Blogs de Gente Ir a gente

Melendi como gancho televisivo

Por: | 22 de enero de 2013

Mele
Melendi, duante los posados de los finalistas de 'La voz'

Los programas de telerrealidad no van sobre realidad, sino sobre televisión. Lo que atrae de ellos no es lo que ese componente de supuesta verdad que es la historia, sino el formato con el que se cuenta esa historia. DIcho de otra forma, poca gente se hubiera sometido a la verdad que en teoría retrata Quién queire casarse con mi hijo si ésta se hubiera emitido sin el profiláctico catódico que era ese montaje magistralmente delirante que lo caracteriza.

En el caso del otro fenómeno televisivo de 2012, La voz, el formato no era especialmente revolucionario pero tampoco era estrictamente un reality (era un talent show que dependía, en gran medida, de principios de reality). El componente adictivo del programa recayó, en parte, sobre los hombros de las únicas figuras lo suficientemente estables como para asegurar el enganche a la semana siguiente, a la sazón, los cuatro mentores de los participantes. De estos, el que mejor ejerció su papel de robaescenas fue Melendi. Hoy, ha sido el primero en confirmar que, a pesar de lo que había anunciado Telecinco a medidados de diciembre, no estará en la segunda temporada.

La versión oficial de su derilección, explicada a Europa Press, es que La voz "ya no es un proyecto, es una realidad y agota mucho". Sin conocer exactamente las hercúleas tareas que se le encomiendan a los presentadores del programa que durante su primera temporada fue famoso porque sus coaches llevaron la misma ropa durante varias entregas, dando a entender que se grababan varias galas en un solo día, es difícil valorar la veracidad de esas palabras. Se puede, sin embargo, y en ello está Twitter echando la tarde, a especular.

A nadie se le escapa el repunte de popularidad del que disfruta quien fuera uno de las cantantes más detestados de España. De ser recordado en considerable medida por la borrachera con la que se subió a un avión en 2007, ha pasado a ser comandante en jefe de una legión de fans conocida por melenitas (que se distinguen de los guerreros, porque ahora cada cantante tiene que tener un nombre sus fans, en que son fans desde La voz y por lo visto no tan auténticos como los segundos) y uno de los principales personajes del Twitter español. Su último disco, Lágrimas desordenadas, fue el octavo más vendido en nuestro país en 2012.

No sería descabellado, pues, plantear la teoría de que lo que en realidad pretende Melendi no es evitarse las, aparentemente, draconianas obligaciones de coach de talent show, sino hacer caja de su flamante popularidad. (Curiosamente, piensa dedicar la inmensa energía que le chupaba La voz para afianzarse en Latinoamérica y no en el país que acaba de redescubrirlo: "Me quiero ir el año que viene a Argentina para entrar en el mercado musical latinoamericano, que siempre nos reciben con los brazos abiertos".)

La cosa abre su mar de preguntas: quién le sustituirá en el programa (el público en Twitter pide que sea Pablo Alborán o su sucedáneo más parecido, David Bustamante) y cómo resistirá éste la pérdida de uno de sus componentes adictivos más potentes (a los rumores de que Rosario tampoco piensa repetir se suma el que Bisbal no confirmara tajantemente su partipación ayer en la Cadena SER) pero al menos zanja una: la doble identidad de Melendi como personaje conocido la música pero convertido en estrella por le televisión. El primero piensa aprovecharse del segundo pero, al hacerlo, está reduciendo su papel en La voz a una anécdota dentro de su carrera, algo que con el tiempo se olvidará, dejando solo al cantante que en su día fue odiado y puntualmente querido. Entonces, o el público habrá aprendido a quererlo, o, en el mejor de los casos, tendremos delante a un tercer e impredecible Melendi. Habrá a quien le resulte aterrador.

Hay 16 Comentarios

abuf... mejor no hablamos de este personaje, aunque es simpaticón XD

yo estoy totalmente de acuedo en todos los puntos en mención http://dineroyyo.blogspot.com/2013/01/mascarilla-casera-para-los-granitos.html

Yo creo que es al revés, La Voz deja a Melendi... en realidad, nunca la tuvo. Ni eso, ni calidad como cantante, asi que, ¿a quién le importa?

Una vez dominada la península y nuestras colonias en Sudamérica, España declara la guerra a Canada para proteger a nuestros aliados ingleses.
En clave interna, el partido comunista lucha por no perder su posición hegemónica.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://bit.ly/UqObyi ] desde tu navegador.

holaaaaaaaaaaaaaaaaa mexico, si eres extranjero en el DF visita http://www.mexicomola.com/

Quieres crear, leer, informar. Todo con la esencia de cada uno. Quieres ver hasta qué punto somos diferentes. ¿Cómo o qué piensa la gente? http://www.towmin.com [para darse de alta hay que escribir algo [ :D]

¡Noooo... me importa ni un carajo!

Melendi, la cagaste posando para el "Lecturas". Después de eso eres un ñoño vendido, posando con tu hijos...

melendi tronko eres dios de corazon para siempre el fi

si eso es un cantante...

Es un esperpento mas de la escena musical de este país (Esta plagada), es como si tuviéramos una maldición.

Que deje la Voz, el fútbol, su carrera, que deje todo por favor!!

Podía haber dejado su carrera musical para dedicarse a La Voz...

los argentinos nos mandan a Messi y nosotros les mandamos a ....Melendi...luego no me extraña...

que pena,he pensado que lo de DEJA LA VOZ era textual...

qué carrera musical??

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal