¡Dejad que los niños se acerquen a la ciudad!

Por: | 25 de julio de 2016

Arthur Leipzig - Chalk Games, Prospect Place, Brooklyn, 1950
Juegos con tiza en las calles de Prospect Place, Brooklyn, 1950. Fotografía de Arthur Leipzig. Universidad de Yale, fondos fotográficos a disposición libre del público.

Por José Antonio Blasco, Carlos Martínez-Arrarás y Carlos Lahoz *

La relación entre la ciudad y los niños, que en otros tiempos fue muy intensa gracias al juego infantil que ejerció como motivo conductor, se encuentra actualmente en estado crítico. Las siguientes líneas son una reivindicación para que nuestras urbes consideren en su diseño las necesidades de sus más pequeños ciudadanos.

El juego es una actividad imprescindible para el ser humano y que resulta fundamental durante su infancia. Para los pequeños, es una dedicación placentera y divertida con la que, inconscientemente, cumplen una misión sociabilizadora trascendental, ya que, bajo su apariencia inocua, el juego constituye un aprendizaje esencial, una simulación por la que los niños van adquiriendo conciencia del mundo que les rodea. El juego es una interpretación sobre comportamientos, que educa y prepara a los futuros ciudadanos, experimentando reglas y límites, aprendiendo a cooperar, a plantear estrategias, a ganar y a perder, a descubrir vocaciones y recrear profesiones, etc. Y en estas prácticas, el espacio urbano ha sido un escenario primordial.

Porque hubo un tiempo, no muy lejano, en el que los niños jugaban en la calle, y lo hacían solos. Sus padres les advertían de que tuvieran cuidado para no hacerse daño y los dejaban ir sin mayores precauciones. Entonces, pandillas de niños se lanzaban a la exploración de su entorno próximo, porque no solían alejarse demasiado de su centro de referencia, cuyas calles eran su improvisado patio de juego. El niño se adentraba así en territorios ignotos para descubrir la complejidad social y la diversidad que existía más allá de su entorno familiar. El espacio urbano se prestaba como escenario para el juego, recibiendo un beneficio colateral, porque, en sus idas y venidas, los niños comenzaban a apreciar la ciudad. Se instruían en sus condiciones, aprendían a orientarse, se ejercitaban en su funcionamiento y demás consideraciones prácticas, pero también se establecía una vinculación afectiva con el espacio. Los niños, gracias a su fantasía desbordante y a una mirada impregnada de imaginación y emotividad, convertían las calles en escenarios mágicos que quedaban indeleblemente fijados en su cabeza. Por eso, los lugares frecuentados en la infancia conservan durante toda nuestra vida un halo especial, y la memoria del adulto rescata los recuerdos atesorados en cada lugar para actuar, a la manera de las migas de pan de Pulgarcito, como una guía emocional de regreso “a casa”.

Pero hubo un momento en el que las calles se volvieron inseguras para los niños. Los peligros que les acechaban aumentaron (o al menos la percepción de los mismos). Además, esta percepción de riesgo se agravó porque nuestra sociedad ha elevado a los niños desde la categoría de príncipes a la de reyes, implicando una sobreprotección que provocó un éxodo infantil que concluiría con su desaparición del espacio urbano. Las calles cedieron el protagonismo absoluto al automóvil incrementando la probabilidad de accidentes y también se instaló un temor hacia perturbados “hombres del saco”, que siempre han estado presentes pero que, ahora, los medios de comunicación llevan a primera plana cada vez que actúan y la sociedad es más consciente que nunca de su existencia.

Russell Lee - Children playing in the gutter on 139th Street just east of St. Anne's Avenue, Bronx, New York, 1936
Dos niños juegan en la cuneta de la calle 139th justo al este de la avenida de St. Anne's del Bronx, Nueva York, 1936. Fotografía de Russell Lee. Universidad de Yale, fondos fotográficos a disposición libre del público

Pero la inseguridad no es la única causa ya que también han contribuido cuestiones sociológicas, con cambios en las estructuras familiares, en los hábitos de vida o en la economía. Ciertamente el entorno social era diferente del actual. Los lazos entre “vecinos” (con la presencia permanente de madres todavía no incorporadas al mercado laboral) o la cercana relación con los “tenderos” de un comercio de proximidad diverso e intenso, han ido desapareciendo. Incluso los objetivos del ocio infantil han cambiado bajo la obsesiva necesidad de aprovechamiento del tiempo. El juego, que aparenta ser improductivo, sucumbió frente a extensas actividades extraescolares repletas de idiomas, deportes u ocupaciones “útiles” (por lo general celebradas en colegios perfectamente custodiados). Tampoco son desdeñables los planteamientos funcionalistas esgrimidos por los diseñadores de la ciudad durante el siglo XX, que la zonificaban en espacios de uso exclusivo frente a la antigua multifuncionalidad, dejando las zonas de ocio de adultos e infantiles, también sectorizadas.

Como consecuencia de todo ello, los niños acabaron, mayoritariamente, recluidos dentro de sus casas, donde un emergente mundo audiovisual (principalmente la televisión), así como la aparición de una nueva generación de entretenimientos digitales, los ancló a sus hogares. Solamente los más pequeños serían enviados a esos mini parques temáticos funcionales, pequeños corralitos perfectamente delimitados por vallas de colorines, distribuidos por los barrios y en los que una serie de aparatos (columpios, toboganes, etc.) servían para el entretenimiento infantil bajo la atenta mirada de sus vigilantes padres (con muy poco margen para la imaginación y el descubrimiento o la relación intergeneracional).

La calle y el barrio quedaron fuera de la experiencia infantil y aunque con la adolescencia retorna la relación con la ciudad, esta ya es muy diferente. Porque el adolescente ha cambiado su mirada hacia lo que le rodea, siendo más posibilista y pragmático, perdiendo la magia y gran parte de su capacidad de asombro, lo cual dificulta el establecimiento de lazos afectivos intensos.

Con todo, los niños se ausentaron de la ciudad, y esta dejó de considerarlos, convirtiéndose en un lugar inhóspito para ellos. Pero esta situación conlleva un riesgo grave para la ciudad porque los lazos entre las personas y su territorio patrio son uno de los vínculos más poderosos que identifican a una comunidad. Y su fortaleza se basa en la afectividad.

Por eso, la ciudad mira con inquietud a esos futuros ciudadanos criados con desapego hacia ella. Porque difícilmente se puede llegar a amar lo que no se conoce. La ciudad necesita recuperar la estima de sus ciudadanos y para ello debe empezar con los niños, puesto que dependiendo de cómo la ciudad atienda a sus ciudadanos más pequeños, estos la cuidarán en el futuro.

El espacio urbano reclama su derecho a que los niños se acerquen a él. ¿Se puede incorporar la visión infantil al diseño de nuestras ciudades? ¿Pueden las nuevas tecnologías ayudar a mejorar la seguridad de los espacios? ¿Podemos generar recorridos adaptados? ¿Podemos imaginar otra forma de interactuar entre la ciudad y los niños? Se trata, en definitiva, de crear una ciudad inclusiva, en la que los niños sean capaces de reencontrar la magia y el aprecio por sus espacios.

 

(*) José Antonio Blasco, Carlos Martínez-Arrarás y Carlos Lahoz son arquitectos y urbanistas. Su faceta profesional, dedicada a la transformación creativa de las ciudades y los territorios, se ve complementada con su dedicación a la docencia universitaria. Desde su blog urban networks realizan una labor divulgativa sobre el mundo de las ciudades y la reflexión urbanística. 

Hay 2 Comentarios

En el momento en el que hay una ley en la que dice que los niños tienen prohibido jugar en la calle, no hay nada que hacer. Yo lo he sufrido con mis hijos hace poco por unos vecinos a los que les molestaba que los niños jugaran en la calle aunque fuese con nuestra vigilancia para que no molestases. Menuda sociedad estamos creando.

Estoy totalmente de acuerdo con el blog, de principio a fin, sin embargo ya no es sólo la ciudad la que no favorece el juego del niño y por tanto el conocimiento de su entorno, es la forma de vida de los padres y del estro de personas lo que hace y favorece esta dramática situación. Cuando eras niño y jugabas en la calle, había grandes espacios entre las casas y la carretera por donde pasaban los coches, los abuelos y la madre podían estar más o menos cerca, ahora sólo hay asfalto, escalextric, los abuelos, por lo general, están en residencias y los padres trabajando ¿dónde está el niño? aislado en su mundo, lo cual no está mal para un rato pero no para siempre; los niños de ahora hablan, sobre todo con los adultos, y apenas se juntan para hablar entre ellos y eso no debe ser bueno , porque cuando los niños hablan entre si derrochan imaginación y fantasia, hablan de cosas de niños y no les dá vergüenza ni miedo experimentar con sus ideas y poco a poco van creciendo y aprendiendo del mundo de los adultos pero sin dejar atrás el niño que fue y el mundo fantástico en el que vivió.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Seres Urbanos

Sobre el blog

En breve, dos de cada tres personas viviremos en ciudades. Vivienda, infraestructuras, transporte, energías, servicios, pobreza, empleo o migraciones son ya algunos desafíos de las urbes contemporáneas. Este blog plantea oportunidades y retos de las polis del siglo XXI en todo el mundo, de Nairobi a Sao Paulo, de Shangai a Lagos.

Sobre los autores

Gemma Solés i CollGemma Solés i Coll. Licenciada en filosofía, especializada en desarrollo en África y periodista cultural. Cofundadora y redactora del magacín sobre culturas africanas Wiriko, y de la revista Urban Africa del African Center for Cities(Ciudad del Cabo).

Mar Toharia. Licenciada en Geografía (UAM), con especialización en Ciudad y Territorio y posgrado en Globalización, Desarrollo y Cooperación (UB). La sostenibilidad, las iniciativas sociales para la participación ciudadana y el urbanismo a escala humana son sus campos de estudio. En ellos ha trabajado en Centroamérica, Barcelona y Madrid. Y, en la actualidad, como analista de Metroscopia en el área de ciudad sostenible y nuevos estilos de vida.

Fernando Casado Cañeque. Fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio. Economista, autor, realizador de documentales sociales y promotor de Hacia la Ciudad Humana, un proyecto para el que viaja por ciudades emergentes documentando la transición hacia ciudades más humanas.

Manuel Delgado. Profesor de antropología urbana en la Universidad de Barcelona. Ha estudiado la construcción de las identidades colectivas en contextos urbanos y los efectos sociales de la transformación de las ciudades y los conflictos que se derivan, así como sobre la apropiación social de los espacios públicos. Es autor, entre otros muchos, del libro 'El animal público' (Premio Anagrama de Ensayo, 1999).

Teresa García Alcaraz. Arquitecta (UPC) especializada en Arquitectura Humanitaria (London Metropolitan University). Las ciudades, el diseño participativo, las intervenciones urbanas así como la habilitación de barrios en sectores populares son sus campos de estudio. Ha trabajado en Venezuela, Ecuador, España y el Reino Unido y es fundadora de Archithoughts. Regularmente escribe para ThisBigCity y otras plataformas sobre temas urbanos, sociales y artísticos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal