40 Aniversario
TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

De vetos y fugas

Por: | 03 de mayo de 2016

Imanol-arias-cuentame

El pasado lunes, 2 de mayo, fue un día de grandes sobresaltos emocionales. Los contumaces televidentes parecían vivir en una gigantesca montaña rusa sentimental. Primero fue el presidente en funciones, Mariano Rajoy, que así, a bote pronto, declaró que "lo que ha ocurrido estos cuatro meses no se puede volver a repetir. Los vetos son malos para la democracia. Y nuestro partido ha sido vetado". Después pudimos escuchar una desgarradora advertencia de Imanol Arias: "como esto siga así, me voy de España". También bajó matemáticamente el Levante a la Segunda División y el Leicester, un modesto equipo inglés, ganó la Premier Ligue dos semanas antes de que concluyera el campeonato. Naturalmente, todo esto quedará borrado hoy de la memoria colectiva al menos durante dos horas, aproximadamente: lo que dure la retransmisión del Bayern de Munich contra el Atlético de Madrid. Fútbol es fútbol, como concluyó alguna de las muchas lumbreras autóctonas.
Que Rajoy deduzca que los vetos son malos para la democracia no deja de tener su gracia. No olvidemos que durante los cuatro años de legislatura con mayoría absoluta, su Gobierno fue el que más porcentaje de decretos-ley aprobó con relación al número de proyectos de ley presentados en el Congreso en la legislatura. Esta fórmula, prevista para casos de “extraordinaria y urgente necesidad” y con una tramitación sumaria, se ha utilizado en un 34% de las iniciativas legislativas, una cifra récord a la que solo se acerca la primera legislatura de José María Aznar, con un 33%. El PP lo justificó por la "terrible" situación económica que encontraron y que exigió reformas urgentes. Dicho de otra manera: el Gobierno de Rajoy aprobó 73 decretos-ley frente a un total de 143 proyectos de ley. Ni que decir tiene que utilizar el decreto-ley como método legislativo conlleva vetar el debate parlamentario.
Pero no acaba ahí la cosa: "El PP se ha valido sistemáticamente de su mayoría absoluta para impedir en 70 ocasiones que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareciera ante el Pleno del Congreso para dar explicaciones de diversos asuntos de actualidad, como le han exigido los grupos de la oposición a lo largo de estos años de legislatura. El ranking de rechazos se los lleva la corrupción. Al menos en 25 ocasiones el PP se ha negado a que Rajoy dé la cara por el caso Bárcenas, la Gürtel, los pagos en B o la supuesta financiación ilegal de su partido". Tiene razó el presidente en funciones: "Los vetos son malos para la democracia".
Y respecto a la cruel admonición de Imanol Arias, ¿qué se puede añadir?, ¿cómo serán de terribles los tormentos interiores que llevan a una estrella de la interpretación a anunciar su posible exilio dejando a la ciudadanía con el corazón partío, que diría Alejandro Sanz? y todo por un quítame allá una maldita inspección fiscal que, entre otras consecuencias, le han bloqueado sus cuentas bancarias. Imanol, por favor, contente. Piensa que si te vas marcarías el camino para todos los que tienen sus cuentas bloqueadas, empezando por el grupo municipal del PP de Valencia o tantos y tantos insignes gestores de nuestras cajas de ahorro y empresarios de postín. Y ya ni te cuento si, además, Francisco Marhuenda decidiera ser coherente con lo que le dijo hace meses y cara a cara a Ada Colau en un programa de televisión: "Si ganas las elecciones me marcho de España". El Apocalipsis sería poco.


El último que apague la luz

Por: | 29 de abril de 2016

1391761575_783872_1391762882_noticia_normal

Ayer fue el último pleno del Congreso. En un plis plas los esforzados parlamentarios gozarán de unas merecidas vacaciones después de cuatro intensos meses de marear la perdiz, tarea mucho más fatigosa de lo que podría parecer a primera vista. Cuatro meses de sí pero no; de vale, pactamos si cedéis en todo lo que nosotros no queremos ceder; de barones que marcan líneas rojas sabedores de que imposibilitarán matemáticamente el cambio y de inmovilismo conservador puesto que como todo lo hemos hecho bien -y no hay más que preguntar a los del IBEX 35 si están satisfechos, o no, con nuestra política fiscal o nuestra reforma laboral- ¿para qué cambiar?
Los datos de la Encuesta de Población Activa demuestran que estamos mejor que hace un año en cuestión de empleo, de contratos indefinidos y de trabajo a tiempo completo. Y entonces aparece en el electrodoméstico el profesor Bernardos y señala la gran diferencia que hay entre la creación de empleo y el nivel salarial: más trabajo y salarios que con frecuencia no llegan ni al mínimo marcado por la ley. ¡Catacrac! De Guindos y Rajoy sacan pecho con las cifras (por mas que el paro sigue afectando al 21% de la población activa) y Gonzalo Bernardos pone el dedo en la llaga antes de incendiarse al contemplar las declaraciones del presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, una vez comprobado el fracaso de las negociaciones para un acuerdo de Gobierno: "Si los partidos políticos funcionaran como las empresas, cambiarían de líderes tras un fracaso como éste. En una empresa privada estos líderes políticos serían relevados".
Y ese Pepito Grillo que es Bernardos se sulfura y se contiene no sin antes señalar un ejemplo del comportamiento de las empresas privadas respecto al éxito o fracaso de los responsables de su gestión: cuando Francisco González (ver foto) llegó a la presidencia del BBVA, las acciones del banco estaban a 13 euros cada una. 15 años después se cotizan a 6 euros, menos de la mitad y sin embargo el señor González sigue en la presidencia y con unos ingresos de 15.470 euros al día o, si prefieren, de 5,6 millones de euros al año entre metálico, acciones y planes de pensiones. ¡Tómate algo, Vega de Seoane, y que se lo apunten a González! Y ahora, nuestros entrañables parlamentarios podrá dedicarse un tiempo a recorrer pueblos y ciudadades, hacerse fotos con el personal y a demostrar lo buenos que son ellos, cuanquiera de ellos, y lo malos que son los otros, cualquiera de los otros.

Minucias

Por: | 26 de abril de 2016

Img_dduch_20160419-214229_imagenes_lv_propias_dduch_20160419-19-k9YD-U401226333807OhG-992x558@LaVanguardia-Web

Hoy concluye la ronda de conversaciones del monarca con los partidos políticos tras cuatro meses perdidos en busca de un acuerdo de Gobierno. Todos, incluido Felipe VI, dan por hecho que habrá nuevas elecciones. Todas las empresas demoscópicas -voluntarismos militantes-periodísticos al margen- dan también por hecho que los resultados serán similares a los del 20 D, con una mayor abstención por hastío. Dos son las grandes aportaciones que han hecho las fuerzas políticas mayoritarias a la cultura política nacional, o quizá mundial: en primer lugar ese reiterativo y común concepto de "nosotros tendemos la mano hasta el último minuto", a lo que habría que añadir "siempre y cuando en el último minuto sean los demás los que acepten nuestras condiciones".
La segunda gran novedad es que nadie tiene la culpa de que no se haya logrado un acuerdo. El PP, que se ha partido el alma desde la inacción absoluta (es la cuadratura del círculo), responsabiliza al PSOE. El PSOE, que se ha dejado la piel tirándose a una piscina con muy poca agua, responsabiliza a Podemos. Podemos, por su parte, que luchó sin descanso por un "o todo o nada", va a conseguir nada y Ciudadanos, naturalmente, culpabiliza de la derrota al PP y a Podemos, remarcando su hipotética y autoinvestida postura centrista. De la cuadratura del círculo al círculo cerrado.
Nuevas elecciones, y ya se señaló hace tiempo, suponen que todo sigue igual, bueno, todo no. El Gobierno en funciones ha encontrado un filón en la interinidad: hace lo que le place pero sin rendir cuentas al Parlamento, ese lugar que se ha vuelto incómodo desde que no tiene mayoría absoluta (la foto muestra la ausencia del Ejecutivo en la última sesión de control). ¿ Que una vez más se incumple el objetivo de déficit público?, pues muy bien, ¿y qué? ¿Que con su ya congénita capacidad de manipular las cifras macroeconómicas dicen que habrá que recortar 2.000 millones de euros para cumplir este año lo marcado por Bruselas?, pues que les den a las infraestructuras y a algunas cosas mas. ¿Que la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF) calcula que es necesario recortar 4.000 millones, y no 2.000, para acabar el año con un déficit equivalente al 3,6% del PIB en todas las Administraciones Públicas?, pues como el Gobierno ya anunció que recortaría 2.000 millones, los otros 2.000 los recortarán las comunidades autónomas que, por su parte, ya han dicho que ni hablar.
Y en este incomparable clima de armonía y buen hacer tan propio de quienes anteponen la buena gestión de los caudales públicos a sus intereses personales o partidistas,  se produce esa democrática actitud de no explicar en el Parlamento absolutamente nada ni sobre incumplimientos de déficit, ni sobre recortes, ni sobre papeles de Panamá, ni sobre amnistías fiscales, ni sobre financiación irregular, ni sobre dimisiones ministeriales... un chollo. A Carlos Fabra le tocó la lotería en siete ocasiones. Al Gobierno una, pero qué una: el no aceptar el control parlamentario por estar en funciones.

P.D.- Nuestra más efusiva felicitación al programa La Noche en 24 horas que cuando todas las televisiones generalistas daban la noticia de que el exnúmero 2 del PP valenciano, Ricardo Costa, solicitaba la declaración como testigo del presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, de la secretaria general, Dolores de Cospedal y del extesorero Luis Bárcenas en la causa de Gürtel abierta por las piezas 1 y 2, referidas a la supuesta financiación irregular del PP valenciano en las elecciones municipales y autonómicas de 2007 y en las generales de 2008 al considerar que todas las cuentas de las campañas se llevaban desde la sede central del partido, el programa de propaganda del Canal 24 horas llevaba de estrella invitada a Pablo Casado, vicesecretario de comunicación del PP para que explicara a las buenas y escasas gentes que veían el programa lo que hace tiempo cantaban Lole y Manuel: que todo es de color.

Un poco de sabiduría

Por: | 22 de abril de 2016

14612658291605

Casi al mismo tiempo que el ministro de Economía reconocía que se habían equivocado en las previsiones de déficit público, que rebajaba las expectativas de crecimiento económico y que soportaba la enésima exigencia de la UE de nuevos recortes por una cifra en torno a los 20.000 millones de euros, el Gobierno decidía pagar el 50% de la paga extraordinaria que correspondía a los funcionarios y que no se había pagado. En realidad lo que hacía el Gobierno era mandar un mensaje inequívoco de que habría nuevas elecciones y que, además, estaba dispuesto a conceder lo que hiciera falta para agraciarse con una parte de sus hipotéticos votantes. Todo por la poltrona.
Naturalmente el goteo de los casos de corrupción sigue su curso. Son horas bajas y ya se sabe que en los declives lo que relucen son las navajas y los navajeos. Los imputados granadinos achacan su detención a algún ambicioso correligionario. Siempre la culpa la tiene el otro. El president Puigdemont en su charla con el presidente Rajoy pide que no se judicialice la política. Se sabe desde hace años que una de las causas de la deriva independentista catalana se debe al recurso que el PP presentó en su día ante el Constitucional por el Estatuto. Lo que también conviene saber es que una de las maneras de evitar la judiliciación de la política es que los políticos no entronicen en sus hábitos cotidianos los fraudes, los cohechos, las malversaciones de fondos públicos o la financiación irregular de los partidos.
Un ejemplo de hoy mismo: "Josep Prat, el principal acusado del caso Innova- la macroinvestigación contra la corrupción en la sanidad catalana, con casi un centenar de imputados— ha empezado a colaborar con la justicia, en un paso que abre un escenario de consecuencias imprevisibles para el futuro de las investigaciones. Prat ha sido uno de los hombres fuertes de la sanidad catalana durante más de dos décadas, tiempo en el que ha ocupado cargos de gran importancia en administraciones tanto de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) como del Partit dels Socialistes (PSC)...Prat explica cómo la exconsejera de Salud, Marina Geli -entonces en el PSC, hoy en Junts pel Sí— le ordenó "enchufar" en Innova —empresa pública del Ayuntamiento de Reus— a dos altos cargos del Departamento de Salud, Carlos Manté y Jorge Batesteza. Prat detalla como estas contrataciones eran favores políticos, ya que Innova no requería de sus servicios, y como se hincharon contratos públicos para desviar el dinero necesario para pagar sus retribuciones". Son los pequeños detalles, pequeño en este caso, que permiten que justicia y política estrechen sus lazos en lugar de distanciarse.
Sabemos que los políticos, o una selección de los mismos para ser precisos, actúan desde el convencimiento de que el dinero público no es de nadie. También sabemos que los que dimiten de sus cargos lo hacen declarando su inocencia y para no perjudicar a su partido (por lo visto el perjudicar o no a los ciudadanos es secundario), sabíamos incluso que un ministro podía condecorar a una Virgen, suponemos que para contentar a su Ángel de la Guarda, Marcelo el aparca, lo que ya no sabíamos hasta ahora mismo es que el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha presentado una querella criminal ayer, jueves, y en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, contra el ministro de Interior, Jorge Fernández-Díaz, según informa elmundo.es. ¿El motivo?: por prevaricar saltándose "todos los requisitos necesarios" para nombrar, de forma "arbitraria" y con "claro desprecio a la Policía Nacional", Comisario Honorífico a Francisco Marhuenda, director del diario La Razón.
Y añade la información: "El SUP destaca en el texto que Marhuenda, incluso, fue condenado por intromisión al honor del ex jefe Superior de Policía de Cataluña, Narciso Ortega, después de imputarle "falsamente" un delito de prevaricación por presuntamente archivar una investigación a la agencia de detectives Método 3. Tras aquella imputación pública al mando policial, Marhuenda fue condenado tanto en primera instancia como ratificada la condena en la Audiencia Provincial. Su nombramiento se hizo público, de hecho, poco después de la ratificación de esta condena". Bueno, pues pese a saber lo que sabemos, aún nos queda mucho por saber.



Estilo

Por: | 19 de abril de 2016

1327176900_569869_1327177273_noticia_normal

Dice el ministro García Margallo en El País de ayer, que "Rajoy es el señor que ha sacado a este país del naufragio inminente y lo ha puesto a navegar; es el señor que ha ganado las elecciones y el que garantiza la armonía entre las distintas sensibilidades dentro del PP, que haberlas haylas. Abrir una guerra sucesoria en el PP sería poner en riesgo su estabilidad y eso sería malo para el partido, pero también para España". Está claro que la derecha tiene muy asumido que todo aquello que perjudica al PP, perjudica a España. De igual manera, todo lo que favorece al PP, favorece a España. Es decir: el PP y España son lo mismo. Y siguiendo un poco más la línea argumental, si usted no vota al PP es usted un antiespañol.
Sabemos que el PP es el partido que tiene más imputados por corrupción. Sabemos incluso que está imputado el propio partido por blanqueo de capitales y financiación irregular, y cada día nos enteramos de alguna nueva imputación por los mismos delitos. Ya hay investigaciones fiscales que alcanzan al presidente de honor del Partido, el expresidente Aznar. En el Ayuntamiento de Madrid cada vez que levanta una alfombra aparecen indicios de basura: una de las últimas es la decisión municipal de llevar a la Fiscalía Anticorrupción un informe alertando de las irregularidades de la gestión de Mercamadrid por parte del equipo de Ana Botella. Las más llamativas en este caso son el "acuerdo extrajudicial" blindado por el cual el Ayuntamiento tiene que pagar 623.000 euros anuales a una empresa privada por unas naves sin uso. Otra es el haber pagado 300.000 euros por la ceremonia de colocar una primera piedra en unas obras. Y eso dejando al margen lo que también se está investigando judicialmente sobre la venta a precio de saldo de miles de viviendas públicas a fondos buitres, operaciones que afectan conjuntamente a la Comunidad y al Ayuntamiento. Está claro que la derecha tiene una cierta predilección por la cuestión inmobiliaria. Ayer declaraba el expresidente comunitario Ignacio González por un ático de lujo en la costa y el alcalde de Granada dimitió por un presunto delito urbanístico. Se mueren por el ladrillo.
Si García Margallo cree que lo que puede desestabilizar al PP es el abrir un cambio sucesorio, o una de dos: o no se entera de nada o se ha tomado algo inconfesable en el desayuno. Lo de que Rajoy ha puesto a navegar a España, en cambio, es un símil aceptable. Es mas, ya hay quien propone que el Día de la Hispanidad, si es que todavía hay Día de la Hispanidad, se celebre en Panamá habida cuenta del selecto grupo de patriotas que tienen o han tenido cuentas en el país hermano. Eso permitiría una navegación majestuosa hacia el Nuevo Continente en una recreación racial del Descubrimiento. Es verdad que no iría Rodrigo Galván de Bastidas pero si se incluyeran, por ejemplo, a Rodrigo Rato, Francisco Camps o Ruiz Gallardón en alguna de las naves, el efecto sobre el comercio y la gestión administrativa con la población nativa podría ser absolutamente inolvidable.
01_655846_0x0_izdaDe las medidas convenientes para preservar la salud de los navegantes se encargarían "los dos cargos sanitarios del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo que han sido imputados por prevaricación administrativa por retrasar y negar costosos fármacos de nuevo cuño recetados a enfermos gallegos de hepatitis C, algunos de los cuales fallecieron antes de recibirlos". Y como la hemeroteca es un arma caragada de pasado habrá que recordar que Núñez Feijóo reiteró en más de una ocasión que su gobierno sufragaría los tratamientos para los enfermos de hepatitis C. Tanto que el presidente gallego, en enero de 2015, rechazó las acusaciones de la oposición de que no estaba haciendo todo lo posible por garantizar estos pagos con una frase lapidaria: "Esto no es Venezuela".
Y un último detalle: "El PP deja en herencia una deuda de 77.000 millones de euros en las Comunidades y grandes Ayuntamientos que perdió en las elecciones del 24-M", titulaba hace unos días Infolibre. Y señalaba que el Ayuntamiento de Madrid sigue siendo el más endeudado de España con 5.892 millones, y la Comunidad de Valencia encabezaba la lista autonómica con 37.615 millones, según los datos del Banco de España del primer trimestre de 2015, de donde se deduce que la navegación que ha impuesto el que nos salvó del naufragio inminente produce delirios a causa de la gran marejada.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal