Red Mundial de ciudades y comunidades amigables con las personas mayores

Por: | 10 de julio de 2015

Escuela de formación_UDP
Escuela de Formación, Unión Democrática de Jubilados y Pensionistas de España (UDP)

 

(*) Por Maite Pozo

Actualmente en nuestro país, 8,4 millones de personas son mayores de 65 años, lo que supone casi el 18% de la población, y en 2050 seremos casi el 32%. Es por tanto, evidente, la necesidad de disponer de entornos y servicios diseñados y mejorados para promover la calidad de vida de todas las personas y, especialmente, de las personas mayores.

Este envejecimiento progresivo de la población mundial llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a impulsar desde 2007 la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, proyecto que busca contribuir a la creación de entornos y servicios que promuevan y faciliten un envejecimiento activo y saludable. Por una ciudad amigable con el envejecimiento entendemos aquella en la que las políticas, los servicios y las estructuras relacionadas con el entorno físico y social de la ciudad se diseñan y reorganizan para apoyar y permitir a las personas mayores vivir dignamente, disfrutar de una buena salud y continuar participando en la sociedad de manera plena y activa. En definitiva, son pueblos y ciudades que promueven y facilitan un envejecimiento activo.

Este proyecto pretende incorporar la perspectiva del envejecimiento poblacional en la planificación de todas las áreas de actuación municipal. No se trata tanto de “hacer” como de “pensar” en otra clave, y desde ese pensamiento, diseñar y planificar en todos los ámbitos municipales. Al igual que ocurre con la accesibilidad, planificar y diseñar los entornos y servicios desde la perspectiva de las necesidades de las personas mayores redundará en beneficio de toda la población, no sólo de los mayores.

¿A quién va dirigido este proyecto de la OMS?

La OMS dirige este proyecto a todos los ayuntamientos que quieren fomentar el envejecimiento activo, que buscan mejorar las condiciones de vida de las personas mayores en sus localidades, incorporando esta perspectiva en la planificación municipal de manera transversal. El proyecto persigue 3 objetivos principales:

  • Generar procesos de participación comunitaria.
  • Introducir cambios en las diferentes áreas competenciales del municipio a fin de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.
  • Aprovechar el potencial que representan las personas mayores en la vida ciudadana.

En España, San Sebastián fue la primera ciudad española en incorporarse a esta Red mundial en 2008, seguida por Barcelona, Manresa, Zaragoza, Bilbao, Los Santos de Maimona, Vitoria....todas ellas pioneras en nuestro país en la puesta en marcha de esta iniciativa. Es a partir de 2011 cuando este proyecto toma fuerza en España, y en julio de 2015 son ya más de 60 los ayuntamientos adheridos a la red mundial, entre ellos encontramos tanto municipios grandes como pequeños, urbanos y rurales.

¿Qué aporta de novedoso este proyecto? LA PARTICIPACIÓN

El proyecto aborda de manera integral los aspectos que afectan al día a día de nuestros pueblos y ciudades y lo hace promoviendo la participación de los propios interesados, las personas mayores. Ofrece una metodología innovadora de investigación y acción que incluye la PARTICIPACIÓN ACTIVA de las personas mayores, teniendo en cuenta sus necesidades, percepciones y opiniones a lo largo de todo el proceso. No se trata de “hacer para” si no de “hacer con”.

Para lograr esta participación real, la OMS propone una metodología concreta basada en Grupos Focales, en los que personas mayores se reúnen, se debate y se recoge su opinión y sus demandas, así como las de otros grupos relevantes en este ámbito de trabajo, como son las cuidadoras y cuidadores de personas mayores y los proveedores de servicios.

Esta participación debe estar presente a lo largo de todas las fases del proyecto establecidas en la Guía Metodológica: un diagnóstico inicial que detecte las fortalezas y debilidades de un municipio en cuanto a su “amigabilidad” con la población de más edad que servirá para elaborar un Plan de Acción y unos indicadores (Fase 1) que permitan evaluar el impacto de la puesta en marcha y ejecución de dicho Plan de Acción (Fase 2). Esta evaluación de los progresos conseguidos permitirá establecer los progresos y las deficiencias persistentes en un informe (Fase 3) que dará lugar a nuevas propuestas de actuación en el marco de un proceso de mejora continua de la ciudad (Fase 4), con el objetivo de atender las necesidades y demandas de la población mayor. Los ayuntamientos interesados en adherirse a la Red se comprometen a promover la participación de las personas mayores durante todo este proceso.

La OMS identifica 8 áreas del entorno urbano y social que influyen en la salud y calidad de vida de las personas y que son valoradas por las personas mayores, de forma que el proyecto impulse la realización de propuestas concretas para mejorarlas:

  1. Espacios al aire libre y edificios
  2. Transporte
  3. Vivienda
  4. Participación Social
  5. Respeto e inclusión social
  6. Trabajo y participación ciudadana 
  7. Comunicación e información
  8. Apoyo de la Comunidad y servicios sociales y de salud

Las fortalezas y debilidades de una localidad serán definidas por la información ofrecida por las personas mayores, facilitando la elaboración del diagnóstico y promoviendo su implicación como participantes activos en el proceso de desarrollo y ejecución del Plan de Acción.

La OMS sugiere una serie de preguntas a modo de "lista de control" para conocer el grado de “amigabilidad” de una localidad con las personas mayores. Y en los Grupos Focales las personas mayores valoran aspectos relacionados con las ocho áreas mencionadas respondiendo a preguntas sobre su localidad como:

¿Cuentan con espacios verdes seguros e iluminados? ¿Tienen los espacios al aire libre suficientes bancos confortables y áreas de descanso adecuadas? ¿El transporte público es asequible y accesible? ¿Se puede acceder a todas las zonas y servicios de la ciudad mediante transporte público con buenas conexiones y rutas? ¿Su vivienda y barrio les facilita la autonomía en las tareas domésticas diarias? ¿Se siente discriminado/a por razón de edad?  ¿Tiene una relación cordial con el vecindario y recibe buen trato de los comercios locales? ¿Tiene oportunidades de participación social, y en actividades culturales y de ocio? ¿Los entornos, las actividades y los eventos organizados en su localidad atraen a todas las generaciones, atendiendo a las necesidades y preferencias específicas de cada edad? ¿Dispone y utiliza las tecnologías de la información y la comunicación (ordenador, móvil, redes sociales…? ¿Tiene dificultades en los medios de información y comunicación con el tamaño y formato de las publicaciones impresas? ¿Dispone en su localidad de servicios públicos de calidad y accesibles? ¿Reconoce públicamente su entorno la contribución de las personas mayores?

¿Por qué es tan importante la participación de las personas mayores en este proyecto?

El reto de adaptarnos al envejecimiento demográfico implica un proceso de transformación social. Este proyecto ofrece a las personas mayores la posibilidad de ser participantes activos de ese proceso de transformación social y no meros espectadores.

Contribuir al impulso e implantación de este Proyecto, puede ser un ejercicio de demanda de derechos pero también de asunción de responsabilidades por parte de los mayores y las entidades invlucradas. Una oportunidad de tomar la iniciativa, ofreciendo colaboración y cooperación, y haciendo de transmisores de las demandas y propuestas de los mayores de un municipio.

Al tratarse de un proyecto de implantación local, esta participación de las personas mayores será más visible, al igual que las propuestas que hagan y se lleven a cabo.

El mero hecho de introducir la participación de las personas y colectivos implicados, con una metodología concreta, en el diseño de las políticas municipales y con una perspectiva transversal, es ya un elemento de transformación que puede contribuir a adecuar esas políticas municipales a las demandas y necesidades reales de su población, sea cual sea su edad.

Art k suma_Ayuntamiento Manresa
Art k’ Suma. Ayuntamiento de Manresa.

Beneficios para un municipio de ser una Ciudad Amigable con las personas mayores:

Llevar a cabo este proyecto e incorporarse a la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores proporcionará beneficios derivados de las actuaciones de mejora que se llevarán a cabo en el municipio y que responderán a las necesidades y demandas expresadas por la población. Pero además se verán reforzados por:

  • Pertenecer a una red trabajando con objetivos comunes, que se extiende progresivamente en toda España, y que además permite la cooperación y colaboración entre municipios y la difusión de buenas prácticas para facilitar el intercambio y aprendizaje mutuos.
  • Desarrollar políticas de carácter integral para las personas mayores. Las ocho áreas de trabajo del proyecto permiten una visión global que facilita el trabajo transversal y coordinado, en el propio ámbito municipal pero también con el tejido asociativo de la ciudad.
  • Impulsar un proyecto de ciudad amigable con los mayores ofrece una respuesta local al fenómeno del envejecimiento demográfico, mejorando la calidad de vida de las personas mayores, y del resto de la población de esa localidad.
  • Promover la participación de las personas mayores, la metodología del proyecto implica en todo momento el desarrollo de procesos participativos que involucran tanto a las personas mayores como a otros grupos de población y agentes locales, favoreciendo el conocimiento de la realidad y la responsabilidad ciudadana.
  • Obtención de un certificado por parte de la OMS que representa un reconocimiento que mejora el prestigio y la imagen de una ciudad, valora la participación de las personas mayores, contribuyendo a promocionar la localidad.

¿Dónde encontrar más información?

El Imserso es el organismo encargado de impulsar la Red en España.

En 2012 la OMS y el Imserso firmaron un Convenio de Colaboración por el que el Imserso es el organismo encargado de promocionar y apoyar este proyecto en nuestro país, difundiendo, impulsando, y coordinando la adhesión de los ayuntamientos a la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores.

Para conocer más sobre el desarrollo de este proyecto en nuestro país, se puede encontrar toda la información en el Portal: Portal Ciudades Amigables. A través del Ceapat (Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas) se proporciona información, asesoramiento, documentación y asistencia para facilitar el proceso de adhesión a la Red a los ayuntamientos interesados.

También puedes seguirnos a través del Blog Ciudades Amigables, Twitter en @RedAmigableEdad o enviarnos un correo electrónico a ciudadesamigables@imserso.es

 

* Maite Pozo es miembro del Equipo de Coordinación de la Red de Ciudades Amigables. Ceapat-Imserso

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal