Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

"La ciudad, tanto la virtual como la "real", debería convertirse en un gran lugar de propaganda ambiental y hoy más que nunca, cualquier ciudad debería intentar transformarse en el mejor modelo de ella misma"

"Ansío el día en que dejemos de emplear la palabra sostenible y vivamos una romántica relación de equilibrio con el entorno natural"

Fazemos Arquitetura es un estudio interdisciplinar radicado en Sao Paolo (Brasil) que funciona como un observatorio que descubre y promueve nuevas dialécticas de colaboración entre los ciudadanos y su entorno, creando instalaciones ambientales que responden a nuevas políticas residenciales, medioambientales y culturales. Y Juan Cabello Arribas es uno de sus miembros, arquitecto especializado en la creación de instalaciones ambientales dialécticas, y creador de una impactante colección de collages que comunican la necesidad de repensar la relación de los seres humanos con la naturaleza. Con él conversamos sobre el presente ambiental urbano y su trabajo en Brasil.

Collage1

Collage, Juan Cabello.

1.- En 2012, el proyecto para el Fórum Municipal de Várzea Paulista fue escogido como uno de los mejores ejemplos de arquitectura sustentable de América Latina por la revista mejicana 3rdEYE. ¿En qué se basa una arquitectura sustentable?, ¿y cómo concebís el concepto de sostenibilidad?

Para nosotros la sostenibilidad es el deseo resultante de una profunda observación del entorno que habitamos, y es un ideal que persiguen todos esos profesionales que están descontentos e inquietos con el status quo que define y paraliza nuestro presente ambiental. Este término que tan libre y abiertamente utilizamos, no sólo encierra en su interior el deseo romántico del equilibrio del ser humano y la naturaleza, sino que al mismo tiempo se entiende como un motor ideológico, una actitud frente al continuo cambiante que caracteriza nuestro tiempo. Y ese motor es Fazemos Arquitetura.

 

Seguir leyendo »

Vía libre a las ciudades sostenibles en África

Por: | 28 de abril de 2016

Autora invitada: Emma Broadway (*)

Reuters-fotos.2016-04-20T161504Z_1564658125_GF10000389378_RTRMADP_3_NIGERIA-POPULATION
Viviendas y construcciones precarias siguiendo las vías del ferrocarril, distrito de Agege, Lagos (Nigeria). REUTERS/Akintunde Akinleye

A medida que el proceso de urbanización continúa en África a un ritmo sin precedentes surge una gran necesidad de construir ciudades que sean resilientes y capaces de soportar las presiones del futuro. La idea de que el desarrollo bajo en emisiones de carbono es clave para futuros urbanos sostenibles no es nueva. Sin embargo, es necesario tener en cuenta desafíos como la informalidad laboral y la pobreza en el camino para construir ciudades resilientes y lograr los propósitos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“La informalidad es una realidad que no podemos ni ignorar ni idealizar”, afirma Anton Cartwright, economista, ecologista e investigador del African Centre for Cities, una unidad de investigación de la Universidad de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, centrada en los procesos de urbanización de África.

Dada la relativa escasez de infraestructuras y servicios en muchas ciudades de África, se presenta una oportunidad para “evitar la dependencia de los combustibles fósiles” y en su lugar “crear partiendo de cero la infraestructura y capacidad institucional necesarias para responder de manera eficaz y sistemática a los riesgos del cambio climático”, escribe Cartwright en su informe de 2015 Better Growth, Better Cities: Rethinking and Redirecting Urbanisation in Africa.”

África se encuentra en una situación inmejorable para poner en marcha una transición urbana que no conlleve un incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero ni intensifique los riesgos climáticos, pero que al mismo tiempo pueda tener por objetivo reducir la pobreza mediante el desarrollo sostenible.

Seguir leyendo »

Queremos más ciudades 'Veg Friendly'

Por: | 25 de abril de 2016

1508607_1094415530621062_147821051055554786_n“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio". CHARLES DARWIN.

Barcelona ha sido la primera ciudad del mundo en declararse 'veg-friendly' o lo que es lo mismo, amiga de la cultura vegetariana y vegana. El pasado 22 de marzo, su ayuntamiento aprobó una moción para desarrollar estrategias locales para promover unos hábitos más saludables, más éticos con los animales y más respetuosos y justos con el medio ambiente. Además, sus impulsores estiman que esta iniciativa tendrá una repercusión muy positiva en el desarrollo económico, social y cultural de la ciudad y de otros municipios que ya pretenden seguirla.

El compromiso que Barcelona adquiere con esta decisión incluye varias acciones. Entre ellas:

  • Fomentar las opciones de consumo veganas y vegetarianas a partir de un ‘BCN Veg Point’, un punto de información que según la propuesta reunirá “emprendedores, ONG’s, consumidores e inversores con el objetivo de favorecer el pequeño y mediano comercio local, de proximidad, vegano y vegetariano”.
  • Publicar una guía vegetariana de la ciudad en formato impreso y digital.
  • Impulsar una aplicación móvil para informar a los residentes y a los turistas de las distintas opciones veganas y vegetarianas.
  • Unirse a la campaña de los ‘Lunes sin carne’ o Meet Free Monday voluntarios, campaña global para sustituir alimentos de origen animal por vegetales.

¿Por qué es necesario que las ciudades lideren un cambio de hábitos para reducir el consumo de carne?

Con porcentajes muy variables de unas ciudades a otras y de unos a otros estados, en 2014 el 54% de la población mundial vivía en ciudades. Cada semana, aproximadamente unos 3 millones de personas en todo el mundo migran hacia zonas urbanas. En España, según un informe de la Oficina Europea de Estadísticas o Eurostat, un poco menos de la mitad de la población es urbana, siendo Madrid, Cataluña o el País Vasco las comunidades autónomas con mayor concentración de población en sus ciudades. Sin embargo, las previsiones demográficas y urbanización mundial apuntan a que España podría tener una población urbana de más del 85% para 2050. Tendencia que estaría dándose en todo el planeta. 

Seguir leyendo »

Por Pablo Sánchez Chillón. 

Si nadie le pone remedio, en una decena de años, los espacios públicos de muchas ciudades, especialmente en los países emergentes de Asia, África y América, desaparecerán para siempre, engullidos por nuevas lógicas de crecimiento desordenado, privatización, ausencia de normativa de protección o cuando no, de pura desidia colectiva, privando a los futuros habitantes de estas ciudades de uno de los pilares fundamentales de la vida comunitaria y la socialización urbana. Y esto no lo digo yo, sino los solventes autores del Informe presentado por ONU-Habitat hace unos días en Barcelona, en la conferencia temática de Hábitat III sobre Espacio Público.

Urban 360
Street Art. Alicante. Fotografía del Autor

Este inquietante pronóstico, que pone énfasis en un proceso de urbanización brutal en lugares como China o India, incide, en todo caso, en el alarmante retroceso que los espacios de aprovechamiento comunitario está sufriendo en estos países al calor del pragmatismo político (provisión eficiente de viviendas para la población que emigra en masa a las ciudades), la urbanización descontrolada y la privatización del espacio compartido, cuyo testimonio más elocuente tal vez lo constituyan las denominadas gated communities (comunidades cerradas), y que están dando como resultado la supresión total de los espacios públicos o su producción estandarizada y acrítica, bajo criterios de pura funcionalidad a los que acompaña, no pocas veces, una delirante impostura estética y deshumanizadora.

En cualquier caso, el incómodo augurio de ONU-Habitat, basado en elementos cuantitativos (metros cuadrados de espacios públicos en retroceso), pasa por alto la preocupante realidad que acontece en nuestras ciudades europeas, acostumbradas a ser utilizadas como modelo de buen urbanismo (tómese, por todas, la deificada “Ciudad Mediterránea”), y que enfrentan ya, en el orden cualitativo, nuevos retos y problemas que apuntan al empobrecimiento de nuestra vida en comunidad. ¿Qué tal si desde la atalaya del buen urbanismo occidental hacemos un poco de autocrítica sobre el estado de nuestras ciudades? 

Seguir leyendo »

Sharing cities: una mirada crítica y una reivindicación

Por: | 21 de abril de 2016

Por Manu Fernández

9780262029728Las cosas van muy rápido. Se presentan como un desconcertante caos que apunta a cambios sociales y políticos incoherentes entre sí o, al menos, ambivalentes. Apuntamos a tendencias en las prioridades y expectativas sociales y de consumo de las nuevas generaciones, a la ruptura de los modelos tradicionales de muchos sectores económicos, a la emergencia de nuevas formas de acción colectiva, a la llegada a las instituciones de nuevas organizaciones políticas, a las formas digitales de acción colectiva propias de la sociedad conectada, a la renovación de las demandas sociales en la ciudad,… Anótense aquí muchas otras dinámicas que tratan de describir qué hay de nuevo en nuestras ciudades y encontraremos una gran variedad de realidades que reflejan una nueva realidad urbana.

Siempre empeñados en descubrir lo nuevo como si fuera un cambio paradigmático en lugar de una sucesión, una herencia o continuación histórica de la que podríamos aprender, pensar la ciudad se ha convertido en un lugar propicio para situar términos que aspiran a dar coherencia a cambios y sucesos que alguien necesita darles unidad. Esta pasión por crear términos programáticos (las ciudades utópicas) o diagnósticos ha sido constante y en los últimos tiempos se ha acrecentado. Llegaron (¿y se fueron?) las ciudades creativas, llegaron (¿dónde están?) las ciudades inteligentes y llegan ahora las ciudades colaborativas.

Sharing cities es el penúltimo término que busca darnos un marco coherente para explicar los "ultimísimos" cambios en la vida urbana. O la contextualización en el espacio urbano de un término más asentado como el de la sociedad colaborativa. Un término este que ha creado tanta tendencia como confusión, y que trata de explicar al mismo tiempo demasiadas cosas (y no todas necesariamente colaborativas). Por ello, las ciudades colaborativas aún necesitan explicarse mucho. 

Este es el objetivo del libro Sharing cities. A case for truly smart and sustainable cities, recientemente publicado por Duncan McLaren y Julian Agyeman, quienes han unido sus bagajes en el activismo social y ecológico y la academia para construir un completo repaso de diferentes tendencias y cambios urbanos. Estamos ante un esfuerzo complejo: reunir conceptos, prácticas y proyectos urbanos de muy diferente orden y mirarlos a la luz de una posición de partida muy clara sobre cómo dar un sentido comunitario a la idea de compartir que vaya más allá del modelo monetario de tantos claroscuros que se ha transmitido a través de la llamada economía colaborativa.

Seguir leyendo »

¿Pueden morir las ciudades?

Por: | 16 de abril de 2016

5501115398_c0ca809af7_o
La ciudad de Alepo, en Siria, en 2010. Imagen de Flickr.

 

Por José Antonio Blasco, Carlos Martínez-Arrarás y Carlos Lahoz

La historia nos muestra casos de ciudades que nacen y que mueren. Esos ejemplos de desapariciones urbanas responden a múltiples causas, entre ellas, catástrofes naturales, incendios devastadores, destrucciones bélicas, o bancarrotas económicas. Aunque la historia también nos ofrece otras muchas ciudades que han padecido esos cataclismos y han logrado volverse a levantar, exhibiendo una gran resiliencia. Resiliencia es la capacidad de sobreponerse ante el infortunio y por eso, la “resiliencia urbana” es la capacidad de las ciudades para recuperarse frente a los contratiempos sufridos, reinventándose y saliendo fortalecidas hacia el futuro.

Las ciudades resilientes lo son porque sus gentes resisten, pero son muchas las ruinas que nos recuerdan que no siempre es posible recuperarse. Encontramos ejemplos de ello en todos los continentes y en todas las culturas: Pompeya y Herculano (Italia) quedaron enterradas por las cenizas producidas por la erupción del Vesubio; Timgad (Argelia) sufrió la caída del imperio romano y los saqueos posteriores la llevaron a una decadencia irreversible; Angkor (Camboya) fue abandonada por el declive de la civilización que la creó y sería fagocitada por la selva; Machu Picchu (Perú) sufrió también la decadencia del imperio inca y fue incapaz de adaptarse al mundo que le sucedería; o, la estratégica Petra (Jordania), que dejó de serlo por la modificación de las rutas comerciales y de los sistemas de transporte, quedando olvidada.

Otras ciudades también sufrieron avatares muy traumáticos que estuvieron a punto de hacerlas sucumbir, pero se rehicieron. La Roma medieval abandonó la ciudad imperial y se refugió en el Campo de Marte, junto al río Tíber, menguando considerablemente y olvidando su esplendoroso pasado. Tuvieron que llegar los Papas renacentistas para crear esa “Seconda Roma” que superó las dificultades y emergió de sus cenizas como un ave fénix monumental que lideraría a la cristiandad. El caso de Lima es paradigmático, ya que la capital peruana logró sobreponerse a varios seísmos de extraordinaria magnitud, renaciendo tras ellos. Incluso en tiempos mucho más cercanos, ciudades como Rotterdam, Hamburgo o Dresde, por citar algunas, se enfrentaron a su destrucción casi absoluta durante la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente también sobrevivieron y se reconstruyeron, algunas mimetizando su pasado (como es el caso de las alemanas citadas) y otras, como la ciudad holandesa, reencarnándose en una nueva urbe con un planteamiento moderno.

Seguir leyendo »

Contra el cambio climático, ciudades innovadoras

Por: | 14 de abril de 2016

"Nunca cambiaras nada luchando la realidad actual. Para cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga obsoleto al modelo existente".

Vancouver_ib
Vancouver, Canadá. Wikimedia Commons.

Con esta frase del arquitecto norteamericano Richard Buckminster Fuller (1895-1983), un visionario cuyas ideas fueron vistas en la época como futuristas, empieza el documental The Urban Green. Sustainable Solutions For Cities. La organización internacional WWF se ha centrado en este interesante película de media hora de duración, en realidades urbanas de distintos puntos del planeta para dar a conocer diferentes soluciones que se están desarrollando en París, Seúl, Gotemburgo o Ciudad del Cabo para paliar los efectos devastadores del cambio climático.

Las ciudades más habitables y sostenibles, afirma la organización, van a ser aquellas capaces de construir innovaciones a nivel de diseño o planificación, capaces de adaptarse al cambio climático. De hecho, tal como dice Carina Borgström-Hansson, experta en huella ecológica de WWF: "La lucha para un futuro sostenible en este Planeta se ganará o perderá en nuestras ciudades". 

¿Pero cómo vivir vidas atractivas, saludables y sostenibles? Uno de los planes de acción sobre el clima más ambiciosos ha sido adaptado por Vancouver, Canadá, que tiene el objetivo de pasar de la energía fósil a un 100% de energías renovables para 2050. Con la ambición de convertirla en la ciudad más verde del Planeta para 2020, su alcalde, Gregor Robertson, puso a los ciudadanos, los tenderos, organizaciones de la sociedad civil y los negocios en el epicentro de sus políticas. Así, 35.000 residentes y 180 organizaciones se pusieron a trabajar conjuntamente y diseñaron 150 normativas para hacer de la ciudad un lugar sano. Huertos urbanos, plantas de reciclaje, energía solar, creación de nuevos puestos de trabajo basados en la economía verde, incremento de la utilización de la bicicleta como medio de transporte o implementación de automóviles y tranvías eléctricos, están en el corazón de las prácticas adoptadas por el Ayuntamiento y la ciudadanía. 

Seguir leyendo »

 “Actuar en el espacio público no es una tarea fácil; y más, cuando la dotación del espacio público a nivel mundial está disminuyendo debido a la privatización de la urbanización, del diseño urbano y el planeamiento urbanístico”, Joan Clos.

“La inclusión de la vida pública en el ‘toolkit’ de diseño urbano, es esencial”, Maryam Hariri.

“El carácter de la ciudad se define por sus calles e infraestructuras y la densidad y la compactación tienen un impacto directo sobre su carácter”, Maria Buhigas.

Habitat III Barcelona UB Tere García Universidad de Barcelona, lugar donde se celebró la conferencia temática sobre el Espacio Público. Crédito: Teresa García Alcaraz

'Cada vez más, los espacios públicos son percibidos como ejes vertebradores de las ciudades'. Así dió la bienvenida Joan Clos, exalcalde de Barcelona y secretario general de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo urbano sostenible y Vivienda (Habitat III), en la conferencia temática sobre Espacio Público que tuvo lugar en Barcelona el 4 y 5 de Abril.

Un encuentro donde más de 700 participantes incluyendo académicos, políticos, sociólogos, arquitectos, investigadores y críticos urbanos compartieron saberes y opiniones sobre el espacio público con el fin de redactar una declaración centrada en esta temática. El documento final -derivado de este encuentro en Barcelona- se considerará parte del proceso del Habitat III, que traerá una Nueva Agenda Urbana durante la conferencia de Quito durante el 17- 20 de Octubre de este año.

Fueron dos días intensos de seminarios, charlas y debates en los que el espacio público se entendió como un elemento fundamental de la ciudad que debe apostar por la inclusión, la igualdad y la sostenibilidad. Una idea que tanto Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, como Augusto Barrera (FLACSO) resumieron de una manera muy sencilla: “el espacio público es la ciudad”.

Seguir leyendo »

Residuos plásticos y ciudades

Por: | 07 de abril de 2016

Plastico

Foto: “Chacao, 2014” de Julio César Mesa en Flickr Creative Commons

¿Imaginas que cada día pasa por tu calle una caravana de 5.000 kilómetros de largo de camiones que transportan basura? Según las estimaciones, en 2025 las ciudades generaran una cantidad diaria de residuos de esta dimensión, el doble de lo que producen actualmente. Y en 2100 podría ser más del triple. Y es que, la basura urbana es el contaminante ambiental más rápido en producirse, y su crecimiento se ha disparado en los últimos años. En 1900 habitaban en las ciudades unas 220 millones de personas y producían menos de 300.000 toneladas de basura diaria. En 2000 ya sumaban 2.900 millones de residentes urbanos que generaban más de tres millones de toneladas. Y, según un reciente estudio publicado en la revista Nature, de seguir como hasta ahora, la producción de residuos sólidos urbanos (RSU) excederá 11 millones de toneladas diarias en 2100. Un incesante incremento que está íntimamente ligado al modelo de desarrollo urbano actual, de manera que un residente urbano puede generar hasta cuatro veces más basura que uno del ámbito rural. El Banco Mundial calcula que hoy, los 3.000 millones de urbanitas del planeta generan 1,20 kilos de basura por persona al día, un total de 1.300 millones de toneladas anuales. Y los costes ambientales, sociales y económicos de estas cifras son indudables.

Seguir leyendo »

Lo viejo y lo nuevo en el nuevo urbanismo barcelonés

Por: | 05 de abril de 2016

18180399853_6fb20693ba_b
Investidura de Ada Colau, junio 2015. Foto de BCNComú


Barcelona ha sido protagonista de una paradoja. Por una parte, su imagen de modernidad urbanística y arquitectónica ha sido considerada ejemplar y adoptada por decenas de ciudades del mundo, que se han querido mirar en ella como en un espejo de lo deseable. Pero, por la otra, ese espejo ha resultado ser un espejismo tras el cual lo que había eran abusos inmobiliarios, especulación urbanística y planes de transformación que eran en realidad puro urbanicidio. De un lado, lo que exhibían las revistas especializadas, los libros de regalo oficiales, los spots publicitarios y los prospectos turísticos. Del otro, la desigualdad social, la expulsión de vecinos, la destrucción de barrios enteros, la colonización turística..., pero también una agitación social que no se ha detenido en las últimas décadas y que, convertida en opción política, ha conquistado el poder municipal en las últimas elecciones locales, en mayo de 2015.

En efecto, Barcelona —como ha ocurrido en otras grandes ciudades españolas, incluyendo Madrid— ha conocido la toma democrática de su Ayuntamiento por quienes habían estado impugnado políticas urbanísticas que, en el caso de la capital catalana, eran consideradas universalmente como patrón a imitar. Hoy, el "modelo Barcelona" está en manos de quienes más lo combatieron: movimientos sociales agrupados bajo la marca electoral BCNComú y activistas que son quienes ahora conforman el gobierno de la ciudad, con Ada Colau —la cabeza visible que había sido de la lucha por el derecho a una vivienda digna— como alcaldesa.

A un año casi de su toma de posesión, el nuevo Ayuntamiento ha prodigado proclamaciones que anuncian una nueva orientación en materia urbanística, determinada por valores incontestables: democracia, sostenibilidad, participación, transparencia, equidad... Las concreciones que confirmarían ese nuevo tono no pueden ser más que indiciarias por el momento y casi en forma de proclamación de intenciones: freno a la turistización de la ciudad, moratoria a la construcción de nuevos hoteles, desactivación de los proyectos anteriores más agresivos, defensa del patrimonio, recuperación de lugares públicos privatizados, planes de revitalización de las zonas más depauperadas de la ciudad, estímulo a la vivienda social. Hasta ahora, por tanto, lo nuevo en el nuevo urbanismo barcelonés son sus intenciones.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal