Otegi se disculpa antes de las elecciones

Por: Juan Mari Gastaca | 16 sep 2012

Otegi
Arnaldo Otegi, en un juicio en 2011. / EFE

Arnaldo Otegi ha entrado en campaña desde la cárcel. Lo ha hecho, además, como acostumbra la izquierda abertzale cuando pretende hacerse notar: eligiendo el mensaje y el momento adecuados. El emblemático preso, encausado por ideologizar la transformación de la violencia a las vias políticas y que la Justicia entiende como encargo de ETA en el llamado caso Bateragune, ha decidido ahora, en plena campaña preelectoral del 21-0 en Euskadi, pedir disculpas, que no perdón, a quienes se consideran víctimas de su acción política, donde incluye su credencial terrosta.

Siempre hay tiempo para el arrepentimiento y Otegi ha elegido el más interesante para EH Bildu. Marcando los tiempos con siempre hace el movimiento político al que ilumina, proyecta desde las páginas de un libro -  al que, de paso, garantiza el éxito mediático de su campaña de promoción-  la catarsis de una apuesta política que busca su rentabilidad ahora que se juega su suerte electoral. Con su relato, donde destierra toda concomitancia con la violencia, barniza definitivamente las candidaturas que lidera Laura Mintegi, a las que impulsa para encarar el cuerpo a cuerpo con el PNV, que se presume muy igualado según las primeras encuestas.

De momento, fiel a la ortodoxia del lenguaje militar, Otegi no llega a pedir perdón. Entiende que con decir "lo siento" ya es suficiente por ahora. Bien es es cierto que jamás había llegado tan lejos a pesar del tiempo y de las ocasiones de que ha dispuesto, pero supone todo un gesto de alivio sobre todo para los partidos que acompañan a la izquierda abertzale a las urnas porque les quita un incómodo peso de la mochila, precisamente cuando más lo necesitan.

Icono del movimiento soberanista, Otegi se ve obligado a admitir que el proyecto político construido en torno a la socialización del sufrimiento, el tiro en la nuca y la extorsión, al que durante décadas nunca levantó la voz para criticar, llevaba camino de estrellarse en la costa. Al desnudar tan abiertamente este error, posiblemente la democracia encuentra su recompensa después de tanto sufrimiento. Quizá suponga la lectura más reparadora después de tanto desgarro estéril.

Con todo, sería injusto no valorar el gesto de Otegi, más allá del momento elegido y de negarse al perdón, porque la convivencia en Euskadi, a partir del fin asegurado de la violencia, lo necesita. ¿Suficiente? Posiblemente  no para quienes siguen pensando que ETA existe, o que el arrepentimiento ni siquiera ha llegado a sus presos tras espectáculos patéticos como el caso Bolinaga. Pero la exigencia democrática pasa, sin duda, por la actitud de Bildu y del resto de marcas electorales abertzales. Ahí se juegan su credibilidad.

En una semana a favor de la corriente sin desgastarse un músculo tras la explosión soberanista en la Diada y la confesión mediática de Otegi, EH Bildu apenas tiene que escarbar en su programa para alentar sus expectativas electorales. Mientras, PNV y PSE-EE, por ejemplo, se enzarzan en adecuar cuál debería ser la política fiscal más adecuada para un País Vasco que empieza a sentirse tan concernido como España por el azote de la crisis.

Hay 6 Comentarios

RUPTURA EN GINEBRA

«La tensión era tal que los miembros de la comunidad internacional se acercaron a preguntarme si iba a volver a Euskal Herria porque el señor Rubalcaba les había asegurado que yo, entre otros, seríamos detenidos, encarcelados y condenados a diez años de prisión... ¿Le suena esto, no?».

«La delegación de ETA se despidió con un apretón de manos a la delegación española. Nosotros decidimos no hacerlo. Me opuse frontalmente a ello y recuerdo que comenté que ese apretón de manos quedaba pendiente para cuando se alcanzara un acuerdo incluyente y que nos respete definitivamente como nación».


LUCHA ARMADA

«Yo he sido militante de ETA, he practicado la lucha armada durante el franquismo y, por lo tanto, he entendido que existen circunstancias políticas o sociales excepcionales (...) No soy hipócrita en eso (...) Si hoy alguien me pidiera consejo sobre qué vías de lucha utilizar en cualesquiera circunstancias, le diría con claridad que las vías de lucha pacífica y desobediente, tanto por cuestiones éticas como políticas».

DEBATE ESTRATÉGICO

«En la medida en que había dos visiones contrapuestas, es evidente que existió una crisis en la izquierda abertzale. En cuanto a la posible ruptura interna, sencillamente no la contemplamos porque estábamos convencidos de que no había estrategia política posible alternativa a la que nosotros planteábamos. Pero sí le diré que algunos acontecimientos como la muerte de Inaxio Uria, el episodio de la bomba en la universidad del Opus o, con anterioridad, la muerte de Isaías Carrasco, nos hicieron vivir momentos de gran tensión en nuestro seno».

«Nos hicimos cargo de la dirección de la nave y viramos (no sin oposición) el timón 180º. No fue una tarea fácil, hubo grandes tensiones y un enorme desgaste humano y personal. Lo importante hoy es comprobar que todos navegamos en el mismo barco y con la misma dirección».

«El Estado soñaba con la escisión y estaba convencido de que la iba a conseguir (...) En cuanto se dieron cuenta de que habíamos convencido a suficientes sectores de la izquierda abertzale de la necesidad del cambio de estrategia y de que este hecho descartaba una posible ruptura interna y auguraba una salida ordenada, nos detuvieron».

UNILATERALIDAD Y NUEVO CICLO

«La unilateralidad es el factor clave para entender nuestra apuesta estratégica».
«No concibo la vida sin compromiso por duras que puedan ser las consecuencias. Cuando adoptamos el compromiso de hacer virar el trasatlántico de la izquierda abertzale, mi diagnóstico era que le quedaba muy poca andadura para estrellarse contra la costa. Hoy el independentismo está en disposición de luchar por ser hegemónico en el país».

«Recogimos unas ramas de olivo en la cárcel de Navalcarnero (todavía la tengo en mi celda, junto con un escudo de Euskal Herria en un pañuelo rojo y la foto de algún refugiado en la isla de Yeu, además de fotos de mi familia y amigos), y lo único que queríamos transmitir era que no nos iban a desviar ni un milímetro del camino emprendido. Ellos temen la paz, nosotros no».

CONFERENCIA DE AIETE

«El Gobierno del PSOE tuvo tiempo suficiente para haber hecho gestos (que me consta tenía comprometidos con la comunidad internacional), por ejemplo en el tema de presos enfermos, etc., pero renunció a hacerlo por imposición del candidato Rubalcaba, porque entendía que el proceso de paz le restaba posibilidades electorales al PSOE del Ebro para abajo».

Para aquellos que han pedido, como medida última para permitir que otros participen de la construcción futura de Euskadi, otorgándose además derecho decisorio sobre la voluntad colectiva. Ya existe esa disculpa, con luz y taquígrafos. Veremos que excusa habrá ahora para seguir poniendo piedras en el camino hacia la paz.

http://casaquerida.com/2012/09/15/la-corona-erratica/

Seguramente ganara unos cuantos votos más con sus disculpas. http://goo.gl/fb/rLF75

Ya que el propietario del Blog del IESE no permite dejar comentarios que no coincidan con sus ideas, mer permito denunciar en este blog semejante actitud, que nuevamente deja muy mal al IESE.

Que alguien, democrático, siga el juego a este delincuente, haciendo campaña electoral etarra es triste y preocupante.

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal