Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Tú ibas de azul

Sobre el blog

Un espacio a pie de calle, desde los bordes de la sociedad valenciana. Este pretende ser un lugar colectivo, un altavoz de lo cotidiano, que también es político, pues la política no solo son las siglas y lo institucionalizado. Una encrucijada flexible donde todo pasa y todo queda, donde se intenta dar luz a las sombras de los muros que se han construido.

Sobre los autores

Mayka de Castro Rodríguez, Marc Delcan Albors y Jorge Ramos Tolosa

Los autores son jóvenes de una "generación perdida", estudiantes, trabajadores, activistas. Mayka de Castro Rodríguez (1988) es licenciada en Periodismo. Marc Delcan Albors (1986) aprende Periodismo e Historia. Jorge Ramos Tolosa (1986) es investigador de Historia Contemporánea en la Universitat de València. Los tres son de esta ciudad.

Archivo

octubre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Cant a València

Por: | 29 de julio de 2012

Hay quien se empeña en resaltar que València es solo corrupción, despilfarro, incapacidad o chabacanería. Hay quien se empecina en querer reeditar una especie de llanto noventayochista sobre lo sombrío de nuestra ciudad y de nuestro país. No sin razón. Pero no debemos confundir el partido gobernante y su política institucional, que refleja a lo cutre una identidad regionalista y conservadora, con toda València. Blavènsia no es València. No vamos a dejarnos llevar por un Consell desastroso. Ni tampoco por interpretaciones que confunden este (mal)gobierno con nuestra sociedad civil.

    Solo hay que dar un paseo por las calles, los barrios. Recuperar esos lugares desde donde emergen innumerables iniciativas sociales, políticas y culturales construidas desde abajo que muchas veces no son tenidas en cuenta a la hora de valorar València. Se trata de proyectos situados al margen de lo institucional, con objetivos de difusión cultural o reivindicación socio-política en ocasiones unidos a diversas formas de ocio. Centros sociales, bibliocafés, ateneos, radios libres o distintas asociaciones culturales irrumpen en los barrios de València intentando responder al sopor social que se trata de imponer desde los poderes oficiales. No solo lo intentan, sino que consiguen contrarrestar, sin salir en los medios de comunicación de masas ni en carteles de propaganda, la imagen de una urbe hueca presa de tópicos y grandes eventos. Demuestran que la ciudad puede bullir con iniciativas contrahegemónicas que no solo no requieren la tutela estatal, sino que pueden impugnarla desde la horizontalidad y formas no monetarias de establecer relaciones sociales.

    Desde aquí queremos destacar la inmensa labor de los Centros Sociales Okupados (CSO), muchas veces criminalizados. En una España que tenía a principios de este año entre cinco y seis millones de viviendas vacías, en la que se han pulverizado todos los récords en el primer trimestre de 2012 al ser ordenados 46.559 desahucios, el problema de la vivienda es uno de los asuntos más dramáticos de nuestra sociedad y que requieren más respuestas. Los CSO no solo suponen formas de resistencia ante la suma iniquidad de casas sin gente - gentes sin casa; sino que crean alternativas, descabalgan lógicas sociales unidireccionales y ofrecen múltiples actividades gratuitas: talleres, cinefórums, reuniones de colectivos, exposiciones, jornadas de lucha, cabarets, huertos colectivos que intentan recuperar L’Horta, actividades infantiles, comedores sociales, iniciativas de análisis social o urbano, bibliotecas, eventos musicales y culturales…

    Este post también es una invitación a acercarse a estos espacios, a participar en y de estas lógicas en las que no solo somos meros consumidores de lo que nos ofrecen empresas de toda índole o instituciones viciadas. Aquí se forma parte de la co-creación y se fomentan dinámicas sociales que van mucho más allá de nuestro día a día de gastar y producir, de nuestras cotidianidades emponzoñadas por la competitividad individual, por la maximización del beneficio, por las jerarquías epidurales o por el tragar sin escupir.

    Poco después de que un patético Consell pidiera el rescate, nos acordamos de València.

 

tuibasdeazul@gmail.com

Valenbisi explica la 'mano invisible'

Por: | 23 de julio de 2012

 

Hay dogmas que son una risa. La mano invisible, si no fuera por la de veces que se ha utilizado por personas del poder, parece hoy uno de los mayores hazmerreíres de la historia. Esta metáfora, apenas comentada en la obra del economista clásico Adam Smith, se ha forrado de popularidad. Viene a decir que el egoísmo racional, que en la práctica se articula en la competencia, es el responsable de promover un fin común que la intención inicial “desconocía”. Ese fin común sería el motor inmóvil del crecimiento económico. Todo esto sin necesidad de intervención estatal ninguna, aunque ahora veamos más que nunca que la única forma que nos presentan para salvar al mercado de la mano invisible que en realidad lo ahoga, es que el Estado haga de intermediario pagando el interés de los préstamos a los mercados.

 

De_guindos_2030_622x466

 

 

 

 

 

Luis de Guindos, 'ahogado' por la 'mano invisible'  de Jean-Claude Juncker, presidente del EUROGRUPO

 


    Además, en el modelo neoliberal que nos gobierna se le supone a la mano invisible la capacidad de proteger a los consumidores. Solo que en el día a día vemos que esto funciona más bien mal. O que, quizá, es solo una triquiñuela más para colarnos lo que les dé la gana hacer. Por ejemplo, subidas de tasas y privatización de servicios. Por ejemplo, contratos abusivos.

    De los contratos abusivos de los que nos protege la mano invisible hay uno que afecta directamente a Valenbisi. La Fiscalía de Valencia admitió en junio una denuncia de Carmen Barrafón que advertía que en el contrato "solo figuran obligaciones para el cesionario y no para el cedente" y terminaba preguntándose: "¿tiene algún derecho el consumidor frente a Valenbisi?".

    El otro ejemplo de la mano invisible en Valenbisi es el de las subidas de tasas y la externalización de servicios. La empresa concesionaria JC Decaux es caso paradigmático de manipular correctamente la idea del dejar hacer: líder mundial en préstamo de bicis públicas, su división de Transportes ganó 874,8 millones de euros (un 12,5% más que en 2011). Mientras, en el mes de mayo el precio del abono anual en el servicio público de préstamo de bicis aumentó un 35%, y un 20% en el abono temporal. Es cierto por una vez lo que comenta el concejal de patrimonio circulación y transporte de Valencia (Alfonso Novo) que el abono no subió el año pasado. Pero, también lo es que el servicio dobla la cantidad de usuarios previstos convirtiendo a la ciudad en un buen negocio y en la primera de España en clientes-usuarios por población total (unos 112.300 abonados al final de junio).

    Pero, el ejemplo más claro de la mano invisible en la economía informal del Valenbisi lo vemos cuando la usuaria tipo se dirige a tomar prestado un vehículo en el centro de la ciudad y ¡oh, sorpresa!, no hay bicis disponibles o no hay lugar dónde aparcar. Ya sabemos que Valenbisi se atasca en horas punta (entre semana de 7.30 a 9.00, y de 13.00 a 19.00). También que “no existen ni las instalaciones ni las infraestructuras (carriles bici y aparcabicis) necesarias para absorber 2700 bicicletas de préstamo, más la oleada de ciudadanos que comienzan a utilizar la bicicleta como medio de transporte” como argumenta Biciutat. Si hay un barrio de trabajadores, les harán falta bicicletas a las horas de entrada y salida. Si hay un barrio de concentración de oferta cultural, hará falta bicis ajustadas a los horarios.

    Si no debiéramos dejar a la mano invisible la gestión de algo aparentemente poco importante como Valenbisi, si Luis de Guindos, ministro resabiado e hipócrita de campeonato, pide ahora “actuar contra la 'irracionalidad' de los mercados”; ¿por qué nos entregamos al mecanismo perverso de la mano invisible para que gestione las finanzas públicas? ¿Por qué lo hacemos si sabemos que la utopía liberal es un timo?


Fotografía: Gtresonline.

tuibasdeazul@gmail.com

Crónica de una carga no anunciada

Por: | 14 de julio de 2012

DSC_1144

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

La carga no anunciada es cualquier carga policial. Podría haber pasado en Barcelona. Podría haber pasado en Valencia. Pero pasó en Madrid. Las cargas de estos días han sido, como todas las cargas, sanguinarias, bélicas y abominables. Nada que ver con la intención del Ayto. de Madrid al colocar a la caballería de Selur (Servicio de Limpieza Urgente) a la cola de la manifestación en apoyo a los mineros de la mañana del 11J, tratando de transmitir un: aquí no está pasando nada, no se preocupen, sigan tomando su Starbucks Coffee, que ningún panfleto les amargará el café en el Paseo de la Castellana. La sangre de tres cabezas abiertas, las bolas de goma que alcanzaban a niñas y mujeres mayores y el miedo generalizado en que acabó esa mañana, dejaron claro que ni todo un concesionario de Selur puede limpiar la suciedad que provocan los Perros.

    11J. Nueve y pico de la noche. Un grupo de unas 500 personas seguía en la Puerta del Sol, en apoyo a los mineros y contra los nuevos recortes anunciados un día antes por Rajoy. Quizás eran más pero, en cualquier caso, eran muchas menos que las que consumían en masa en la calle Preciados. Los convocantes hablaban por megáfono, las turistas se hacían fotos con el azul de las lecheras detrás.

    En cuestión de minutos, la plaza se vació. Las turistas corrían y las familias agarraban a sus hijos llorando mientras la policía avanzaba en formación pegando indiscriminadamente, incluso a un barrendero que hacía su trabajo. En Preciados, varios contenedores empezaron a arder. El escenario dantesco se trasladó hasta Callao, donde un grupo de skaters fueron confundidos con manifestantes y, por tanto, reprimidos a golpes por estar esperando en grupo para entrar al cine. Irremediablemente, masas de gente corrieron de un lado a otro desorientadas y sin saber qué pasaba ante cada escopetazo. Pum! Las pelotas de goma alcanzaban a quien estuviera en su camino. Pum! ¿Cómo recuperará Madrid todo el turismo que perdió en sólo una hora? Pum! Tácticas de guerra a lo Sun Tzu. Trrrrr, trrrrr: suena el garrote de uno de los Perros deslizándose de arriba abajo en el interior del escudo de plástico mientras grita: ¡¡escudo!!, y los que tiene alrededor se ponen a su lado, formando un círculo de escudos, moviéndose en grupo, protegiéndose de sus fantasmas.

    -   Ese hijo de puta, a ese hijo de puta –señala uno a un chico– hay que abrirle la cabeza.

    La noche se saldó con nueve detenidos. Al menos nueve fueron las personas detenidas también dos días después. Dieciocho cabezas de turco con las que justificar los abusos de poder.

Sol corriendo


    13J. Calle Génova. A las ocho de la tarde ya había unas mil personas. La sede del Partido Popular de Madrid estaba cercada por policías que decidían quién hacía uso de la acera pública y quién no. A la pregunta de bajo qué criterios denegaban seguir con su trayecto a unas personas y no a otras, respondían: “esto es así, si no le gusta, ponga una denuncia”. Ante la insistencia, amenazaban: “deme su identificación”.

    La manifestación se dirigió a la calle Ferraz, sede del PSOE. En algún momento del camino, durante el que se iban sumando más manifestantes, Cristina Cifuentes apareció en escena. Iba comiéndose un helado, muy urban casual, como quien se pasa por su negocio para ver si todo marcha según lo previsto, si el dispositivo policial es “suficiente y adecuado” como había dicho ante la llegada de los mineros.

    Cuando la manifestación estaba a punto de irse hacia otro lado debido al blindaje de las calles, empezaron las cargas. Cabe decir que eran los bomberos (“Bomberos Quemados”) quienes se ponían en primera fila. Defendiendo la dignidad de un gremio frente a la vergüenza de otro.

    Las cargas fueron igual de crudas que las de un día antes. Las personas corrían, se escondían en portales cercanos, huían de los agentes. ¡Fuera, hijos de puta!, decían los Perros a quienes se apartaban en las paredes. Quienes se quedaban, recibían. Quienes corrían, podían ser alcanzadas. La imagen de una funcionaria de cincuenta y ocho años cuyo brazo está siendo agarrado por tres agentes está hirviendo en las redes sociales. La detuvieron por el grave delito de que el pico de su pancarta diera en la boca a un antidisturbios.

    La actuación policial se recrudece con los días y se regocija en la impunidad. Las identificaciones, detenciones, cargas y denuncias no responden a una llamada a la “seguridad ciudadana”. Es inútil exigir legalidad a la actuación de los antidisturbios. Las identificaciones son amenazas; las detenciones, avisos para las demás manifestantes. Las denuncias a las manifestantes, justificaciones de las cargas y las cargas, la forma de provocar terror. Son acciones que responden a decisiones previas basadas en prejuicios de los responsables políticos y policiales. Se han convertido en herramientas rutinarias para aterrorizar, disolver e instaurar la noche en las calles vacías. De la semilla de la frustración, la rabia y la impotencia; y en la búsqueda de caminos de protesta que no terminen saqueados, nace el sentimiento de que, antes de que nos ataquen, necesitamos defendernos.

 

Fotos: Marc Delcan

 

tuibasdeazul@gmail.com

Esto se llama capitalismo

Por: | 12 de julio de 2012

 

DSC_0743

   El día en el que los mineros han llegado a Madrid, recibidos por una inmensa multitud y un clima de emoción, Mariano Rajoy ha anunciado unos funestos recortes de derechos que no son necesarios reproducir aquí. En esta era de la infamia, el dinero (con sus nombres, con sus caras) tiraniza sin necesidad de intermediarios. Goldman Sachs gobierna España. Goldman Sachs dirige el mundo. Frente a la dictadura de la tecnocracia y el economicismo, la solidaridad de la gente y la emoción protagonizan el recorrido de la marcha minera. En este escenario, ¿cuál es el papel del Estado? Sobra decir que el Estado se ocupa de ser el gendarme, el perro guardián de los mercados; debe disciplinar la mano de obra, mientras la precariza cada vez más para poder competir. Al tiempo, debe reprimir las expresiones de dignidad de los que no agachan la cabeza ante el avasallamiento del capital contra el trabajo, como los mineros. Como diría nuestro apreciado Foucault, Vigilar y castigar.

    Los llamados mercados tienen nombres, tienen caras. En el escenario global, uno de los más destacados es Goldman Sachs (GS). Desde hace tiempo, el grupo GS no oculta que dirige el mundo, tal y como enunciaba el título de un conocido libro de Marc Roche publicado el pasado año. Expresión del terrorismo económico, GS ha agravado o provocado la hambruna en numerosos lugares del planeta especulando con alimentos de primera necesidad con el único fin de lucrarse. Encarnación del bandolerismo financiero, también fue acusado por la Comisión del Mercado de Valores estadounidense de obrar fraudulentamente en la comercialización de hipotecas subprime, y fue cómplice en la ocultación de la deuda griega. Un destelllo más del matrimonio entre política y mercado, dos instituciones deshumanizadas hace tiempo. Mario Monti, primer ministro italiano, trabajó para este grupo como asesor. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, fue vicepresidente europeo de GS. Para el prestigioso economista Simon Johnson, profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT): “poner a Draghi al frente del BCE es como tener a un zorro guardando el gallinero”. Hace varios meses, Gregg Smith, director ejecutivo de GS, presentó su renuncia afirmando: “hoy es mi último día en la firma. Después de casi 12 años […] digo con honestidad que su ambiente es hoy muy tóxico y destructivo”.

    Desde múltiples lugares, como Latinoamérica, se escribe rotundamente sobre cómo Goldman Sachs gobierna España. El pasado mayo, Luis de Guindos contrató a GS para tasar BFA-Bankia. Hace unos días, mientras la “Marcha Negra” se acercaba a Madrid, salió a la luz que GS acumulaba en Gijón más de 150.000 toneladas de carbón, teniendo intención de elevar esta cifra hasta las 600.000. La intención, como siempre, es especulativa. Su significado, ante la situación de la minería en Asturias-León y en el resto de cuencas mineras de España, verdaderamente espeluznante. También lo es que Victorino Alonso, presidente Carbounión y propietario de gran parte de las minas de España, acumule ingentes cantidades de dinero que pertenecen legalmente a los trabajadores de las minas. Trabajadores que, como ellos mismos declaran, van a ser condenados junto a sus familias “por apenas 200 millones de euros”. Una cantidad inferior al precio de 5 helicópteros de combate Tigre, para cuyo programa armamentístico, junto a otros 19 aparatos más de este tipo, el Estado español dedica desde hace 15 años más de 1.500 millones de euros.

    El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, Goldman Sachs se regocijaba en el congreso. El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, Goldman Sachs se frotaba las manos por sus contingentes de carbón en Gijón. El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, los perros de los perros de Goldman Sachs han vuelto a disparar, herir, detener y humillar a muchos de sus integrantes, “Ratas” en su concepción. Algunas de estas, como una anciana, han sido heridas por pelotas de goma, las mismas que dejaron a varias personas sin uno de sus ojos el 29M en Barcelona, las mismas que se llevaron la vida de Íñigo Cabacas en abril. Las mismas que la semana pasada, mientras Pola de Lena era gaseada indiscriminadamente por su apoyo a los mineros, entraron en casa de una niña de cinco años para impactarle en la cara.

    El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, no podemos dejar de recordar que Goldman Sachs, sus especulaciones, su dirigencia mundial o su gobierno de España también tienen un nombre. No podemos dejarnos embaucar por los eufemismos; por ejemplo, esta “crisis” tiene sus culpables: los terroristas financieros como Goldman Sachs. También tiene sus perros, sus perros de los perros y sus víctimas. Y todo esto se llama capitalismo.

 

DSC_0453

DSC_0830

DSC_1015 (2)

DSC_1034 (2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Marc Delcan -  Manifestación y cargas del 11J  en el centro de Madrid

tuibasdeazul@gmail.com

 

TVE: buenas noches y mala suerte

Por: | 02 de julio de 2012

A la hora de escribir esta entrada, nos tienta seguir las recomendaciones que Julio Somoano vierte en su trabajo final de máster: “antes de analizar la mejor forma de vender un producto repararíamos en qué es lo que vamos a vender; qué valores y planteamientos fundamentales”. Es tentador y muy actual, sin duda, eso de convertir la comunicación en publicidad. Sin embargo, todo su discurso nos recuerda más bien a lo que decía Chomsky: “la propaganda es a la democracia lo que la cachiporra al Estado totalitario”. Y de esto precisamente vamos a hablar: de por qué Julio Samoano ha llegado a ser director de informativos de TVE.

Sin título

    El nuevo director de informativos de TVE era hasta ahora director y presentador de Telenoticias 1 en Telemadrid, programa que ha sido acusado de manipulación por sus propios trabajadores, al igual que los (des)informativos de Canal 9. Entre otros títulos, este señor obtuvo un Máster en Gestión de la comunicación política y electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona en 2005, con una “tesis de fin de curso” muy esclarecedora: “Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales”.

    La tesis de Somoano -como la del comisario general de coordinación territorial de los Mossos d'Esquadra, David Piqué- es de un rigor muy cuestionable. Rápidamente queda claro que lo importante es vender humo: recomienda que el PP se presente como un partido joven mientras ofrece “ayuda jurídica encubierta” a una plataforma católica para que presente un recurso contra el matrimonio homosexual, de forma que “a través de un tercero, pueden quedar cubiertos todos los flancos” sin que se ensucie la imagen del partido. Vender humo, como manipular a los habitantes de Andalucía en contra del anterior tripartito catalán porque “es demagógico, pero calará en el electorado”. Vender humo y veneno en una hipotética estrategia de comunicación, como que el número dos del partido tenga como misión “hacer críticas despiadadas al Gobierno”.

    El nuevo director de informativos parte de una afirmación que es todo objetividad, “en estos momentos [2005] el PP está muy bien de moral”, para pasar a dar cuenta de uno de los rasgos típicos del mítico senador estadounidense Joseph McCarthy y su Caza de brujas: la paranoia. En su tesis de 2005, sostuvo que:

El PP no debería dejar pasar estas formas de politizar el entretenimiento en televisión, igual que no lo ha hecho el PSOE, que en TVE ya ha retocado los guiones de “Cuéntame” para que quede clara la superioridad moral de su pensamiento, […] [ya que] la línea ideológica que subyace en muchos de los programas de Telecinco —“Crónicas marcianas”, “La noche Fuentes”, etc.— en alguno de Antena 3 y TVE, y ahora ya en todos los del nuevo canal de televisión de PRISA, Cuatro, no es la adecuada para el PP.

    Se habla en la tesis de dos campañas contra públicos especialmente sensibles: migrantes y "gays". La falta de conocimientos y la hipocresía son aquí especialmente visibles. Para los "gays", sería idóneo que “el PP se sacase de la chistera algún compromiso”. A los inmigrantes, los populares deben “explicar hasta la extenuación que, si no se apoya la política de papeles para todos es precisamente por ellos, porque sin una regulación de la entrada a nuestro país, diremos adiós al Estado del Bienestar”. Sobra decir que la idea de que la inmigración es la causa del colapso del derecho a la sanidad o el aumento del paro, forma parte de una xenofobia popular muy arraigada en nuestra sociedad, que no podemos analizar ahora en este texto.

    Por si no fuera poco con la que está cayendo, y debido a que las informaciones sobre el tema son en sí mismas controvertidas, que quede claro lo que estamos queriendo decir: vamos hacia tiempos aún más oscuros de manipulación informativa. El contexto para el periodismo, más allá de TVE, es muy preocupante. Y el director de informativos no es más que un símbolo de la deriva de esta profesión, que debería ser de denuncia y control del poder, hacia la preocupación por “la forma con que ganarse” a la gente y en cómo sacarse de la chistera alguna artimaña con la que vender valores con fines partidistas.

    Hace más de cincuenta años, al senador McCarthy y su centrifugado político conservador se le opuso famosamente un periodista llamado Edward Murrow, inmortalizado en la película Buenas noches y buena suerte (2005). El periodista se enorgullecía de que su cadena se definiera “por los logros del departamento de informativos”. En parte, así debería serlo TVE como garante de esta democracia mantenida con pinzas y lavados de cara. Así que, como Murrow y debido a que las informaciones son siempre controvertidas, no objetivas e ideológicas, queremos decir exactamente lo que estamos diciendo.

 

 

 

Imagen: Manfred Salomon 

tuibasdeazul@gmail.com

#TVEbuenasnochesymalasuerte

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal