Larga vida al libro impreso

Por: | 01 de marzo de 2013

Fullybooked_inkonpaper_1
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.


"Que quede claro: internet no ha muerto. Lo digital no desaparecerá. La imprenta no matará a la web. Resulta fácil olvidar que cuando se inventaron los libros físicos las webs de noticias los ignoraron y se burlaron de ellos tachándolos de producto de nicho para geeks. Y ahora aquí estamos… y esos mismos periodistas certifican la muerte de internet mientras el entusiasmo en torno a la imprenta y el papel recorre el mundo entero. Los medios de comunicación incluso se han lanzado a fundar periódicos sin tener claro un modelo de negocio con el que sostenerlos. Vivimos en el mundo de la imprenta".

Este es el mundo al revés que Andrew Losowsky describe en el prólogo de Fully Booked: Ink on Paper (Gestalten), un volumen que celebra la vitalidad de ese libro impreso a quien muchos administran diariamente la extremaunción.

 

Fullybooked_inkonpaper_2
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.

 

Pero nada más lejos de la realidad. La época dorada del libro impreso no ha hecho más que empezar. Al menos eso es lo que opinan los impulsores de Fully Booked: Ink on Paper, Robert Klanten, Matthias Hübner y el propio Losowsky. Y, cómo no, también los diseñadores, tipógrafos, ilustradores y editores que aparecen en el libro y que coinciden en que lo digital, al menos de momento, está reñido con lo editorial. Para creadores como Coralie Bickford-Smith, Irma Boom, Joost Grootens, Peter Mendelsund o Julia Hasting las pantallas homogeneizan los libros, les hurtan su singularidad. Y eso es precisamente lo que ellos persiguen en su trabajo: hacer libros únicos.

Por eso, en lugar de volcar sus narraciones visuales en pantallas, lo hacen y seguirán haciendo sobre los libros de papel de toda la vida, a los que van incorporando todas las innovaciones tecnológicas -tintas fluorescentes, impresión digital, etc.- que van surgiendo. En realidad, todas menos una. "Cuando terminemos un libro, cerraremos la cubierta y nos quedaremos en paz. No habrá ninguna tienda online atosigándonos para que compremos y leamos otro. Tampoco existirá la posibilidad de comprar mientras estamos leyendo. Ni jamás nos encontraremos anuncios relacionados con nuestra experiencia lectora. Tampoco vídeos o ventanas de chat o alertas que traten de distraernos de nuestros pensamientos".

 

Fullybooked_inkonpaper_3
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.

 

Fullybooked_inkonpaper_4
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.

 

Fullybooked_inkonpaper_5
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.

 

Fullybooked_inkonpaper_6
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.

 

Fullybooked_inkonpaper_7
Fully Booked: Ink on Paper, Copyright Gestalten 2013.

 

Fully Booked: Ink on Paper está editado por Gestalten. Todas las imágenes son cortesía de la editorial. La exposición Fully Booked: Ink on Paper. An exhibition of Design and Concepts for New Publications puede visitarse en el Gestalten Space a partir del 14 de marzo.

Hay 11 Comentarios

Desde luego la impresión digital lo ha cambiado todo en el mundo editorial

Me gustan los dos, pero el libro electrónico es más cómodo
-------------------------------------
http://www.menfoodspain.com

Estoy de acuerdo: Los libros en papel jamás desaparecerán. Pero nada tan cómodo, funcional y económico como los libros digitales.

Al final, el resultado será que la tecnología le pondrá las pilas al mundo editorial. Basta ya de libros en ediciones penosas a 24€, ahora hay que ganarse al cliente con cosas que cuesten lo que valen.

Un saludo

El libro está en desventaja actual, pero como un producto más de la famosa "obsolescencia programada", programada, claro, por las ultrapoderosas multinacionales de la hipertecnología, que tienen todo el interés del mundo en que renovemos, un día sí y otro también, sus constantes neo-productos. Así pues, un producto más del hiperconsumismo, que no se para en barreras aunque para ello destruya al producto cultural más sencillo y más funcional de cuantos se inventaron: el libro en formato papel. Así que, ¡viva el libro! -y que mis herederos saborearán en las mismas páginas en que yo lo saboreé, y ya de las manos de mis abuelos lectores.

La edición de bolsillo y el libro de texto puro empiezan a parecer un zombi, pero el libro ilustrado es la esperanza del mundo editorial: aunque la tinta electrónica empiece a incorporar colores, difícilmente llegará a competir en mucho tiempo con el offset. De ahí la revitalización del cómic que estamos viviendo y seguro que a los libros de arte y similares les queda un buen trecho. El futuro está ahí.

Hace poco que uso un lector electrónico, y... lamento decir a los amantes del libro de papel, que su lectura es cómoda y que no pesa en las manos (hay que coger esos libros de 1000 páginas....) Un libro es (pienso yo) ante todo : "su contenido de lectura" -sin más-. El soporte ¿Tiene tanta importancia?
Yo también he disfrutado de la música en vinilos, y, ahora, la disfruto en "streaming" . Lo importante es la calidad con que se transmite el contenido musical al equipo de música. Pues en el libro pasa lo mismo : el contenido "legible" es lo que me vá a interesar y a conmover. Claro que son bonitos los soportes, (los hay tan logrados) pero...

Para publicar "Aprenda a solucionar crisis en 20minutos" y regalar los libros necesito un millon de euros regalados http://www.antoniolarrosa.com

yo creo que la web si matará a la imprenta y a muchas editoriales http://t.co/GOePfJw0

Estos libros que se mencionan en el artículo no son libros al uso, son obras de arte (en su valor como tales no entro). Lo que quiero decir es que tanto el mensaje como el soporte son cruciales para entender la obra. Eso no sucede con los libros al uso ni las nuevas generaciones tendrán ningún apego a los libros al uso.
Esto mismo sucedió con los discos de vinilo. Los discos de vinilo y las cassettes fueron engullidos por el CD. Sólo resistió el vinilo debido a sus dos únicas posibles ventajas: un formato más grande que permite verdaderas obras de arte y su versatilidad para ser utilizado por DJs. Aún así, sigue siendo un mercado muy minoritario. El CD incluso se mantiene básicamente como formato de regalo, porque regalar música electrónica no queda demasiado bien.

Con los libros sucederá exactamente igual. La inmensa mayoría se leen por el mensaje y eso no cambia en formato digital. Lo que sí cambia es el volumen que ocupan y con el tiempo, el precio. Se convertirán en lo que se han convertido los vinilos hoy en día: objetos de coleccionista u oportunidades de sacar al mercado una edición de lujo que no se puede conseguir digitalmente. Pero desaparecerán de lo que se conoce como "mainstream"

Me declaro defensora a ultranza de los libros de toda la vida, de los de papel en los que puedo subrayar lo que me interesa y hacer anotaciones mías al margen como mi puño y letra. Me gusta su olor, cómo se acumulan en mis estanterías y cómo comprándolos, contribuyo a que el mundo editorial se mantenga por siempre. Gracias por este artículo y por sugerirme este libro que trataré de adquirir en cuanto lo tenga más a man. Desgraciadamente las librerías del país en desarrollo en el que vivo no cuentan con estas novedades editoriales...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Storyboard

Sobre el blog

¿Una imagen vale más que mil palabras? Según investigadores de Harvard, no. Vale muchas más. Algunas hasta 500.000 millones. La cifra no importa: está claro que las imágenes son más poderosas que nunca, y este blog pretende ser un inventario visual de libros de fotografía, arte o diseño, ilustraciones, visualizaciones de datos, infografías…

Sobre la autora

Virginia Collera

es periodista y traductora. Colabora intermitentemente con El País desde 2006 y es compradora confesa de libros por la cubierta y/o las fotografías interiores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal