¿Es la enseñanza de arte un fraude?

Por: | 21 de marzo de 2012

Camitzer.certainly not youEn opinión del artista y profesor de artes plásticas durante 35 años en la universidad estatal de Nueva York, Luis Camnitzer, sí, la enseñanza de arte tal como se imparte en prácticamente todas las universidades es un engaño mayúsculo. Y para eso aporta un razonamiento muy simple que parte de su experiencia. Lo dijo hace un par de semanas en una conferencia titulada La enseñanza de arte como fraude, en la galería Parra & Romero de Madrid, y lo repetirá mañana en Bogotá, en la Universidad Nacional de Colombia. Según el artista conceptual uruguayo, las universidades venden la carrera de artes plásticas como si fuera un medio de producción para ganarse la vida. Eres ingeniero, médico, administrador de empresas o artista. Un diploma acredita que has tenido estudios superiores y se supone que con él podrás estar preparado para subsistir y mantener una familia. Camnitzer afirma que, al menos en Estados Unidos donde la mayor parte de las universidades son privadas, esto llega a ser una "caricatura obscena". La carrera viene a costar unos 200.000 dólares a cada alumno. ¿Qué espera conseguir al terminarla? Hay dos opciones: ser un artista que pueda vender sus obras en el mercado o dedicarse a la enseñanza de arte. "En los 35 años que enseñé en la universidad debo haber tenido unos 5.000 estudiantes", dijo. "De ellos no más de 500 entraron en el circuito de galerías y solo unos 20 han conseguido vivir de la venta de sus obras. Pongamos que los demás se hicieron profesores de arte, quienes a su vez perpetuarán el lucrativo sistema educativo universitario y tendrán unos 240.000 estudianes de los que solo saldrán al final unos 480 artistas". En pocas palabras, el negocio de la enseñanza se nutre a sí mismo, pero el producto que el alumno obtiene de ella es solo ínfimo. "Es una profesión deificada, lo que se enseña son técnicas artesanales.  No consigue formalizar la experiencia de lo desconocido, sino acomodarnos al arte como una disciplina, una forma de producción". Para él se trata de "una enseñanza sobre cómo hacer productos y venderlos  en lugar de cómo revelar cosas a través del arte".

Luis Camnitzer en Daros 2_ Liana CisnerosCamnitzer, autor de libros tan iluminadores y polémicos como Didáctica de la liberación: arte conceptualista latinoamericano y otros textos, participó hace unos días en el seminario internacional Repensar los modernismos latinoamericanos en el Museo Reina Sofía. Pese a su veteranía mantiene una actitud rebelde y señala que lo que prevalece "es un modelo de pedagogía autoritaria que minimiza la posibilidad de reunión con y entre los propios estudiantes", con el objetivo de generar ideas. Parece que "los dividen entre genios e imbéciles, sin posibilidad de hacer un lugar para los creadores normales. El sistema educativo solo está orientado para identificar a los genios, algo que proviene de la época de la Bauhaus. Enseñar a tener ideas requiere más que transmitir información. El buen arte tiene la función de ser subversivo. Lo que se genera en las universidades es un arte-valium".

Cualquiera que lea esto pensará que alguien que ha hecho el juego a este sistema perverso, como un asalariado del sistema que critica, es también un cómplice. Pero Camnitzer ha caracterizado sus clases por una actitud muy acorde con lo que predica. Es una excepción, aunque se le ha permitido. "El arte puede ser utilizado como un territorio de libertad", dijo, "y analizar a través de él los procesos de toma de decisiones". Según él, el arte es el único territorio para realizar o simular acciones ilegales sin el riesgo del castigo. "El arte es un lugar donde se pueden pensar cosas que no se pueden pensar de otra manera". La clave está en la palabra pensar como "una estrategia para administrar evocaciones. Una respuesta de la que debemos deducir cuál fue la pregunta". Y concluye: "en arte es más importante hacer conexiones que crear productos".

 

Hay 18 Comentarios

es de los mas bellos genios contemporáneos deberían de ver su trabajo, el tipo sabe!

es de los mas bellos genios contemporáneos deberían de ver su trabajo, el tipo sabe!

Debieras Camnitzer de ver el programa con Openheimer en donde entrevista a Botero.

Para mi debiera de haber una segunda saga en donde pudieras ser tú el nuevo entrevistado.

Seguimos soñando,

ya lo decia yo,,,ser artista, se es .. no se estudia...es como estudiar la carrera de ser simpatico.....pinto desde niño,vendi mi primer cuadro a los 7 años ...nunca estudie en ninguna academia ni universidad ...y me gano la vida con la pintura y el arte...menos discursos y mas habilidad

excelente!

Totalmente de acuerdo con Luis. El tema que aborda, crucial, fue motivo de una interesante charla que tuve la semana pasada con una amiga brasilera gran experta en pedagogía. Le explicaba que en mi entrecortada experiencia en la enseñanza de arte, opté por enseñar a construir sistemas de conceptos “pre-formales” capaces de incorporar la complejidad de la experiencia. O sea: una enseñanza no disciplinar en la praxis con un seguimiento posterior de las opciones de formalización que cada alumno elija, y en la búsqueda de una coherencia entre la manera en que se formaliza con la idea buscada. Como casi siempre, el seguimiento era corto, ya que los alumnos quieren que se les enseñe la praxis de la construcción del objeto, una técnica operativa. Y los que seguían con entusiasmo mi propuesta solían ser “alumnos” (difícil palabra) que lo que más necesitaban era seguirse a ellos mismos, ver, leer (sobre todo sobre la propia historia del arte), confrontar y hacer. Es decir que mi papel en ese caso era más de mediador que de enseñante. En algún momento siempre les he dicho que no creía en la enseñanza y que yo no les consideraría nunca mis alumnos. Creo que la enseñanza del arte atraviesa por una crisis total. Es una disciplina que, a diferencia de la música, el cine o de la escritura (que aún conservan ámbitos de obligado aprendizaje externo) maneja unos ámbitos de libertad y de experiencia con el límite únicos. Claro que, quien escribe, es autodidacta en el sentido que nunca fue a una escuela de arte, pero que aprendió (y aprehendió) -lo que sepa- viendo, haciendo, leyendo y en la experiencia fundamental de comunicar la obra, de confrontar su trabajo con el otro. Muy interesantes los datos estadísticos que aporta y las reflexiones sobre sus objetivos como enseñante.

Estudiar "ARTE" no es una decición normal, más que una decisión, es una necesidad, es elegir un estilo de vida, en el cual el verdadero artísta debe mantenerse y reafirmarse. Estudié artes y en mi experiencia personal no me enseñaron a ser artísta, nos ayudaron através de talleres a ensanchar nuestra personalidad, a mirar primero nuestro entorno y nuestras raices, de dónde venimos, quiénes somos, nunca me dijeron que ganaría mucho dinero, eso en la escuela no era importante, lo primordial era la libertad de expresarse...Si Kamnitzer dice que son pocos los graduados es porque tal vez ellos miran los pesos y no en lo profundo de su alma, si desertan es porque no era su vocación, el verdadero artísta si no hace arte, no puede vivir, el arte es su existencia misma. Yo Mónica decidí estudiar artes, por motivos profundos inherentes en mi chip cerebral...desde entonces he cargado con mi destino, llevando su peso pero también su grandeza, no he esperado dinero, ni premio externo, ni reconocimiento externo, sólo se que el arte va unido a mi NATURALEZA.
Como dice Rainer María Rilke en sus cartas al señor Kappus (un joven poeta) en Diciembre de 1908: Y ahora viva en un lugar cualquiera, solitario y valiente en medio de una ruda realidad." y remata diciendo:"¡Ojalá pueda el año que está por llegar, mantener y afirmarlo en ella!" Ha pasado un siglo y estas palabras son tan profundas aún hoy y por los siglos de los siglos AMEN.

El único argumento que hoy se puede hacer a favor de un arte que tenga su propio espacio como disciplina es el hecho que el arte puede ser utilizado como un territorio de libertad, un lugar en el cual se puede ejercer la omnipotencia sin el peligro de ocasionar daños irreparables. Es, por lo tanto, una zona en la cual podemos experimentar y analizar los procesos de la toma de decisiones. Es una zona en la cual podemos hacer algo “ilegal” sin el peligro del castigo. Pero aun ahí, en ese campo teóricamente privado, estamos experimentando con el poder. Decidimos lo que hace el material o dejamos que el material decida lo que hacemos. Por lo tanto aun en el campo privado seguimos estando en una situación política.

El único argumento que hoy se puede hacer a favor de un arte que tenga su propio espacio como disciplina es el hecho que el arte puede ser utilizado como un territorio de libertad, un lugar en el cual se puede ejercer la omnipotencia sin el peligro de ocasionar daños irreparables. Es, por lo tanto, una zona en la cual podemos experimentar y analizar los procesos de la toma de decisiones. Es una zona en la cual podemos hacer algo “ilegal” sin el peligro del castigo. Pero aun ahí, en ese campo teóricamente privado, estamos experimentando con el poder. Decidimos lo que hace el material o dejamos que el material decida lo que hacemos. Por lo tanto aun en el campo privado seguimos estando en una situación política.

FOPPY, CREO QUE HEMOS COMENTADO ESTO, EN EL TRANSCURSO DE VARIOS CAFÉS, Y EN NUESTRAS INVESTIGACIONES ,PARA LA "GUIA DE LAS PARRILLAS DE LA AV. JUAN B. JUSTO" ,CREO HUMILDEMENTE, QUE ESTO SUCEDE, EN TODAS LAS RAMAS DEL ARTE.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡BESO GRANDOTE!!!!!!!!!!

Creo que él es un nihilista hipócrita al ser crítico del único sistema conocido de enseñanza organizada que funciona creado hace siglos y sin embargo hacerse una puta mediática a partir del ir en contra y shockearlo dentro del medio mismo. El sistema gringo de educación superior está corrompido desde hace años y su corrupción fue política y económica, pero el pensar que la estructura llamada escuela no puede ser compensada por su trabajo es un error, no está mal pagar mucho o poco por un curso, está mal lo que se enseña en ese curso, eso es la visión y/o filosofía que se le imparte al artista. Que no mame! la enseñanza del arte es un fraude cuando lo que se enseña es fraudulento no importando cuanto se cobre por ello, y nosotros lo sabemos, la escuela no nos costó “nada” (por ser pública) pero no me digan que las clases con Villaseñor no fueron de las más importantes para nosotros, o las de Patricia? De hecho pensamos que nos faltaron clases de arte a nosotros como diseñadores y eso nunca nos hizo ni fraudulentos a nosotros ni a ellos por opinar lo mismo.

www.studio-camnitzer.com
The basic residency fee of $600 a week covers a room in Le Vigne (single occupancy)­, technical assistance, and general supplies used collectively in printmaking. A two week minimum is required.
For weeks beyond the minimum, the fee is reduced to $540 per week. Single days short of a week are prorated.
Artists may use the Studio facilities without taking a room at Le Vigne. The fee for the Studio alone is $400 per week, with a two-week minimum.
On a space available basis, it is also possible to rent a room at Le Vigne without using the Studio. The fee for room rent alone is $40 per day, $250 per week, and $225 per week from the third week onward.
Prices may be adjusted with currency fluctuations.
Under special arrangements, the Studio and Le Vigne may be rented by groups on a monthly basis.

Es acas un profesor porque quedo entre los 480 alumnos que no logr'o vender su arte en las galer'ias?

Pensar que arte es solo lo que se venda en las galerías, es una memez. Pensar que si un señor diplomado en Arte y que no vende arte en galerías, el único recurso que le queda en esta vida, es dar clases de arte, es carecer absolutamente de imaginación. Uno se pregunta como es que un meno sin imaginacion, puede haber sido profesor de Arte en una unifersidad americana durante 35 años, si fuera aquí en España, que se saca las plazas por opisición, lo comprendería.

Lo que aparece entrecomillado en el artículo (las citas de Camnitzer) me parecen llamados de atención a tener muy en cuenta y reflexiones muy muy valiosas y comprometidas.
Sin embargo creo que quién escribe la nota (Fietta Jarque) a veces cae en las posiciones Camnitzer cuestiona...

"¿Qué espera conseguir al terminarla? Hay dos opciones: ser un artista que pueda vender sus obras en el mercado o dedicarse a la enseñanza de arte." (Fietta Jarque dixit).

Se puede pretender un poquito de cada cosa. O ser un artista, que no pueda vender sus obras, o las intercambie, o las obsequie, o que no quiera venderlas. O que finalmente desida no ser artista, ser artesano, o ser gestor de arte, investigador, coleccionista, asesor, diseñador, comunicador, catalogador, editor, conservador, restaurador, recopilador, teórico, etc... Ni hablar de la posibilidad de complementar los estudios en arte con estudios de otras áreas, ya sea humanísticas o no. Para mí una carrera artística es potencialmente una base riquísima para desarrollarse en otros cientos de ámbitos de la vida y del mercardo laboral.

"¿Qué espera conseguir al terminarla?" (Fietta Jarque dixit).

No olvidaría: ¿qué espera conseguir al transitarla? Tampoco creo que haya que olvidarse que el propio camino también es una meta, es decir, no sólo pensar para qué me puede servir determinado estudio, sino, considerar que el trayecto mismo es un objetivo revelador, que a uno lo hace crecer como persona y profesional (si tomamos a estos últimos como sustantivos independientes).
Por otro lado: no creo que sea una particularidad exclusiva de las carreras de arte que la ecuación sencilla de: [estudio x tiempo = sustento económico inmediato] ya esté agotada y que vaya cada vez se vuelva más compleja. (Y tendríamos que ponernos de acuerdo en qué considerar "sustento económico").

"Un diploma acredita que has tenido estudios superiores y se supone que con él podrás estar preparado para subsistir y mantener una familia." (Fietta Jarque dixit).

A eso me refiero, un diploma acredita que uno tiene determinados estudios, el resto se verá, y creo que no sólo depende del diploma, ni de un individuo, ni de algunos pocos individuos.

"Según el artista conceptual uruguayo, las universidades venden la carrera de artes plásticas como si fuera un medio de producción para ganarse la vida." y luego Fietta Jarque agrega: "pero el producto que el alumno obtiene de ella es solo ínfimo" :

Jaj, Camnitzer cuestiona que el arte deba ser un medio de producción, y luego Fietta Jarque dice que el producto que se obtiene es "infimo". En qué quedamos?
Y... si hablamos de "producto"... de qué estamos hablando? y entonces que sería eso "ínfimo"?... ínfimo qué? según qué criterio? Algo no masificable? no comercializable? no original? no costoso? ínfimo para la cultura? para lo social? de unos pocos centímetros?

Camnitzer:

"Es una profesión deificada, lo que se enseña son técnicas artesanales. No consigue formalizar la experiencia de lo desconocido, sino acomodarnos al arte como una disciplina, una forma de producción".
"una enseñanza sobre cómo hacer productos y venderlos en lugar de cómo revelar cosas a través del arte"
"es un modelo de pedagogía autoritaria que minimiza la posibilidad de reunión con y entre los propios estudiantes"
"los dividen entre genios e imbéciles, sin posibilidad de hacer un lugar para los creadores normales. El sistema educativo solo está orientado para identificar a los genios, algo que proviene de la época de la Bauhaus."
"Enseñar a tener ideas requiere más que transmitir información. El buen arte tiene la función de ser subversivo. Lo que se genera en las universidades es un arte-valium"
"El arte puede ser utilizado como un territorio de libertad"
"y analizar a través de él los procesos de toma de decisiones"
"El arte es un lugar donde se pueden pensar cosas que no se pueden pensar de otra manera"
"una estrategia para administrar evocaciones. Una respuesta de la que debemos deducir cuál fue la pregunta"
"en arte es más importante hacer conexiones que crear productos"

Marcador final

Luis Camnitzer: 10
Fietta Jarque: 0

Abrazo!

Un buen resumen del pensamiento pedagógico del artista y profesor Camnitzer. Los conceptos-frases son contundentes. Me quedé esperando qué alternativa plantea el Maestro para que no se siga produciendo en las universidades gringas más arte-valium.

Estoy de acuerdo, igualmente. Estudio arte y me parece de una frustración profunda ver el planteamiento impositivo de la mayoría de las clases y la poca disponibilidad a hacer conexiones. Pero es más, el propio alumnado entra en este juego y ve con pasividad o, incluso, con horror que se entre en diálogo en las propias aulas: está ahí para recoger información y aprenderla de memoria, o para hacer el trabajo académico-recuerdo en Bellas Artes tener que presentar 20 dibujos al final de una asignatura como "a granel"- que se le encarga para cumplir con los tantos por cientos que impone el plan Bolonia. Al menos esto es así en el caso de España. Es más, quien más adaptado esté a esta pasividad, más posibilidades tiene de hacer carrera departamental, porque es quien cumple mejor con los deberes y plantea pocos cuestionamientos en clase. Pero es eso, una carrera departamental en la que poco parece importar el saber y sí lo ANECABLE que sea uno, o el factor de impacto que, en Humanidades es casi inexistente.
A parte de esto, en más de una ocasión me he cuestionado los conocimientos del propio docente que se ve incapaz de ir más allá de su guión. ¿Víctima o culpable? No sé, porque el sistema diluye las responsabilidades y todo es seguir esa inercia.

Estoy de acuerdo con el profesor Camnitzer. Ciertamente en un país capitalista como los E.E.U.U., el arte como objeto de formación en los estudiantes, es un objeto de fábrica que busca subir sus estándares de producción, para el que se destina al comercio. La muestra de ello lo vemos en todo lo que en esa nación se produce, donde nada, absolutamente nada escapa al mercado; todo entra y tiene su fin en el mercado de capitales, y ni qué decir de la bolsa; pero muy, muy de cerca toca al arte ¿por qué? Porque éste, desde hace ya algún tiempo y después de la 2ª Guerra Mundial, todo objeto artístico (especialmente las pinturas y esculturas de autores célebres y de aquellos artistas contemporáneos a quienes hacen entrar en esa carrera), ha dado su vuelco estético para el que se había pensado desde antes del modernismo del siglo XIX, un arte de coacción, un arte necesario para “descubrir” los horrores de la primera guerra mundial y todo el mar de consecuencias trágicas que de éste se desplegaron en toda Europa, y que los artistas satisfacían en el europeo en torno al dialogar con sus propuestas todos los conceptos del hombre y la vida en el proceso historicista. Todo lo contrario, hoy en día el arte no es lo que parecía ser hace dos, o tal vez siglo y medio atrás, el arte se convierte en un espantoso objeto de uso lucrativo al que tienen acceso directo las corporaciones, las únicas que pueden pagar sumas multimillonarias para capitalizar sus fortunas; en otras palabras, se convierte en objeto de capitalización de las bolsas más importantes como la bolsa de Tokio, New York y el resto de Europa, ¿que en qué consiste el valor de la obra de arte para transar en ese campo? Simplemente su valor estético. Sin embargo, aquí desde las latitudes de América del Sur, especialmente en Mérida, Venezuela, como docentes en Artes Visuales de la Universidad de Los Andes, creemos en una formación que concientice a nuestros alumnos partiendo del hecho de que el arte contemporáneo hoy en día debe ser un instrumento de diálogo entre el artista y la los otros siendo estos un otro más en el horizonte del conocer la verdad en el arte desde la óptica del artista; diálogo, que necesariamente debe estar caracterizado entre los criterios de la estética de Nietzsche y Gadamer, porque es en ambas proposiciones donde la discusión sobre la obra de arte tiene los dos polos opuestos del valor estético, un valor estético que descubre lo humano.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal