indica tu nombre. Tu canción sonará durante una semana en este Jukebox digital.

Spotify

Spotify de 'La Ruta Norteamericana'

Listas de reproducción temáticas de La Ruta Norteamericana. Música para mover las caderas, engancharse al soul, desmelenarse con guitarras o soñar despierto. ¡Escucha nuestra lista!

PERFIL DE FACEBOOK

Perfil facebook 'La Ruta Norteamericana'

Recomendaciones, noticias y reflexiones musicales en primera persona, un espacio distinto al blog donde conversar y escuchar música.

FACEBOOK: AMIGOS DE LA RUTA NORTEAMERICANA

Grupo facebook 'La Ruta Norteamericana'

Lugar de encuentro sobre actualidad musical y sonidos raíces de la música norteamericana. Otro punto de reunión y recomendaciones del blog de Fernando Navarro pero hecho con la colaboración de todos sus miembros. ¡Pásate por nuestro grupo!

Libros

Martha

Martha. Música para el recuerdo

“Un accidente de tráfico y sus consecuencias despiertan en Javi, un periodista inmerso en la crisis del sector, un torrente de recuerdos y sensaciones que le conducen a su juventud, a esos veranos en el pueblo con sus amigos, al descubrimiento del amor y de esas canciones que te marcan de por vida. Un canto al rock, a la amistad, a la integridad ética y al amor puro”


Fernando Navarro

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana.

Acordes Rotos. Retazos eternos de la música norteamericana repasa el siglo XX estadounidense a través de las historias de más de treinta artistas, claves en el nacimiento y desarrollo de los estilos básicos de la música popular. Un documento que tiene en cuenta a músicos esenciales, que dejaron un legado inmortal sin importar el éxito ni el aplauso fácil.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal