¿Por qué es tan feo el logo Madrid 2020?

Por: | 09 de marzo de 2012

Madrid 2020Parece que a la hora de diseñar los logos de los grandes eventos internacionales todos se ponen de acuerdo para sacar lo peor de sí mismos. Pasó con aquella bola sin gracia, el Naranjito, supercliché y ridícula, mascota de la Copa Mundial de fútbol del 1982. Ocurrió con el Cobi para las Olimpiadas de Barcelona, feo como él solo, absurdo y pretenciosamente alegre. O con el inefable Curro de la Expo 92, que también tuvo su tela, pese a estar algo menos en la sopa que el burruño de Mariscal –autor de ideas mucho mejores, por cierto. Dejando a un lado la necesidad de una mascota, que ya me parece pintoresca porque propicia una especie de regresión al estadio infantil sin necesidad alguna, el síndrome “ a-ver-lo-que-nos-sale-peor-imposible” ha vuelto a perpetrarse en el emblema de las Olimpiadas londinenses que se van a celebrar dentro de unos meses. Los ingleses, que son mucho más irónicos y deslenguados que nosotros y sobre todo están acostumbrados a un diseño con mucha calidad, han comentado incluso obscenidades a partir de las asociaciones del artefacto con Lisa Simpson –sí, la de la serie televisiva, como si fuera imposible salir del circuito dibujos animados.

London_2012_logos_svg

Y, sin embargo, cuando pensábamos que habíamos alcanzado el nivel máximo de horterada y de negligencia entre los especialistas del ramo  a la hora de promocionar grandes eventos, aparece esta cosa extraordinaria –por imposible- que se ha presentado como el logo del enésimo intento de Madrid por ser sede olímpica. Dejando a un lado la pertinencia o no de volver a presentarse al concurso en medio de una crisis mundial, un país con una enorme deuda y con ese agujero vertiginoso en el Ayuntamiento de la ciudad, la cosa es preocupante: si empezamos a escatimar en lo que debería ser más baratito, el logo, imaginen cuando haya que sacar el dinero de verdad, la pasta a raudales para convencer el comité de que Madrid mola. Parece que hicieron un concurso medio amateur para el logo que, dicen con una osadía sin parangón, remeda la Puerta de Alcalá. Ganó la propuesta de marras, la retocaron porque  no convencía, fue un poco de plagio y después de todo el lío y la acusación por parte de la  empresa implicada, quedó como lo ven. Así de absurdo. Otra oportunidad perdida para exportar buen diseño, que lo hay aquí.

Yo que me veo la cosa de colorines por toda la Castellana a modo de minibanderola de esas que se colocan por las calles de Madrid... Y,  claro, pienso que se trata del anuncio de un yogur multifruta, de marca blanca, claro, de esos que saben a chicle de la infancia a poco que te descuides, y sin mucho presupuesto para hacer una campaña en condiciones -no tiene pinta de ser obra de un profesional sólido. Y pienso que debe ser un yogur con mucha mano en las altas esferas para que le hagan tanta propaganda. No le doy  vueltas: tomo pocos yogures.

Después, ante la insistencia del anuncio, pregunto y me cuentan lo de Madrid 2020, toda la saga además. Menudo susto ponerse a copiar -supuestamente- y que salga tan mal. Entonces es cuando empiezo a reflexionar: ¿será este falso yogur de fruta fruto del escaso presupuesto? Desde luego la  escasez nunca ayuda, aunque el dinero tampoco garantiza el buen gusto. Queda claro en unos alucinantes programas televisivos donde se deslevan ciertos casoplones que muestran sus propietarios  forrados –sí, en medio  de un país con millones de personas en paro, qué contrasentido-; supercasas  a veces feas de narices y llenas de cosas tan caras como monstruosas. El buen gusto no tiene que ver sólo  con el dinero, ¿no les parece?  Tiene que ver con la contención  y cuando se trata de logos para grandes eventos todo el mundo pierde la cabeza. De verdad: la mayoría de las veces menos es más.

Hay 10 Comentarios

Si en algo estoy de acuerdo con el artículo es con lo simple que es el actual logo Me gustaba más el de la mano, mucho más original. En lo que no estoy de acuerdo es con el rechazo a Cobi y a las pruebas me remito. Ha sido con diferencia la mascota olimpica más rentable de la historia.

A mí Cobi y Curro me gustaban.

Lo más lógico es pensar que las personas que tenían que tomar las decisiones del logo ganador así como de la modificación posterior no estaban a la altura. Eso pasa por poner a gente que no tiene ni idea en algunos despachos.

Tiene razón la autora, basta ya de logos excesivamente edulcorados. Y sí, éste es muy cutre.
Además. la conveniencia de que Madrid se presente de nuevo es más que dudosa. La ciudad ya ha tenido, utilizando la terminología del ministro de justicia y anterior alcalde, suficiente violencia estructural con tanta candidatura... Pero bueno, así nos va, para meter el tijeretazo a los ciudadanos no hay problema...
Por último, "Jota", el arte también es una herramienta de comunicación, entre otras muchas cosas...

El diseño es peor que el original. De ahí al absurdo texto va un rato

Lo triste es que convoquen un concurso entre estudiantes y luego dejen que una agencia de publicidad mangonee el diseño original para dejarlo peor si cabe. Un fail en toda regla...

Estoy de acuerdo con Samuel, la publicidad NO es arte, es una herramienta de comunicación. La funcionalidad del logotipo es más importante que lo "bonito" que pueda llegar ser. Y respecto al comentario de la mascota Cobi, le invitaría a la autora a indagar para darse cuenta de la revolución que supuso el diseño de Mariscal.

Encuentro que es un artículo aun poco absurdo. No se trata si es feo o guapo; sino, de si funciona o no funciona.

No se que hace opinando una profesora de Arte, si el tema es sobre diseño. No es lo mismo, y se nota en tu planteamiento.

Aparte la polémica también venía sobre la elección del logo y todo lo demás...

Pues yo coincido con la autora. Es un logo feo de narices. Una chapucilla digna de un proyecto de fin de curso.

Atrevida ignorancia la del autor, es un país libre y cada uno opina lo q quiere, pero le recomendaría q se informara un poco antes de criticar...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal