Ana Carbajosa

La fiebre del citrón

Por: | 28 de septiembre de 2012

 

La foto
Imagen de Meah Sharim el viernes por al mañana. / A.C.

Meah Sharim, el barrio-epicentro del judaísmo ultraorotodoxo era un hervidero esta mañana. Los haredim -temerosos de dios- se preparaban para una las grandes fiestas del calendario judío: sucot. Se conoce también como la fiesta de los tabernáculos o las cabañas y recuerda la travesía del desierto tras la huida de Egipto (Levítico 23:40). Muchos israelíes construyen casetas de madera o de lona en los balcones y los patios de su casa, donde comen e incluso duermen. Los niños evidentemente, se lo pasan en grande.

Una infinidad de reglas regulan las características de las cabañas en cuestión. En Jerusalén Oeste, la proliferación de sucas es tal, que algunos barrios es como si los hubieran tapizado de planchas de madera de un día para otro.

 

La foto2
Construcción de una de las cabañas de sucot en Jerusalén. / A. C.

Además de las casetas, los judíos observantes deben hacerse con las cuatro especies, que se bendicen durante estos días. Citrón o limón, hoja de palma, mirto y sauce. En Meah Sharim, la adquisición de las especies es todo un espectáculo.

Para empezar, porque son solo hombres los encargados de las compras. Todos vestidos de negro, con sus atuendos tradicionales examinan con lupa -literal- las especies, en los mil y un recovecos del barrio. Es algo así como un mercado de diamantes frutales.

En uno de los callejones del barrio, un abogado palestino llamado Mohamed Ali hacía su septiembre esta mañana con la venta de hojas de mirto. El vendedor explica que no todas las ramitas cuestan lo mismo. Las hay de 50 shekels (unos 10 euros) y las hay de 150, el triple. La diferencia la marca entre otras cosas, el nacimiento de las hojas. Si tres hojas nacen a la misma altura del tallo, entonces la rama se vende cara. Pero si nacen con unos milímetros de separación, el precio de la rama se desploma en el mercado de hadas, como se conoce en hebreo a la rama.

Limón
 Un limón examinado con lupa en Meah Sharim. / A.C.

Si la miniatura cuenta a la hora de comprar los ramilletes de mirto, lo de los citrones es ya capítulo aparte. Uno de estos limones rugosos puede costar unos 200 euros, si cumple los requisitos necesarios para convertirse en un buen etrog. Me lo explica un judío ultraortodoxo que examina una de las piezas expuestas y que ha viajado desde Estados Unidos con su familia para la ocasión. La idea es que el citrón tenga el menor número de imperfecciones posibles. El problema es que el concepto de imperfección es  complicado y subjetivo, de ahí que se valore la presencia de autoridades rabínicas en los puntos de venta y que las negociaciones en torno al precio y la calidad constituyan una actividad en sí misma de la festividad. Está claro que un citrón con marcas o dañado no es bueno. Como tampoco lo es uno que tenga pintitas negras. El tamaño y el color importan. También la forma y la suavidad.

220px-Ushpizin

Ushpizin es probablemente la película israelí que más me ha gustado de las que he visto hasta ahora. Cuenta la historia de Moshe, un antiguo delincuente de medio pelo convertido al judaísmo ultraortodoxo, que recibe la visita de unos amigos de su vida anterior, que acaban de salir de la cárcel. Moshe, que es pobre, se gasta casi 300 euros en comprar el mercedes de los citrones, deseoso de ganarse el cielo en la tierra y de expiar sus pecados del pasado. No cuento más. Solo diré que a partir de ahí todo se enreda de forma hilarante y que la película es una forma estupenda de acercarse al judaísmo ultraortodoxo.

 

 

Hay 12 Comentarios

Ya saltó la Farah y sus camellos, envuelta en sábanas negras, a defender el turbante, la lapidación y todas las bondades que provienen del libraco inspirado en Mahoma. ¿Por qué no te metes en los foros en donde se habla árabe y dejas a la gente sana vivir en paz? ¡Pelmazo!

Stefan Wallin: aquí el único enfermo e imbécil es usted, y si cree que un país que posee armamento nuclear, es un país que quiere vivir en Paz, el que debe superar el lavado de cerebro es usted. Seguro habrán ustedes importado muy buenos psicoanalistas judíos argentinos, "hágaselo ver..... " como le dirían ellos.

Por que algunos de ustedes siempre usa el odio para decalificar. Por favor haganse ver por un psiquiatra. Si alguien de la comunidad quesea se cree especial, digamos tiene una verdad, que vaya a NNUU, y demuestre al mundo su verdad: ve aqui esta la pegatina que nos puso el unico Dios, el nuestro.

Ademas, con estos comentarios, no hacen ningun favor a Israel, un pais cuya gente quiere prosperar y vivir en pais, un estado que es un ejemplo para el mundo. Por favor, si estais enfermos, pues ir al medico o autocontrolen ese imbecil que llevamos dentro.

-Un GRAN consejo para PERDER PESO. Video GRATIS: https://.sn.im/24qm736

...de todos modos, algún mérito ya tiene: diluir un poco su odio a los judíos, tal vez le haga ver la realidad de Oriente Próximo un poco más matizado.

La autora padece de bipolaridad: o pergeña libelos judofóbicos o se pone el kipá y destaca aspectos irrelevantes de los judíos al mejor estilo turista norteamericano centrándose en su religión.

Gracias por recomendar esa peli, por mi parte quiero recomendar un libro: El Rabí no cree en Dios, de Solly Wolodarsky, (ed.Fundamentos creo..)

Sí, es un fruto caro. Y?? Esta mujer cuando no suelta una parrafada antijudía o se dedica a ensalzar a los terroristas palestinos es incapaz de escribir 4 líneas con el menor interés.

NO es un limón!
No se llama citrón sino"Etrog". Para ser periodista no tiene ni la más mínima idea de aquello sobre lo que tiene que informar. Por eso unas veces sí y otras también muestra sus prejuicios antijudíos cuando habla de Israel y de Oriente Medio. Realmente está allí o se informa por google y youtube?

está muy interesante el artículo goo.gl/fb/cZmFh

no entiendo que hace esta mujer hablando de Israel, si ese mismo empeño lo ponía con los arabes ahí si sería productivo, porque ellos tienen muchos mas problemas que los judíos

Cara de Citrón tienes tú...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Ana Carbajosa es corresponsal para Oriente Próximo de EL PAÍS. Empezó su carrera en la sección de Internacional y de allí saltó a la corresponsalía de Bruselas. Es autora de Las tribus de Israel. La batalla interna por el Estado judío

TWITTER

Ana Carbajosa

Eskup

Archivo

enero 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal