40 Aniversario

La ventriloquía de HABITAT III

Por: | 25 de junio de 2016

Quito_calle_García_Moreno
Quito, Ecuador, será la sede de Habitat III entre el 17 y el 20 de octubre del 2016. Imagen Wikimedia Commons.

Por Fernando Carrión *

Hace 40 años en la ciudad de Vancouver (1976) se llevó a cabo la primera reunión de ONU-HABITAT destinada a diseñar políticas urbanas a nivel planetario. En esa cumbre se legitimó la oficina de Naciones Unidas –HABITAT- con la misión de velar por los llamados “asentamientos humanos” y “hábitat”, conceptos importados de las ciencias naturales. Sin duda fue un avance porque los países miembros del organismo internacional reconocieron a las ciudades como una problemática que requería un tratamiento especializado de carácter internacional. En esa ocasión los debates giraron alrededor del agudo proceso de urbanización que se vivía a escala mundial, producto de la vigorosa migración rural/urbana y del crecimiento natural de la población, que produjeron un significativo crecimiento en las ciudades, al extremo que dieron lugar al aparecimiento de los asentamientos humanos, denominados según el país que se trate como: favelas en Brasil, villas miseria en Argentina, pueblos jóvenes en Perú, barrios de rancho en Venezuela, colonias populares en México o callampas en Chile. La emergencia de esta problemática terminó por construir una “ciudad dual”: informal/formal; legal/ilegal.

La segunda cumbre se celebró en la ciudad de Estambul en 1996, teniendo como ejes de debate la globalización (La ciudad global) y las tesis del neoliberalismo (ciudad neoliberal), enmarcados, por un lado, en los procesos del llamado “Consenso de Washington”, que impulsó la desregulación del mercado, la descentralización y el reposicionamiento de los organismo internacionales de cooperación en materia urbana. Y por otro lado, en la búsqueda de la eficiencia en la gestión, para lo cual se recurrió a las técnicas cuantitativas de medición de resultados, que luego tendrían su correlato en los denominados “objetivos del milenio” nacidos en la cumbre mundial del año 2.000, realizada en la sede de la ONU en Nueva York.

Hoy estamos a las puertas de la tercera conferencia mundial de HABITAT, que ha sido preparada durante varios años con muchas reuniones nacionales, regionales y mundiales. En este caso las ciudades –convertidas en un objeto de acción, pero sin sujeto- han cambiado notablemente, al extremo que se encuentra entre los tres actores mundiales actuales: a) los Estados en decadencia, b) el mercado representado por las grandes corporaciones transnacionales y c) las ciudades mediante los municipios, que han logrado un protagonismos único.

Seguir leyendo »

Patios coeducativos: abrir la escuela para transformar la ciudad

Por: | 23 de junio de 2016

Por Adriana Ciocoletto 

Recogiendo ideas de varias autoras, la Coeducación es aplicar la perspectiva de género en el ámbito educativo, para conseguir la plena igualdad de derechos entre mujeres y hombres desde la infancia. A través de la coeducación, se valoran indistintamente la experiencia, las aptitudes y aportaciones individuales de nenas, nenes o jóvenes independientemente de su sexo, o identidad sexual o de género. Esta mirada, contribuye a valorar las diferencias y a evitar, no solo la discriminación en función del sexo y género, si no también de la edad, origen, clase social, diversidad funcional, etc. Actualmente, gracias a las reivindicaciones feministas, muchas escuelas incorporan en sus contenidos curriculares los valores de la coeducación. Pero pocas veces se aplica de forma integral esta visión que establece un vínculo entre las relaciones sociales y la configuración física de los espacios escolares.

Los “patios coeducativos” son proyectos que buscan, más allá de una mejora física del patio como espacio de juego y encuentro, transformar las relaciones de género que se perpetúan en nuestra sociedad y que se reflejan desde la infancia. Estos proyectos son impulsados por la cooperación entre entidades que trabajan desde la perspectiva de género, y por administraciones públicas que les interesa aplicar la coeducación dentro de sus programas y que cuentan con la implicación de toda la comunidad educativa; alumnado, profesorado y familias.

¿Y cómo está el patio?

El patio de la escuela es uno de los primeros espacios de socialización, un espacio público donde infantes pasan unas 525 horas al año (según informe breus#31 de la Fundació Jaume Bofill). Aquí es donde desarrollan sus propias capacidades pero también donde aprenden a relacionarse con las demás personas, a conocer otras experiencias; convivir, comprender, compartir, en un espacio común con gente diversa. Todo espacio, desde su diseño, materiales y distribución, condiciona el uso que hacen las personas; por lo tanto, condiciona las relaciones humanas y la convivencia. El diseño del patio escolar, al igual que otros espacios públicos de la ciudad, reproduce los roles de género y genera discriminaciones de diferentes tipos. La distribución y diseño de los patios escolares tiene una marcada jerarquía en la pista deportiva, en general ubicada en el centro, donde predominan los mayores, varones y el fútbol como actividad casi exclusiva. Todos las demás usos queden relegados a su periferia. No hay más opción que buscar rincones donde realizar otras actividades, juegos de movimiento no competitivos que realizan las niñas y niños que no juegan al fútbol o al básquet, o actividades más tranquilas, como la estancia, la reunión o el paseo. Esta dualidad y jerarquía entre quienes juegan y no juegan al fútbol otorga privilegios y genera exclusiones. 

 

Col.lectiu punt 6
Diagnóstico participado, mapeo de los usos del patio, Escuela Lluís Vives, Castelldefells, Barcelona. Col·lectiu Punt 6 y CoeducAcció, 2016.

Seguir leyendo »

Lagos apuesta por el reciclaje a pedal

Por: | 21 de junio de 2016

Tal como se ha hablado en previos artículos en este blog, el manejo de la basura es uno de los grandes retos al que se enfrentan la mayoría de las ciudades del mundo, afectando generalmente a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Muchas veces, la incompetencia de las instituciones y autoridades locales agrava el problema y surgen, consecuentemente, iniciativas ciudadanas que tratan de buscar una solución práctica.

Lagos, con una población de 21 millones, es la ciudad más poblada no solo de Nigeria sino de todo África Subsahariana. A pesar de ser un centro neurálgico cultural y político, el manejo de la basura es uno de los principales problemas urbanos de esta megaciudad. Cada día, 10 toneladas de basura inundan sus calles; tan solo un 40% de estos residuos es recogido por el gobierno municipal y un mísero 13% de los materiales reciclables es rescatado para no ser lanzado a los vertederos. Al mismo tiempo, las empresas lagosenses de reciclaje se enfrentan a una restricción de suministro, es decir, no tienen acceso a un suministro adecuado para procesar los materiales requeridos para su procesamiento, hecho que hace que operen muy por debajo de su capacidad.

Un 66% de la población de Lagos vive en asentamientos humanos muy pobres con el riesgo constante de sufrir inundaciones, propagación de enfermedades, malnutrición, estrés psicológico causado en gran parte por la acumulación de basura en las calles… generando graves problemas de salubridad y medio ambiente. Pero cabe destacar que la propia estructuración de la ciudad hace que muchos habitantes no tengan acceso a los puntos municipales de recogida de basura.

Con el fin de solventar este problema y atacarlo desde la base, la emprendedora Bilikiss Adebiyi fundó en 2012 WeCyclers: una iniciativa social que promueve el reciclaje usando bicicletas cargo de bajo presupuesto, ofreciendo la recolección y el reciclaje de basura en los slums de Lagos.

Wecyclers 2

Wecyclers1 

Imagenes cedidas por WeCyclers

Seguir leyendo »

¿Sueñan las ciudades con Grandes Proyectos Urbanos?

Por: | 18 de junio de 2016

 

23784778940_3d82d55712_o
Imagen de Ikhlasul Amal en Flickr.

Por José Antonio Blasco, Carlos Martínez-Arrarás y Carlos Lahoz *

Las ciudades también sueñan, y aunque atribuirles un comportamiento humano pueda parecer una licencia poética, la metáfora tiene sentido, porque la ciudad es, además de un entorno construido, un conjunto de ciudadanos. En consecuencia resulta pertinente consultar ¿cuáles son los sueños de las ciudades? y la respuesta debe apuntar hacia los sueños compartidos de sus ciudadanos.

El sueño es lo que se opone a la vigilia, pero más allá de esa realidad fisiológica, los sueños también “visualizan” los deseos humanos. En este sentido, los sueños, que pueden tener mucho de utopía, se convierten en horizontes en los que reside la ilusión, en faros que guían nuestras acciones hacia esos fines anhelados, en un motor que agita positivamente nuestra existencia. Por supuesto, cada individuo cuenta con sus anhelos personales, pero, en general, todos aspiran a mejorar su vida, a prosperar, a disfrutar de un entorno de calidad que resulte estimulante y ofrezca posibilidades de desarrollo personal. Y esas aspiraciones de la comunidad deben verse contenidas, reflejadas y facilitadas por la configuración física de las ciudades.

No faltan voces que creen que para conseguir esos fines colectivos, una ciudad debe limitarse a vigilar el funcionamiento de sus infraestructuras, a gestionar adecuadamente los servicios urbanos, o a disponer de unas buenas dotaciones. Pero esto, como en las demostraciones matemáticas, es condición necesaria pero no suficiente. Porque la relación de los ciudadanos con su espacio va más allá de las consideraciones prácticas para adentrarse en el mundo de las emociones. Los ciudadanos, además de las satisfacciones funcionales, aspiran a una ciudad que alimente sus esperanzas y sus expectativas, desean sentirse integrados en una comunidad evolutiva, quieren estar orgullosos de su ciudad e identificarse con ella. Y para ello, la ciudad debe mostrarse viva, adaptándose a las necesidades de su gente y proponiendo escenarios de futuro ilusionantes, saludables, amables, justos, accesibles. Escenarios que deben ser proyectados desde el presente hacia el futuro. 

Seguir leyendo »

Las viejas dudas de la Nueva Agenda Urbana

Por: | 16 de junio de 2016

 Por Marcelo Corti (*)

Banksy_Swinger_Building_Detail
"Swinger", un graffiti de Banksy en Nueva Orleans.

Definitivamente, quiero vivir en una ciudad que cumpla con la Nueva Agenda Urbana de las Naciones Unidas. El borrador presentado hace unas semanas del texto que será discutido en la Conferencia ONU-Hábitat en Quito, entre el 26 y el 28 de octubre próximo, nos propone todo lo que queremos para nuestro entorno urbano: una densidad suficiente para que gente muy diversa en orígenes, recursos y modos de vida conviva en paz y con múltiples oportunidades de trabajo, recreación y crecimiento personal; un espacio público de calidad que aglutina y da significado al tejido construido; un transporte no menos público y también de excelencia, para los escasos recorridos que exceden la distancia a caminar. Todo se alimenta con recursos renovables y no contaminantes, en especial la población, que consume productos sanos elaborados en un ámbito rural de cercanía y comercializados en condiciones justas.

“¡Éstas son ciudades!”, como decía Rimbaud en sus Iluminaciones. (“La Acrópolis oficial, superior a las más colosales concepciones de la barbarie moderna. Asisto a exposiciones de pintura en locales veinte veces más vastos que Hampton-Court. Mediante el agrupamiento de los edificios, en plazas, patios y terrazas apretados, se ha sustituido a los cocheros”). En la Nueva Agenda Urbana, la organización social es tan maravillosa como el tejido construido. Las decisiones se toman con participación activa de la ciudadanía, los gobiernos nacionales y subnacionales ayudan a las comunas con recursos financieros pero también con conocimientos, las regiones metropolitanas acuerdan gobiernos compartidos del territorio. Los bancos financian todo lo necesario a condición de cumplir con los designios de la ONU, y la especulación sobre el suelo urbano ha desaparecido en un sistema en el que toda riqueza producida por la intervención del Estado sobre el territorio se reinvierte en mejorar ese mismo territorio. Mujeres, niños y ancianos son los mayores beneficiarios de tanta belleza y tanta justicia; aquellos que vienen refugiados de ciudades no tan magníficas, son recibidos con generosidad y beneplácito por una sociedad que no es egoísta en el disfrute de sus beneficios.

Claro está, del dicho al hecho…

Seguir leyendo »

Vida urbana contra los desahucios en Boston

Por: | 14 de junio de 2016

16_17_eviction_free_zone
Protesta anti-desahucios de City Life en Boston

Boston fue una ciudad americana que conoció sus primeros pasos como ejemplo de convivencia con el entorno natural. Allí apareció, a mediados del XIX, el Park Movement, un movimiento pionero en pro de los parques urbanos. Aquella ciudad fue espacio propicio para el cultivo de la inteligencia humana, capaz de ver nacer y crecer lo mejor del pensamiento radical estadounidense —Thoureau, Emerson, Fuller, Walt Whitman...— y en su entorno surgieron, no por casualidad, dos de los mejores centros universitarios del mundo: la MIT y Harvard. 

Muy lejos de esa ejemplaridad, hoy, Boston es una de las ciudades norteamericanas en la que la desigualdad social es más intensa y un escenario en que la brutalidad especulativa está haciendo sus peores estragos. Allí se conoció uno de los ejemplos más atroces de violencia urbanística de la historia: la demolición al completo, en los años 50, de todo un barrio, West End, en buena medida debido al primer arquitecto profesional norteamericano, Charles Bulfinch. En los barrios latinos o negros —Roxbury, Dorchester, East Boston, Jamaica Plain, East End­— hay una miseria que nos cuesta imaginar en la primera potencia mundial. Allí abundan los desahucios, puesto que algunos de sus sectores han acabado siendo codiciados por la especulación inmobiliaria.

En uno de esos barrios —Jamaica Plain­—, habitado sobre todo por familias negras de origen africano y caribeño, está la sede de City Life, una organización que lucha contra la depredación capitalista de los barrios populares de la capital de Massachussets. Su página web pone al corriente de sus iniciativas y de algo en lo que merece la pena detenerse: la manera como los combates sociales en favor del derecho a la vivienda son casi universales, porque bien universales son los ataques que recibe, pero que esa luchas, hoy ya planetarias, adoptan distintos estilos de actuación pública que son adaptaciones de repertorios culturales disponibles.

Seguir leyendo »

Donde las calles pierden su nombre

Por: | 11 de junio de 2016

Slum_SdB
Foto cedida por Mumbai Smiles/Sonrisas de Bombay.

 

Por José Mansilla (*)

No, esta entrada no versa sobre la famosa canción de U2, When the streets have no name, aunque no se puede decir que sea ajena a ella. En los años ochenta, el tema del grupo irlandés alcanzó los primeros puestos de las listas de éxitos en países como Irlanda o el Reino Unido con un mensaje contra el supuesto grado de estigmatización que vivían los vecinos de ciudades como Belfast por el mero hecho de vivir en una calle u otra. Para U2, perder el nombre significaba, en este caso, verse libre de un determinado tipo de identidad.

Hoy día las calles han perdido verdaderamente su nombre. También las plazas, las avenidas, los callejones, los pasadizos, las plazoletas y otros tantos rincones de las ciudades. Solo nos queda el denominado “espacio público”, un espacio finalmente sin identidad que actúa como esfera aséptica y donde parece que solo es posible plantear sociabilidades urbanas, antaño humanas, mediadas por prácticas mercantiles. Se trata, generalmente, de amplias zonas diáfanas, con escaso mobiliario urbano, profusión de verde y colores neutros, poca gente y menos vida. Solo es necesario utilizar algún famoso buscador de internet para ver lo que por tal tipo de espacio se entiende.

Afortunadamente, esta concepción de calles y plazas como higiénicos espacios destinados a la realización de la utopía de las clases medias, tiene sus excepciones en nuestra propia casa –solo hay que darse una vuelta por barrios como Sants o Lavapiés- y no consigue imponerse, por ahora, en otras partes del mundo. Grandes y dinámicas ciudades de potencias emergentes como Sao Paulo, Ciudad del Cabo o Bombay esquivan por ahora la imposición de esta determinada manera de entender los fenómenos urbanos.

Sin ir más lejos, en la citada capital económica india, donde más del 60% de la población vive en condiciones, en ocasiones, no muy dignas en barrios de chabolas o slums, todavía es posible encontrar calles plenas de vida. Como me decía Nirmal, un colega responsable de proyectos de la ONGD Mumbai Smiles/Sonrisas de Bombay, “las calles de los slums están siempre ocupadas de forma muy variada. Comienza a primera hora con las tareas cotidianas de las familias, como el acopio de agua de una fuente comunitaria, y acaba con el lavado de los platos y cubiertos de las cenas, por parte de las mujeres, ya entrada la noche”.

Seguir leyendo »

Las ciudades africanas, cruciales para el desarrollo del continente

Por: | 09 de junio de 2016

05-24-2016AEO2016_EN

El pasado 23 de mayo, en el marco de la 51ª Reunión Anual del Banco Africano de Desarrollo celebrada en Lusaka (Zambia), se presentaba el 15º informe Perspectivas Económicas de África o African Economic Outlook, cuya edición 2016 está dedicada a Ciudades Sostenibles y Transformaciones Estructurales. El informe, que analiza la macroeconomía, las finanzas, las políticas comerciales, la integración regional, el desarrollo humano o la gobernabilidad en el continente, pone un énfasis especial este año en analizar la urbanización de África y proponer medidas prácticas para fomentar ciudades sostenibles. 

Producido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), el Centro de Desarrollo y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, junto al Banco Africano de Desarrollo, el reciente informe alinea sus esfuerzos para sumar en la línea de búsqueda de soluciones urbanas para el continente que se tratará en Habitat III, pero que ya se ha ido profundizando en otras reuniones regionales sobre ciudades

Después de Asia Oriental, África es el continente que más crece económicamente. A pesar de que el crecimiento descendió un 1,8% menos en 2015 que en 2014, si la economía mundial se fortalece y los precios de los productos se recuperan gradualmente, África podría crecer el 3,7% durante el 2016 y un 4,5% para el 2017 según los expertos en redactar el informe. En este contexto, las ciudades emergen como epicentros financieros y según el informe, podrían impulsar la Agenda del Desarrollo Sostenible de la Unión Africana para 2063. 

La población urbana duplicó en África desde 1995, siendo de 472 millones en 2015. Sin embargo, el crecimiento demográfico en los polos urbanos de África no ha ido acompañado, lamentablemente, de una buena planificación de sus ciudades. Accra, por ejemplo, pasó de 1,3 millones de residentes en el año 2000 a 2'5 millones en 2015. Por lo tanto, su población duplicó, mientras su terreno construido triplicó en el mismo periodo de tiempo según el informe. Y los mismos datos parecen similares en otras ciudades de la región. 

Para que las ciudades, tanto las más grandes como las intermedias, así como los pueblos que acogen a un mayor número de personas, se conviertan en verdaderos motores de crecimiento económico y generen puestos de trabajo suficientes para su población, África se enfrenta a varias asignaturas pendientes. 

Seguir leyendo »

Entrevista a Aníbal Gaviria. Ex–Gobernador de Antioquia y ex–alcalde de Medellín.

Screen Shot 2016-05-26 at 09.16.28
 Fotografía: Aníbal Gaviria siendo entrevistado por el equipo de Towards the Human City

En la solapa lleva un pin de su hermano mayor, Guillermo, sobre la No-Violencia. Dice que lo lleva siempre. En su oficina cuando era alcalde, tenía el bastón con el que su hermano caminó por la paz cuando lo secuestraron. En la pared, la carta-testamento que le escribió antes de que las FARC lo asesinara con un mensaje muy directo: "retoma las banderas que he venido impulsando para contribuir a la construcción de una Antioquia nueva, más justa y pacífica”.

Aníbal Gaviria, de trato afable, culto y porte elegante, no tenía pensado dedicarse a la política. Pero como ocurre a veces, los eventos de la vida cambiaron su rumbo. Como buen corredor de maratones, se aplicó a los deseos de su hermano y se volcó plenamente en la vida política para mejorar su querida Antioquia. Fue Gobernador de Antioquia entre 2004 y 2007, saliendo con un envidiable 89 por ciento de popularidad y elegido en 2007 como el mejor gobernador del país. Fue alcalde de Medellín durante el periodo 2012-2015 y fue nominado Mejor Alcalde del país por parte de la Fundación Colombia Líder. Si el moto de su hermano fue la no-violencia, Aníbal Gaviria logró disminuir dramáticamente el número de homicidios durante su mandato y siguiendo la línea descendente de Sergio Fajardo, 2015 fue el año menos violento de los últimos treinta años.

Seguir leyendo »

Gentrificación urbana con café

Por: | 04 de junio de 2016

Gentry

Foto de David Robert Bliwas en Flickr Creative Commons.

En un bar del centro de la ciudad de Madrid. Un grupo de mujeres, de una edad posiblemente entre 60 y 70 años, comentaban animadas el sábado pasado como la cafetería en la que entraban, y en la que yo descansaba, se mantiene casi intacta desde hace años, a diferencia de otras muchas del barrio. A partir de ahí, comenzaron a rememorar el centro madrileño de antaño y a revivir anécdotas de la vida cotidiana de entonces. Algunas de ellas hablaban con nostalgia, otras aseguraban que los cambios habían sido a mejor. Pero todas estaban de acuerdo en que la transformación había llegado a gran velocidad, y que ahora la estética de su “barrio de siempre” y las personas que lo habitan eran muy, pero que muy, diferentes. Y así, entre pastas y cafés, y posiblemente sin darse cuenta, las mujeres se ocuparon de un fenómeno urbanístico que provoca también grandes debates científicos: la gentrificación de los centros urbanos.

Un término que, en el sentido que actualmente se le concede, se refiere a la sustitución de la población y aburguesamiento de determinados sectores urbanos. Y un neologismo inglés introducido en 1964 por la socióloga marxista Ruth Glass que utilizó el concepto gentry (que hace referencia a la pequeña nobleza terrateniente inglesa y comúnmente, a la buena sociedad, con un sentido peyorativo) para explicar la sustitución de la población original de barrios obreros próximos al centro de Londres ante la llegada de miembros de la clase media que rehabilitaban las viviendas, haciendo subir sus precios. En los años 1970-1980 geógrafos ingleses y norteamericanos retomaron este concepto, y teorizaron sobre un regreso al ‘centro’ de las clases altas. Y hoy, la gentrificación sigue siendo un concepto controvertido en el ámbito de los estudios urbanos. Para algunos, el proceso es sencillo: personas con un mayor poder adquisitivo, atraídos por precios asequibles, compran viviendas y locales en barrios céntricos degradados. Tras su rehabilitación, sube el precio de los alquileres, comienza a llegar al barrio una población y un comercio más elitista, y la población original es expulsada. Para otros, el asunto es mucho más complejo: y, si bien existen vecinos que se ven forzados a abandonar estos barrios, son mayores los beneficios de la gentrificación para las comunidades afectadas que los perjuicios, siempre y cuando los ayuntamientos realicen una gestión cuidadosa de este proceso, con la mirada puesta sobre las necesidades de los colectivos más vulnerables. Así, podría suponer la generación de empleo y una mejora de las condiciones de vida del barrio.

Seguir leyendo »

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal