TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Angrois

Por: | 24 de julio de 2017

Plataforma-victimas-Angrois-Ministerio-Fomento_EDIIMA20161229_0730_19

"El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente"
. Lord Acton.

Cada día es más evidente la verdad que encierra la frase del historiador británico. Y no hablamos de una corrupción económica, que ahí está diariamente en los titulares de los medios de comunicación, o de una corrupción política, que también ahí están todas las torticeras maniobras para perpetuarse en el poder, hablamos en esta ocasión de la corrupción moral, aquella que el control del poder estimula el cambio radical de las prioridades éticas.
El 24 de junio de 2013 se produjo el terrible accidente del tren Alvia en la curva de Angrois (Santiago de Compostela): 81 muertos y 144 heridos. Las primeras reacciones y posteriores conclusiones, fueron responsabilizar únicamente al maquinista del tren: había tomado la curva a mucha más velocidad de la correcta. Los familiares de las víctimas y los medios de comunicación no aceptaron la versión oficial. Además de la imprudencia del maquinista existían indicios de la dejadez administrativa al no incorporar al mencionado tramo ferroviario las salvaguardias técnicas que no sólo existían sino que además estaban plenamente justificadas. ¿Falta de presupuesto, apatía de los responsables?
El ministerio de Fomento, entonces con Ana Pastor de titular y, previamente, con el socialista José Blanco, se lavó las manos con esa rapidez que caracteriza a la clase política para no asumir ninguna responsabilidad en los casos flagrantes de errores o torpezas. Añádanle el lamentable espíritu gremial y entenderán que el PP y el PSOE, con la ayuda de Ciudadanos, vetaran hasta el pasado miércoles la creación de una comisión de investigación parlamentaria que analizara los hechos propuesta tiempo atrás por En Marea. Han pasado cuatro años largos y han tenido que intervenir las autoridades europeas y la Audiencia de A Coruña al señalar que la investigación técnica oficial sobre el accidente no fue independiente, más la presión de los familiares de las víctimas con el apoyo de las más de 150.000 firmas ciudadanas, para que, ahora, el PSOE rectificara su actitud y, al mismo tiempo que Podemos, pidiera la creación de dos comisiones parlamentarias, una técnica y otra política, tras años de impresentables vetos.
Y si ustedes necesitan más pruebas de esa capacidad corruptora del poder sólo tienen que estar al tanto de la declaración del presidente Rajoy mañana, miércoles, en la Audiencia Nacional como testigo en el juicio a la primera época de la trama Gürtel, una comparecencia que, según recalcó el tribunal en su citación, no hace como presidente de la nación sino como ciudadano español por mas que tampoco era un ciudadano español común y corriente. Si declara como testigo lo hace en calidad de vicesecretario general del Partido Popular y responsable de asuntos electorales entre 1990 y 2003, 13 años en los que la financiación irregular del PP, y de buena parte de sus dirigentes, están perfectamente documentadas en los papeles de Bárcenas. Ya se pueden hacer "porras" sobre el número de veces que contestará "no me acuerdo" o "no me consta". El ganador será premiado con una flanera de aluminio.

para que responda de lo que sabe de adjudicaciones a empresas de la trama Gürtel cuando era vicesecretario general del partido y "responsable de asuntos electorales" entre 1990 y 2003.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3097783/0/rajoy-testificara-trama-gurtel/#xtor=AD-15&xts=467263



La lista

Por: | 23 de julio de 2017

Mejores-series-que-ver-netflix_0

Veamos el ranking de los programas más vistos en las TDT del pasado jueves, por ejemplo, y que cada cual saque sus consecuencias. Los cuatro primeros programas del top ten son los únicos que han superado los 500.000 espectadores y tres de ellos (el primero, el segundo y el cuarto) son de la misma serie, Big Bang Theory (Neox), es decir que las andanzas de cuatro frikis y sus novias, arrasan. El tercer lugar se lo lleva La que se avecina (FDF), las andanzas de una comunidad de vecinos frikis autóctonos. El quinto puesto es para una telenovela, Pasión de gavilanes (Nova), el resto hasta 10 se lo reparten Los Simpson, el largometraje de animación Cars 2 y los ya citados Big Bang... y Pasión de gavilanes.
Vayamos al terreno informativo: La Noche en 24 h fue seguida por poco mas de 180.000 espectadores (un 1,3% de la audiencia) pese a que algunos de los intervinientes esté convencido de que habla urbi et orbi, cualidad que sería más coherente en alguno de los tertulianos de la muy episcopal 13 TV y de su programa El cascabel que, por cierto, supera en más de 100.000 espectadores a la pública (295.000 y un 2% del pastel). También es cierto que los dos programas informativos aventajan ampliamente a Las Kardashian (98.000 espectadores, Ten), que nos informa sobre los gustos y hábitos de la singular familia. Pasamos, pues, de lo general a lo particular sin el menor problema.
Después está el caso de las televisiones autonómicas, entes muy apreciados por los gobiernos comunitarios y que golpe a golpe y verso a verso han ido perdiendo audiencia. Un par de datos: de 2003 a hoy, las cadenas autonómicas han perdido más de 10 puntos, pasando del 18,2% al 8% de media actual. TV3, sin ir más lejos, pasó del 14,3% del pastel en 2012 al 9,6% en abril de este año: un daño colateral del empacho del procés.
En resumen: hay una clara preferencia por los frikis, por los extravagantes, sin desdeñar esa historia colombiana de amores imposibles, muertes, embarazos y despotismo que recubre la historia de amor y desamor de los hermanos Reyes y las hermanas Elizondo. En el ámbito de la información, la caverna se impone, y en las televisiones públicas territoriales la saturación de las consignas penaliza la audiencia. Es lo que hay.

Los cuatro magníficos

Por: | 21 de julio de 2017

Fmi_-70615

Estas son algunas de las sugerencias del Fondo Monetario Internacional: "Mantener el sistema de revalorización de las pensiones tal y como está y limitar las subidas anuales al 0,25%, independientemente de la evolución de los precios y de la situación económica del país, retrasar la edad de jubilación y empezar a mirar planes de pensión privados. Ésta es la apuesta del FMI para garantizar la viabilidad futura del sistema de pensiones en España, de acuerdo con el avance del informe sobre el país que presentó el miércoles en Madrid bajo el título de Artículo IV". Un lujo propuesto por un organismo internacional dirigido por la impresentable Christine Lagarde que, al parecer, tiene muy claro cuáles son los problemas de la economía mundial: "Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global. Tenemos que hacer algo, ¡y ya!", declaró quien cobra unos 500.000 auros al año exentos de impuestos.
Tampoco conviene olvidar que esta dama fue investigada formalmente por la Corte de la Justicia de la República de Francia en agosto de 2014 por su nefasto papel en el caso del arbitraje del llamado "caso Tapie", asunto en el que algunos testimonios señalaron en el jucio que, como ministra entonces, actuó en favor del empresario Bernard Tapie para que recibiera una indemnización de 403 millones de euros de fondos públicos. En diciembre de 2016, la justicia gala liberó de pena alguna a Lagarde, e incluso de que la condena figure en su historial penal, dada su estatura política internacional y que los hechos que la incriminan ocurrieron en plena crisis mundial, cuando era ministra de Economía, Finanzas, Industria y Empleo en el Gobierno de Nicolas Sarkozy. Dos cosas están claras: Bernard Tapie no era un anciano y, por tanto, podía vivir más y mejor, y la exoneraron de su chapuza porque los hechos "ocurrieron en plena crisis mundial", fase en la que, al parecer, todo vale si el beneficiario es un empresario amigo del Gobierno, algo que sabe muy bien, por ejemplo, Florentino Pérez y su plataforma Castor o la empresas de las autopistas radiales de Madrid.
Pero si algo es evidente es que es que el FMI es un desastre a la hora de elegir a sus responsables: la racha empezó con el alemán Horst Köhler, director general del Fondo entre 2000 y 2004, y que dejó el cargo para ocupar la presidencia de su país hasta 2010, fecha en la que pronunció una frase durante una visita sorpresa a las tropas alemanas destacadas en Afganistán que le costó el cargo: "En casos extremos es necesaria la fuerza militar para asegurar nuestros intereses, por ejemplo la salvaguarda de nuestras rutas comerciales", al pan, pan, y al vino, vino, para que endulzar la situación. Alemania, como se ve, es igual que España, país en el que se dimite por cualquier nimiedad. A Köhler le sucedió entre 2004 y 2007 un conocido nuestro: Rodrigo Rato, el artífice del "milagro" español, milagro que consiste en llevárselo crudo alegando que todo era legal. Al milagrero le sucedió otro conocido de los mejores burdeles europeos, Dominique Strauss-Khan, violador de camareras neoyorquinas. Y al putero le sucedió la amiga de los ancianos, la ya citada Lagarde. Cuatro de cuatro que, como se ve, están perfectamente capacitados para dar consejos al mundo mundial. ¿Hay quién de más?

De la desigualdad

Por: | 17 de julio de 2017

Desigualdad73

"El nuevo índice con el que Oxfam Intermón quiere medir el compromiso de 152 países en la lucha contra las desigualdades deja al Gobierno de Mariano Rajoy en la parte baja de la clasificación de los Estados ricos. De los 35 miembros de la OCDE, España aparece en el puesto 24, lastrada sobre todo por los problemas del mercado laboral —un bajo salario mínimo, por ejemplo— y un insuficiente sistema tributario", informa hoy EL PAÍS. Nada nuevo bajo el sol.
Naturalmente esto no afectará lo mas mínimo a un Gobierno con ministros que consideran que las ONG que rescatan diariamente cientos de vida en el Mediterráneo deberían dejar de favorecer la inmigración irregular, o de otro ministro, reprobado parlamentariamente, que insiste en llamar regularización a la amnistía fiscal, una medida que fue duramente criticada por el Tribunal Constitucional por lo que supuso de dejadez gubernamental, o de un tercer ministro, también reprobado, que permitió que su Fiscal General, nombrado por su propuesta, nombrara a su vez a un Fiscal Anticorrupción con intereses en una sociedad familiar en un paraíso fiscal, miembros todos ellos de un partido político que en cualquier sistema democrático estaría reprobado por las irregularidades de su financiación y una buena parte de sus dirigentes, en la cárcel.
Frente a ello, el Gobierno se escuda en las cifras macroeconómicas. Saca pecho con el previsible crecimiento económico del 3% para el presente año al mismo tiempo que corre un tupido velo sobre el 0,25% de incremento en las pensiones, silencia el saqueo que ha hecho del Fondo de Reserva de las mismas, y celebra día sí y día también la creación de un empleo que se manifiesta incapaz de equilibrar las cuentas de la Seguridad Social por la continua depauperación del nivel salarial y su precariedad. Enarbola, eso sí, la necesidad de atenerse a la ley ante cualquier conflicto pero hace caso omiso a todas las recomendaciones o sentencias que no le favorecen, por ejemplo el informe "España 2017·, en el que la UE alerta a España de los altos niveles de desigualdad, pobreza y exclusión social, "entre los más elevados de la UE". Y de los problemas de un mercado de trabajo que, a pesar de la catarata de reformas, presenta una de las tasas de temporalidad más altas de los 28 y arroja datos alarmantes: el 13,1% de los trabajadores españoles están en riesgo de pobreza. Si éste es el Gobierno que nos merecemos por ser el más votado algo huele a podrido en España.

Cine, cine, cine

Por: | 16 de julio de 2017

4038098

Secuencias en 24 horas
es uno de los escasos programas televisivos dedicados al cine, uno de los elementos omnipresentes en la programación. Televisión y cine no sólo se han hecho indispensables entre sí sino que hace ya tiempo resulta prácticamente imposible poner en pie una producción sino es con la bendición de una cadena generalista. El electrodoméstico pequeño se ha comido a las salas.
El programa del canal 24 horas tiene una virtud: está hecho a favor de obra. Es un programa amable en el que la crítica deja paso a la información. Su director-presentador, Moisés Rodríguez, y sus colaboradores no pretenden deslumbrar al espectador con su ingenio, ni siquiera con sus particulares dolores de estómago: les gusta el cine y lo apoyan, es todo. Una actitud infrecuente en un medio que busca desesperadamente aumentar la audiencia en base a broncas, rifirrafes o despellejamientos varios.
En el último programa la estrella invitada fue Antonio de la Torre, un excelente actor que ha recorrido todos los pasos del oficio, desde los estudios con Cristina Rota, la participación en cortometrajes de amigos o las apariciones de extra sin frase al protagonismo de películas excelentes como Canibal, Tarde para la ira o Que Dios nos perdone, una trayectoria que tiene aún más mérito en un país con un Gobierno que legisla desde el desprecio a la cultura. Si Francia dedica más de 660 millones de euros anuales a las ayudas cinematográficas, o Italia no menos de 400 millones, España destina 30 millones al año más el ya sabido 21% de IVA. No hace falta recordar los miles de millones que destina a rescatar a las autopistas radiales, por ejemplo.
Claro que hablar de cine lo es también hacerlo de piratería, ese hábito ya institucionalizado en una sociedad que considera que la cultura o es gratis o no merece la pena, convicción apoyada por un desinterés gubernativo al que no le molesta mostrar su incompetencia para resolver el problema. Algunos datos: el 87,48 % de los contenidos digitales consumidos en 2015 en España fueron ilegales, como señala el reciente informe del Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales. Fueron 4.307 millones de descargas, con un valor en el mercado de 24.085 millones de euros y unas pérdidas para los distintos sectores -cine, series, música o libros, entre otros- de 1.669 millones de euros. Somos un país de piratas.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal