04 jul 2011

Centrales nucleares: explosiva tendencia turística

Por: Patricia Gosálvez

Captura de pantalla 2011-07-02 a las 14.15.41

"No se ve una central nuclear todos los días. Especialmente un reactor... creo que para mucha gente será muy excitante". Dennis Gana, portavoz de la compañía estatal filipina Napocor, presentó así hace unos días la última atracción turística del país: la central de Bataan, a dos horas de Manila.

Para la presentación se celebró una barbacoa en la playa. Porque Bataan está en un lugar privilegiado: un bosque tropical de 350 hectáreas sobre una colina cavernosa que mira al mar occidental de Filipinas y tiene una playa privada.

La central de Bataan en Filipinas.


La central ya llevaba tiempo siendo visitada por estudiantes, pero ahora ha tomado un giro más turístico. La estación de control de la playa ha sido convertida en un alojamiento para 45 huéspedes que pueden pasar la noche en uno de los sitios más raros del mundo por unos 43 euros (2,700 pesos filipinos).

La central de Bataan en Filipinas.


Tan solo por 20 pesos (30 céntimos de euro) cualquiera puede recorrer el edificio de hormigón de la central y fotografiarse en el reactor, partes del cual aun están sin desembalar. El paseo es un viaje en el tiempo, ya que su tecnología ha quedado obseleta sin haber sido estrenada.

Telefono Rojo, volamos a Bataan.


La central de Bataan fue construida por Ferdinand Marcos hace más de 30 años pero nunca se puso en marcha (a pesar de que costó 2.300 millones de dólares). Su inauguración, prevista para 1986, coincidió con el derrocamiento de Marcos y el accidente de Chernobyl, por lo que quedó varada en los ochentas hasta hoy. En 1997 el uranio que la iba a alimentar se retiró de las instalaciones, por lo que los organizadores del tour aseguran que los visitantes no están expuestos a radiación alguna.

Tecnología ochentera en Bataan.


La transformación de la central en atracción turística no está exenta de polémica. Algunos expertos creen que debería utilizarse para lo que fue contruida, mientras que otros la consideran peligrosa por su cercanía a una falla.

En todo caso, mantenerla cuesta a los contribuyentes casi 7.000 euros al día... Muchas entradas de 30 céntimos tendrán que vender para rentabilizarla.

Peligro, no poner en funcionamiento.


El tour, que se vende bajo la etiqueta de "ecoturismo", se completa con una visita a un cercano santuario de tortugas y está amenizado con charlas sobre los pros y los contras de la energía atómica.

Bataan no es la primera central en abrir sus puertas al turismo. El año pasado la, hasta entonces secretísima, Central Militar 816, en Baitao (China) abrió al público. Tampoco fue utilizada nunca, aunque su construcción llevó décadas y el trabajo de miles de soldados (71 murieron en las obras). Es un laberinto subterraneo de 20 pisos y 13.000 metros cuadrados, del cual solo se puede visitar el 10 %.

Túneles de la Central 816 en Baitao (China).

Y por supuesto, está Chernobyl. Hace años que agencias privadas se aventuran por la zona del desastre, pero en diciembre de 2010 el gobierno de Ucrania anunció que este año, coincidiendo con el 25 aniversario de la catástrofe, autorizaría algunos tours. Aquí, la crónica de uno de ellos de nuestra corresponasal, Pilar Bonet.

Turistas en Chernobyl. VLADIMIR SIMICEK (ISIFA /GETTY)

Y para los turistas de sofá, siempre quedará Springfield.

La central del Sr. Burns.

 

 

 

Hay 12 Comentarios

Si quieres ir a Filipinas, os dejo enlace a una promoción donde te descuentan un 15% en un viaje hecho a medida, con guías locales , destinos son exclusivos y alejados de las masificaciones y realizando actividades extraordinarias. Un viaje de ensueño http://bit.ly/filipinasunica

También hay otra central nuclear que nunca fue activada después de ser construida, y que se puede visitar:

http://www.zwentendorf.com/en/rundgang.asp

¡Qué casualidad Ana! La próxima vez que pase por Cáceres igual me apunto a la visita. Gracias también a Rodrigo por la pista de Tarragona. Yo nunca he estado en una central, aunque una vez estuve a punto de ir a Chernobyl (bueno, a la zona de exclusión como dice el Turista Morboso). El sarcófago se puede ver desde 200 metros de distancia. Como a Sofia, a mí me da curiosidad, aunque también un poco de canguelo. Va a tener razón Tacheles, hay gente para todo...

Hoy he vuelto a comentar este blog en el mío, porque me ha hecho mucha ilusión que hablases de mi trabajo.
http://viajealcentrodelatierra.over-blog.es/

Esto demuestra que las centrales nucleares son pieza de museo ya.

Hay quien todavía las quería vender como algo moderno.

Una caldera que quema material radioactivo para calentar agua no tiene nada de moderno, es tecnología del siglo XX no del siglo XXI.

Alternativas? evidentemente la fotovoltaica, antes que el gobierno la arruinada recortando retroactivamente.

Cambio mis vacas de este verano ya mismo por ir a un central nuclear!!

Cambio mis vacas de este verano ya mismo por ir a un central nuclear!!

Aquí en España también se puede hacer turismo nuclear (no es coña, yo lo he hecho). La central de Vandellòs 1, en Tarragona, que se cerró en el 89 tras un accidente, se puede visitar. Se han acondicionado las instalaciones para turismo, visitas escolares y demás. Se hacen un recorrido por la planta, te explican la tecnología que había allí y el suceso que acabó por cerrarla. También tienen una especie de museo interactivo sobre energía nuclear.
Sobretodo te explican el proceso de desmantelamiento que se ha seguido. Es muy recomendable, ahora que el tema está de moda; ayuda a desmitificar muchas cosas en lo referente a este mundillo.
(además te regalan aceite virgen y aceitunas arbequinas... !!)

Patricia, tengo un blog de viajes y alguna vez he hecho referencia al tuyo. El tema de hoy me ha encantado porque ¡yo trabajo en una Central Nuclear! Si ya de por sí me gustaba tu blog, hoy me he quedado sorprendida de que hablaras de este tema!! :-)

Una central nuclear filipina que encima está cerca de una falla. ¡Madre mía, mi destino ideal!
La gente es un poco imbécil, ¿no?

Interesante la raza humana. Hay gente para todo.
Ver más info sobre
http://www.loultimodeloultimo.com/index.php/tecnologia/energia-nuclear-4/

Me quedé con ganas de ir a Chernobyl (más bien se visita Prypiat, el pueblo abandonado en el que trabajaban los operarios), bastante caro y lleno, como no, de radiactividad. Pero si alguna vez voy a Filipinas no me perderé esta visita. Por qué somos tan extraños los turistas? Un saludo!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Turistario es una colección de curiosidades viajeras donde cabe la recomendación de una azafata, un chiringuito de película o el hotel con el mejor papel higiénico del mundo. Destinos, tendencias, souvenirs, muchas pistas y una sola recomendación en firme: Vayas donde vayas, usa protector solar.

Sobre el autor

Patricia Gosálvez

Patricia Gosálvez es periodista y colaboradora habitual de El Viajero y El País. Le gusta viajar, claro, pero se orienta regular y no ha visto los cinco continentes (¿o son siete?). Como turista tiene debilidad por la comida, la gente, la arquitectura y los tours más excéntricos que encuentra. Su lugar favorito del mundo es el sofá.

Nuevo Tentaciones

Eskup

Los blogs de el viajero

Archivo

mayo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

TWITTER

Patricia Gosálvez

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal