Los artistas del vinilo

Por: | 23 de mayo de 2012

AbraxasB

Por Alberto Martín

Dos novedades editoriales recientemente aparecidas devuelven la atención hacia las portadas de discos como soporte creativo, una categoría cada vez más valorada y difundida, pero que sin lugar a dudas aún no ocupa el lugar que merece. Se trata de dos publicaciones que recopilan un buen número de cubiertas de LP, aquellas que aparecían ilustrando el embalaje de los vinilos y que durante décadas sirvieron de vehículo para el desarrollo de la creatividad artística de numerosos diseñadores gráficos, ilustradores, pintores o fotógrafos. El primero de estos libros, publicado por la editorial RM, recopila 52 pinturas del mítico Mati Klarwein utilizadas en portadas de discos, entre ellas algunas absolutamente referenciales como las realizadas para el álbum Abraxas de Carlos Santana (arriba) o el Bitches Brew de Miles Davis.

El segundo, obra de la editorial Taschen, es una espléndida edición en dos volúmenes y más de 500 páginas de una amplísima selección de cubiertas de jazz aparecidas entre 1940 y 1990. Para ambas ediciones se ha elegido un formato perfecto (aproximadamente 30 x 30 cm) que permite la reproducción de las portadas prácticamente en su tamaño original. Es este un elemento importante, y podría decirse que imprescindible, si lo que se quiere no es sólo documentar, sino también restituir la originaria dimensión visual de las cubiertas, recreando al mismo tiempo el impacto que aquellas portadas tenían sobre el comprador y la relación de escala que el usuario-oyente  establecía con las mismas.

Page_va_jazz_covers_03_0910161120_id_119053

Como acertadamente señala el crítico de jazz Bob Blumenthal: “… la emoción visual que provoca el pequeño y frágil animalillo que es el típico envoltorio de un CD, en comparación con un LP codiciado, es la misma que provoca una lámina en comparación con el lienzo original.” Esta afirmación tiene el acierto de incidir sobre un aspecto fundamental de las cubiertas de discos, y es señalar implícitamente su carácter de original, como obra editada, singular, autónoma. La frase aparece en uno de los textos recogidos en el catálogo que el IVAM publicó en 1999 con motivo de la exposición Jazz gráfico. Diseño y fotografía en el disco de jazz. 1940-1968. Una excelente exposición y catálogo que constituyen la referencia más completa sobre el tema en nuestro país, y donde la doble organización de las portadas por diseñadores e ilustradores y por sellos discográficos, permitía percibir con claridad no sólo los diferentes estilos sino también su evolución a lo largo del tiempo.

En el libro de la editorial Taschen mencionado más arriba, concretamente titulado Jazz Covers, se ha elegido una opción diferente de ordenación de los discos que aparecen agrupados por los músicos o intérpretes y no por los autores de las portadas. Como contrapartida, esta ordenación ofrece la ventaja de poder contrastar, a través de diferentes ejemplos, el tratamiento de la imagen o la iconografía asociada a músicos de gran trascendencia y proyección como Miles Davis, John Coltrane o Sonny Rollins. Otra interesante referencia de catálogo y exposición en nuestro país, que incluye un buen apartado sobre las cubiertas de discos y el jazz, es el ambicioso proyecto desarrollado en 2009 en el CCCB de Barcelona bajo el título El segle del jazz, que proponía una aproximación global a las relaciones entre el arte y el jazz. De hecho el jazz, dentro de la industria musical, fue un territorio especialmente fértil para la creatividad en relación a las cubiertas de discos. No es de extrañar por ello, que se le haya dedicado y se le siga dedicando una atención especial, tanto a través de exposiciones o publicaciones, como a través de páginas web que ofrecen archivos bien organizados con una amplia y variada selección de portadas. 

Entre estas últimas es especialmente destacable el Birka Jazz Archive, dentro de la página, que ofrece una completa recopilación de cubiertas producidas por sellos tanto americanos como europeos. Es interesante acercarse a este espacio creativo dentro de la industria musical. Descubrir el trabajo pionero de Alex Steinweiss, la persona que abriendo camino realizó en 1939 las primeras composiciones figurativas para las cubiertas de los álbumes, y que de nuevo en 1948, en ambas ocasiones para el sello Columbia, diseñó el envoltorio para los nuevos discos de larga duración, los LP, funda que pasaría a caracterizar definitivamente durante décadas la comercialización de los discos. Alex steinweissDisfrutar de la obra de espléndidos ilustradores como el mismo Steinweiss, Jim Flora o David Stone Martin, y de referenciales trabajos con la tipografía, como el de Reid Miles para Blue Note. De la gran versatilidad y creatividad de Burt Goldblatt como ilustrador y fotógrafo, de sus fotomontajes, primeros planos y experimentaciones visuales. Ver como cada sello discográfico desarrolla su propia estética, en muchas ocasiones ligada a la propia definición o apuesta musical, como es el caso de la contraposición entre el jazz de Nueva York y el jazz de la costa oeste.

Constatar la relación que existe entre la evolución del discurso visual de las cubiertas de discos y los procesos de legitimación cultural de la música de jazz, así como con los procesos de ruptura revolucionaria o vanguardista dentro de la propia esfera del jazz o, por el contrario, con su plena aceptación y difusión en el mercado musical. Es interesante también, contemplar como la fotografía sustituye a la ilustración en las portadas de los discos a mediados de los años cincuenta, con los avances tanto de la fotografía como de las técnicas de impresión. Y también el modo en que a través de las portadas se va pasando, de construir una imagen para difundir un tipo de música, el jazz, a construir una iconografía al servicio de un músico o un artista individual que funciona como estrella. Y sobre todo, descubrir la intensa conexión entre la fotografía y el jazz (otro de esos campos de relación privilegiada), a través del trabajo de un nutrido numero de fotógrafos cuyas imágenes ilustraron las cubiertas de miles de discos. ChetBaker-william claxton

Carol  y Chet Baker, en 1988, en el documental Let's Get Lost. Foto: William Claxton

Aunque la imagen del mundo del jazz se ha asentado y nos ha llegado sobre todo a través de las publicaciones o exposiciones de fotógrafos bien conocidos como William Claxton o Herman Leonard, autores muy especializados y con una intensa y continuada dedicación al tema, es necesario acercarse a estas portadas para descubrir la obra de otros fotógrafos menos difundidos, y completar así el panorama sobre la relación entre el jazz y la fotografía; en la medida, además, en que las cubiertas de los discos contienen las imágenes del jazz que realmente circulaban y llegaban a la sociedad. En esas cubiertas, junto a autores menos conocidos pero realmente interesantes, es posible encontrar también colaboraciones por parte de fotógrafos muy destacados como Lee Friedlander, Arnold Newman, Roy Decarava, Pete Turner e incluso Eugene W. Smith. Reconstruir y revisar el amplio cuerpo de trabajo contenido en las portadas de discos desde la perspectiva de la relación entre el jazz y la fotografía, y desde el análisis del proceso de construcción y difusión de la imagen del jazz, con sus legitimaciones, reacciones y manipulaciones, es una tarea que no ha hecho más que comenzar.

PortadaB

 Jazz Covers. Taschen. 2 volúmenes. 560 páginas. 39,99 € Portada1

 Mati & The Music. 52 Record Covers 1955-2005. Editorial RM. 184 páginas. 38 €

 

Hay 5 Comentarios

Pues quizás deberíais echádle un vistazo a este otro:
http://www.souljazzrecords.co.uk/releases/?id=21453
Se trata de un viaje visual por la bossa nova a través de algunas de sus portadas.
Saludos.

Que tiempos aquellos......Abraxas! joder que obra de arte , desde la portada hasta la última nota. Benditos 70!!!

Felicitaciones...excelente texto.

La fotografía de la portada del disco Walking Man (1974) de James Taylor, está hecha por Richard Avedon.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal