La Ertzaintza tiene un problema

Por: Juan Mari Gastaca | 13 abr 2012

ARES COMPARECENCIA 2
En una Euskadi en paz, la contradicción social y política ha venido de la mano de una pelota de goma mortal. Fatídicamente una celebración deportiva, alentada por el incontestable fervor popular que provoca esta temporada el deleite del Athletic en Europa, ha ensombrecido un fenómeno sociológico como es el fútbol con la muerte de un vitalista seguidor, víctima inocente de la descalificable actuación de un ertzaina aturdido y, a su vez, prisionero para acatar la estrategia demente de su inmediato superior, incapaz de sofocar una algarabía, eso sí, también desproporcionada.

Después de 30 años sufriendo el hostigamiento del terrorismo, con muertos sobre la mesa durante la cruenta ofensiva de ETA, ahora que la violencia es un escenario superado, la Ertzaintza se busca a sí misma en medio de una fundada crítica que prende en su responsabilidad directa en el fallecimiento del joven Iñigo Cabacas y que se prolonga en el debate sobre su protocolo de actuación en el nuevo tiempo político de Euskadi.Envuelta en una prolongada conflictividad sindical desde la llegada del Gobierno López, reacia de entrada a todo cambio que moviera el andamiaje interno acuñado desde su creación por mandos nacionalistas, la Ertzaintza afronta una incómoda mirada introspectiva que pasa, de inmediato, por la depuración de responsabilidades en una muerte tan injusta. Lo va a hacer ayudada por un clima político contenido pero exigentemente democrático como se puso de manifiesto durante la calculada comparecencia del consejero Rodolfo Ares en el Parlamento vasco. En la calle, en los partidos, existe la lógica confianza compartida en que la investigación abierta llegue hasta el final para que nunca quede el menor resto de sombra, que sería tan fatalista como inaceptable.

Es posible que quienes han situado en la dimisión de Ares la condonación del duelo se sientan decepcionados porque no se va a producir y, además, no hay clamor que la soporte. En realidad, ante esta muerte, la exigencia democrática debería ambicionar conquistas tan elementales como la identificación de quién dio la orden, en qué basó su decisión y quien la ejecutó dejando malherido a Cabacas. Y, en justicia, no olvidarse de explicitar las condiciones en las que se produjo esta iabominable actuación. La Policía vasca sabe de emboscadas fatídicas, de ataques incendiarios, de atentados a pie de calle que han atormentado, en silencio, a decenas de agentes. Posiblemente sea su costosa contribución en la conquista del espacio público para la libertad. Y, sin embargo, ahora tiene un problema: ha derramado la sangre de un inocente.

Hay 10 Comentarios

Ez dezagun gertatutakoa ahaztu!! Iñigoren hiltzaiel denak kartzelara, egun horretan pilotak bota zituztenetik hasita aginduen eman zituztenetatik jarraituz!


http://www.youtube.com/watch?v=ScvcXK5sKpg&feature=relmfu
http://www.youtube.com/watch?v=0BNtTe5kgZ4&feature=relmfu

se simplifica el hecho, son profesionales, creo que la actuacion fue correcta desde el punto de vista policial, si no ya hubieran aireado el expediente al responsable, fue mala suerte, y lo que no es de recibo, es que se insunue que quizas la policia deberia de poner la otra mejilla antes de ser contundente.........., cuando es agredida, o quizas mejor, que solo aparezcan a recojer los restos?,

"El problema de la Ertzaintza" no es que una pelota de goma vaya acompañada del adjetivo "mortal", si no que salen a matar (o golpear y dejar morir, que sigue siendo matar). Mientras el fallecido se encontraba convulso, no dejaron que una chica malagueña (enfermera) le socorriera. Y la sobreexcitación de la Ertzaintza se puede deber a ciertos habitos poco saludables llevados a cabo dentro de las "lecheras" por algunos agentes y evidenciados en sus ojos desorbitados, mandíbulas inquietas y dificultades de respiración nasal. Hace falta pedagogía sobre el uso de armas (no disparar a bocajarro a cortas distancias), estrategia militar (más contención y menos salir a saco, repartiendo a embarazadas, niños, gente mayor... transeuntes en general como en el derribo de Kukutza), civismo (no comment)...

Si no hubira habido una herriko taberna por medio, no hubiera sucedido nada. La ertzaintza tiene una sobreexcitación, a veces criminal como ha sido el caso, con todo lo que tenga que ver con entorno de izquierda abertzale; La tenía con el PNV y la tiene acentuada desde que llegó el PSOE y su llamada política de "tolerancia cero". Esa es la realidad.

La veda del ciervo está abierta y el crimen organizado reglamentado.El valor de la vida, y más aún si es ciervo o está en sus aledaños, en flagrante suspenso.La sociedad vasca es una sociedad con criterio, experiencia y recursos para saber y conocer que sólo la unidad,la cohesión y la solidaridad nos podrá proteger de la barbarie institucional, donde el asesinato se asimila como un "lamentable fallo",auspiciando a sus actores, con lo que propician su acomodo legal,su repetición y su "normalidad

Amigo Gastaca,
Da pena este artículo tuyo. La dimisión del máximo responsable de interior es básica para mantener un mínimo de higiene democrática en este país. Asumir la responsabilidad (no la culpabilidad, por supuesto) es una cuestión elemental. Pero, claro, el amigo Ares se aferra a la poltrona por pura zafiedad política, la misma que le sacó de las cloacas donde tanto gusta circular para acceder al Gobierno Vasco. El precio de la codicia política y la ruindad. Pero ha perdido su última oportunidad y los ciudadanos le van a pasar la factura en pocos meses. Merecidamente.

Vengonzoso señor Gastaca...vergonzoso. Nunca imagine que su defensa a ultranza a su partido politicio, el PSE llegase hasta tales extremos. Es decir, el PSOE pide la dimisión de la delegada del gobierno en Valencia y del consejero del interior del gobierno valenciano por las cargas indiscriminadas contra los jovenes en Valencia, en cambio, se mata a una persona aqui y no hay que pedir la dimisión de Ares.
¿Y sabe usted porque no pide la dimisión de Ares? Porque Ares es de su partido, del PSE, porque es su jefe, porque usted defiende al que le da de comer. Si en vez de en Euskadi hubiera sucedido en una comunidad gobernada por el PP, usted estaria a la cabeza d elos periodistas que pedirián la dimisión del correspondiente consejero del interior.
Evidentemente Ares no mato a Iñigo, pero Ares se ha pasado cinco días ocultando y mintiendo a la opinión pública, primero qque si la llamada a la ertzaintza era para socorrer a iñigo y por lo tanto no había sido una pelota de goma porque la ertziantza llego con iñigo ya herido, luego que si fueron recibidos con boetllazos, luego que parece que es posible que fuera una pelota de goma. dos horas despues se filtra de la consejeria de sanidad que la autopsia dice que es un pelotazo, cuando la autopsia aun no era oficial.
Llevan una semana jugando con la opinión publica, no asumiendo responsabilidades, cargando contra la institución d ela ertzintza la culpa de todo.
Ares es el consejero, es el encargado de dictaminar que peliotas se utilizan, de decidir si los beltzas o los grupos de apoyo deben actuar, es el que lleva dos años diciendo que el anterior gobierno no actuaba contra la kale borroka, ha decidido que la ertziantza meta caña, va de que ahora si que la ertizantza actua contra la kale borroka.
Y me dice usted que ares no debe dimitir?
me ha decepcionado comos er humano señor Gastaca....

O sea, que la culpa del "aturdido" y del suboficial.De Ares no,de Varela tampoco.
Cabeza de turco y perdón hueco.Perdón?,porqué? si él no ha sido responsable,que lo pida el "aturdido",o que dimita y deje de marear la perdiz.Una de dos.
Y que se vayan ya a tomar por saco esta banda que lo que toca lo fastidia.Ya les queda poco,gracias a Dios.
Incompetentes dimisión!=Ares dimisión!.

Aturdido?. Un ertzaina aturdido?. Ya vale de sacar las castañas del fuego a una policía que acumula ejemplos de brutalidad policial tras otro desde que, años ha Atutxa decidiera emplearla para reconciliar a su partido con quien fuera que ocupase la Moncloa.
Ayer Ares fue incapaz de dar ninguna explicación, tacho a los testigos de mentirosos, nos conto la enésima batalla de malos contra buenos y en medio la desgracia propiciada por los alborotadores. Dice que habia una llamada que no oímos, unos videos de seguridad que no mostro porque dice no mostraban nada, unos peloteros con selector de potencia que no sabemos como estaba seleccionado, unos mandos intachables que no sabemos quienes son, unos peloteros que no apuntan pero Varela dijo que apuntaban por debajo de la cintura y para rematar laintervencion la orden de retirar las pelotas de goma de todas las unidades… de todas?. Si, de todas menos de las encargadas de la represión de las manifestaciones. Tendran cara?.
Ares ayer mintió, asistido por Varela y Buen. Que dimitan los tres y que se vayan, mejor, como decían en Ondarroa en el tiempo del quesevayan, que se vayan a la mierda.

Señor periodista: ponga mas puntos. El primer párrafo es casi incomprensible, como la muerte del hincha.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal