Blogs de Gente Ir a gente

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

De qué tuiteamos en 2012

Por: | 25 de diciembre de 2012

6a00d8341bfb1653ef017743de0f69970d

La mímesis entre el mundo real y el mundo tal y como lo ve Twitter está tan probada, rodada y anotada que lo difícil a estas alturas es que dé sorpresas. Los 10 elementos que conforman la lista de lo más tuiteado en 2012 elaborada por la casa Hootsuite, por ejemplo, casan casi a la perfección con los titulares de lo más sonado del año. Lo cual se puede entender tanto como un signo de madurez de la corrala virtual como un problema de edad: ¿Es esto lo que ha quedado de Twitter, una plataforma que no hace tanto creaba sus propios fenómenos y luego dictaba los titulares que, apresurados, le seguían como un cachorro sin correa?

Es posible que ese espíritu tuitero se haya convertido, quizá debido a circunstancias y de forma solo temporal, en algo mucho más sutil. Que por cada cambio mundial que no haya provocado este año haya creado un hashtag, o aportado un detalle, que ha ayudado a todos a entender o valorar un acto. Quizá lo que Twitter ha aportado al mundo este año sea lo que Hootsuite no menciona: pequeñas viñetas que usan muy pocas palabras para decirlo todo de este mundo.

Seguir leyendo »

Guía para encarar las bromas del fin del mundo en Twitter

Por: | 20 de diciembre de 2012

Tumblr_mfc7z0LOJ01rlb9rgo1_500

El apocalipsis de este año, además de falso, es limitado. Al no venir con una amenaza más o menos específica, como sí hizo el efecto 2000, es difícil hacer bromas con él porque lo abstracto casi nunca resulta divertido. Es más, todas las bromas que puedan hacerse sobre este apocalipsis maya valen para cualquier otro. Prueba de ello es que se hayan desempolvado viejos chistes clásicos de Internet para esta ocasión, como esa imagen de Superman rezando en una iglesia, que se remonta al menos a 2009.

Pero las bromas se están haciendo. De hecho, están saturando las redes sociales como los platos de comida en Instagram. El ingente volumen de chistes se ha dado hoy de bruces con la imposibilidad de hacer humor específico de este fin del mundo y el planchazo está resultando en que solo la minoría más aberrante tenga algo de originalidad. El resto -así a ojo el  90%- que se está publicando en Twitter sobre el mismísimo fin de los días se puede hasta adscribir en unas pocas categorías.

Como esto va a seguir así nos guste o no hasta que el 21 de diciembre haya pasado por todos los husos horarios de la Tierra, aquí va una lista para saber a menos a qué nos estamos enfrentando:

Seguir leyendo »

El apocalipsis más ordenado de la historia

Por: | 19 de diciembre de 2012

Internet nos ha convertido en unos supervivientes de órdago. E-mail tras e-mail, estado de Messenger tras estado de Messenger, meme tras meme, whatsapp tras whatsapp, hemos ido encarando temibles apocalipsis como el que nos buscamos, sin querer, a finales de 1999 con lo del efecto 2000; o el que llegaría, meses más tardes y sin apenas darnos tiempo para recuperarnos, cuando los planetas se alinearon de forma macabra para volver ponerle fin a nuestra atribulada existencia. Más tarde llegaría el seis de junio de 2006 (el 06/06/06 para las máquinas) y nos las apañamos para salir del paso durante unos años para que, el año pasado, un enfebrecido grupo de católicos nos alertara de que nada de relajarse, que en mayo tocaba el rapto y Dios iba a llevarse a los infieles de la faz de la Tierra.

Tumblr_mf3ndfHJ831rj66teo1_400
Por todo esto, ahora, que la propagación de mensajes infundados y el pánico colectivo nos obliga a sobrevivir otro fin del mundo con la entereza de quien envía un mensaje a 15 amigos para que Whatsapp o Facebook sean de pago para todo el mundo menos para él, las cosas nos salen mucho mejor. Para empezar porque este apocalipsis nos lo hemos inventado nosotros, es decir, Internet; es decir, el pueblo. Mucho agorero y mucho histérico se ha apuntado al carro de tomárselo en serio a posteriori pero, delirantes excepciones aparte, la popularidad de este fenómeno es irrefutablemente democrática. Nosotros pervertimos la profecía maya, nos sacamos un apocalipsis de la manga porque para eso estamos más curtidos en ellos que nadie en la historia y, a golpe de bromas que se han ido repitiendo o malinterpretando, nos hemos adelantado al pánico. Lo cual es de agradecer después de aguantar estoicamente hecatombes dictadas por las máquinas, los planetas o Dios sin preguntarle al pueblo.

Seguir leyendo »

"Pienso en la profecía maya cuando estoy en la ducha"

Por: | 18 de diciembre de 2012

 

422161_10150647113253875_1810539722_n
Robert Bast, en una de las fotos de su grupo de seguidores en Facebook

Uno de los libros más vilipendiados por la comunidad científica en los últimos años cambió la vida Robert Bast. Este neozelandés, hoy de 47 años, se topó a mediados de los noventa con un ejemplar de Las huellas de los dioses, donde el colorido periodista Graham Hancock se explayaba sobre el origen de los hombres y las civilizaciones que, supuestamente antecedieron a la nuestra y que desconocemos porque, según él, la Tierra ha vivido grandes cataclismas que acabaron con ellas. Entre esas páginas, Bast dio con lo que sería la obsesión de su vida: el apocalipsis maya.

Cabe la posiblidad de que ahora, quince años después, Bast sea uno de los principales artífice de que la supuesta predicción maya se ha convertido en un fenómeno mundial. Suele decirse que la broma de que el fin del mundo estaba a la vuelta de la esquina se propagó con el estreno, en 2009, de la película 2012, que incluía algunas de las ideas que Bast ("lloré un poco al verla", admite por teléfono desde su casa en Williamstown, Australia) llevaba casi un década recogiendo en su página web, Survive2012.com: un compendio de predicciones de qué puede pasar este viernes, cómo sobrevivirlo y qué lugares son los más seguros para hacer del fin del mundo solo el fin del mundo de los demás.

A Bast, primera persona en montar una página web sobre el asunto, se le considera el gran referente, el mesías cibernético de ese nuevo género de internautas que se creen de pies juntillas la cábala del fin del mundo. Ha publicado un libro electrónico, un manual que cubre todo lo que, según las horas que pasa estudiando las profecías mayas, cree que podría ocurrir este viernes. Es dueño del foro más poblado ("500 usuarios que no insultan", se jacta) y ha divulgado su palabra en medios como National Geographic, Fox News, Playboy. A pocos días de la fecha que le ha tenido obsesionado y convertido en estrella del mundillo de creyentes, confiesa que se siente "un poco nervioso".

Seguir leyendo »

El apocalipsis maya: hasta dónde ha llegado la mayor broma de Internet

Por: | 17 de diciembre de 2012

El fin del mundo es, posiblemente, la muestra más descomunal del poder de Internet. Si éste es un mundo poblado sobre todo por memes (ideas, generalmente bromas, que se repiten una y otra vez sin ser nunca exactamente iguales), el concepto de que este viernes se acabará el mundo porque así no lo predijeron nunca los mayas es la encarnación definitiva de la cultura cibernética, que lo ha repetido tantas veces que suena a verdad. La definitiva y la más sonada: la última vez que se hizo recuento de este asunto, en mayo de este año, se descubrió que el 22% de la población estadounidense estaba convencida de que esto era verdad y que en Rusia y Polonia se estaban registrando elevados números de ataques de ansiedad por el tema. Dicho de otra forma: el apocalipsis maya es el ola k ase llevando a su enésima potencia.

Lo cual no está nada mal para una broma que nació de dos librillos que aprovechaban hacer caja del desconocimiento general de la cultura maya: uno de ellos, Heart of the World, fue escrito por Henry RIder Haggard, autor comúnmente considerado de chapuza, en 1896. Pero el más importante es The Mayan, de 1966, en el que el colorido arqueólogo Michael Coe colaba la palabra "armagedón" en el capítulo que analizaba los calendarios mayas.

Como se ha dicho hasta la saciedad, los mayas medían el tiempo en ciclos de 5.125. Si se compara con el calendario gregoriano, el último día de este ciclo cae este viernes, con lo que el sábado empezaría el nuevo ciclo. A partir de ahí, lo que debería ser un rumor para una minoría se ha convertido, gracias a la predilección por la rumorología y el absurdo que tiene Internet, en un cúmulo de invenciones típicamente cibernéticas que se ha coló en el mundo analógico logrado y ha terminando asentando una cultura del apocalipsis que ha marcado todo 2012.

Seguir leyendo »

6a013488fec1da970c01630663e189970d-550wi

Lo verdaderamente único de la cuenta de la gata Choupette no era que existiera, sino que siguiera funcionando a estas alturas de la película. En junio se supo, gracias a la web especializada en moda WWD, que el predeciblemente excéntrico Karl Lagerfeld tenía por mascota una gatita llamada Choupette la cual, en su función de uno de los pocos seres vivos a cargo directo de las atenciones del exitoso y estrafalario director creativo de Chanel, gozaba de una vida de decadente opulencia. El minino, se supo, era dueño de un iPad para que se distrajera mientras la cuidaban dos asistentas (una para el día, otra para la noche), que tenían que apuntar en un diario todo lo que hiciera durante el día. Cuando Lagerfeld realizó la entrevista, el documento había alcanzado las 600 páginas.

Twitter hizo lo que Twitter siempre hace cuando una historia tan supinamente absurda cautiva a gran parte de la población cibernética: creó una cuenta falsa, llevada por un autor anónimo, en la que se parodia al protagonsita de la historia en cuestión. Es una venerada costumbre de difícil erradicación. Hay una cuenta relativamente famosa dedicada a la princesa favorita de la cultura de Internet, Suri Cruise. Aún colea lo que quizá fue el punto álgido del movimiento: una cuenta protagonizada por el entonces feto que llevaba Beyoncé en su interior y que ahora se ha convertido en Ivy Blue Carter. Lo llamativo de esa cuenta es que se granejó cientos de miles de seguidores a los pocos minutos de que su madre anunciara que estaba embarazada. Para cuando Kate Middleton anunció, precisamente por culpa de Twitter, que estaba encinta la semana pasada, surgieron varios perfiles que aseguraban tuitear directamente desde su vientre.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal