Las madres terribles

Por: | 12 de mayo de 2012

  IMG_2221

 

En el Museo de Antropología de México D. F. hay una extraña figurilla que representa la fecundidad. Sus formas están lejos de las líneas onduladas y de los conciliadores senos de las diosas prehistóricas que parecen ofrecerse desde una concha y que se burlan de nuestro deseo de eternidad. La vida es para esta madre de Zohalpico -llamada también la Venus mexicana, algo así como la Willendorf de Mesoamérica- un gesto simbólico de atrocidad, pues se trata de una mujer fálica que anuncia su desacuerdo con la historia que habrá de llegar, como aquella mujer magritteana que llevaba sumidos en el rostro sus pechos y vagina, Le Viol (Rape), 1934: una mujer sin cabeza. O un genitalidad andante.

Tumblr_ls8ooh1gi21qggdq1

Esta figura abstracta hecha de barro de apenas 6 centímetros de largo es la más antigua del museo antropológico (preclásico medio, 2300 a.C.) y fue encontrada en el yacimiento arqueológico de Tlapacoya, al borde del lago de Chalco, en las tierras altas centrales de México. Por su forma de fuste cilíndrico es, a un tiempo, falo y vientre, cuando el mito no estaba genéricamente polarizado en masculino y femenino, por lo que su poder sería doble: no se subordinan, sino que se complementan. Representa a una mujer con el vientre hinchado; no tiene brazos, sus piernas son bulbosas y sus rasgos faciales se limitan a dos pequeñas hendiduras para las cejas (sus ojos son dos puntos) y una nariz prominente, que forman una “T”.

Pero volvamos a Magritte. Para la teórica feminista Susan Gubar, la rareza del cuadro del surrealista belga sugiere que la anatomía está ligada al destino (“Representing Pornography: Feminism, Criticis and Despictions of Female Violation”, 1987). En Le Viol vemos dos pechos en lugar de ojos, el vientre está donde la nariz debería estar y la vulva en la boca. La mujer no tiene rostro (no tiene cabeza), sino torso. No hay mirada ni expresión. Se trata de una Venus sin piernas, sin brazos ni boca para poder hablar; sólo es un órgano genital articulado que la desarticula. Paradójicamente, aunque el cuadro fetichiza la sexualidad femenina, al mismo tiempo niega la existencia de su genitalidad, pues su boca-vulva es, simplemente, un “felpudo”. Ahí reside la violación, el robo de la subjetividad, su decapitación y su re-presentación única en un cuerpo, una cabeza-cuerpo, lo único para lo que la mujer serviría y, también, su humillación. El rostro, donde se expresan los sentimientos, el alma, es sólo sexualidad, lo que no significa que haya más placer, pero sí más dominación (masculina) sobre el cuerpo.

Tumblr_ls8osvYSa31qggdq1

Nuestra figurilla de Zohalpico va más allá de esta interpretación. La historia reaparece en forma de madre terrible, y en uno u otro momento, frente a una vitrina, acabamos por tener de nuevo el espléndido relato de la feminidad, nunca concluso.

IMG_2243

 

IMG_2220

 

 

Otras representaciones femeninas del preclásico mesoamericano. Museo de Antropología. D. F.

Hay 1 Comentarios

Supongo que ya habreis visto esto. Yo lo encontré el otro día por la red y precisamente hoy lo comenté con un compañero que también había dado con ello. ¿Qué es? podeis judgarlos vosotros mismo. Es un movimiento social...una reivindicación...un grupo de personas...no importa lo que sea exactamente lo realmente interesante es lo que les une. Para los que trabajamos en algo relacionado con la tecnología, esta gente ha venido a alumbrar nuestro camino, pues le han dado una nueva visión a todo este mundo. Bajo su lema "la emoción nos pertenece" muestran cómo la tecnología es capaz de emocionarnos. Yo he visto sus videos y la verdad, se me ponen los pelos de punta. Inlcuso en twitter, ya hay varios personajes famosos que hablan de ello. Os dejo la web y no dejeis de verla porque es realmente interesante!

http://www.nospertenece.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal