La negociación de las culturas en el Castillo de Chapultepec

Por: | 03 de septiembre de 2012

MIRADAS

En estos últimos años la discusión sobre la negociación y contaminación de las culturas en América Latina ha sido uno de los puntos recurrentes en las reflexiones generadas a ambos lados del océano. Desde  exposiciones como F(r)icciones, comisariada hace años por Ivo Mesquita y Adriano Pedrosa en el Museo Reina Sofía, en la cual se buscaba el diálogo entre piezas coloniales y del siglo XIX y XX en América; hasta la reciente muestra que tuvo ocasión de verse en el Prado y el Palacio Real, comisariada por Jonathan Brown, La Pintura de los Reinos. Identidades Compartidas,  en la cual de trataban de mostrar las fuertes relaciones transoceánicas y la primera vez que entraba al al museo madrileño la pintura colonial; o los siempre estimulantes libros de Serge Gruzinski, que abordan las relaciones entre la América colonial y preshispánica, muchos han sido  los trabajos que han planteado ese mundo de relaciones fluidas entre territorios que en el pasado solían verse como estancos.
MIRADAS.ARTISTA PLUMARIO CON ESCUDO CEREMONIAL (CHIMALLI) Y OBJETOS RITUALES HECHOS DE PLUMAS.Codex Florentino de Bernardino de Sahagún. Biblioteca Medicea Laurenziana. Florencia
Este creciente interés tiene que ver con cierto pensamiento crítico específico que se ha ido desarrollando en torno a América Latina desde los años 80/90 del XX y que ha dado como resultado una postura particular y hasta crítica con la llamada “teoría poscolonial” establecida desde el mundo anglosajón. De hecho, desde América Latina hay una voluntad marcada por encontrar autores, obras, etc., que hablen de las contaminaciones antes de las contaminaciones promulgadas por la “posmodernidad” o la “poscolonialidad”.  A este respecto, un buen ejemplo es el Pierre Menard, autor del Quijote, de Borges, donde se resume avant la lettre la idea misma de original y copia como dos puestas en escena sin la jerarquía que establece la mirada establecida y que ponen sobre el tapete el problema mismo de las traducciones culturales.

Dentro de esta discusión que se interesa por la línea continua que existe entre el mundo colonial y precolonial, se podría situar el interesante proyecto que desde el LACMA en Los Angeles ha llegado al Museo Nacional de Historia, el castillo de Chapultepec en México, un lugar legendario, además, por sus relaciones con los míticos Maximiliano y Carlota, novelados en el fabuloso libro de Fernando del Paso  Noticias del Imperio. La exposición, comisariada por la historiadora Ilona Katzew, autora, como es de todos sabido, de textos imprescindibles sobre  las pinturas de castas, sigue de alguna manera esta línea argumental, proponiendo algo novedoso no sólo desde el punto de vista teórico -pues profundiza en muchas de esas negociaciones de significados-, sino llevando la convivencia de los objetos, coloniales y prehispánicos, a las salas de exposición, una forma eficaz de hacer visibles las asociaciones.

Miradas comparadas en los virreinatos de América. México y Perú  -donde se establece el diálogo entre ambas culturas-  se compone de más de 150 piezas procedentes de colecciones y museos americanos y europeos, reuniendo una serie de obras de una enorme calidad del siglo XV al XIX, enfrentadas con un grupo de exquisitas piezas prehispánicas que ponen de manifiesto la aludida negociación  cultural; las semejanzas y las divergencias a través de una serie de secciones –desde los “antecedes prehispánicos, hasta  “memoria, genealogía y tierra”  -una de las más interesantes-;  pasando por los “estilos antiguos en la nueva era” o “festivales indígenas y ritos sagrados”, donde se prueban las relaciones y la convivencia de culturas.
MIRADAS
La propia variedad de obras- cuadros, queros, arte plumario, esculturas, cerámicas, manuscritos, textiles que hacían tanto los hombres como las mujeres...- convierten a esta exposición en un verdadero acontecimiento, reuniendo las propuestas de los dos imperios más grandes del continente americano –el mexica y el inca-, que después de la Conquista pasan a convertirse en los dos  virreinatos principales. Establecer las relaciones entra el antes y el después y las coincidencias y divergencias entre ambos ámbitos de poder, haciendo especial énfasis en los trabajos civiles frente a los religiosos normalmente mejor conocidos, en una de las muchas aportaciones de esta estupenda muestra.

En  cualquier caso,  lo que le proyecto pone de manifiesto es la supervivencia de las culturas en un mundo que se ha tratado de presentar con frecuencia, al menos desde este lado del mar, completamente europeizado después de la llegada de los españoles. La negociación a la cual apela Katzew, igual que ocurre con los textos de Gruzinski, deja claro que ninguna colonización, por muy feroz que sea, consigue erradicar por completo la cultura anterior y, más importante aún, incluso a pesar de la lógica colonial, toda cultura se contamina siempre de la cultura de origen.

 

Hay 6 Comentarios

La NUEVA forma de PERDER PESO ¡¡LA DIETA DE LAS ESTRELLAS!! http://sn.im/24o439v

Hombre, Víctor, hablar de que la pintura del periodo colonial es una de las peores de la historia humana es....en fin, una mezcla de generalización y simplismo sorprendente, como mínimo. Y por cierto, colonia no es un nombre más feo o verídico que virreinato, fueron ambas cosas existentes y punto, la realidad no es fea o bonita, es, simplemente, es. En el periodo colonial, en los diversos virreinatos, hubo grandísimas obras pictóricas y artísticas en general, incluso en mobiliario hay auténticas maravillas, pero si se fija, esta exposición afronta una parte de esa producción, solamente una parte, interesante también aunque sea considerada una faceta menor de la producción artística, que de menor no tiene nada, ahora, descuidada está y mucho, desde la pictórica a la arquitectónica, escultórica, hay joyas, así, tal cual, joyas, degradándose en todo el continente americano (también en España aunque sea a un nivel menor). Acuda a la bibliografía y se sorprenderá, y le sorprenderá cómo las culturas prehispánicas han seguido dejando su huella, mezclada con la española, hasta el día de hoy. Ahora, que también en Perú o México puede encontrarse obras puramente europeas, aunque hechas por americanos...y en monasterios españoles obras muy americanas. Auténticas maravillas de pintura, escultura, platería...mexicanas y peruanas he visto. No es una de las muestras artísticas peores de la historia humana. Es una de las más desconocidas e ignoradas. Y siempre hay muestras de alguien dispuesto a demostrarlo. Dicho sea con la justa acritud hacia su comentario.

¿Qué tanto sabes de México? Compruébalo con esta trivia http://www.dwaroo.com/Play_Quiz.aspx?Gid=1144

La pintura de la época virreinal, incluyendo la pintura de castas, pero también la serie de biombos mexicanos por ejemplo, es una de las mas fascinantes jamas producida. Victor debería comparar lo producido en la America española con la pintura colonial en Angloamerica para ver la enorme diferencia que existe en favor del arte realizado en America latina, un arte mestizo y no únicamente europeo, como en el resto de las historias coloniales. Hay gente que solo vive de prejuicios y así les va.

Fue un virreinato. La colonia es posterior en el tiempo.

Eso de "virreinato" es una tomadura de pelo para evitar la fea, y verídica, palabra "colonia". Y la pintura que salió de esos regímenes coloniales es una de las peores que ha habido en toda la historia humana. A la bibliografía me remito (excluyendo los autoelogios de las colonias mismas y de su colonizador, por supuesto).

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sin Título

Sobre el blog

Pero, ¿qué es el arte contemporáneo? Hay tantas respuestas como artistas. Por eso Sin título (Untitled) es un espacio abierto para informarse, debatir y, sobre todo, apreciar el arte de todos los tiempos y lugares, con especial énfasis en el latinoamericano. Un blog colectivo de contenidos originales y comentarios sobre la actualidad.

Sobre los autores

Es un blog colectivo elaborado por periodistas especializados de EL PAÍS y otros colaboradores.

Coleccionarte
Arte 40

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal