40 Aniversario
Blogs de Gente Ir a gente

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

Kim Kardashian negocia con Dios el final del conflicto palestino-israelí

Por: | 28 de noviembre de 2012

Kardashian
Kim Kardashian, a punto de presentar su colección de ropa. /CORDON PRESS

Ser Kim Kardashian -es decir, ser una mujer que ha alcanzado cotas inéditas de fama e influencia gracias a un reality que protagonizó solo por haberse acostado con un jugador de baloncesto en un vídeo que luego se filtró por Internet- tiene sus responsabilidades. Hay que ir a actos y fiestas por los que te pagan varios cientos de miles de dólares. Hay que mimar esas docenas de marcas que patrocinan tu fama sin que hayas, en realidad, hecho nada. Hay que pelear porque los tabloides comenten lo poco que quieres salir en los tabloides. Y también, no lo obviemos, hay que velar por la paz mundial.

Esto último es una parte fundamental del proceso de todo famoso estadounidense desde que existe Twitter. Es importante pero no trabajoso: consiste, en líneas generales, en avisar al resto del mundo de que ya se encarga el famoso de intermediar entre Dios y la raza humana, que no teman, que ya está mandando él sus oraciones a los afectados por una u otra tragedia, lo cual debe ser más efectivo que efectuar donaciones. La costumbre empezó más o menos cuando un terremoto asoló la región japonesa de Tohoku y seres humanos de la categoría espiritual de Khloe Kardashian (hermana pequeña de Kim), P Diddy o 50 Cent crearon el hashtag #prayforjapan (#rezadporjapón). Vale que después murieron más de 20.000 personas y el reactor de Fukushima protagonizó la segunda peor crisis nuclear de la historia. Pero el gesto estuvo ahí. Por ellos, se desprende de él, no fue.

Sin embargo, es posible que la expresión más problemática de este hábito, muy propio de un pueblo formalmente laico pero lingüísitcamente incapaz de expresar sentimientos trascendentales de forma coloquial sin mencionar a una deidad, haya llegado estos días de la mano de Kardashian.

La famosa tuvo un pequeño momento polémico tuitero el pasado viernes 16 cuando, tras estudiar la escalada de tensión en la franja de Ganza, resolvió mostrar al mundo su compasión y escribió: "Estoy rezando por todo el pueblo de Israel". Enseguida le llovió el consabido chaparrón de mensajes preguntándose si ese tuit no estaba siendo un poco parcial con los habitantes de Gaza, así que Kim, todo ecuanimidad, incluyó otro en el que ampliaba el alcance de sus oraciones no ya a Palestina, sino a todo el planeta Tierra en general, por si acaso. Luego, quizá también por si acaso, viendo la avalancha de tuits y las amenazas de muerte que había logrado que le mandaran partidarios de ambos bandos del conflicto, borró ambos mensajes.

 

Seguir leyendo »

Chris Brown, récord de vulgaridad en Twitter

Por: | 27 de noviembre de 2012

 

Chris Brown en Los Ángeles en septiembre de este año
Chris Brown en Los Ángeles en septiembre de este año


Cuando una personalidad pública interactúa por Twitter con un usuario de a pie, lo que suele pasar es que le alegra el día, nadie más se entera y el mundo sigue girando. Pero cuando lo hace Chris Brown, rapero de razonable éxito y personaje público comúnmente detestado, el asunto empieza batiendo récords de vulgaridad en la red social, toca techo con el cierre de su cuenta de Twitter y, por supuesto, se convierte en la comidilla del día en los medios digitales de medio mundo.

El cantante se enzarzó el domingo en una discusión pública y dilatada hasta lo imposible con una productora de televisión, la cómica Jenny Johnson, en la que hizo gala de ese encanto que le ha convertido, a ojos de la cultura pop, en uno de los raperos más chulescos, petulantes y cargantes de la actualidad, prestándose no solo a que la mujer le hicera una felación, sino a defecarle él mismo en un ojo.

 

Seguir leyendo »

La ajetreada vida social de los famosos muertos

Por: | 16 de noviembre de 2012

Paris y michael
Michael Jackson y Paris Hilton.

 

Cuando Elizabeth Taylor murió en marzo de 2011, su cuenta en Twitter ganó unos 100.000 seguidores en menos de 24 horas. Esa cuenta está ahora cerrada, pero un año y 210 millones de dólares después, la protagonista de Cleopatra es la personalidad pública que más dinero ha generado tras su muerte. La cifra es la suma de lo reunido desde entonces por la subasta de Christie's en la que se despacharon el vestuario, las joyas y las obras de arte de la actriz (184 millones), las ventas de su perfume, White Diamonds (75 millones), y de los beneficios reportados por ese 10% de la propiedad de la intelectual de cada película que Taylor empezó a reservarse en 1963. Lo que vienen a significar ambos sucesos está claro: el muy rentable interés que genera una personalidad pública después de muerta es directamente proporcional al interés que suscite en redes sociales.

 

Seguir leyendo »

Sharay Abellán, creada en televisión, repudiada en Twitter

Por: | 09 de noviembre de 2012

El Twitter español se sacudió el pasado miércoles por la noche, en uno de esos tremores que le dan cuando ocurre algo tan imprevisible que los usuarios se meten en la red social para intentar explicárselo. Ya había pasado algo así esta semana cuando el Tribunal Constitucional avaló la legalidad del matrimonio gay. O la anterior, a nivel mundial, cuando Disney se hizo con la franquicia de Star wars y miles de millones de aficionados volcaron su incertidumbre en semejante chorro de tuits que casi eclipsaron al huracán Sandy. En esta ocasión, una concursante de un programa musical de televisión se había ido del plató sin despedirse de nadie.

Claro que el programa no era cualquiera. Era La voz, el fenómeno televisivo de este año, el imán que tiene a seis millones de españoles pegados a la pantalla (y a Twitter, donde para muchos de ellos tiene lugar el 50% de la experiencia televisiva estos días, y donde La voz es trending topic nacional todos los miércoles) para cómo cantantes de renombre califican a un grupo de aspirantes que, ahora en la entrega de la semana pasada, se enfrentan en épicos duelos musicales llamados batallas. Y la concursante no era una cualquiera. Era Sharay Abellán, uno de los personajes más llamativos, pasionales y arquetípicos que jamás hayan surgido fuera de un reality.

Sharay Abellán es hija de Jose Antonio Abellán, uno de los locutores más influyentes del panorama televisvo; un linaje que lleva ocho entregas de La voz permeando su imagen, desde las audiciones hasta ahora. Se sospecha, ya que Twitter juzga su personalidad de "soberbia y "malcriada" que podría haber sido enchufada en el programa (aunque técnica al cantar no le falta). De ahí que cuando, ese miércoles estaba apaciblemente siguiendo el desarrollo del programa, ella fuera descalificada por Bisbal (nada menos) y ella se fuera del plató sin despedirse ni decir nada a nadie, confirmara tácitamente las peores sospechas del público y se convirtiera, en cuestión de nanosegndos, en trending topic junto con su padre.

Seguir leyendo »

La moda de odiar a los niños ricos de Instagram

Por: | 05 de noviembre de 2012

 

Riko_elpais_amex
Mis American Express. #amex #centurion #platinum #gold (dgdsn)

Un bebé tiene la mirada clavada en su portátil mientras viaja en su jet privado. Un joven vacía una botella de Dom Pérignon sobre un lago. Otro saluda con uno de esos dedos gigantes de gomaespuma desde el asiento de atrás de un Ferrari. Otro se baña con una botella enorme de champán Doët en la mano y una American Express dorada en la boca. Y millones y millones de cibernautas observándolos atónitos, a caballo entre la indignación y la fascinación.

Picture 9
LA ✈ NY (tiffanytrump)

 

Son los Rich Kids of Instagram (Niños ricos de Instagram), protagonistas de un blog que ha resultado ser uno de los fenómenos más impredecibles del año: una recopilación de las imágenes que publican jóvenes adinerados en Instagram para presumir descaradamente de los excesos de sus vidas de indolente opulencia. Hay algún Trump, Hilton y algún que otro ilustre apellido del pijerío dinástico estadunidense, pero la mayoría son desconocidos y, como promete el blog, "tienen más dinero que tú y esto es lo que hacen" (es decir, llenar armarios con ropa de diseño, recibir coches de lujo por su cumpleaños y hacerlo todo con -y a- una interminable serie de botellas de champán). Como buenos ricos, son tan fáciles de odiar como de admirar. Y, a juzgar por el desorbitado número de visitas que recibe el blog, a eso se ha dedicado tanta gente en Estados Unidos que Rich Kids of Instagram ha aparecido en una cuarentena de artículos, del New York Times al Washington Post o la CNN.

Seguir leyendo »

Juventud tróspida: de vaquillas y hombres

Por: | 02 de noviembre de 2012

 

Picture 7
Gabi, el Hemingway del siglo XXI, en el capítulo de anoche. / CUATRO.COM


 

"Hay hombres que presumen de ser hombres y luego tracatrá", reflexionaba anoche Pedriño en Quién quiere casarse con mi hijo. El concursante, único gay del programa, acababa de leer junto a su madre, la fascinante Mary, la inscripción de un monumento al toreo en Ronda (Marbella): "Un cobarde no es un hombre y para torear se necesitan hombres". Pero la opinión de Pedriño, gran pensador del medroso concepto de la masculinidad desde el primer capítulo de esta segunda temporada, vale también como reflexión para todo el programa. Quién quiere casarse con mi hijo toma a representantes (imposibles) masculinos del tejido geopolítico español y los sumerge en una fantasía de tintes machistas en la que varias mujeres se prestan, lloran y pelean para recibir su atención y afecto. Pero, a cambio de esta fantasía púber, tienen que ir de la mano de esa figura tan castrante para todo adolescente que es la madre.

El capítulo de ayer enfrentó a sus principales protagonistas (Pedriño el gay, Gabi el pijo e Isodoro el garrulo, según sus epítetos más repetidos en Twitter) con sus propios conceptos de la hombría. Ya que se trata del penúltimo capítulo, en el que los solteros deben pronunciarse por fin, con sus madres fuera de escena, y elegir a la candidata que deciden llevarse a la gala final, la temática tenía sentido. Como también tuvo sentido que estos momentos fueran los puntos álgidos de la entrega.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal