40 Aniversario
TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

España es una fiesta

Por: | 02 de diciembre de 2016

Alcoy44--644x362

Entre los tópicos sobre las nacionalidades que parecen asentados está el que atribuye a los españoles una especial predisposición para la fiesta y la diversión. Puede ser, pero de lo que no hay duda es que esa proclividad al cachondeo donde sí se ha instalado es entre nuestros entrañables dirigentes políticos y económicos.
Un ejemplo: el director general de Educación, José Luis Blanco, presentó los resultados del informe internacional TIMSS, que realiza cada cuatro años la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA) y en el que se analiza el provecho en diferentes materias de los estudiantes de entre nueve y diez años (4º de Primaria) de 49 países. A la vista de los resultados, el ministerio de Educación tuvo a bien atribuir a la finiquitada Lomce la mejora de resultados en el rendimiento de los estudiantes españoles de nueve años en Matemáticas y Ciencias cuando la ley no estaba implantada en el momento que hicieron la prueba (abril y mayo de 2015) para ese nivel. La norma comenzó a aplicarse en 4º de Primaria un curso después (2015-2016), según figura en el calendario de Educación. Una actitud que sólo se explica desde el afán vanguardista del ministerio, y del mencionado director general ,con esa irredenta rebeldía ante lo establecido que, al parecer, caracteriza a los altos cargos de la Administración.
Hablamos de una ley, la Lomce, criticada por todos los sectores educativos y por la gran mayoría de los partidos lo que ha supuesto la modificación, cuando no la derogación de la misma, que ahora es reivindicada por un ministerio amante de las boutades y las perfomances hasta el punto del que el ideólogo de la misma pasó de de defender a capa y espada la españolización de los escolares catalanes a ser embajador jefe de la Delegación Permanente de España ante la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en París, organismo en el que su señora llevaba varios meses trabajando, suponemos que, también, con el propósito de españolizar a los cooperantes desarrollados económicamente de los 33 países que conforman el organismo. En realidad son 34 pero parece ser que el matrimonio Wert ha decidido dar por perdida la españolzación de España. Nadie es perfecto.
Por su parte, el presidente del Gobierno ensalzó el pasado miércoles en el pleno del Congreso "la independencia y pluralidad de TVE" ante una pregunta del diputado socialista Antonio Hernando, una independencia más que probada por ejemplo en el caso de las declaraciones del alcalde de Alcorcón que llamó a las feministas mujeres "amargadas y fracasadas" y de las que la dirección del ente decidió -con un criterio independiente del elemental sentido común- que no se diera ni un segundo de información en ninguno de los informativos de TVE, como denunció ayer el Consejo de Informativos de la entidad, Consejo, todo hay que decirlo, que no ha debido de ser españolizado suficientemente por los señores de Wert pues además de criticar la censura aplicada por sus superiores, criticaron también el que en el caso del concejal Zapata, sus tuits de mal gusto sí abrieran los telediarios.
De la pluralidad, nada que objetar: usted puede ver el folletón "Seis hermanas", o Bob Esponja, incluso 30 minutos de una rueda de prensa de cualquier gerifalte del PP, simplemente con apretar un botón del mando a distancia. Independencia, pluralidad y 400 millones de euros de déficit en la última legislatura, la pérdida de un tercio de la audiencia y un patrimonio que vale la mitad que hace cuatro años. Chapéau.

Las colas

Por: | 29 de noviembre de 2016

Fidel-castro_1

De las horas y horas que las televisiones están dedicando a la muerte de Fidel Castro, quizá lo más notable sea esa sensación de déjà vu, esas largas colas de cubanos para ver por última vez las cenizas del líder supremo, esos autobuses gratuitos para trasladar a los fieles, esos llantos -sin duda, sinceros- de quienes declaran haber perdido a un padre, esa, en definitiva, necesidad de delegar en el otro los anhelos o las miserias propias, todo antes que aplicar con mayor o menor acierto la capacidad crítica, ese, al parecer, molesto esfuerzo de analizar y valorar la paja y el grano. Y de todo eso sabemos mucho por estos pagos.
La Historia, el pensamiento, la literatura, la pintura, el cine... tienen sobradas pruebas de los riesgos que conllevan los regímenes que creen poseer la verdad absoluta aunque, por si acaso, también poseen absolutamente las armas, los cuerpos represivos, por si se pone en duda esa verdad. Y si esos regímenes se perpetúan en el poder, la posible legitimidad original se acaba convirtiendo en un artificio dogmático en la que la endogamia es la reina de la casa. "O conmigo o contra mi", no hay término medio ni espacio para la duda, es decir, lo que pretendía trasnformar el mundo y crear al "hombre nuevo" se convierte en un artilugio retrógrado, un viaje al pasado, al "hombre viejo y tradicional" sometido por la fuerza que no por la razón.
La sanidad, la educación...los logros evidentes aunque no exclusivos (ahí están los democráticos países nórdicos), cumplen satisfactoriamente las necesidades de qienes están enfermos o en edad escolar pero, como decía Cabrera Infante, no se puede estar toda la vida en el hospital o en la escuela. Hay algo mas. Y en esos otros ámbitos es en donde la libertad individual y colectiva rechaza, o debería rechazar, los paternalismos inflexibles de los caudillos.

De la desmemoria

Por: | 25 de noviembre de 2016

A1-56727215_xoptimizadax

La repentina muerte de Rita Barberá ha puesto una vez mas de manifiesto la torpeza de la mayoría de la clase política, su desaforado interés por sacar tajada partidista de cualquier suceso y, también, el grado de servilismo de algunos de los corifeos de sus líderes. Rafael Catalá, ministro de Justicia, no tuvo el menor reparo en declarar, por ejemplo, que "cada uno tendrá sobre su conciencia lo que ha hecho y ha dicho de ella, las barbaridades que se le han atribuido sin ninguna prueba y justificación". Es decir, que los magistrados del Tribunal Supremo que decidieron imputarla en una derivada de la Operación Taula tendrán que revisar su conciencia. Al excelentísimo señor ministro le produce "muchísima pena, mucha frustración" el que la imputaran un delito tan grave "no acreditado, no probado y no sentenciado". El señor Catalá sabe de sobra que el sumario sigue abierto, que todavía no se ha celebrado el juicio correspondiente y que por lo tanto no puede haber sentencia pero eso, al parecer, no le importa demasiado. El ya ha dicho lo que le gustará a su superior y con eso se da por satisfecho. Si, finalmente, los concejales del Ayuntamiento de Valencia son condenados por blanqueo de dinero, ¿qué dirá?
La desfachatez alcanzó su cima con las declaraciones de Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, cuando declaró que "en el partido no hay mala conciencia por la muerte de la senadora Rita Barberá" y afirmó que fue apartada precisamente para evitar su "linchamiento", pero las hienas siguieron mordiéndola". Pretendía así salir al paso de lo que era evidente: José María Corbín, el cuñado de la exalcaldesa de Valencia, ha asegurado este jueves que la senadora "ha muerto de pena, y, en esa pena, la fundamental aportación la han tenido los suyos". Álvaro Pérez, El bigotes, imputado en el caso Gürtel, por su parte, fue más explícito: ha tildado de "mierdas" y "cobardes" a algunos diputados del PP que, a su juicio, la "abandonaron como a una perra".
Son tiempos duros y por lo que se ve para resistirlos con cierta entereza hay que tener la piel de elefante, como dijo Angela Merkel que la tenía Rajoy. Traducido libremente, se podría decir que el Presidente del Gobierno lo que tiene es la cara de cemento armado, pues con esa desmemoria que le caracteriza no paró de elogiar en el tanatorio valenciano a quien había forzado a pedir su renuncia a pertenecer al partido por razones electorales y con una posible investidura a la vista, hasta el punto de que ya estaba avisado el Comité de Derechos y Garantías para darla de baja si ella se negaba a hacerlo voluntariamente, y eso, quiéranlo o no Catalá, Hernando y Rajoy, fue el principio del fin de la exalcaldesa.
El desplante de Podemos en el Congreso, por su parte, es contradictorio con el no desplante de Podemos en el Senado ni con el de sus socios, Compromís, en Valencia. La lluvia de críticas del resto de los partidos estatales a la actitud de ausentarse de la Cámara durante el minuto de silencio demuestra, una vez mas, la torpeza de una clase política que antepone la anécdota sobre lo sustancial: que ha muerto una senadora del grupo mixto imputada por presuntos delitos de corrupción. La pregunta idiota es: ¿Considerará la excelentísima presidenta del Congreso la necesidad de guardar 44 minutos de silencio por las 44 muertes de mujeres por violencia machista en 2016? ¿Un minuto de silencio en las escalinatas del Congreso será suficiente para -al decir del ministro de Justicia- tener sobre su conciencia lo que cada uno de ellos han hecho por tratar de resolver un problema terrorífico precisamente en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer?

No sabía nada

Por: | 22 de noviembre de 2016

1258273333_850215_0000000000_noticia_normal

Los expertos en la materia suelen afirmar que dos de las aportaciones más notables y universalmente utilizadas de la lengua española son "siesta" y "guerrilla". Quizá a partir de ahora cabe incorporar una tercera: "no sabía nada", que lejos de ser un humilde reconocimiento autobiográfico de quien lo dice, es toda una actitud personal de buena parte de nuestra clase política cuando se destapa algún escándalo. Nombres tan ilustres como Esperanza Aguirre o Rodrigo Rato, por citar tan sólo a dos de los más de 360 políticos y altos cargos imputados por presuntos delitos de corrupción, de los que el 80% son del PP y del PSOE. Si hace tiempo una ardilla podía recorrer España saltando de rama en rama, ahora podría recorrerla, desde Cataluña a Melilla o desde Galicia a las Canarias, saltando de sumario en sumario y sin que los imputados tuvieran la menor noticia de los desaguisados que contienen. Y un dato: "La corrupción política en España ha dejado un agujero en las arcas españolas de más de 7.500 millones de euros desde que llegó la democracia de la mano de la Constitución Española en 1978". 
La última en apuntarse a esta tendencia ha sido la muy aguerrida Rita Barberá, quien, naturalmente, no sabía nada de posibles financiaciones irregulares del PP valenciano, ni de blanqueos de dinero, ni, suponemos, tampoco sabrá nada llegado el momento del agujero de la Feria de Valencia, una institución controlada por el Ayuntamiento y la Generalitat valenciana ("Los valencianos deberán pagar hasta 1.029 millones de euros (costes financieros incluidos) en ayudas a la modernización y una ampliación mastodóntica que sólo ha generado pérdidas: 21 millones entre 2005 y 2012"), ni de la empresa municipal Emarsa y sus 23 millones de euros desaparecidos, ni de los llamados RitaLeaks o ,incluso, del caso Nóos pues si algo sabemos de la Barberá es que le gusta figurar, activa o pasivamente, en muchos de los casos de presunta corrupción de los que, por supuesto, no sabía nada de nada.
Aún tenemos grabado en nuestras retinas ese paseo triunfal en un Ferrari por las calles de su ciudad y acompañada por ese maniquí de pantalones de pinzas italianas que atiende al nombre de Francisco Camps, responsable último de las cinco ediciones de la carrera y que le costó a los lugareños 300 millones de euros.
Que dotes adivinatorias las de Nicolás García, autor de la letra de la copla Mi Rita bonita cuando cantaba aquello de "Ya me quiere mi Rita bonita,/ la llave de mi tesoro de oro,/ que ya tengo quien me diga:/ Paco, llévame a los toros./ Paco, llévame a los toros...". A los toros, al Ferrari, al Calatrava y a dónde haga falta. Eso es un caballero y los demás son tonterías.


Minucias

Por: | 18 de noviembre de 2016

Tapa

Todo parece indicar que la actual legislatura durará bastante menos de lo habitual. En los discursos de Mariano Rajoy, siempre ante auditorios complacientes con su política económica, deja bastantes pistas sobre sus deseos. No para de recurrir a términos como consenso, paciencia, responsabilidad... matizando que espera lo mismo de los otros partidos, esencialmente del PSOE, cuando en realidad lo que querría sería poder seguir gobernando como en la nefasta legislatura de la mayoría absoluta, aquella en la que utilizó abusivamente el decreto-ley para legislar sin debate las medidas más reaccionarias de la Transición y las que provocaron un cruel aumento aumento de la desigualdad social.
El momento crucial será cuando algún partido de izquierda proponga un debate sobre la reforma laboral, esa de la que siguen alardeando de su eficacia sin reconocer, por ejemplo, el informe de la Organización Internacional del Trabajo, "El empleo atípico en el mundo: retos y perspectivas", hecho público el pasado día 15 y en el que se señala que "España es el segundo país europeo con mayor preponderancia de formas atípicas de empleo, es decir contratos temporales, a tiempo parcial o a través de agencia que, en muchos casos, no aseguran los mismos derechos que si los empleados tuvieran un trabajo fijo e indefinido". Les da lo mismo. Como tampoco les importa el que "la precariedad laboral en España trasciende las cifras de paro y temporalidad. Quienes tienen empleo soportan condiciones de trabajo peores que la media europea, según una encuesta que publica este jueves Eurofound, la agencia de mercado laboral de la UE. Los horarios, la conciliación y la seguridad en el puesto figuran entre los más adversos del continente, de acuerdo con este estudio, basado en las respuestas que ofrecieron 44.000 trabajadores europeos en 2015. La agencia alerta de que la inestabilidad impacta negativamente en la salud". Todo va bien.
Foto_pobresa_energetica_4La importancia de la salud para el Gobierno queda reflejada, también por ejemplo, en que "un 20% de los españoles está en riesgo de ser un pobre energético o de hecho ya lo es. Dentro de este amplio abanico hay situaciones como no poder hacer frente a las facturas, no poder mantener el hogar a una temperatura adecuada o a casi estar bajo el umbral de la pobreza tras pagar los recibos. Esta es la principal conclusión del tercer informe que sobre este tema realizó en el pasado abril la Asociación de Ciencias Ambientales", y pese a ello en el pasado mes de septiembre el Senado, con los votos del PP en pleno, ha rechazado con 138 votos frente a 109 la propuesta del Grupo Parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea de instar al Gobierno a implementar medidas contra la pobreza energética. Y un detalle añadido: el recibo de la luz ha experimentado una subida del 24,6% en los últimos seis meses y cuesta 14,75 euros más para un usuario medio, según cálculos de Facua-Consumidores en Acción. Mientras tanto Endesa, la Generalitat y el Ayuntamiento de Reus se culpabilizan unos a otros de la tragedia con esa especial habilidad que tienen todos para no responsabilizarse ninguno.
También supimos ayer que el espionaje en Colombia al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González se encargó desde el PP, costó 300.000 euros y se pagó con facturas falsas, según informa El Mundo. Y la guinda de la jornada fue el caso del concejal Guillermo Zapata. Ya sabemos que la obcecación de los magistrados Concepción Espejel y Enrique López, los dos apartados de varios procesos judiciales de la trama Gürtel por su afinidad con el PP, por juzgar al concejal y prolongar en el tiempo un caso que ha durado un año y cinco meses por publicar un tuit en 2011, ha costado a la justicia “más de 100.000 euros” según una estimación “conservadora” efectuada por fuentes jurídicas de la propia Audiencia Nacional, según informó la Cadena Ser. Zapata, por cierto, fue absuelto. Todo esto se justifica desde que la exministra socialista Carmen Calvo dijo aquello tan glorioso de que "estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie". ¡Que no decaiga la fiesta!

 

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal