El revival del punk

Por: | 02 de octubre de 2012

-1
Gaye Advert y Joan Jett, 1977. © PUNK: An Aesthetic editado por Johan Kugelberg y Jon Savage, Rizzoli, 2012. 

“El punk fue la última contracultura pre-digital. A menos que lo sea el grunge. Pero el grunge fue algo así como la cerca de separación. Aunque no por mucho tiempo. No tardó en entregarse a la mercantilización”, escribe el escritor William Gibson en el libro Punk: An Aesthetic (Rizzoli).

Johan Kugelberg y Jon Savage, editores del volumen, han sido quienes se han encargado de buscar los vestigios –fanzines, posters, fotografías, casetes caseras, discos, camisetas…- de esa contracultura previa a la explosión de internet para demostrar la vigencia e influencia del arte punk. Pero, advierte Kugelberg en las primeras páginas del libro, “La historia de la estética punk no puede contarse. Sólo mostrarse”, así que quizás por eso Punk: An Aesthetic continúa en la exposición Some day all the adults will die! Punk Graphics 1971 – 1984, que acoge la Hayward Gallery de Londres (hasta el próximo 4 de noviembre).

En el libro –que contiene más de 500 imágenes- y en la exposición pueden verse fotografías inéditas de los Sex Pistols, The Clash o los Ramones y obra gráfica de Raymond Pettibon, Gee Vaucher, Jamie Reid, John Holmstrom y de artistas contemporáneos como Banksy. “La estética punk, a diferencia de la hippie, no pertenece ni a los nostálgicos ni a quienes re-escriben o reconstruyen la historia. Es frecuente ver la influencia de su estilo gráfico en la obra de Kozik, Banksy, Zevs e incluso en los anuncios corporativos de Nike o John Varvatos”, explica Kugelberg.

El propósito del libro y la exposición no es rendir homenaje a las figuras clave del punk. Más bien, repasar su legado y anticipar su papel en el futuro. Para Kugelberg y Savage el espíritu punk ya es visible en el hágalo-usted-mismo que los jóvenes digitales ponen en práctica en los blogs, la música, las revistas, etc. También es más que evidente, señalan, su rechazo a la cultura que se fabrica y distribuye masivamente. Por eso pronostican un revival futuro. “El punk es importante. Inspirará a la juventud cuando todos nosotros hayamos muerto. Los adolescentes sentirán esa brisa de aire fresco que emana de un mar de posibilidades”.

 

Legalize heroin. Ban hippies.
© PUNK: An Aesthetic editado por Johan Kugelberg y Jon Savage, Rizzoli, 2012.

 

Up Against the Wall Motherfuckers flyer, New York 1967
© PUNK: An Aesthetic editado por Johan Kugelberg y Jon Savage, Rizzoli, 2012.

 

Diggers_Communication Company, folleto, 1967
© PUNK: An Aesthetic editado por Johan Kugelberg y Jon Savage, Rizzoli, 2012.

 

Crass Poster, 1978
© PUNK: An Aesthetic editado por Johan Kugelberg y Jon Savage, Rizzoli, 2012.

 

True Professions
© PUNK: An Aesthetic editado por Johan Kugelberg y Jon Savage, Rizzoli, 2012.


La exposición Some day all the adults will die! Punk Graphics 1971 – 1984 puede visitarse hasta el 4 de noviembre en la Hayward Gallery de Londres. El libro PUNK: An Aesthetic lo edita Rizzoli.

Hay 1 Comentarios

Que buen momento para que surja otro movimiento similar al punk.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Storyboard

Sobre el blog

¿Una imagen vale más que mil palabras? Según investigadores de Harvard, no. Vale muchas más. Algunas hasta 500.000 millones. La cifra no importa: está claro que las imágenes son más poderosas que nunca, y este blog pretende ser un inventario visual de libros de fotografía, arte o diseño, ilustraciones, visualizaciones de datos, infografías…

Sobre la autora

Virginia Collera

es periodista y traductora. Colabora intermitentemente con El País desde 2006 y es compradora confesa de libros por la cubierta y/o las fotografías interiores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal