Todos se mueven, menos ETA y el PP

Por: Juan Mari Gastaca | 06 mar 2013

0000000000005 JH Larraitz Presos5web
El aviso de resonancia internacional enviado por Noruega a ETA mediante la expulsión de su delegación negociadora desnuda por equivocada la actual táctica de la banda terrorista. Convencida todavía de que su decisión unilateral del cese de la violencia en 2011 ya debería haber sido correspondida por un gesto similar desde el Gobierno español, la dirección etarra ha decidido desplazar la responsabilidad hacia la parte contraria. Solo así se entendería que aún no haya asimilado la irrenunciable exigencia que le reclama Madrid para desbrozar la situación y que, como mínimo, pasa por su inmediato desarme.

Noruega, como podría decir el País Vasco, rechaza así explícitamente la vacuidad del discurso de ETA y su intransigencia ante las voces que le reclaman otro paso adelante. Mientras todo el entorno concernido por la llegada de la paz ha avivado los ritmos en sus compromisos, son paradójicamente ETA y el Gobierno de Mariano Rajoy, los dos actores principales de la trama, quienes siguen aferrados a sus posturas encontradas. Y el tiempo avanza desde aquel ilusionante 20-O de la renuncia a la violencia, arrastrando una dosis cada día mayor de desazón por encima de los puntuales pronósticos que auguran próximos movimientos estratégicos que, en realidad, no acaban de consumarse.

Desde el Gobierno vasco hasta el grupo internacional de verificadores pasando por la red social Lokarri existe un renovado compromiso por mantener siempre abierta una vía de esperanza en la consolidación del actual escenario de paz. Incluso, como acaban de hacer el nuevo responsable de la secretaría de la Paz y Convivencia, Jonan Fernández, o el propio fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, hay una corriente mayoritaria en favor del respeto a los derechos humanos de los presos de ETA. Pero, en su fuero interno, todos ellos digieren a duras penas una incómoda sensación de hastío por la paralización a la que se asiste. Quizá la mejor fotografía de esta situación se encuentre en el lamento de los verificadores durante su última ronda de contactos en el País Vasco y que les llevó a cuestionarse si merecía la pena seguir con su trabajo.

Así las cosas, cabe preguntarse ¿qué puede pasar? si ETA y el Gobierno del PP siguen empecinados en mantener sus actual antagonismo. ¿Hasta cuándo se puede esperar? De entrada, al tiempo que debería descartarse absolutamente toda tentación violenta es más fácil prever la apertura de un proceso donde la iniciativa pasaría a manos de los familiares de los presos, comprometiendo seriamente la actuación de la propia izquierda abertzale. Vendría a confirmarse algo ya sabido: la solución y el problema del final definitivo del terrorismo está, como siempre ha ocurrido, en las cárceles.

En este entorno de los presos y sus familias empieza a cundir el pesimismo porque van interiorizando que Madrid no abrirá la mano en su política penitenciaria y, desde luego, considera una quimera hablar de negociación en la que ETA sigue confiando. Es por ello que cobra fuerza imaginarse como salida posibilista la irrupción de un movimiento interno desde las cárceles que desbloqueara la parálisis mediante la petición de salidas individuales sin que conllevara el castigo de la deserción. En medio de tanta intransigencia, quizá solo suponga un espejismo y enterrar así otra vía de solución.

 

Hay 5 Comentarios

Bueno, a ver qué pasa con la decisión que tome el próximo día 20 de marzo la sala especial del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la doctrina Parot; Igual Rajoy y su "inmovilismo" reciben un sopapo bien grande en toda la boca y algo empieza a cambiar

Hola, con el título da la impresión que el gobierno tiene que moverse, cuando está bastante claro que el triunfo sobre ETA ha sido precisamente a base de paciencia y no moverse. Primero se dejó claro que nada iban a conseguir con asesinatos, no se permitió ninguna esperanza de que fueran a conseguir nada y al final ha sido ETA la que, en medio de su colapso provocado con medidas policiales, judiciales y económicas, ha tenido que moverse abandonando la violencia (según dicen, pero está claro que no son de fiar, recordemos que los asesinatos de la T4 los cometieron en mitad de una supuesta tregua). Ahora se trata de mantener la intransigencia democrática contra quien se niega a desarmarse y a disolverse y está intentando vendernos que nos ha hecho un favor y que tenemos que darles a cambio lo que quieran. Pues no, sería insano para la democracia que consiguieran cualquier cosa con violencia o con la amenaza más o menos solapada de volver a asesinar. Espero que en este tema el gobierno siga sin moverse hasta que entreguen las armas y se disuelvan. Entonces será el momento de tomar posibles decisiones, no ahora. Un saludo..

▲▲▲SORPRENDENTE VIDEO Revela Como BAJAR 15KG AL MES ¡¡SIN DIETA!!.
Tu HIGADO es la CLAVE.
▲▲▲ Mira el video aquí: http://su.pr/2we2i5

Mi mujer tampoco se mueve nada...

http://adf.ly/4hVPL

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Mari Gastaca

, delegado de El País en Euskadi. Se abre aquí un hueco para intercambiar opiniones sobre la vida política que en esta tierra vasca no deja a nadie indiferente y mucho menos cuando llegan unas elecciones.

Sobre el blog

Hablaremos sobre el día a día de la vida política que afecta a Euskadi, dentro y fuera de la casa común vasca.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal