Blogs de Gente Ir a gente

Hollywood contrata al tuitero que resucitó 'Seinfeld'

Por: | 02 de agosto de 2013

O-SEINFELD-facebook

Jack Moore alcanzó la fama haciendo lo imposible y ahora se ganará la vida haciendo lo improbable. Este redactor de deportes en la web Buzzfeed se plantó en Twitter el nueve de diciembre del año pasado con una pregunta tan sorprendente que gran parte de la población occidental llevaba más de una década formulándosela: ¿Qué pasaría si Seinfeld siguiera emitiéndose hoy en día?

La clave del asunto era que Moore daba respuestas a esa asfixiante cuestión: tras plantear la pregunta desde una cuenta en Twitter llamada @SeinfeldToday y desde ella empezó a expeler posibles tramas de aquella irrepetible telecomedia de los 90 en la que los protagonistas -cuatro neoyorquinos en edad adulta tan egoístas que solo podían ser un reflejo cristalino de la humanidad- seguían viviendo la misma gran nada que en la serie original pero en la actualidad. La cuenta fue un éxito y, ahora, Moore ha sido contratado para colaborar en la redacción de una telecomedia real, llamada Us & Them, que protagonizarán Alexis Bledel (Rory en Las chicas Gilmore) y Jason Ritter (hijo del mítico actor cómico estadounidense John Ritter).

No es la primera que un tuitero con talento deviene en persona de interés para los estudios de Hollywood. El año pasado, Universal contrató a un ama de casa canadiense llamada Kelly Oxford y le pagó la mudanza a Los Ángeles para escribir guiones de la serie Parks and recreation solo porque los tuits que publicaba en su cuenta, @kellyoxford, la cual alimentaba cuando sus tres hijos estaban en el colegio, generaban unos 10.000 retuits de media conservadora. Ahora Oxford ha vendido el guion de un largometraje a Warner Brothers por una cifra que, dicen los mentideros, alcanza los seis dígitos y acaba de publicar un libro cuyo título cabría traducir como Todo es perfecto cuando se es un mentiroso. Lo de Moore es, en comparación, un capítulo relativamente diminuto en la connivencia entre los desbordantes talentos de las redes sociales y ese lado de la industria del entretenimiento que siempre busca la aprobación popular.

Pero su caso merece algo de atención porque sienta un precedente mucho más espectacular que el de Oxford: ella es un talento que se ha ido adaptando a diferentes formatos -a Twitter primero, a los guiones después y, finalmente, a un libro-; Moore, en cambio, se ha inventado el formato. La forma tradicional de que un aspirante a guionista llame la atención de los productores de Hollywood es escribir guiones de series ya establecidas. Así se demuestra qué puede hacer con el tono y los personajes de otros. Moore -autoproclamado aspirante a dramaturgo y cómico- ha hecho exactamente eso, pero en Twitter, con el peso de un cuarto de millón de seguidores que se apuntaron enseguida al experimento y con el añadido de que, dado el limitado espacio de un tuit, no solo estaba jugando con el universo de otro: estaba vendiendo tramas, que es el 90% del trabajo de un guionista de series.

Ayuda, además, que los más de 400 tuits que ha publicado desde aquel nueve de diciembre sean brillantes como posibles tramas de Seinfeld. Aquella serie podía pasar un capítulo entero lidiando con las consecuencias de que uno de sus personajes se hubiera reído durante un recital de piano. Sus protagonistas eran capaces de pasar el metraje de otro capítulo esperando a ser atendidos en un restaurante o coordinándose para quedar en la puerta de un cine. O sencillamente iban a comprar sopa y caían mal al dueño del establecimiento. Seinfeld no era una historia, era una invitación a ver la vida con la desagradable honestidad de la que rehuía Friends. Sus diálogos se fueron convirtieron en mantras en boca de un público que no paró de crecer de la primera temporada a la novena, porque su eran cotidianos que su utilidad no podía caducar. Y sus ideas siguen tan vivas hoy que tanto se usan para parodiar Juego de Tronos como para describir la campaña presidencial de Estados Unidos.

Moore, que había creado la cuenta junto a un amigo suyo, el cómico Josh Gondelman, recibió una atención aquel diciembre que desde fuera podría antojarse desproporcionada. Empezaron a acumular seguidores y a generar titulares a velocidad japonesa. Habían hecho lo que parecía imposible: coger a los protagonistas de una serie impíamente crítica con las convenciones sociales de los años 90 y adaptarlos a un mundo de 3G y un cambiante protocolo cibernético que se improvisa sobre la marcha y en el que el concepto de relaciones personales se ha diluido. "Jerry [Seinfeld, el narcisista cómico que protagoniza la serie] descubre que su novia todavía no ha borrado el perfil de la web de ligues en la que se conocieron", propone uno de los tuits. O "George [Costanza, el secundario parásito oportunista] asegura ser E. L. James, la firma detrás de 50 sombras de Grey, para impresionar a una mujer. No sabe que E. L. James es una mujer". O "Elaine [Benes, la neurótica amiga de ambos] deja a su novio después de sorprenderle cantando We are young [la ubicua tonadilla del grupo Fun] en la ducha".

No es gran cosa sobre el papel, pero Seinfeld nunca fue gran cosa sobre el papel. Era una de esas series de concepto, en la que la fórmula era definitoria más que sus variaciones y la forma daba sentido al contenido. Esto la ha hecho susceptible de varias parodias y lo más parecido a una actualización canónica que se había visto era aquella reunión del reparto en la séptima temporada de Larry David, lo que hacía mayor el deseo de revivir, de verdad, a los personajes. No está claro si con el nuevo trabajo de Moore volverán a desaparecer pero al menos, aunque sea durante unos meses en Twitter y aunque sea solo un apunte en la historia de un hombre encontró trabajo gracias a la red social, volvieron a respirar.

Hay 2 Comentarios

Sería maravilloso ese Modern Seinfeld... pero todo acaba y las series inolvidables tambien. Nos conformaremos con revisarlas de cuando en cuando.

Genial entrada, genial el tuitero y genial 'Seinfeld!!!!!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal