40 Aniversario

Tecnolomía

Sobre el blog

Actualidad y tendencias sobre tecnología e Internet desde el punto de vista del negocio, quién gana y quién pierde y por qué nos debe importar. Porque la economía, más que nunca, está hecha de bits.

Sobre el autor

Manuel Ángel Méndez

. Periodista y economista, especializado en tecnología y negocios. Colaborador de EL PAÍS desde el 2006. Ex analista de Forrester Research en Londres y premio Accenture de periodismo tecnológico 2009.

Eskup

TWITTER

Manuel Ángel Méndez

Archivo

marzo 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El juicio Oracle-Google revela el excesivo optimismo del buscador

Por: | 26 de abril de 2012

Eric Schmidt_2

La batalla judicial entre Oracle y Google está destapando una ingente cantidad de información sobre las tripas del negocio del buscador, especialmente sobre los ingresos reales que generó el sistema operativo Android en 2009 y 2010.

Oracle acusa a Google de haber utilizado patentes de su propiedad y el lenguaje informático Java para desarrollar Android sin haber pasado por caja.

Está por ver a quién dará el jurado la razón. Mientras, Google ha mostrado en su defensa documentos de 2010 con las proyecciones que hizo en aquel momento sobre los ingresos que generarían Android, YouTube o Google TV. La publicación The Verge ha tenido acceso a ellos y los muestra en esta galería.

Dos años después sabemos que muchos de esos cálculos están aún lejos de cumplirse:

Android

El sistema operativo generó solo 17 millones de dólares de ingresos en 2009 y 278 millones en 2010, casi 350 millones menos de lo que Google planificó inicialmente. El gran problema fue el fracaso de su tienda online para vender móviles, un proyecto que curiosamente acaba de resucitar.

Los datos muestran además un preocupante (y conocido) problema de Android: la dificultad para vender apps de pago. De los 278 millones de ingresos de Android en el 2010, solo un 1% venía de la venta de apps.

Otra de las predicciones más sorprendentes que hizo Google en 2010: se venderían 10 millones de tablets Android el año pasado y el sistema operativo se haría con el 43% de cuota de mercado en 2012. Hoy sabemos que eso no va a ocurrir: según las últimas estimaciones de Gartner, Android alcanzará el 31% de cuota en tablets este año a nivel mundial.

Ingresos Android

 

Google TV, música y YouTube

Google pecó también de excesivo optimismo en 2010 respecto a la evolución de otros servicios. Estaban convencidos de que Google TV generaría 3.000 millones de dólares de ingresos en 2013 (algo que se antoja casi imposible, a día de hoy sigue sin despegar), y YouTube 2.000 millones.

Google Music, hoy rebautizado bajo el paraguas de Google Play, generaría este año casi 1.000 millones de dólares, entre pago por descargas y almacenamiento en la nube. Complicado: Google Play de momento solo está disponible para música en EE.UU. y las discográficas siguen apostando por iTunes.

Publicidad en el buscador vs. nuevos negocios

Ha sido y sigue siendo la gran preocupación de Page, Brin, Schmidt y compañía: diversificar su negocio más allá de la publicidad en el buscador que hoy genera la mayoría de sus ventas.

En octubre de 2010 Google planificaba obtener 52.000 millones de dólares de ingresos totales en 2013, el 35% del cual vendría de otras líneas de negocio fuera del buscador (YouTube, Google TV, Android, comercio electrónico…).

No parece descabellado que pueda alcanzar esa marca total, en 2011 ingresó casi 38.000 millones, llegar a los 52.000 en dos años parece factible. Sin embargo, que el 35% provenga de fuera de search parece nuevamente demasiado optimista. Google no ofrece datos oficiales pero los analistas estiman que solo entre el 10% y el 25% de su negocio total en la actualidad viene de fuera del buscador.

En Mountain View ya se ha apresurado a afirmar que los datos de 2010 no representan la visión actual de la empresa, que ya sabemos que esto de la tecnología cambia de un día para otro. Traducido: queda mucho por hacer.

La inversión en ‘start-ups’ españolas se estanca a niveles de 2006

Por: | 24 de abril de 2012

Emprendedores

Suena a contradicción pero así están las cosas: vivimos el mejor y el peor momento para crear una empresa de tecnología en nuestro país. El mejor porque Internet hierve más que nunca con nuevas posibilidades de negocio y el peor porque en España cada vez hay menos dinero para montar una start-up y hacerse emprendedor.

La conclusión se puede obtener echando un vistazo a los últimos datos publicados por la Asociación española de entidades de capital riesgo (Ascri). Según sus cálculos, la inversión de las firmas de capital emprendedor (venture capital o VC) en start-ups de tecnología cayó a los 127 millones de euros el año pasado, un 9% menos que en 2010 y prácticamente al mismo nivel que en 2006.

Es decir, seis años de sopor y estancamiento en un sector en el que más allá de nuestras fronteras solo se habla de estrenos en Bolsa, compras e inversiones millonarias.

Ascri incluye a todas las entidades activas en España y aunque deja fuera a las redes de business angels, sus datos sirven de orientación. Y por añadir algo de contexto: solo la financiación que recibió Instagram antes de ser comprada por Facebook (57,5 millones de dólares) supone el 35% del total invertido en start-ups en nuestro país en 2011.

Javier Santiso, profesor de Esade, me lo confirmaba esta semana con otro dato desolador. Mientras en EE.UU. el gasto en capital emprendedor per cápita es de 70 dólares, en España no llegamos ni a un dólar. “Se suele decir que aquí hay mucho dinero y faltan ideas. Es falso, hay capital riesgo pero falta capital emprendedor”, explica.

Datos Ascri

La National venture capital association, equivalente en EE.UU a la Ascri, ofrece su foto: allí la inversión de las entidades de venture capital en start-ups tecnológicas (en fase semilla e inicial) creció un 28% el año pasado hasta los 7.360 millones de dólares, es decir, casi 60 veces más que en España.

Vale, compararse con EE.UU. es irse al extremo, pero la distancia con el resto de economías europeas es también abismal. “Suecia o Noruega invierten 45 dólares per cápita en start-ups”, dice Santiso.

El resultado de todo esto es el de siempre: una tremenda infracapitalización de los proyectos tecnológicos españoles. Montar una empresa y recibir 100.000 o 200.000 euros es relativamente “fácil”, pero dar el siguiente paso, levantar dos o tres millones es algo casi insólito. Si de lo que se trata es de crear un negociete local para ir tirando, bien, pero si lo que el emprendedor ambiciona es competir a nivel europeo o mundial, mejor hacer las maletas en busca de un padrino.

Entre tanto dato negativo, alguna nota anima al optimismo. Según Ascri, el sector tecnológico supone el 61% del total de inversiones en nuevas empresas en España. Bien. Y crece la inversión en proyectos semilla, esos con menos de un año de vida, gracias sobre todo al impulso de nuevos proyectos como Wayra, iniciativa de Telefónica, y a entidades más veteranas como Caixa Capital Risc.

En otras palabras, existe la base y existe el talento, falta la pasta para jugar en las grandes ligas. La duda es: ¿la habrá algún día? Probablemente no, lo cual lleva a otra reflexión: ¿por qué no especializarse en crear la mejor cantera de emprendedores y start-ups listos para exportar a esos países donde sí abunda la financiación? Lo de intentar crear un Silicon Valley local en cada rincón del planeta suena muy bien pero carece de sentido. Silicon Valley solo hay uno. Quizás el pragmatismo funcione mejor.

China: el verdadero problema de Nokia

Por: | 20 de abril de 2012

Stephen Elop_China

Nokia sigue en llamas. La finlandesa presentó ayer unos resultados desastrosos pero su jefe, Stephen Elop, pasó de puntillas por la auténtica bomba de relojería: China.

Sus ingresos en ese país se desplomaron un 65% en el último trimestre y las ventas de móviles un 62%. Es decir, pasó de vender casi 24 millones de unidades durante el mismo periodo del año anterior a solo 9 millones ahora. Demoledor.

¿Por qué son importantes esos datos? Son reveladores del doble drama que vive la compañía. Nokia arde por la cabeza y por los pies. En la gama alta, en los smartphones, Apple y Samsung le siguen ganando por goleada en EE.UU. y Europa. Pero en el que era su punto fuerte hasta ahora, la gama media y baja, los feature phones que se utilizan sobre todo en países en desarrollo para hablar, enviar SMS y poco más, a Nokia le están haciendo sombra competidores inesperados.

En China, el país emergente más importante por potencial de negocio, Huawei, ZTE y decenas de pequeños fabricantes se están llevando el pastel. No solo venden teléfonos un 30% o un 40% más baratos sino que en realidad son smartphones de bajo coste, la mayoría equipos Android con tantas o más funciones y aplicaciones que la familia de móviles Asha de Nokia, y encima más baratos. Nokia_Asymco

China de momento supone solo el 10% del negocio de Nokia, pero Huawei y ZTE pisan fuerte también en Asia-Pacífico y África y el salto a Latinoamérica es cuestión de meses. De seguir así, Nokia lo tiene crudo para conseguir los cacareados 1.000 millones de clientes adicionales que necesita en países emergentes para sobrevivir.

El 80% de sus ingresos totales aún provienen de los móviles de gama media y baja. Si Nokia no es capaz de mantener esa fuente de ventas y a la vez tampoco gana terreno rápidamente en la gama alta, en los smartphones, está abocada a la bancarrota.

“Estamos en el primer round de esta guerra de ecosistemas”, intentó tranquilizar ayer Elop. Ojalá consiga ganar algún asalto, desde luego un duopolio iOS-Android no beneficiaría a la innovación. Pero si echamos la vista atrás ya sabemos cuál fue el resultado de la otra gran batalla: un gigante llamado Windows y un eterno aspirante llamado Mac OS. Solo hubo sitio para dos, bueno, uno y medio. Veremos cuántos cogen en el móvil.

Un ingeniero de 26 años reta a Sony con el reloj ‘inteligente’

Por: | 18 de abril de 2012

Pebble_equipo

Ahí va una de esas historias que demuestran cómo los tiempos han cambiado. Eric Migicovsky (en el centro en la foto), ingeniero de 26 años, canadiense, y sus cuatro amigos, van camino de dejar en evidencia a todo un gigante de 168.000 empleados: Sony. Y todo por un reloj.

La multinacional japonesa acaba de lanzar SmartWatch, un reloj con pantalla táctil que se puede conectar por Bluetooth a un smartphone Android y permite leer emails, Facebook, Twitter, trastear con “apps” o controlar llamadas y SMS. Todo desde la muñeca.

Cuesta 149 dólares en EE.UU. y aunque en principio funciona con cualquier móvil Android, sus “compañeros perfectos” son, sorpresa, los teléfonos de la propia compañía, el Xperia S o Xperia V. Suena familiar ¿no? Exacto, Sony sigue a la suya, jardín cerrado y conmigo o sin mí. Funciona si eres Apple y tienes millones de fans, complicado de lo contrario.

Eric Migicovsky ha hecho algo parecido, pero diferente: acaba de lanzar Pebble, un reloj similar al de Sony pero que se conecta por Bluetooth tanto al iPhone como a cualquier móvil Android, con pantalla de tinta electrónica, batería de siete días y un kit de desarrollo (SDK) con el que los programadores podrán crear aplicaciones para el mismo. Sony también ha publicado SDK pero limitado a Android y optimizado para sus propios móviles. Pebble

Sin ningún inversor que le apoyara, Migicovsky decidió colgar el proyecto en Kickstarter, una web de crowdfunding donde los internautas financian ideas innovadoras. Pedía solo 100.000 dólares. Siete días después 30.000 personas han aportado más de 4,3 millones y subiendo. Aún le queda un mes por delante y el proyecto ya se ha convertido en el más exitoso desde que nació Kickstarter en el 2008.

¿Por qué ha funcionado tan bien? Muchas razones, pero hay una fundamental: Migicovsky ha diseñado un producto que antepone las preferencias del consumidor a los intereses de una empresa. Sony quiere vender más móviles Xperia con su SmartWatch, perfecto, pero la gente lo que quiere es conectar el reloj con el móvil que le de la gana.

Migicovsky aprendió de los errores. Hace tres años y con el empuje de la incubadora YCombinator lanzó inPulse, un reloj similar pero que solo se conectaba a BlackBerry. No funcionó. Ahora lo ha vuelto a intentar con la lección aprendida.

La historia es uno de esos casos cada vez más frecuentes de cómo una start-up con un puñado de empleados puede dejar fuera de juego a un gigante.

Demuestra además la enorme efectividad del crowdfunding bien hecho. Los 30.000 internautas que han apoyado el proyecto en realidad han comprado un Pebble con descuento según la cantidad aportada. El reloj saldrá a la venta por unos 150 dólares aunque, tal y como han planteado el modelo, ya han vendido decenas de miles de unidades.

Por cierto, igual pensáis como yo, que eso de llevar un reloj con alertas de Facebook, Twitter y ‘apps’ en la muñeca puede llegar a ser insufrible. Tal vez el Pebble, el SmartWatch y el resto de relojes “inteligentes” nunca funcionen, o sí, quién sabe. Pero sin duda hay algo indiscutible: el mérito y astucia de Migicovsky.

 

Guía rápida para comprar (o no) un pedazo de Facebook

Por: | 17 de abril de 2012

Facebook Nasdaq

La salida a Bolsa de Facebook será el mayor estreno bursátil de una firma de Internet desde Google en el 2004. Aún no hay fecha oficial pero todo apunta a mediados de mayo. Sabemos que se estrenará en el Nasdaq, se llamará “FB” y las estimaciones más fiables sobre el precio inicial apuntan a los 38-40 dólares por título.

Hasta ahí bien, ahora la pregunta que se hacen muchos inversores particulares y pequeños ahorradores: ¿es Facebook una apuesta segura, me la juego? En un momento en que las Bolsas europeas (y especialmente la española) se encuentran en fase “montaña rusa”, apostar por valores en EE.UU. puede tener su sentido. Los analistas financieros, sin embargo, recomiendan pensárselo unas cuantas veces.

Ahí va una guía rápida para decidir si Facebook es lo suyo:

- ¿Puedo comprar a precio de salida? Imposible. La demanda para hacerse con acciones de Facebook es tal que los bancos elegidos por Facebook para gestionar la operación no permitirán a inversores particulares internacionales acudir a la OPV (oferta pública de venta).

Morgan Stanley es el principal banco “colocador” junto a J.P. Morgan y Goldman Sachs. Ellos suscribirán los títulos a grandes inversores institucionales (fondos de inversión, gestoras…) y a sus mejores clientes particulares (léase amiguetes y grandes fortunas).

La única opción de comprar un trocito de Facebook se abre una vez suene la campana y los títulos empiecen a intercambiarse en el parqué. El problema: entonces ya habrán subido (o bajado), y tal vez mucho.

- ¿Merece la pena subirse sobre la marcha? La mayoría de analistas no lo ven claro. Le pregunto a Celso Otero, de Renta 4: “Analizando los números de la compañía, me cuesta un poco creerlo. No es una empresa pasajera y va a generar dinero, pero su modelo de negocio es todavía demasiado innovador y se hace difícil justificar los precios a pagar”.

Dueños de Facebook

Dicho en cifras: Facebook espera recaudar en su salida a Bolsa 5.000 millones de dólares, lo que situaría su valor de mercado en 100.000 millones. Esta valoración es 27 veces mayor que sus ventas y 100 veces superior al beneficio en 2011. Por comparar, el beneficio de Google es ahora 18 veces su valor de mercado.

“No lo veo, son múltiplos exagerados, a Facebook le tendrá que ir muy, muy bien en los próximos años para llegar a la situación de madurez en la que está ahora Apple o Google”, dice Marc Garrigasait, gestor de inversiones de Koala Capital.

- ¿Cómo invertir? Si no tiene muchos ceros en el banco con Morgan Stanley y compañía, la única opción es contratar a través de su entidad o broker habitual. Importante comparar comisiones y abrir una cuenta en dólares para evitar constantes gastos por cambio a euros. Por ejemplo, Bankinter, una opción entre decenas, cobra 20 euros de comisión por compra/venta inferior a 50.000 euros. Si es mayor a esa cantidad, se lleva un 0,2% sobre el valor total. A eso hay que añadir un 0,05% trimestral de “comisión de custodia” sobre el valor de los títulos depositados.

- Vale, me la he jugado, he comprado: ¿vendo o aguanto? La gran pregunta y, de nuevo, unanimidad: “A largo plazo no lo veo, es más un valor interesante para comprar pronto y vender en unos meses”, dice Garrigasait. “Dependerá de cómo evolucione al principio, pero es más una apuesta a corto. Solo si Facebook demuestra poco a poco su modelo de negocio, funcionará. Si no, se irá desinflando”, señala Otero.

En definitiva, si le sobra algo de dinero en el banco, es inversor habitual, conoce el mercado de Internet y ama el riesgo, Zuckerberg llama a su puerta. De lo contrario, vuelta a los mensajitos en el muro.

La economía del “muchas gracias”

Por: | 13 de abril de 2012

Gary Vaynerchuk

Hace unos meses tuve la oportunidad de charlar con Gary Vaynerchuk. Recuerdo el día que caí por casualidad en uno de sus vídeos, uno como este, tiene cientos. Me pareció lo más curioso y tronchante que veía en mucho tiempo.

Vaynerchuk creó en el 2006 el video-blog Wine Library TV, un show en el que cataba vinos media hora al día, contaba chistes y escupía en un casco de fútbol americano. La combinación sorprendió tanto que llegó a tener 100.000 visitas diarias, la revista Time y el canal NBC empezaron a hablar de él y pronto le cayó el apodo: el gurú del vino en la Red.

“La razón del éxito no fueron tanto los vídeos como el contexto de lo que hacía. Vale, los vídeos eran graciosos, pero la idea funcionó porque respondía a todos y cada uno de los comentarios en el blog y a cada email que recibía. En Facebook y Twitter lo mismo, empecé a responder a todos sobre el mundo del vino, a todos, sin excepción. Construí una comunidad, muchas relaciones, esa fue la clave”, explica.

Vaynerchuk produjo 1.000 episodios durante más de cinco años, escribió dos libros y dio decenas de conferencias hasta que dijo basta de puro agotamiento. Cerró el blog hace año y medio. “Quería hacer algo diferente. Realmente me considero un emprendedor y por eso he montado una nueva compañía, Vayner Media”.


The thank you economyToda esa etapa la resumió en su segundo y último libro el año pasado, The Thank You Economy, en el que presenta una sencilla teoría basada en su experiencia: ser agradecido y atento con tus contactos o clientes en las redes sociales puede mover montañas, ayudar a mejorar empresas y crear negocios de la nada como el suyo.

Muchas gracias en este contexto significa preguntar en la Red: ¿en qué puedo ayudarte?, ¿qué tal va todo? Significa humanizar las relaciones online. Para las empresas, las que no sepan ganarse la confianza de los clientes, ayudarles y agradecerles sus comentarios, tendrán problemas”.

Dicho de otra forma, entre dos compañías con productos y servicios similares en relación calidad/precio, aquella que sepa aplicar la teoría del “muchas gracias” en las redes sociales, es decir, atienda a sus clientes de forma rápida, efectiva, honesta y humana, llevará las de ganar. Puro sentido común aunque, de momento, parece que no muy abundante.

Gary ahora ha dejado atrás su etapa de hombre del vino en la Red pero asegura que sigue “enganchado” al caldo. “Me refiero a que tal vez algún día cree una marca de vino propia o una cadena de vinotecas”, dice riéndose. Y no ha perdido las buenas costumbres: antes de despedirse recomienda, como no, un buen tinto español. “Prueba un Rioja de López de Heredia, lo mejor”.

Foto: Brian Solis

En tres años se venderán más tabletas que portátiles

Por: | 11 de abril de 2012

Gráfico_2

Se intuía que iba a ocurrir y ya se habían publicado algunas predicciones pero nuevos datos confirman lo inevitable: las tabletas adelantarán en ventas a los portátiles en 2015.

Según Gartner, este año se venderán a nivel mundial más del doble de tabletas que en 2010, 119 millones, y en tres años la cifra casi se triplicará hasta los 335 millones. Si comparamos con los portátiles que se distribuirán en 2015 IDC calcula 328 millones, siete millones menos. Es la nueva víctima de la era "posPC".

Le pregunto a Roberta Cozza, directora de investigación de Gartner, por el auge de unos y la caída de otros. “Por ahora los tablets son un producto adicional y no sustituyen al portátil, pero eso irá cambiando. La gente está alargando el ciclo de renovación de estos últimos a cambio de comprarse una tableta”, explica por teléfono.

En la comparación hay que tener en cuenta que Gartner mide ventas de tabletas e IDC portátiles distribuidos (fabricados y no necesariamente vendidos). Eso sí, ambos a consumidores y a empresas. La comparación no es exactamente de igual a igual, son los datos disponibles, pero sirve para dibujar la tendencia. Es más, si pudiéramos medir tabletas distribuidas en lugar de vendidas, las cifras serían todavía mayores y en lugar de adelantar a los portátiles en 2015 hablaríamos quizás de 2014. Lo mismo ocurre con los portátiles, las ventas reales son siempre algo menores que las unidades distribuidas.

Esto sorprende menos (o no): el iPad seguirá siendo el líder al menos hasta 2016, con el 46% de cuota frente al 37% de Android (este año 61% vs. 32%). ¿Por qué? “Apple tiene el mejor ecosistema de aplicaciones y desarrolladores, ofrece un valor diferencial al consumidor, Android está todavía lejos de igualarlo”, dice Cozza.  Jeff Bezos_Kindle Fire

Es una cuestión de números (180.000 aplicaciones en el iPad frente a varias decenas de miles en Android, Google no confirma el dato), pero también de calidad. La mayoría de apps para tabletas Android tienen menos funcionalidades y están peor diseñadas, muchas son solo versiones “XL” de las disponibles en smartphones.

La situación irá cambiando poco a poco igual que lo ha hecho en los móviles. La última versión de Android, Ice Cream Sandwich, ayudará a los desarrolladores a saltar del smartphone al tablet sin pérdidas de calidad y tal vez la llegada a Europa del Kindle Fire de Amazon empuje el sistema de Google, aunque Cozza lo duda. “El Fire es un fenómeno solo de EE.UU. y la marca de Amazon fuera de ese país y de Reino Unido no es tan potente. Amazon tiene un gran ecosistema de contenido, pero no creo que el Fire vaya a cambiar mucho las cosas”.

Habrá que ver también si los ultrabooks logran retrasar la caída de los portátiles, pero los precios altos y la confusión en torno a su definición no ayuda. Además, este año Microsoft se meterá en la batalla de los tablets con Windows 8, lo que impulsará aún más la categoría.

Los primeros modelos con Windows 8 deberían llegar antes del verano y, quién sabe, quizás se cuele un “Nokia Tablet” entre ellos. Roberta se ríe: “Nokia mejor se centra primero en los smartphones. No le serviría de nada lanzar una tableta deprisa y corriendo para que después sea un sonado fracaso. Antes los Lumia tienen que funcionar”.

Foto: Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon, presentando el Kindle Fire / Getty

¿Vale Instagram 1.000 millones de dólares?

Por: | 09 de abril de 2012

Instagram

Como un terremoto. Así ha sentado en Internet la noticia de que Facebook compra Instagram por 1.000 millones de dólares (765 millones de euros).

Que levante la mano quien se lo veía venir. Bien, nadie. Esta vez no hubo ni filtraciones ni exclusivas, la decisión ha sido tan sorprendente como inesperada, sobre todo porque el verano pasado ya hubo rumores de ofertas de Facebook y el propio fundador de Instagram, Kevin Systrom, se encargó de enfriar las especulaciones.

“Ni confirmo ni desmiento”, comentó en esta entrevista que le hicimos a finales del año pasado. Se jugó también con el posible lanzamiento por parte de Facebook de un servicio similar, para competir cara a cara con Instagram. “Mmmm, quizás lo haga, pero no funcionaría. ¿Podrías compartir tus fotos de Facebook en Twitter? Complicado, no hay una integración plena entre ambos servicios", dijo Systrom. Está claro que algo se cocía ya hace seis meses.

Hoy nos enteramos y lo que más sorprende es el precio: ¿1.000 millones de dólares por una compañía de apenas dos años de vida, 13 empleados y 30 millones de usuarios? El precio parece desorbitadamente caro si tenemos en cuenta que:

- Instagram valía la mitad. Poco antes de la adquisición, Instagram trabajaba en cerrar una segunda ronda de financiación por 50 millones de dólares, que hubiera situado su valoración total en 500 millones. Por supuesto Facebook estaría al corriente y aun así decidieron pagar el doble. ¿Por qué? ¿Ganas de calentar su inminente salida a Bolsa? ¿Potencial de Instagram a largo plazo? ¿Ansiedad por quitarse de en medio a un posible competidor a futuro? 1. Kevin Systrom (Manuel Ángel Méndez)

- Aún no tenía modelo de negocio. Si hace poco comentamos que Twitter, tras seis años, aún no ha sido capaz de crear un modelo de ingresos creíble, imaginen Instagram. Eso no quiere decir que no lo consigan y haya hueco, pero ¿1.000 millones por una firma cuyos ingresos han sido cercanos a cero y que muy probablemente aún ni sea rentable?

- 32 dólares por usuario es mucho y 77 millones por empleado es una barbaridad. Instagram tenía hasta ahora 30 millones de usuarios registrados (que no activos), aunque con la salida en Android ganó 1 millón más en solo 24 horas. Es decir, Facebook ha pagado 32 dólares por usuario. Es mucho, pero de hecho ha sido barato en ese sentido.

En Wired han hecho un fantástico análisis de datos y, por ejemplo, la compra de Aardvark por Google en 2010 les costó 555 dólares por usuario. Instagram, sin embargo, es de lejos una de las adquisiciones más caras por empleado: 77 millones de dólares por trabajador.

- Mañana nacerá otra red social de fotos. La velocidad con la que surgen y desaparecen redes sociales es asombrosa. Path es uno de los competidores más interesantes de Instagram, pero Pinterest, siendo completamente diferente, también ha crecido de forma brutal en los últimos meses. ¿Va a sacar Facebook la cartera cada vez que se ponga de moda una nueva red social? No parece viable.

Dicho esto, Facebook refuerza de un plumazo su posición en el móvil y en las fotos como elemento social, dentro y fuera de su red. Si Instagram permanece independiente, como dicen, será un gran movimiento para llegar más allá de los muros de Facebook. Desde ese punto de vista la adquisición es incuestionable.

La duda es: ¿hubiera pagado Zuckerberg 1.000 millones de dólares si la salida a Bolsa no estuviera a la vuelta de la esquina? ¿Vale realmente Instagram 1.000 millones? Difícil responder que sí.

Foto 2: Kevin Systrom, fundador de Instagram.

Persona, el Flipboard español

Por: | 09 de abril de 2012

Persona_foto

¿Es posible competir desde España con una de las start-ups de moda de Silicon Valley? Marcos Cuevas está convencido de que sí. Tanto que ha apostado medio millón de euros de su bolsillo y 1,5 millones más en créditos para montar Persona, un competidor de Flipboard que se parece mucho (tal vez demasiado) a Flipboard pero cuyo modelo de negocio y estrategia son completamente diferentes. Y ahí está lo bueno.

Si tiene un iPad (o un iPhone) habrá probado Flipboard, un agregador de diseño exquisito que mezcla contenidos online gratuitos con feeds de redes sociales para crear una especie de “revista social”, una nueva forma de leer, entretenerse e informarse con un tablet. La idea ha gustado, supera los cinco millones de registros y acaba de llegar a China.

Su fundador, Mike McCue, nos explicó hace poco su modelo: cerrar acuerdos con las grandes editoras de medios y mostrar anuncios, pero anuncios como los de las revistas en papel, a página completa y maquetados al detalle, de esos que en teoría no molestan, aportan y funcionan. En teoría, porque Flipboard ha recibido 60,5 millones de dólares de inversión y cuenta con 60 empleados en su sede de Palo Alto. Salir adelante solo con publicidad, cuando todo el mundo va por el mismo camino (Zite, Pulse, Google Currents…), no va a ser nada fácil.

Cuevas resopla, ve descabellada esa noción tan extendida de que la publicidad es casi la única salida en Internet. “Cuando pasen 10 o 15 años miraremos atrás y no lo creeremos, diremos: ‘¿cómo era posible que todo se basara en publicidad online?”. Inviable, dice. Él apuesta por el pago, por ofrecer una aplicación tan buena que el usuario esté dispuesto a pagar cada mes, muy poco, poquísimo, pero algo.

Eso es Persona. Por fuera es un agregador muy parecido a Flipboard, disponible solo para iPad y en la web para el navegador Chrome. Misma idea, mismo diseño cuidado y minimalista. Sin embargo, si uno quiere añadir un nuevo canal de contenido, Instagram, Google Reader, Flickr… tiene que desembolsar 0,79 euros por cada uno. ¿Por qué utilizar Persona si Flipboard es gratis? Datos_Tablets_Nielsen

“Es un paso intermedio, a finales de abril lanzaremos una nueva versión de suscripción, por 0,79 euros al mes que incluirá todo eso, muchas más funcionalidades y cero publicidad. Tendrás un espacio online propio para almacenar contenido, un muro para colgarlo y seleccionarlo, podrás organizar la información por canales, compartirla con anotaciones… Nuestros clientes son los usuarios, no los editores”, explica Cuevas.

La idea, en definitiva, es acercarse al modelo freemium de Evernote o Dropbox, servicios que solucionan un problema real y por los que, justo por eso, estamos dispuestos a pagar.

Evernote, que sirve para hacer anotaciones y acceder a ellas desde cualquier equipo, es un buen ejemplo: de sus 20 millones de usuarios un 4% paga los 40 euros anuales o cinco mensuales que dan acceso a funciones premium. Suficiente para montar una compañía más que rentable.

Persona supera las 40.000 descargas en iPad y un 15% de los usuarios activos han pagado por añadir algún canal. Marcos ve viable mantener ese equilibrio cuando lancen la versión de suscripción. Y los datos son optimistas: los dueños de un tablet parecen dispuestos a sacar la cartera. Un 41% en EE.UU. paga por revistas y un 44% en Italia por leer noticias, según Nielsen (ver gráfico).

Cuevas, de 38 años, cree que el fenómeno tablet solo acaba de nacer y dará lugar a grandes negocios. Pero las apuestas toca hacerlas ahora y él da un consejo por si alguien se atreve. “Ser valiente. Hay que arriesgarse por aquello en lo que uno cree. Y si crees que el modelo que triunfará es el de pago, pues de pago. Y a por todas”.

Groupon, demandado por sus propios inversores

Por: | 04 de abril de 2012

Andrew Mason_fundador de Groupon

Con Groupon es difícil no utilizar eso de “se veía venir”. La compañía de cupones online vale ahora mismo un 25% menos que hace cuatro meses cuando salió a Bolsa. El motivo (uno de ellos) es un error de bulto al presentar sus últimos resultados trimestrales en los que presumía de haber entrado en beneficios. Falso. En realidad tuvo unas pérdidas de 15 millones de dólares y 14,3 millones menos de ingresos.

El viernes corrigió los resultados pero la SEC, el regulador bursátil norteamericano, los está revisando de nuevo. Ni el propio auditor de la compañía, Ernst & Young, se fía ya de Groupon y ahora uno de sus inversores le ha demandado por “ocultar información sensible”. Vamos, por mentir.

Este contratiempo es uno más en la larga lista de meteduras de pata contables de la firma pero la desconfianza sobre Groupon viene de largo, es más de fondo. Su modelo no ha cambiado y parece de todo menos viable. Se basa en puro volumen, en descuentos salvajes y nada selectivos y en clausulas abusivas que acaban perjudicando a los comercios.

Lo de “se veía venir” lo digo porque hace un año miramos el caso muy de cerca y ya pintaba mal. Muchos comercios se quejan de la agresividad de Groupon, que obliga como mínimo a un 50% de descuento, se queda con un 50% de comisión y cobra 2.500 euros de penalización si se van a la competencia en un periodo de dos años. No aplican estas clausulas de forma generalizada, sino caso a caso, pero son bastante comunes.

Las escasas barreras de entrada han resultado por un lado en decenas de ‘clones’ (en España hay más de 20), y por otro han forzado a Groupon a acelerar la maquinaria para ganar cuota lo antes posible. En tres años y medio han pasado de cero a 10.000 empleados en 48 países a base de agresividad comercial y volumen de deals sin importar mucho que no se ajustaran a los intereses de los comercios. Groupon_ingresos y pérdidas

Un ex empleado de Groupon en España me contó un día cómo se vivía esa agresividad desde dentro. Le contrataron de comercial, le dieron tres semanas para “aclimatarse” y tras ese periodo debía cerrar tres contratos por semana. Si dos semanas seguidas no lo conseguía, a la calle. Duró cuatro meses.

Para expandirse Groupon se ha movido a servicios más caros, de varios cientos de euros, e incluso a viajes. Sin embargo, se ha encontrado con un elevado número de devoluciones de gente insatisfecha. Nadie reclama por una comida de 10 o 20 euros pero sí por un viaje de 200. Y se ha metido en territorio delicado, como descuentos en tratamientos de salud para los que no filtran a los clientes ni a los centros de salud. Muchos compran y luego el doctor o especialista les dice que no cualifican o no necesitan el tratamiento (estético, de piel, dental…). Bum, devolución.

Esas devoluciones han provocado los 15 millones de dólares “extra” de pérdidas que Groupon ni ha sido capaz de prever ni indicó en los resultados. Además, contabiliza sus ingresos de forma bastante dudosa, lo cual le da cero visibilidad financiera. Y, hablando de números, sus ventas crecen trimestre a trimestre pero sigue sin ser rentable (gráfico).

Mientras, algunos ‘clones’ locales han sabido personalizar sus descuentos y cuidar mejor a los comercios. Y otros como Privalia, BuyVip y, sobre todo, Venté-Privee han dado con un modelo diferente y sostenible basado justo en lo opuesto: campañas de calidad y personalizadas para las marcas.

Veremos si el fundador de Groupon, Andrew Mason, de 31 años (en la foto) logra reconducir la situación pero, de momento, su modelo es como la pesca de arrastre, que consiste en lanzar una gigantesca red hasta el fondo del mar para capturar lo que salga a su paso. La red no selecciona, arrasa con todo. Se considera una de las prácticas más destructivas del fondo marino. Trasladen esa técnica al mundo de los cupones online y darán con el mayor “barco pesquero de arrastre”: Groupon.

Foto: TechCrunch/Flickr

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal