Centenarias y guerreras

Por: | 04 de abril de 2012

Imagen 0
Pérez de Rozas.Concurso de pesca con caña. 1934. Arxiu Foto´gràfic de Barcelona.

Suena ridículo pero en España hasta hace poco más de cien años las mujeres no podían acceder a la Universidad sin antes solicitar su ingreso por escrito, remitiendo una instancia y agachando la cabeza. En octubre de 1910 las españolas pudieron entrar las venerables aulas del saber masculino sin tener que tener que vestirse de hombres,aunque la alegría duró poco. Aquel primer día de clase fueron insultadas y apedreadas por su compañeros. Lo cuenta la filósofa Amelia Valcárcel en el catálogo de la exposición 100 años de feminismo,una historia de las mujeres en España. La muestra, comisariada por Oliva María Rubio e Isabel Tejeda y organizada por AC/E, es la historia de años de reivindicaciones,de lucha y conquista de unos derechos hasta hace relativamente poco inexistentes para las mujeres. A lo largo de dos inmensas salas, en el Centro Conde Duque de Madrid, el espectador se da de bruces con una historia gráfica que recorre a través de una gran variedad de objetos -vestidos, vídeos, carteles, fotografías, obras de arte- los años oscuros de la negación del papel femenino. En estos "cien años de victoria sin cronista" las mujeres cruzaron la línea invisible para pasar a convertirse en una "presencia amiga".

Señoritas alta
Cortés. Biblioteca de la Residencia de Señoritas. Archivo General de la Administración.

Con tozudez didáctica, se muestran a lo largo del recorrido centenares de fotografías que testimonian la actividad de las mujeres. Trabajando en la fábrica, lavando en el río, en la Universidad, en la biblioteca. Son madres, activistas, pintoras, artistas. Pasan de la resignación y el silencio al acceso a la educación. Conquistan derechos y libertades, dejan de ser invisibles y abandonan su papel de ángeles del hogar para ser mujeres nuevas, mujeres modernas. La exposición permite conocer la historia reivindicativa de las mujeres durante el turbulento siglo XX, subrayando este camino como "de avances y retrocesos".


IngenieraVidal. Pilar Careaga, la primera mujer española ingeniera industrial, en las prácticas para conducir locomotoras. Madrid 1929. Agencia EFE.

Con la República, las mujeres conquistan el derecho al voto. Poco a poco entran a formar parte de todos los ámbitos de la sociedad. Con esfuerzo. A cuentagotas. Una curiosa fotografía de Marín muestra la redacción del diario Informaciones en 1923. Entre 10 cincunspectos redactores, aparece una solitaria mujer. Muy distinta del retrato que hace Eulalia Abaitua en 1901 de dos pequeñas lavando la ropa en el río mientras los niños las contemplan. "Desde niñas aprendiendo los quehaceres diarios" se titula. Qué ironía. Otras artistas como las pintoras María Luisa de la Riva, Lluïsa Vidal o María Blanchard reflejan también en los primeros años del siglo XX en sus obras la figura femenina y las actividades domésticas. Sólo años más tarde llegarían las vanguardias de la mano de Maruja Mallo, Remedios Varo y Delhy Tejero. Y la revolución con una imagen de independencia,la de La Tertulia (Museo Reina Sofía) que Ángeles Santos pinta en 1929. En el cuadro tres mujeres fuman, leen y charlan en una imagen moderna y distendida. Ellas son a la pintura lo que Carmen Laforet fue a la novela con Nada.

Entre avances y retrocesos, las mujeres tomaban posiciones. La República fue una de las etapas más fructíferas para el desarrollo de la mujer. El hachazo llegó con la larga dictadura del General Franco.  Si en el el Salón de Otoño de 1933 las mujeres representaban el 18% de las obras expuestas, a finales de la década de los 50, el porcentaje se redujo al 8%. Una generación de artistas fue deshecha por la Guerra Civil. En los años del franquismo sólo tres mujeres vieron colgada una de sus obras en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo.

En los años 70, cambia la mentalidad. Las mueres han conquistado ya importantes cotas de libertad. Surge el nuevo feminismo, "lo personal es político". En 1975 se celebran en Madrid las primeras Jornadas de liberación. Participan 500 mujeres. Un año después, las Jornadas catalanas de la Dona, congregan a 4.000. Ellas ocupan la calle, los trabajos, la vida. Se manifiestan por sus derechos. Alzan la voz.

Maruja Torres y Montserrat Roig
Colita. Maruja Torres y Montserrat Roig en la manifestación en Barcelona en noviembre de 1976 para exigir la despenalización del adulterio.

Pero las cifras son tozudas, Rocío de la Villa, profesora de Estética y teoría de las Artes en la Universidad Autónoma de Madrid, alerta acerca de "la falsa impresión de que a partir de los noventa en España se converge hacia la normalización". Y aporta datos. "Mientras las licenciadas en Bellas Artes alcanzan o superan el 70%, la primera criba sigue produciéndose en el tramo de profesionalización. donde se invierte el porcentaje hasta casi un 30% en la selección de jóvenes candidatas a ayudas, becas y premios. Hoy la presencia de las mujeres en las galerías sólo supone un 16%, que queda reducido drásticamente a un 7% en el caso de la Feria Internacional ARCO de Madrid".

Un pasito adelante, dos atrás. En la historia del feminismo los avances son hitos que cuesta consolidar, Pero hay esperanzas. En el libro de visitas de la exposición 100 años de feminismo, Paula, una niña de 13 años, resume su impresión- "Me ha gustado mucho. Deberían verla todos". Pues eso.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal