Trigo Limpio

Sobre el blog

Hablaremos de la política agraria, de los políticos que la ejecutan, de los agricultores y ganaderos que la sufren o disfrutan, de la agricultura y la ganadería, de la agroindustria, el consumo y del mundo rural

Sobre el autor

Vidal Maté

Vidal Maté. Soy periodista y pequeño agricultor. Nací y viví pegado al campo y al mundo rural. Aprendí de agroindustria y la distribución para seguir el calvario (ahora se llama cadena alimentaria) que siguen los productos agrarios hasta el consumidor. Dicen que soy un histórico - he visto pasar a todos los ministros - y un tipo crítico. Nunca me he casado con nadie. Defiendo un futuro para el mundo rural. Soy trigo limpio.

Quién pone el cascabel a la cadena alimentaria?

Por: | 29 de febrero de 2012

Poner un poco de orden en la cadena alimentaria,tratar de buscar un mayor equilibrio entre los intereses de cada uno de los que forman parte del precio de un producto desde el origen al consumidor, constituye otro de los retos a los que se ha comprometido el ministro Arias Cañete a dar una respuesta en la actual legisaltura.A diferencia de otros "charcos en los que se ha metido, con salidas compleja como sería el desarrollo de elecciones en el campo para medir la representatividad, en este caso se trata de una actuación que ya viene de atrás. Sobre la mesa hay ya un proyecto de ley para la mejora de la cadena alimentaria, elaborado en la legislatura anterior, con el que está de acuerdo el sector agarario y se supone que el nuevo equipo de Agricultura se va a limitar a cortar y pegar.

Equilibrar la política de los márgenes comerciales,ajustar, en lo posible, esos escandalosos incrementos de precios desde el campo a la mesa, en la industria, pero, sobre todo en la cadena de distribución, no es una empresa ràpida.Hasta la fecha se ha hecho lo más fácil. Los pasos previos.Funciona un observatorio de precios donde productores,industriales, distribuidores y consumidores constatan la evolución de los mismos.No sirve para nada más. Nadie se pone colorado.Los productores señalan su cabreo  y los demás les miran. En los últimos años se han hecho igualmente muchos estudios sobre la evolución de la cadena alimentaria de productos de gran consumo. Se conocen los escenarios. 

Los márgenes, abusivos o no, que aplique cada una de las partes de esa cadena alimentaria no se pueden fijar por ley, ni el gobierno puede obligar a unos determinados porcentajes.Pero,algo se puede hacer hoy mismo  con la normativa vigente.La Administración tiene ya la posibilidad de investigar cuándo un producto se vende a bajo precio,cuándo hay productos por debajo de coste o con venta a pérdidas.Sin embargo, no se tienen noticias de que haya habido una actuación desde Competencia(Economía), en esa dirección.La nueva ley no podrá fijar unos márgenes en cada parte de la cadena, pero sí puede establecer medidas, compromisos, como el previsto Código de buenas prácticas, de carácter voluntario,en cuyo contenido hubiera beneficios para los grupos que se comprometieran a cumplir con unas determinadas reglas de juego.

Con la ley en la mano, al ministro le tocará lidiar y lograr que en Economía, lo que no ha sucedido en los últimos años, haya otra sensibildad en relación con los márgenes comerciales.Y, tal como están las cosas entre los grandes grupos de la distribución para arañar o mantener cuotas de mercado, si no hubiera un compromiso con el conjunto de la distribución, no sería una locura llegar a un acuerdo con una gran cadena que apostara voluntariamente por una política de márgenes responsables, respaldada por la Administración y con el derecho a utilizar esa actitud en sus campañas de promoción e imagen.

La ley podría poner más de racionalidad en la la cadena.Pero, para el sector agrario,acabamos donde siempre.Y, como diría  la secretaria general de Agricultura, Isabel García Tejerina, ya sonroja decirlo:una venta en  origen más fuerte y organizada.La reivindicación  más histórica desde la guerra de los tractores en el 77---

Exportaciones records a precios de oferta

Por: | 24 de febrero de 2012

Las exportaciones constituyen uno de los ejes para el mantenimiento de la actividad agraria y de la industria agroalimentaria. Las industrias dicen que exportan el 20% de lo que producen,una facturación total de 80.000 millones de euros,y en el sector agrario se maneja que los mercados exteriores absorben una media del 30% de todas sus producciones.

Hay sectores como la leche y los productos derivados donde las ventas en el exterior apenas si tienen importancia y donde España es un neto importador por su menor competitividad frente a las cabañas de otros países comunitarios.Nos invade la leche barata francesa y hasta la portuguesa y los quesos alemanes.Sin embargo,hay otros sectores claves en el conjunto del sector agrario y de la industria alimentaria, donde la exportación es una pieza indispensable.En esa cesta se hallan producciones como el porcino, cuyas ventas en el exterior suponen más del 30%,el vacuno o los huevos con el 20% o las frutas y hortalizas exportadas significan el 50% de la producción que llega al 70% en los cítricos.

En la última campaña hay dos sectores donde España va de sobrada: aceite y vino En aceite de oliva se exportaron 829.000 toneladas,la producción española de hace unos años, casi el 60% sobre una cosecha de 1,4 millones de toneladas.En vino, de una campaña de 40 millones de hectolitros,se exportaron 22,3 millones, más del 50%,frente a una demana interior de solo 10 millones para consumo directo.En ambos sectores han batido todos los records en volumen, se han abierto nuevos mercados y España ha pasado a liderar el comercio mundial de ambas producciones.Sucede sin embargo, en el caso del aceite de oliva, que ese record se ha logrado en base a los precios más bajos en origen de la última década para un producto de calidad comercializado como una commodity.Hay empresas que mantienen su apuesta con mucho esfuezo,para comercializar el aceite de oliva en el segmento alto de calidad, pero la apuesta global se halla en el comercio de graneles baratos a precios de oferta donde Italia sigue siendo el principal cliente con más de 350.000 toneladas y cuyo destino final es una incógnita.En vino, la exportación en 2011 batió su propio record del pasado año para llegar a los 22,3 millones de hectolitros, el doble de lo que se consume en España, sobre una cosecha media de 40 millones de hectolitros.Al igual que en el aceite,hay muchas empresas que operan con vinos de gran calidad,a precios altos y ganando mercados.Pero, la realidad es que los graneles suponen más de la mitad de esas ventas a un precio de 0,33 euros y que la media total del precio es de un euro.

Estamos ganado mercados, batiendo records a precios de oferta por las bajas cotizaciones en origen.Una primer interrogante, al margen de la necesidad de desarrollar otras políticas a medio plazo, es si sería peor para el sector no exportar.Seguro que sí. El segundo es, si ganando hoy mercados a precios de saldo, será posible mañana aumentar precios y mantener las ventas.Aquí no hay respuestas claras...

Transgénicos, ángeles o demonios

Por: | 21 de febrero de 2012

El Servicio Internacional para la Adquisición de Agrobiotecnología (ISAAA) acaba de hacer públicos los datos sobre el cultivo de semillas genéticamente modificadas en el mundo:en 2011, siembras de 160 millones de hectáreas, un 8% más que en la campaña anterior, una implantación en 29 paises y utilizadas por 17 millones de agricultores.

De una superficie mundial de cultivo de 1.500 millones de hectáreas, 160 milones no son una cifra importante. Sin embargo, es un fenómeno a considerar por varias razones.La primera,porque ese volumen de siembras se ha logrado solamente en 15 años desde la aprobación de su comercialización.Segunda,porque todas las previsiones indican que van a seguir una fuerte carrera ascendente, sobre todo en paises en vias de desarrollo con un gran potencial de crecimiento como Brasil, India, Argentina,Pakistán o Sudáfrica, aunque Estados Unidos siga en cabeza con más del 40% de las siembras, especialmente en soja, maiz, algodón o colza.Y tercera, porque esas nuevas producciones,además de para su consumo interno, van a ser más protagonistas de los mercados exteriores, ya lo son en la actualidad, en competencia con los agricultores de otros países

En relación con los transgénicos no han existido puntos intemedios, todo ha ido por los extremos. Sus defensores consideran los mismos como la respuesta adecuada para aumentar las cosechas en países más pobres, lograr un abastecimiento alimentario suficiente, sin poner en riesgo la salud de los consumidores, a la vez que contribuyen a la mejora del cambio climático al reducir el uso de productos químicos y emisiones de CO2. Un paraiso.En la parte contraria, se acusa a los transgénicos de peligrosos e inseguros para su consumo y se aboga por su prohibición. En las organizaciones agrarias españolas, las posiciones están divididas, sobre todo entre sus responsables,menos entre los agricultores de a pie, más favorables a su uso. Asaja apuesta claramente por su desarrollo por ser seguros;Coag lo rechaza por los mismos motivos y Upa defiende las políticas de investigación aplicada al sector de donde se podría deducir que no se opone, si esa semilla supone seguridad alimentaria.

Frente su desarrollo del cultivo en paises industrializados de todo el mundo,la UE es una de las pocas zonas del planeta donde hay una posición más radical a su expansión. En el conjunto de los países miembros,el cultivo es solamente de 114.000 hectáreas y de esa cifra 98.000 corresponden al maiz español, una semilla geneticamente modificada cotra la enfermedad del taladro.Con el apoyo de los países del norte, especialmente de Francia, la Comisión se la coge con papel de fumar a la hora de abordar autorizaciones para la siembra de semillas genéticamente modificadas por razones de seguridad alimentaria y la salud. Sin embargo,no hay explicaciones coherentes para que esa misma Comisión autorice con frecuencia, la última hace unas fechas, la comercialización y el consumo de productos obtenidos a partir de semillas genéticamente modificadas y que sin embargo no autorice su cultivo.No se entiende que se prohiba, en otros casos, el uso de ese tipo de productos para la alimentación animal, y que puedan llegar a los países miembros carnes engordadas en terceros países con esos productos.España, pais deficitario en cereales, apostó desde un primer momento por la siembra de maíz transgénico.Francia, país excedentario y exportador de maiz en toda la UE, se opone.Solamente desde la seguridad para este tipo de cultivos para la salud y no desde otras razones, es fundamental que la UE se aclare.También la Adminisdtración española que lleva, gobierno tras gobierno, sin decidir la distancia de seguridad entre un cultivo transgénico y otro tradicional, para evitar contamianción.

El sector agrario, con la que está cayendo y la que se viene encima con una mayor apertura de fronteras, no puede perder ningún tren de la innovación para producir en cantidad, con calidad, seguridad y reduciendo costes frente a lo que están haciendo los grandes productores del mundo.Pero,además de los interrogantes que en la actualidad puedan conllevar este tipo de semillas,dudas que han resuelto los gobiernos de otros países industrializados, hay otras cuestiones en este mismo campo que hoy serían motivo de mayor preocupación.Primera, el hecho de que, frente al abandono de cientos de variedades de semillas autóctonas utilizadas en el pasado,hoy el grueso de las cosechas pueda depender de sólo unas pocas variadades.Segundo que esas variedades estén en unas pocas manos de grupos multinacionales en base grandes inversiones en investigación que no han hecho los paìses u organismos mundiales implicados en la seguridad alimentaria.

Marruecos, un acuerdo contra el sector agrario

Por: | 17 de febrero de 2012

Por la falta de explicaciones sobre el cumplimiento de los derechos humanos y datos sobre la situación del Sáhara,el Parlamento Europeo rechazó el pasado 14 de diciembre la prórroga del acuerdo de pesca con Marruecos y obligó a regresar a puerto a 60 barcos españoles de los 119 comunitarios que podían faenar en esas aguas.Sin haber variado la situación interna en ese país, el mismo Parlamento Europeo acaba de dar luz verde al nuevo acuerdo en materia agricola con Marruecos que va a suponer un incremento en el volumen de las importaciones, especialmente de tomate, al conjunto de los países comunitarios.La duda es si el mismo realmente beneficiará a los agriculores de ese país o solamente a unos pocos grandes grupos.

De poco han valido los argumentos sociales, salarios de cinco euros al día;de seguridad alimentaria por el uso productos fitosanitarios hoy prohibidos en el seno de la Unión Europea; el impacto negativo sobre el conjunto de las producciones comunitarias,especialmente las españolas, para evitar la aprobación del mismo e intentar su modificación.De poco han servido igualmente las reiteradas denuncias en los últimos años del sector ante las autoridades comunitarias o las de los servicios de inspecciòn de la Comisión, la Olaf, por el incumplimiento de Marruecos de los términos del acuerdo saltándose  los contingentes y los precios de entrada y hundiendo los mercados.

No es hora de echar culpas de lo sucedido a este gobierno ni al gobierno anterior.Tiene más responsabilidades la propia Comisión que en los últimos cuatro años ha consentido todo a Marruecos mirando hacia otra parte.Es cosa de si un país tiene o no una posición de peso en el seno de la UE.

En relación con los acuerdos con el Marruecos, hay unas pocas cosas claras.Primero,que el acuerdo de pesca no interesa a casi a ningún pais, solamente a España, y además se ahorra un gasto de 37 millones de euros al año a las arcas comunitarias.Segundo,que la existencia de un acuerdo en materia agraria con Marruecos facilta unas importaciones que interesan a los países del norte como consumidores al aumentar la oferta y bajar los precios,siendo España el  principal pais perjudicado.Tercero, dicen los responsables comunitarios que el acuerdo es bueno porque va a beneficiar el comercio. Y tienen razón.Aumentarán las exportaciones agrarias de Marruecos hacia la UE y los países comunitarios aumentarán también las suyas hacia ese paìs.Lo que sucede es que la demanda de Marruecos se concreta especialmente en cereales, aceites de semillas, derivados lácteos o carnes, y son operaciones que, en su mayor parte, corresponden a Francia, Reino Unido,Países Bajos o Allemania.

En definitiva, por encima de las preocupaciones de los derechos humanos en ese paìs, los problemas del Sahara, sobre el papel se han impuesto las razones políticas de apoyar al amigo marroquí como puerta y escudo de Europa y que interesaba  no crear malestar en ese gobierno donde empresas ligadas a la propia casa real son protagonistas en las exportaciones.Pero, en realidad, en la votación de los europarlamentarios, se han impuesto los intereses económicos de los países al norte de los Pirineos.

Se cumple este año el medio siglo desde que naciera la Política Agrícola Común donde el principal objetivo era lograr el autabastecimiento para evitar la fuerte dependencia exterior. Vía acuerdos como este o el tapado de Mercosur, sin salvaguardar la preferencia comunitaria, los derechos de nuestros  agricultores o ganaderos, estamos en la pendiente de ir eliminando el tejido productivo de los países miembros,(remolacha,tabaco, algodón, etc...) porque lo de fuera es más barato o para evitar excedentes, con el riesgo de caer nuevamente en otra nueva dependencia externa a los precios que en su día fijen los mercados...

El acuerdo con Marruecos no puede barrer un sector tan potente como el español en frutas y hortalizas.Pero va a traer más tensiones, menos precios, menos rentas y probablemente puede provocar que muchos se vayan, unos al paro y, a lo mejor, algunos a producir a Marruecos, como única forma de sobrevivir...

 

Los peligros del aceite barato como reclamo

Por: | 14 de febrero de 2012

Tras más de un año de investigaciones, la Guardia Civil procedió en los últimos días a la detención de una veintena de personas supuestamente implicadas en un fraude en el sector del aceite de oliva cometido entre los años 2001 y 2002, donde se sumaban delitos en el ámbito fiscal, con otros por la mezcla fraudulenta de aceite. Hoy, las empresas implicadas en aquellas actuaciones y las propias instalaciones se hallan inactivas y, a efectos de consumo, el caso está cerrado. A la vista de lo que está sucediendo en los mercados, sería un motivo para la reflexión

Cometer un fraude en el aceite de oliva, como en cualquier otro sector, es una posibilidad que siempre existe para cualquier desalmado.Sin embargo, hay circunstancias de los mercados, por razones de precios o sistemas de control, que pueden contribuir a su ejecución. Hoy hay un riesgo añadido.El aceite de oliva se ha convertido durante todo el año, y más en la cuesta de los primeros meses del año,adobada por la crisis, en un reclamo para la cesta de la compra, donde las empresas se pelean en la subastas por estar en los lineales con el producto más barato como marca de la distribución o con su marca propia.

Confeccionar un escandallo de costes para un litro de aceite de oliva, es una tarea compleja en cuanto puede existir una importante diferencia de costes en función de las condiciones de cada empresa.A pesar de ello, se podría hablar globalmente de unos costes medios a partir de un precio para el litro de aceite lampante en origen de 1,50 euros, al que se debe sumar un coste de entre 0,09 y 0,15 euros de refino,entre 0,15 y 0,18 euros por todo el proceso industrial desde los costes financieros, botella,tapón, etiqueta, etc, un IVA del 7%, gastos de transporte, almacenamiento y margen de beneficio.Todo ello supone la dficultad para tener en los lineales aceite de oliva por debajo de 1,90 euros y aceite virgen a menos de dos euros.Y los hay.

Esta banalizacion del aceite de oliva como un producto barato es un problema para el sector que tiene emprendida una batalla, a través de la interprofesional,para mejorar la imagen del mismo como un producto saludable. Pero, tanta oferta de aceites baratos de todas las madres, deberían ser objeto de una mayor atención desde las propias Administraciones.En primer lugar, para ver si los mismos cumplen las exigencias de calidad que se presume en las etiquetas y evitar así males mayores que podían salpicar a todo un sector,aunque la distribución hace antes sus análisis y rechaza los que no cumplan la exigencias mínimas.En segundo término, contrastar si se está produciendo una venta ilegal de aceite a pérdidas,algo que incumbe a Competencia y que se viene reclamando insistentemente,sin éxito, desde el sector.En Portugal,Competencia retiró de los lineales leche por venta a pèrdidas. En España,Competencia está por estrenarse, a pesar de las evidencias.

No hay nada sobre la mesa.Todos cumplen,aunque hay dudas sobre algunos grupos.Todos se conocen.Pero de todas formas, suenan a aviso para navegantes las palabras recientes del ministro Arias Cañete a la interprofesional del sector cuando advertía que iba a ser duro con las irregularidades en el aceite de oliva...

Olivareros altivos, olivareros hundidos

Por: | 10 de febrero de 2012

El  sectro del olivar y del aceite de oliva ha disfrutado a mediados de la última década de una situación de bonanza, con unos precios medios en origen que llegaron a superar los tres euros kilo,a los que se sumaban los 1.100 millones de euros que llegaban y siguen llegando desde la Unión Europea en concepto de subvención.Una media de 0,80 euros kilo, pero una medida no graciosa, sino para compensar al sector por el desmantelamientoo casi total de los mecanismos de regulación.

Esta situación de gran rentabilidad se tradujo en una fuerte subida de los precios de los olivares y, sobre todo,en la realización de mejoras en las superficies ya en cultivo y el desarrollo de nuevas plantaciones intensivas hasta  los 2,5 millones de hectáreas actuales.El resultado ha sido la existencia de unas cosechas de aceite medias de 1,4 millones de toneladas,frente a una demada que se mantiene estabilizada en el mercado interior con 550.000 toneladas y unas  exportaciones, menos mal, que aunque sean con bajos precios y en gran parte, como graneles, siguen batiendo cada año records hasta las 828.000 toneladas.Casi la mitad de ese aceite va Italia como graneles para que los italianos lo envasen como propio.Ha sido así históricamente, y la sorpresa ha sido que en las últimas semanas los olivareros italianos denunciaran esta situación señalando en todos los medios como un gran escándalo,que mucho aceite que se vende como propio procede de otros países....

Frente a ese panorama, el sector lleva para dos años de capa caída.Los precios en origen en este momento van desde los 1,55 euros kilo para el aceite lampante de peor calidad, hasta menos de dos euros para un virgen extra, por debajo siempre de los costes oficiales medios de producción,unos 2,30 euros.La subvención llega para compensar esos costes, pero en tierras de baja producción,olivares tardicionales, sierras, secanos en la zona centro, el cultivo ha dejado de ser rentable a un precio para la aceituna este año de 0,30/033 euros kilo, con unos costes de recogida que van desde o los 0,12 a los 0,18 euros kilo.

Los bajos precios del aceite de oliva tienen varios padres. Uno puede ser el fuerte incremento de las producciones, mientras la demanda interior se ha quedado estancada y la exportación se ha convertido en la principal salida.Otra, importante, la escasa capacidad del sector para ordenar su oferta, desde las cooperativas a las organizaciones de productores.Una tercera causa, la más importante, serìa el gran poder de la gran distribución para imponer precios en el aceite al tener este producto casi permanentemente como reclamo para la cesta de la compra, con ventas incluso en algunos casos a pérdidas, banalizando el valor y la categoria del producto, sin que se haya producido alguna actuación desde los servicios de Competencia,de Economia. Vender aceite barato, no perjudica al IPC.

Frente a este panorama de bajos precios, la ministrar Rosa Aguilar hizo de la autorización del almacenamiento de aceite en Bruselas su bandera de campaña en las anteriores elecciones generales. Le costó mendigar en Bruselas más de medio año, se retiraron del mercado 40.000 toneladas y los precios siguieron hundidos. Hoy, Arias Cañete,también con unas elecciones a la vista en Andalucía, volvió a solicitar el almacenamiento y el comisario Dacian Ciolos, de la misma cordada política y la mayor capacidad de convicción del ministro, autorizó rapidamentea hasta un techo de 100.000 toneladas, pero solo de aceite virgen y virgen extra y no el lampante de peor calidad  que puede suponer el 40% de la producción.

El almacenamiento de aceite es hoy el único mecanismo comunitario con  ayudas para regular el sector-Pero, se ha demostrado que no es la salida.Habría que mirar en otras direcciones: una  mejor organización y concentracion de la oferta, sin la espada de Damocles de la Competencia; trabajar para recuperar en la sociedad la cultura del aceite de oliva como producto de calidad y bueno para la salud y sobre todo, lograr que esa gran distribución no siga tirando por tierra la imagen del aceite como  barato, de oferta permanente a precios bajos que pasan a la industria y de ahí al olivarero.

Otro dia hablaremos de en qué puede derivar, si no lo ha hecho ya, la gran presión de la gran distribución para tener el aceite al precio mas bajo... 

Fertiberia cerró el equipo de Atocha

Por: | 07 de febrero de 2012

 

Para  el desarrollo de un programa tan amplio y ambicioso como el presentado recientemente en el Parlamento por el ministro Miguel Arias Cañete, es indispensable  contar con un equipo amplio y competente.Hace unas fechas, comentábamos que al ministro le estaba costando formar ese equipo,  que   estaba cazando a lazo, uno a  uno, los  mimbres de  ese cesto y que lo hacía además de abajo hacia arriba, con  el interrogante de quién ocuparía el puesto de la secretaría general, como persona de la máxima responsabilidad  y confianza del ministro para la cosa agraria. Hoy, ese interrogante ya se ha resuelto y, como se esperaba, el  cargo estará en manos de Isabel García Tejerina, ingeniero agrónomo.

Isabel y Miguel son ya viejos conocidos, entre otras cosas, porque ambos repiten en los cargos.Isabel G. Tejerina ya fue secretaria general cuando Miguel Arias  ocupó el puesto de ministro.Sabe de qué va. En los últimos años ha estado desempeñando el cargo de  directora de planificación estratégica  de Fertiberia, del grupo Villar Mir, que controla casi el 40% de los abonos que se  comercializan en  España y más del 50% de los nitrogenados,  sin que, a pesar de las  denuncias  de  organizaciones agrarias, como UPA, ello haya sido nunca  motivo de estudio desde los responsables de Competencia, que sí pone reglas de juego a otras empresas como a Ebro para evitar una posición dominante en el mercado del arroz.Con  lo que debe saber  Garcia Tejerina de fertlizantes, de precios y mercados, es deseable que empuje  ahora a favor del sector para que los abonos no sean  cada año el calvario de los  agricultores.

El ministro habia apostado firme porque ese puesto fuera ocupado por Isabel G. Tejerina que se estaba resistiendo a dejar la empresa para ocupar una secretaría general y no una secretaria de Estado.Al final dijo sí, con un el  empujón  del propio presidente del grupo para  volver a la política

Del nuevo equipo ya cerrado, de Arias Cañete, se puede decir que no tiene figuras.Son personas salidas de esa propia administración agraria, con un  perfil de funcionarios  currantes, aunque  en algunos  casos, ocupan puestos con responsabilidades  y competencias que no conocian. De lo que no hay duda, es que  en ese equipo no habrá fisuras, ni protagonismos, ni desmarques   por debajo de la   figura de la secretaria general, frente a los recelos de competencias que existieron en la etapa anterior  cuando entraba enl juego el subsecretario Manuel Lamela  asumiendo competencias entonces claves como todo el conflicto de las vacas locas...Ahora, parece habrá paz, bajo un solo ojo, el de Arias Cañete.

Fertiberia cerró el equipo de Atocha

Por: | 07 de febrero de 2012

 

Para  el desarrollo de un programa tan amplio y ambicioso como el presentado recientemente en el Parlamento por el ministro Miguel Arias Cañete, es indispensable  contar con un equipo amplio y competente.Hace unas fechas, comentábamos que al ministro le estaba costando formar ese equipo,  que   estaba cazando a lazo, uno a  uno, los  mimbres de  ese cesto y que lo hacía además de abajo hacia arriba, con  el interrogante de quién ocuparía el puesto de la secretaría general, como persona de la máxima responsabilidad  y confianza del ministro para la cosa agraria. Hoy, ese interrogante ya se ha resuelto y, como se esperaba, el  cargo estará en manos de Isabel García Tejerina, ingeniero agrónomo.

Isabel y Miguel son ya viejos conocidos, entre otras cosas, porque ambos repiten en los cargos.Isabel G. Tejerina ya fue secretaria general cuando Miguel Arias  ocupó el puesto de ministro.Sabe de qué va. En los últimos años ha estado desempeñando el cargo de  directora de planificación estratégica  de Fertiberia, del grupo Villar Mir, que controla casi el 40% de los abonos que se  comercializan en  España y más del 50% de los nitrogenados,  sin que, a pesar de las  denuncias  de  organizaciones agrarias, como UPA, ello haya sido nunca  motivo de estudio desde los responsables de Competencia, que sí pone reglas de juego a otras empresas como a Ebro para evitar una posición dominante en el mercado del arroz.Con  lo que debe saber  Garcia Tejerina de fertlizantes, de precios y mercados, es deseable que empuje  ahora a favor del sector para que los abonos no sean  cada año el calvario de los  agricultores.

El ministro habia apostado firme porque ese puesto fuera ocupado por Isabel G. Tejerina que se estaba resistiendo a dejar la empresa para ocupar una secretaría general y no una secretaria de Estado.Al final dijo sí, con un el  empujón  del propio presidente del grupo para  volver a la política

Del nuevo equipo ya cerrado, de Arias Cañete, se puede decir que no tiene figuras.Son personas salidas de esa propia administración agraria, con un  perfil de funcionarios  currantes, aunque  en algunos  casos, ocupan puestos con responsabilidades  y competencias que no conocian. De lo que no hay duda, es que  en ese equipo no habrá fisuras, ni protagonismos, ni desmarques   por debajo de la   figura de la secretaria general, frente a los recelos de competencias que existieron en la etapa anterior  cuando entraba enl juego el subsecretario Manuel Lamela  asumiendo competencias entonces claves como todo el conflicto de las vacas locas...Ahora, parece habrá paz, bajo un solo ojo, el de Arias Cañete.

PAC, donde casi todo es negociable

Por: | 04 de febrero de 2012

 

El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos,  viajó a España en visita de cortesía al nuevo gobierno y aprovechó la ocasión para mantener encuentros institucionales, asi como para reunirse  con los representantes de las organizaciones del sector.

La reforma de la Política Agrícola Común, tras su presentación  oficial el posado mes de octubre,  ha entrado ya en  la fase de los debates formales en el seno de las  instituciones comunitarias. La visita y las declaraciones, tanto del comisario,como del propio ministro Arias Cañete, no han supuesto   novedades  sobre  lo que ya se conocía sobre el contenido de la propuesta.Sin embargo, de las comparencias de ambos políticos, se  pueden   hacer algunas deducciones de interés.

En lo que afecta a Miguel Arias Cañete, que frente a la posiciones cerradas de la ministra anterior con el "na pasarán y "ni un paso atrás" en las trincheras, el nuevo ministro aboga en todo momento por  la negociacion, por la búsqueda´de socios en ese camino y, sobre todo,porque el conjunto de las organizaciones agrarias  y las  comunidades autónomas, se dejen de  críticas globales y digan punto por punto lo que es preciso cambiar de la propuesta.

De lo dicho por el comisario, se pueden  sacar fundamentalmente dos conclusiones.La primera, que la propuesta de reforma se halla totalmente abierta a negociaciones para su aplicación, menos  en el cambio de sistema y la nueva filosofia de   aplicar los pagos por superficie, en lugar de los criterios actuales por  rendimientos históricos o por el volumen de una cabaña ganadera. La segunda,aunque ya se conocía,que, a partir de la asignación del sobre nacional,(en el caso de España va a ser similar al volumen que se perecibe en  la actualidad), se deja todo el muerto de su aplicación a cada uno de los países.Los responsables políticos deberán decidir cuestiones  como el número de hectáreas elegibles para otorgar una ayuda, un problema para España donde el mismo supera ampliamente el volumen de derechos, la definición exacta de que  debe ser una región donde apolicar  un proceso de acercamiento en los niveles de los pagos,la aplicación los criterios sobre diversificación de los cultivos  o ese 7% de las tierras a abandonar para cobrar el 30% de las ayudas  y  concretar las exigencias para definir  aquién se puede considerar como agricultor activo para  recibir un trato prioritario.

Uno de los objetivos más importantes hoy en el sector es lograr un equilibrio en la cadena alimentaria para que el agricultor o ganadero perciba más  del valor de los productos agrarios en ese proceso de comercialización.Hablando sobre los problemas del aceite de oliva por sus bajos precios,el comisario, además de aceptar  el almacenamiento privado como un instrumento de regulación, aunque ha demostrado en el pasado su escasa eficacia con la retirada de unas 45.000 toneladas del mercado frente a unas producciones de 1,4  millones de toneladas, apuntó,entre otras,  dos salidas.La primera, trabajar para lograr una mayor clarificación ante los  consumidores entre los diferenets tipos de aceite y dar mayor valor a  los mismos.La segunda, un mayor desarrollo de las organizaciones de productores  e interprofesionales para que  las mismas sean capaces de ordenar la oferta en función de sus intereses.Sería bueno que esa reflexión del comisario se  concretara  en reglamentaciones concretas para que, entre otras cosas, en el caso Español, si las organizaciones de productores adoptan medidas en esa dirección, no se encuentren  de frente con los servicios de la  Competencia  acusando  y multando a las mismas  por  pactos de precios  o  actuaciones contra la libertad de mercado...

Declaración de intenciones

Por: | 01 de febrero de 2012

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, presentó en el Parlamento el que va a ser su programa  para el conjunto del departamento y que, en el caso del sector agrario, se compone de 30 medidas de calado. Arias Cañete no se ha cortado un pelo a la hora de enumerar todas las actuaciones que pretende llevar a cabo, desde la producción en origen hasta la industria agroalimentaria y la comercialización. Al margen del compromiso ya manido de defender en Bruselas una buena reforma de la Política Agrícola Común para España, en esa treintena de medidas se hallan cuestiones pendientes iniciadas por la Administración anterior, pero, sobre todo, compromisos de siempre sobre problemas históricos que han aprecido en casi todos los programas de los partidos durante las últimas décadas, incluido el del propio Cañete hace más de una década.

En esta línea, el ministro, entre otros puntos, plantea su compromiso para favorecer el asociacionismo en el sector agrario, la incorporación de los jóvenes, el aumento de la dimensiónde las explotaciones, la  investigación agraria, la mejora en la sanidad animal y vegetal, mayor implantación de los seguros agrarios, cuestiones todas "novedosas". También, anuncia un nuevo Plan Nacional de Regadíos, un Plan forestal, Programas de Desarrollo Rural y medidas para diversificar la actividad económica en el medio rural frente a la actual Ley de Desarrollo Rural que no ha pasado de ser un proyecto piloto. A su vez, apuesta por una estrategia nacional para la defensa de la industria agroalimentaria, un plan para reequilibrar la cadena alimentaria con una ley para mejorar el funcionamiento de esa cadena, el desarrollo de organizaciones interprofesionales, un observatorio de precios que, no sólo vea, sino que pueda actuar, el desarrollo de las políticas de contratos o el apoyo al comercio exterior. Todo ello, desde el diálogo y, nada menos que, a partir de una clarificación de la representatividad agraria tras un proceso electoral de carácter estatal con una nueva ley, ya que en la actualidad es una competencia de las comunidades autónomas. Todo.

Es indudable que se trata de un programa ambicioso. Tanto que, si se cumpliera solo la mitad, supondría cambiar las entrañas del sector agrario español. Lo que sucede es que, más que un programa, lo presentado no pasa de ser una declaración, amplia, de intenciones y de cuyo cumplimiento en esta legislatura dudarían hasta sus propios redactores. Hay mucha tela debajo de esas propuestas y muchas dudas, sobre todo, de que haya un equipo suficiente para sacar adelante las mismas. Aunque  probablemente el programa se haya elaborado pensando en una segunda legislatura.

No hay ningún dato sobre cómo ejecutar todo ello con un ajuste del15% en el presupuesto del departamento. Al margen de la valía de los responsables anteriores, no se desarrolló la mejora del Plan de Regadíos por falta de fondos y ahora se habla de un nuevo plan. Y se supone que con la idea de  meter a la financiación privada. En la Ley de Desarrollo Rural no se pasó de proyectos piloto inservibles por falta de recursos y ahora se proponen tres tipos de actuaciones en la misma dirección. No se habla nada de mundo rural y de las carencias que se deberían solventar en coordinación con otros departamentos como Educación, Sanidad, infraestructuras, servicios, calidad de vida... En definitiva, para que en el campo haya al menos agricultores.

Es buena la intención de Arias Cañete, pero sería importante que todos estos planes y programas no se quedaran como un testamento para el siguiente responsable de Atocha.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal