Blogs Galicia Ir a Galicia

¿Y si el Mundial se acaba?

Por: | 24 de junio de 2014

De pronto, he empezado a sentirme fatal, mi querido Diego. ¿Y si se acaba el Mundial de fútbol? ¿Y si, después del último encuentro, los equipos se van a su casa y tú encientes la televisión y no hay nada, salvo la programación? Realmente es una posibilidad. En otras ocasiones, de hecho, también terminó todo a la vuelta de la final, y el universo cayó en un gran silencio, algo triste. Pasó en México 70, en España 82, incluso en Italia 90. Hay más antecedentes. Me agrada pensar, sin embargo, que esta vez todo será muy distinto, y que en cualquier momento Italia volverá a jugarse a cara a cruz la vida contra Inglaterra, con Andrea Pirlo al violonchelo. Y que Costa Rica matará a otro favorito con saña, como en un partido de la mafia. Y que Alemania jugará al fútbol como si estuviese haciendo ganchillo y, en el último tramo del encuentro el seleccionador, acorralado, dará entrada a Karl-Heinz Rummenigge. Pero yo soy un tipo fatalista, y disfruto poniéndome en lo peor. ¿Y si…?

Tal vez el Mundial ya haya acabado, y yo solo estoy preocupado porque pueda acabar, como un idiota. Eso aún sería más horrible. A veces resulta imposible no vivir engañado, y de repente, despertar en mitad de la pesadilla. En cierta ocasión Borges acudió a los estudios de TV Sonotex para promocionar la Biblioteca Personal Jorge Luis Borges. Era verano y la temperatura en los estudios de televisión resultaba insoportable. Él estaba enfundado en un traje elegante, aunque oscuro. Parecía secuestrado por la chaqueta y la corbata, interesados más en cobrarse su vida que en reclamar rescate. En un momento dado, se queda a solas en un rincón, bajo un foco que lo mira fijamente, muy encendido. Casi parece preguntarle por qué mató a Roger Rabbit y qué hizo con el cuerpo, que sigue sin aparecer. Borges suda sin parar, como si de verdad hubiese matado al tal Roger Rabbit, aunque sin saberlo. A duras penas se alivia con su pañuelo, que se pasa por la frente constantemente. Desesperado, busca a María Kodama y grita su nombre en el vacío. Ella se acerca, y Borges, desorientado, pregunta: «María, ¿ya estoy en el infierno?»

Andrea Pirlo

Ese miedo del autor argentino a alcanzar un lugar tan caluroso y temido –aunque yo en el infierno estaría de puta madre– es parecido al miedo a que un lugar tan bello como un Mundial desaparezca una noche. No quedará ante nosotros sino un gran abismo, que nos mirará a los ojos. Quizá, si encontramos arrestos, les devolvamos la mirada. Será inevitable la pérdida de sentido de la vida, pues de pronto aquello que creíamos seguro, eterno y feliz, porque nos daba algo que hacer todo el día, se esfuma bajo nuestros pies. Será el caos. No estoy seguro de que, si el Mundial acaba y se desvanece –insisto, dios no quiera esa desgracia para nosotros–, no vayan también a desvanecerse twitter, los medios de comunicación, la literatura, el amor… Todo. Ya tengo edad suficiente para no poner la mano en el fuego porque no sucederá nada, como en otros mundiales que acabaron después de la final y la vida siguió como si nada, a sus cosas. Las cosas cambian.

PD: Diego, dime que es mentira, asegúrame que el Mundial no acabará nunca, y que tú y yo no tendremos que hacer nada en la vida que no sea ver partidos sin parar.

Hay 3 Comentarios

Sus temores son infundados. El Mundial no se acabará. Por no acabarse ni tan siquiera llegó a empezar jamás. Hubo uno primero, pero nadie puede asegurar que anteriormente no se hubiesen disputado infinitas ediciones. Soy de los que pienso que Parménides y Heráclito eran grandes aficionados a la Copa del Mundo. El Mundial nacería en Grecia. Que los ingleses inventasen años después el fútbol lo confirma.

Y si el fútbol como gran negocio oscuro se acabara? Ahí sí volvería a sus elementos de pasión colectiva de finales del XIX, hasta que el capital lo pudrió, una vez más, todo.

http://casaquerida.com/2014/06/24/pasen-y-agredan/

Y si el fútbol como gran negocio oscuro se acabara? Ahí sí volvería a sus elementos de pasión colectiva de finales del XIX, hasta que el capital lo pudrió, una vez más, todo.

http://casaquerida.com/2014/06/24/pasen-y-agredan/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Téngame informado...,

Sobre el blog

La mejor forma de saber qué pasa en un sitio es contarlo desde la distancia. Real o figurada, pero cuanto más lejos mejor.

Sobre los autores

Juan TallónJuan Tallón (Vilardevós, 1975) es autor de las novelas El váter de Onetti, Fin de poema y A pregunta perfecta. Hace años encontró hueco en un periódico. Hizo de todo: deportes, cultura, sucesos, horóscopos, política, café. En cuanto pudo, metió una muda en la maleta y huyó para siempre de las redacciones. Ahora escribe en Jot Down y El Progreso y colabora en A vivir que son dos días, de la Cadena Ser.

Diego E. BarrosDiego E. Barros (Forcarei, 1979). Pertenece a la aristocracia de Sorribas tal y como le enseñó el añorado Suso da Paradela. Fue periodista. Porque hay que comer, a veces da clases en la universidad. Ahora escribe donde le dejan. En ocasiones hasta le pagan. Pero no demasiado.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal