Blogs de Gente Ir a gente

¿Debe Valérie Trierweiler cerrar su Twitter?

Por: | 15 de mayo de 2012

ValerieTrierweiler
Valérie Trierweiler, a su llegada al Elíseo para la investidura del nuevo presidente de Francia, François Hollande (LIONEL BONAVENTURE / AFP)

La cuenta de Valérie Trierweiler en Twitter es de esas que reflejan sin dobleces a la persona que escribe en ella. Hay varios tuits sobre política francesa que recuerdan sus más de 20 años como periodista encargada de seguir al partido socialista galo para Paris Match. Hay muchos tuits sobre las artes (en el último mes ha publicado reflexiones sobre Mario Vargas Llosa y Tennessee Williams) y enlaces a los artículos que escribe ahora como periodista de cultura para la misma revista. Y, en los últimos meses, lo que más se encuentra son tuits sobre la campaña electoral francesa, que escribía como novia del candidato François Hollande. Ahí está el problema.

Los contertulios de varios programas franceses andan opinando estos días que esa cuenta debe ser cerrada o, cuando menos, reinventada cuanto antes. ¿Cómo va a mantener la aparente transparencia de esos mensajes desde hoy, que su novio asume el control del Gobierno francés?, se preguntan. Pero por otro lado, ¿cómo va a prescindir de Twitter una famosa periodista que no quiere dejar de trabajar para convertirse en Primera Novia (para ser Primera Dama tendría que casarse primero)?

Ambas preguntas tienen difícil respuesta. Como todo lo que rodea a Trierweiler estos días. La chica del primer presidente de la República oficialmente soltero, la que quiere seguir trabajando como periodista, nada menos, es un quebradero de cabeza para los jefes de protocolo del Elíseo.

Sencillamente, en el dilatado historial de disfunciones familiares de los jefes de estado franceses no hay precedente para esta situación. Mitterrand tendría una familia secreta aparte de la oficial, y a Sarkozy le habría dejado su señora antes de ganar las elecciones en 2007. Pero ambos asuntos se llevaron con sigilo: la hija secreta de Mitterrand solo salió a la luz tras la presidencia de su padre (hoy es toda una celebrity francesa) e incluso cuando Sarkozy encontró otra novia, Carla Bruni, se casó con ella enseguida. Ninguna de estas situaciones desafió el protocolo tanto como Trierweiler.

A sus 47 años, ella no tiene mucho de Primera Dama. Es una mujer marcada por la lucha de clases, criada en una vivienda de protección oficial junto a sus tres hermanos, su madre (cajera en una pista de patinaje sobre hielo) y su padre (que perdió una pierna a los 12 al jugar sobre un campo de minas de la Segunda Guerra Mundial). Vive con Hollande en un piso amueblado por Ikea en el decimoquinto arrondissement parisino. Y aunque su relación con el político, de 57 años, tuvo algo de polémica al principio (ambos tuvieron que romper sus matrimonios en 2005 para estar juntos: él con la política y madre de sus cuatro hijos Ségolène Royal), ahora viven de forma austera y discreta.

De hecho, a diferencia de Carla Bruni, Trierweiler protege su intimidad con celo extremo: no hay más que ver el tuit que escribió el 8 de mayo, pidiendo a sus compañeros periodistas que no acamparan frente a su casa. 

No es exactamente la primera esposa de un presidente francés que trabaja: Carla Bruni, que tiene unos 18 millones de euros en la cuenta corriente, sacó un disco de escaso éxito mientras su marido ocupaba el Elíseo y también tuvo un papel secundario en Midnight in Paris, de Woody Allen. Pero sí es la primera periodista de raza, la primera tuitera activa (se la ha apodado Tuitweiler), la única pseudo-Primera Dama que ha escrito un libro sobre la campaña electoral. Es demasiado currante como para ser la celebrity que uno esperaría.

Y ése es el problema. Tiene una faceta de intelectual astuta que lleva a muchos a desconfiar de ella y pensar que en realidad está manipulando a Hollande. No en vano, ha tenido un despacho en las oficinas de la campaña electoral de su novio, le ha escrito discursos y le llegó a concertar citas con personajes clave. Cuando se anunció la victoria de Hollande no fue solo la primera vez que la tímida pareja se besó en los labios en público, también sonó de fondo la canción –La vie en rose- que ella había seleccionado para la ocasión.

 

Las encuestas afirman que la mayoría de los franceses están cómodos con Trierweiler, pero que pocos de ellos tienen respuesta para las preguntas que plantea su figura. Preguntas que se pueden resumir en las que plantea su cuenta de Twitter: ahora que es Primera Novia, ¿va a tuitear con la sinceridad y la frecuencia a la que nos tiene acostumbrados? ¿Y si lo hace, no estaría obligada como periodista a revelar secretos de Estado? ¿Es posible caminar por la cuerda floja que une los dos mundos? ¿O tendremos que tragarnos una transparencia impostada que, en el fondo, es lo que tiene que transmitir la Primera Dama tradicional que ella no quiere ser? 

Hay 19 Comentarios

Bueno, hoy ya sabemos que sigue siendo sincera en twitter...
http://elpais.com/elpais/2012/06/12/gente/1339499405_391217.html

Muy interesante

De acuerdo con Jose manuel. Me gusta este post y mucho también. Demosles tiempo al tiempo y veremos si Valérie influye o no en las decisiones de M.Holllande.

De acuerdo, Cansinos. Me parece muy sensato lo que dices. Otra cosa es que la gente (toda la ciudadanía y la clase política) sea capaz de abstenerse de leer las opiniones de su pareja como reflejo de lo que sabe/piensa/quiere hacer el presidente (o la presidenta, venido al caso)

Creo que lo que esta obsoleto es la figura de "primera dama". Se vota a una persona para presidente. Esa persona, si sale elegida, representa al país y recibe un salario por ello. ¿Su pareja? Ni la votas, ni tiene un salario, ni debería tener responsabilidad de ningún tipo. Es responsabilidad del presidente que la información privilegiada a la que tiene acceso NO llegue a oídos de personas fuera del gobierno o a las que no debe llegar. Lo que no se puede hacer es pedirle a ella de abandone su trabajo o que comprometa su derecho a la libertad de expresión. Si hay algo sensible que ella no deba contar, debe ser Hollande el que se responsabilice (para eso él es presidente) y no lo cuente. Tal cual. Y si dentro de tres meses ella publica algo sensible, la culpa seguirá siendo de él, por irse de la lengua.

Me gusta este post. Mucho.

Y como alguien decía antes: hay que pillar el tono del artículo porque sino...

No puede ser que para rebatir lo que se diga de una mujer el argumento sea el machismo y si se hace referencia a estrato social el clasismo. No.

Valerie, tal como transmite Avendaño, parece una persona interesante con independencia de que sea la 1ª Dama francesa, la chica del Presidente Hollande, su novia o como queramos llamarla.


Carlos, por supuesto, lo que describes es el objetivo declarado del texto. No te preocupes: no se me había escapado. Y me parece que en efecto puede ser para ella ahora más difícil defender su independencia. Lo que yo ponía y pongo de manifiesto (y como yo, creo que otr@s lector@s o comentaristas) es el tono y el vocabulario usado por el periodista. Como ilustración de lo que digo, el periodista justifica que algunos piensan que manipula a Hollande escribiendo: "no en vano (..) le ha escrito discursos y le llegó a concertar citas con personajes clave" y (...) " sonó de fondo la canción –La vie en rose- que ella había seleccionado para la ocasión". ¿Dónde está la ironía en esta frase, que según algunos comentaristas soy incapaz de ver?. Repito: ¡texto alucinante!

Veo varios comentarios de gente que no se entera bien de que va la cosa. A ver, Elena/Chispita/paulaa, lo de que sea o no la esposa del presidente puede ser un problema para los responsables de protocolo (para bien o para mal es un problema), pero eso es lo de menos.

La cuestion es que la pareja (esposa o no) del presidente de la república francesa es una PERIODISTA MUY ACTIVA, y una vez Hollande en el poder la situación no va a poder seguir siendo la misma, porque no es lo mismo que tu pareja sea un político aspirante a que sea el presidente, teniendo acceso a información privilegiada. ¿va a seguir siendo igual de sincera, revelando secretos de estado a los que pueda tener acceso? ¿se producirá algún tipo de autocensura por parte de ella misma? ¿seguirá siendo totálmente sincera pero limitándose ella misma para no tener acceso a información privilegiada que querría contar?

Así que si, algo tendrá que cambiar. Eso no quiere decir que deba convertirse en una primera dama convencional al uso ni que deje de trabajar ni nada, pero si quiere seguir siendo como es deberá modificar algunas costumbres y encontrar una fórmula que funcione para ella, para Hollande y para francia.

O sea, el problema no sería el mismo de seguir Hollande con Segolene, a pesar de ser ella también una profesional muy activa y no estar casado con ella.


Saludos

Aflora el puritanismo espanol en este artículo. Me ha parecido ninguneador, de poca altura. Lo he comenzado a leer pensando que harían un perfil interesante de la mujer de Hollande, pero es basura, digna de papel couché. No hay salud, hasta El País, diario que de repente respeto, entra en este tipo de comentarios, que aportan tan poco al conocimiento de la gente y que sólo se llega a comparar a la prensa amarilla.

Aflora el puritanismo espanol en este artículo. Me ha parecido ninguneador, de poca altura. Lo he comenzado a leer pensando que harían un perfil interesante de la mujer de Hollande, pero es basura, digna de papel couché. No hay salud, hasta El País, diario que de repente respeto, entra en este tipo de comentarios, que aportan tan poco al conocimiento de la gente y que sólo se llega a comparar a la prensa amarilla.

Me parto con los comentarios. De verdad la gente no ha pillado el tono del articulo? O es que tienen tantas ganas de meter caña? A mi Trierweiler me parece una mujer de lo más guay, como a casi todos los franceses, enfrentada a un protocolo rancio de un país que cuando se descuida acaba en la extrema derecha. Es lo que he encontrado en el texto.

¿¿¿¿"Disfunción familiar"??? Por favor ....

¿novia?, ¿pseudo-primera dama?, ¿de donde ha salido usted? La Sra. Trierweiler es la pareja del Sr. Hollande, y merece el mismo respeto que cualquier otra, y si ¡¡¡ es la primera Dama, le guste a usted o a ella o no!! a éstas alturas de siglo me sorprende que aún haya mentes tan obtusas, prejuiciosas e ignorantes. Por favor utilicen nuestro idioma con corrección, especialmente ustedes que se dedican a escribir en medios públicos, tienen una obligación ética de buena utilización del idioma.Todos sabemos que no es lo mismo novia que pareja, ni la falta de "contrato" civil o religioso debe restar respeto ni consideración hacia nadie.

Me lo parece a mí o el artículo rezuma crítica y desaprobación por todos los costados hacia una mujer independiente, de carrera de éxito, que se siente cómoda con las nuevas tecnologías, que ha llegado lejos desde un hogar humilde y que debería ser ejemplo y modelo para todas las mujeres, sean novias, esposas o lo que quieran ser de presidentes de la república o de barrenderos. O de nadie. No es un florero, no tiene por qué serlo. No tiene por qué dejar de ser nada de lo que era antes de que Hollande fuera elegido presidente de la República para adaptarse a un rol. ¿Por qué se la trata como si fuera una amenaza? ¡Basta de machismo e hipocresía!

Juega al mejor simulador político, económico y militar; gratuito y por navegador web:
http://xurl.es/n2yw0

"¿O tendremos que tragarnos una transparencia impostada que, en el fondo, es lo que tiene que transmitir la Primera Dama tradicional que ella no quiere ser? "
¿Tendremos? ¿Desde cuándo somos franceses los españoles?

Es más, me parece en que varios párrafos del artículo el periodista acepta y justifica comportamientos bastante hipócritas de Mitterand e incluso de Sarkozy. Y diría yo que pide más hipocresía por parte de Hollande porque no está casado con su "chica" (sic): le gustaría "más sigilo" (sic).... Y añade que Trierweiler no tiene mucho de Primera dama porque sus padres eran gente humilde, y deja caer que estaría manipulando a Hollande...¿Algo lo ha hecho esta señora, Sr.Avendaño?
Alucinante...

Hollande nunca estuvo casado con Ségolène Royal, con la que formó una familia de 4 hijos; su relacion de pareja se rompió hace poco mas de 5 años, como la de tantísimas parejas casadas. Por otro lado, a estas alturas y en este periódico, me parece, no sé si algo hipócrita, pero en todo caso bastante ridículo hablar de Valérie Trierweiler como "Primera Novia" de Francia, porque "para ser Primera Dama primero deberían casarse". Son pareja estable, ¿si o no? Toda la sociedad francesa lo sabe ¿sí o no? ¿Creen Uds que Hollande la presenta como su "novia"? A efectos prácticos, es su esposa, pues que se la trate como tal, y punto.

Creo que Hollande NO estaba casado con Royal.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal