TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

De robagallinas y corruptos

Por: | 26 de mayo de 2017

Http _o.aolcdn.com_hss_storage_midas_5e8143eae21c0f75199e8eb636c59753_205307953_Captura+de+pantalla+2017-05-25+a+las+12.31.55

Fue una frase gloriosa. Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pronunció en octubre de 2014: "Tenemos un modelo de organización criminal que está pensado para el robagallinas pero no para el gran defraudador, no para los casos como los que estamos viendo ahora donde hay tanta corrupción". Espectacular. España por fin tenía al frente de los dos órganos más importantes de la Justicia a un hombre sensato, que veía las cosas como son y no como les gustaría que fueran a los grandes defraudadores.
Ayer, el mismo CGPJ que preside Lesmes decidió nombrar presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a Concepción Espejel Jorquera (ver foto) por 11 de los 21 votos posibles. La "Concha" para su amiga María Dolores de Cospedal, fue obligada junto al magistrado Enrique López, por el conjunto de magistrados de lo Penal de la Audiencia Nacional Nacional en octubre de 2015 a excluirse de los tribunales que juzgarán el caso Gürtel y el de "los papeles de Bárcenas", debido a la afinidad con el Partido Popular de la magistrada. Ahora, casi tres años después de la gloriosa frase del justiciero Lesmes, nuestro Robin Hood de la justicia, será la presidenta de esos mismos magistrados.
"La nueva presidenta tendrá amplios poderes para organizar la sala de lo Penal de la Audiencia. Entre sus competencias figuran la posibilidad de presidir cualquier vista oral que se celebre en su jurisdicción -como hizo en su día Javier Gómez Bermúdez con el juicio de los atentados del 11 de marzo de 2014- . También puede hacer que cualquier asunto pueda dirimirlo el pleno de la Sala de lo Penal, formado por una veintena de magistrados".
"La semana pasada", informa EL PAÍS, "el mismo CGPJ que ha nombrado presidenta a Espejel designó a López para ocupar una de las dos plazas de magistrado de la nueva Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional. Puede decirse, de este modo, que meses después de ser excluidos por su afinidad al PP de unos determinados casos que afectaban a este partido, ambos han sido ascendidos por el CGPJ". Dicho de otra manera: los "robagallinas" lo van a seguir llevando crudo y, probablemente, los grandes defraudadores y los involucrados en los casos donde Lesmes veía tanta corrupción, lo van a llevar algo mejor, como con más señorío, pues buena es Concha.

P.D.- Un saludo revolucionario a la Comisión de Honores y Distinciones del Ayuntamiento gaditano, presidido por José María González, Kichi, que ha tenido a bien conceder la Medalla de Oro de la ciudad a la Virgen del Rosario, patrona de la misma. El júbilo es aún mayor al saber que se concedió con el apoyo de los ediles de Podemos, el PSOE, el PP y Ciudadanos y la abstención de Izquierda Unida. Una sugerencia: que se la imponga el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, que ya tiene práctica en eso de condecorar a vírgenes.


Sentimientos

Por: | 25 de mayo de 2017

9f062086651997b44ee0623750b30ed5916c17c2

The Game, una mini-serie de seis capítulos producida por la BBC y que se estrenó hace un par de años en España a través de internet (Wuaki.tv), se puede ver ahora su primera temporada en Movistar. Es una nueva demostración del buen hacer de la televisión pública británica y, además, un brillante ejercicio de sus guionistas Sarah Dollard, Debbie O'Malley y Toby Whithouse en los que apenas se incluyen algunos ramalazos sentimentales.
La trama gira en torno a las andanzas de un selecto grupo de agentes del servicio británico de inteligencia en tiempos de la guerra fría. Es, pues, un territorio dominado por Graham Greene y John Le Carré, continuadores de un género que contaba con notables precedentes como Eric Ambler, Somerset Maugham o Helen MacInnes, todos ellos con un concepto en el que la intriga se alejaba de la violencia y la trepidante acción de los Fleming o Forsyth. El talento frente al músculo con una Unión Soviética sinónimo de la maldad. Años más tarde, los enemigos serán los fanáticos de la yihad aunque como en el caso de Homeland, la frontera entre el bien y el mal se difuminan. El maniqueismo cotiza a la baja salvo para los nacionalismos terrenales o celestiales.
Rafael Azcona decía que no escribía de sentimientos porque no sabía qué eran. En las series españolas, sin duda, hay mucho experto sentimental, incluso en los informativos. Que en una de las mejores series que se programan en la actualidad (La casa de papel, Antena 3) su autores no puedan evitar secuencias en las que un atracador trata de convencer a una de las rehenes de que no aborte, o en otra en la que otro atracador le explique a la misma rehén en qué consiste ser padre, parecen concesiones a un sentimentalismo barato que, al parecer, es rentable desde el punto de vista de la audiencia. Que en la programación de la 1 no se interrumpa la misma para informar del brutal atentado de Manchester, a diferencia de las otras cadenas generalistas; que en El cascabel (13tv), su presentador ante las primeras noticias del desastre se muestre intrigado sobre si el atentado fue en el campo del United o del City, o si en 24 horas se limiten a poner un rótulo sobre "un incidente" en Manchester y no se informe hasta una hora después que el resto de las cadenas, el sentimiento que aflora en el espectador es el del bochorno ante unos medios incapaces de cumplir con el principio más elemental del periodismo: informar.

Energía y moderación

Por: | 23 de mayo de 2017

P01q9w99

Hay reglas no escritas en el comportamiento humano que parecen perdurar con el paso del tiempo, y es precisamente el paso del tiempo individual el que parece justificarlas. Siempre se ha admitido que la juventud es la etapa de la rebeldía, una fase en la que lo establecido se ve como algo a superar, a abatir. La madurez se inclina hacia la moderación, y la ancianidad, al conservadurismo, siempre a grandes rasgos y salvando todas las excepciones que se quieran o se prentedan creer. Es como si hubiera una relación directa entre energía física e inconformismo de tal modo que el paulatino derrumbre de la primera conlleva una suave y constante adaptación a valorar cada vez mas la tranquilidad.
Lo describió mucho mejor William Wordsworth (ver imagen) en su "Oda a la inmortalidad".
"Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo."...
Trasladado al ámbito político español, el partido político más joven demuestran un evidente exceso de energía y un muy particular concepto de lo establecido. Para Podemos, al menos si se analizan objetivamente sus discursos y propuestas, lo establecido no es un Gobierno conservador e insolidario, su objetivo esencial es superar, abatir, a quienes han ocupado desde hace décadas la opción mayoritaria de la izquierda, los socialistas. Presentar una moción de censura y convocar una manifestación la víspera de las elecciones primarias del PSOE demuestra una cierta inteligencia a la hora de presionar en favor de una de las candidaturas. Anunciar que retirarían la mencionada moción si el recién elegido presenta otra, es presionar -24 horas después de elegido- al secretario general de los socialistas. Ni un día sin tregua, pero sin tregua a los socialistas. De tal modo que la evidente energía del nuevo partido utiliza tácticas que, precisamente ahora, cumplen 100 años y que sirvieron para derrocar el régimen zarista. Están convencidos de que puede "volver la hora del esplendor en la hierba". En cambio para los que ya no poseemos tal dosis de energía no nos afligimos "porque la belleza subsiste siempre en el recuerdo", y aunque de recuerdos no se vive al menos se tiene la experiencia suficiente para delimitar con más precisión lo establecido. Qué es lo prioritario y qué lo secundario. Y probablemente esa capacidad de valoración puede potenciar el escepticismo, sin duda, pero rehúye como de la peste de la manipulación de los hechos y de la memoria reciente.

¡Qué grandes sois!

Por: | 19 de mayo de 2017

Rajoy_comparece_genova_television_getty_030213

Primero dijo que asistirá encantado a declarar en calidad de testigo por la presunta financiación irregular de su partido, incluso aclaró que lo haría de la forma que lo considerara el Tribunal, en persona o por videoconferencia. Después supimos que su partido puso el grito en el cielo porque citaran a su gran guía, al faro que ilumina sus decisiones, a su gran timonel. Al fin y al cabo el que era el responsable máximo de la campaña electoral investigada no tenía porque saber que, presuntamente, se financiaba irregularmente. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Ahora resulta que el responsable tiene que ser responsable, ¿pero esto qué es?
Décadas demostrando al mundo que España es diferente para que ahora unos jueces de chichinabo quieran equipararnos a Gran Bretaña o a Alemania. Menos mal que aún queda lo que hay que tener y los guardianes de las esencias de La Moncloa ya han pedido que su líder declare por videoconferencia, que hacerlo en persona conllevaría un gran incremento de gastos en seguridad y, al parecer, no está el horno para bollos: hay que ahorrar para pagar las indemnizaciones que habrá que dar a las empresas de las autopistas radiales de Madrid, o a los fondos que invirtieron en renovables. Con ello La Moncloa demuestra que tiene permanentemente en su mente y en su corazón el bienestar de la ciudadanía, y más concretamente el de las grandes empresas.
Que lo haga a través de la televisión demuestra sin la menor duda el apego que tiene el gran timonel por las novedades tecnológicas. ¿Cuántos Jefes de Gobierno han utilizado el plasma para sus ruedas de prensa sin preguntas? Ninguno. Y esa bienaventurada obsesión de nuestra luminaria por la investigación y el desarrollo se constata en los presupuestos generales de 2017 en los que entre los organismos que verán reducirse su presupuesto están el CSIC (624 millones, un 0,9% menos que en 2016), el Instituto de Salud Carlos III (270 millones, un 0,8% menos), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (54 millones, un 32,7% menos), el Instituto Nacional de Oceanografía (60 millones, cae un 7%), el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (o Ciemat, con 87 millones de euros su presupuesto cae un 2,7%), el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (o INTA, 137 millones, mantiene el mismo presupuesto) y el Instituto Geológico y Minero de España (24 millones de presupuesto, un 4,2% menos).
En la anterior legislatura asistimos a un grandioso festival de sinónimos y metáforas: a la amnistía se la llamaba regularización fiscal, o a la emigración forzosa por falta de trabajo, "movilidad exterior". En la actual hemos entrado en el imperio de las paradojas: España es el país que más va a crecer de la UE, de nuevo deslumbraremos al mundo, mientras las pensiones cada vez tienen menos poder adquisitivo, los salarios subirán la tercera parte que lo hará la economía y las inversiones en infraestructuras públicas caen un 2,2%. Del incremento de la desigualdad ya ni hablamos.

Del talento

Por: | 18 de mayo de 2017

Billionsshowtime

Cuando ya se puede ver la segunda temporada completa de la extraordinaria Billions (Movistar), es el momento oportuno para reconocer el talento de una cadena estadounidense de pago, Showtime, que desde hace 40 años ha deslumbrado al espectador por la calidad de sus producciones y la capacidad de transgresión de sus series.
Y si Dexter fue el pistoletazo de salida, el primer gran éxito, con esa perversa e inteligente habilidad de situar a un asesino en serie en el epicentro de la trama, y lo que aún resultaba más sorprendente, contando con la empatía de sus seguidores, Californication demostró que el sexo, las drogas y el rock and roll eran perfectamente compatibles con el éxito de audiencia. Como también lo era una madre soltera reconvertida en traficante de marihuana en Weeds.
Con Nurse Jackie y Shameless, la cadena dio otra vuelta de tuerca a la transgresión de lo establecido. Una enfermera drogadicta y la familia más desestructurada de la cultura audiovisual demostraron que el filón de lo socialmente incorrecto iba viento en popa. Ray Donovan, por su parte, mostraba una visión de Hollywood radicalmente distinta a la habitual en la que la violencia era la reina de la casa, una violencia que hundía sus raíces en los abusos sexuales de un sacerdote.
Pero Showtime no descuidó la producciones históricas, y lo hizo con la calidad de Los Tudor y sus cuatro deslumbrantes temporadas en las que el rigor no siempre condicionó los hechos narrados. En el reinado de Enrique VIII pasó de todo; en la serie, el entretenimiento se impuso a los historiadores.
The Affair cumplió sobradamente con las expectativas de los amantes de los drama sentimentales. De la grandiosidad de la Inglaterra del siglo XVI se pasó al intimismo de una relación amorosa en Montauk (Long Island) entre un profesor y una camarera. Con Homeland y Billions, la cadena alcanzó la excelencia. Sólo por haber producido estas dos series, Showtimes merece estar en el Olimpo. Naturalmente no todo fueron celebraciones pero el hecho de que una cadena de pago demostrara en el competitivo mercado de las televisiones que la calidad puede ser rentable estimuló al resto de la competencia en esa dirección, de tal modo que se puede afirmar rotundamente que en la actualidad marcas como HBO, Netflix o la ya citada Showtime se han convertido en los reyes del tinglado con una excelente producción.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal