TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Tiempo de bochorno

Por: | 31 de octubre de 2014

E830bfcca40d8a21fef1ee23806d61ab

¿Qué sentirán los diputados y dirigentes del partido en el poder al aprobar las leyes de las que llevan tiempo alardeando con el voto exclusivo de sus propios diputados, sin el apoyo de nadie más que de sus disciplinados dedos de apretar el botón del "Sí"? ¿Creerán de verdad que el resto de los representantes parlamentarios -desde la izquierda tradicional a la derecha nacionalista- están equivocados, o que sólo ellos poseen la verdad? Y no hablamos de temas tan obvios como la corrupción en la que sus constantes negativas a cualquier posibilidad de investigación en realidad responde a un elemental instinto de supervivencia, ni de realidades tan crueles e injustas como el galopante empobrecimiento ciudadano. Hablamos de algo más sutil, complejo y, al parecer, intranscendente como es la ley de Propiedad Intelectual, de la cultura.
Autores, sociedades de gestión, editores, internautas, espectadores, lectores, viven en un mundo en el que las nuevas tecnologías han ido muy por delante de las legislaciones, un mundo nuevo al que la ciudadanía también se ha adaptado con mayor e inmediata fluidez que una clase política anclada con frecuencia en conceptos endogámicos en lo político y en la confortable defensa de sus privilegios en lo personal. Todo chirría en esta nueva ley de la Propiedad Intelectual que nace con las reticencias de la industria cultural, del Consejo de Estado y del Tribunal Supremo. Significativamente, los únicos que no han protestado son los operadores de la telefonía e internet, las grandes empresas que han divulgado y potenciado la engañosa "cultura de lo gratis" en el consumo de los productos audiovisuales, una gratuidad que engorda considerablemente sus propios balances.
En realidad, chirría el propio concepto de propiedad: ¿por qué, por ejemplo, las tierras que conquistaron hace siglos a golpe de espada los nobles perpetúa su propiedad ad infinitum, salvo que la indolencia de sus descendientes les obligaran a venderlas a algún pirata de la revolución industrial, del estraperlo o de las finanzas, mientras que las obras creadas con el talento y el esfuerzo de sus autores prescriben sus derechos a los 50 o 75 años? ¿Se imaginan que las propiedades de la duquesa de Alba prescribieran a los 75 años, o la riqueza de esos 20 españoles que amasan una fortuna equivalente a los ingresos de14 millones de ciudadanos, según el último y demoledor informe de Intermón Oxfam? Lo dijo Malcolm X: "si no podemos sentarnos todos a la misma mesa, rompámosla y sentémonos todos en el suelo".
De vuelta al ámbito de la cultura, un tema que, ¿para qué engañarnos?, a la clase política le preocupa poco, resulta bochornoso el que mes tras mes, año tras año, el PP mantenga ese 21% del IVA a la vez que tenemos que soportar diariamente mantras como los de que "hemos salido de la crisis", "somos el país que más ha crecido en Europa", "nuestro sistema financiero está estupendo". Se ha llegado a tal punto de desprecio por lo cultural que hasta los patronos de los principales museos, gente de orden y de consejos de administración, se han sentido engañados por la política fiscal del mecenazgo. Un punto en el que unos cómicos para eludir ese insoportable 21% venden revistas pornográficas (un 4% de IVA) en la taquilla del teatro y regalan la entrada para la función.
ThSon tiempos de bochorno en los que, esporádicamente, surgen actitudes extraordinarias como la de Jordi Savall (ver foto) que ayer anunció en una carta abierta al ministro Wert su renuncia al Premio Nacional de Música que le acababa de ser concedido. Comenta en la misiva que agradece el premio, pero que no puede aceptarlo para "no traicionar sus principios y sus convicciones más íntimas", puesto que la distinción procede de la principal institución del Estado responsable del "dramático desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y la promoción del arte y de sus creadores". Un tiempo en el que los niños saben quienes son los Bárcenas, Roca, Pujol, Blesa, Rato, Granados o Cotino a la vez que desconocen a los Savall, Caro Baroja o Barceló, por citar a unos pocos.
Finalicemos ésta inútil defensa de la cultura en una sociedad que hace tiempo entronizó a los depredadores económicos y ensalzó la especulación financiera, con un nuevo párrafo de la carta de Jordi Savall: "La ignorancia y la amnesia son el fin de toda civilización, ya que sin educación no hay arte y sin memoria no hay justicia. No podemos permitir que la ignorancia y la falta de conciencia del valor de la cultura de los responsables de las más altas instancias del gobierno de España, erosionen impunemente el arduo trabajo de tantos músicos, actores, bailarines, cineastas, escritores y artistas plásticos que detentan el verdadero estandarte de la Cultura y que no merecen sin duda alguna el trato que padecen, pues son los verdaderos protagonistas de la identidad cultural de este país".

Aznariada

Por: | 30 de octubre de 2014

Aznar-Gadafi

Es una de las grandes primicias periodísticas recientes. A eldiario.es se le debe la siguiente exclusiva que ocupó buena parte de algunos de los informativos y tertulias de ayer, miércoles (TVE, al margen, por supuesto): "El presidente de la fundación FAES y presidente de honor del PP fue uno de los pocos líderes europeos que, en marzo de 2011, se opuso a la intervención militar en Libia contra Gadafi, argumentando que era "muy difícil entender una política que deja que los amigos caigan y que los enemigos permanezcan en el poder". Bien. Y añade: "Lo que no se sabía es que José María Aznar, al mismo tiempo que intercedía en público a favor de Gadafi, hacía negocios en privado con empresas españolas que querían conseguir contratos con el Gobierno libio". El tinglado no era otro que el de que Befesa, una filial de la empresa Abengoa, quería conseguir la adjudicación de cuatro plantas desaladoras en Libia por un importe total de 950 millones de euros para lo cual contrató como comisionista al expresidente. Bien.
"La remuneración que Aznar firmó con Befesa", añade eldiario.es, "es muy generosa: una "comisión de éxito" –como la define el contrato"– del 1%  "hasta que la cifra de adjudicación acumulada de proyectos dentro del programa llegue a 250 millones de euros". A partir de esta cifra –es decir, después de que Aznar se llevase los primeros 2,5 millones de euros–, la comisión se reduciría al 0,5%. En total, si Befesa hubiese conseguido los 950 millones de euros en adjudicaciones que esperaba en Libia, Aznar habría cobrado una comisión de seis millones de euros: alrededor del 0,6% de los 950 millones esperados. Además de esa comisión, Aznar consiguió otro 0,25% adicional del precio convenido por Befesa con el Gobierno libio por administrar las desaladoras cuya gestión se incluya también en el contrato de construcción. Esta comisión se recibiría durante los cinco primeros años de mantenimiento de las instalaciones. El contrato con Befesa incluía también un adelanto de 100.000 euros más IVA. José María Aznar facturó esa cantidad cinco días después de firmado el contrato, el 13 de septiembre de 2010". Estupendo.
El diario digital reproduce la mencionada factura y el contrato firmado por el expresidente y la empresa. "Un portavoz de Abengoa ha confirmado a eldiario.es que Befesa contrató a Aznar "como asesor", pero que la guerra civil y posterior intervención militar en Libia frustraron las adjudicaciones. La ejecución de Gadafi el 20 de octubre de 2011 –un año después de la firma de este contrato– y el cambio de Gobierno dejaron a José María Aznar y a Abengoa sin un negocio millonario". Como dicen los de FAES: "todo era perfectamente legal". Pues sí, faltaría mas.
Th¿Qué usted puede pillar una comisión de algo más de seis milones de euros valiéndose de sus contactos internacionales conseguidos por haber sido presidente y en plena orgía de recortes en su país?, magnífico. ¿Que sus convicciones financiero-políticas le inducen a manifestarse en defensa de un dictador con serios problemas mentales? Hombre, eso ya empieza a ser más complicado. Aún nos acordamos de su gallardía a la hora de criticar al régimen cubano, o su heroica defensa del suelo patrio de Perejil (ver foto), por no citar su cosmopolitismo al hablar tex-mex con el presidente Bush Jr. y su hábil flexibilidad política al reconocer en TV3 que "yo hablo catalán en la intimidad". Eso sí era un presidente. También es verdad que los sobres-sueldos barcenasianos, los nombramientos de Blesa y Villalonga, y la irresistible ascensión de la Gürtel, por ejemplo, figuran indeleblemente unidos a su persona pero ¿qué es eso comparado con las inmensas ventajas que nos produjo a la ciuadanía española, y a su economía presente y futura, la modificación de la ley del Suelo, origen "la burbuja inmobiliaria", que sólo un visionario de su categoría podía intuir? Es más, después de haber modificado a gusto de la jerarquía eclesíastica la ley Hipotecaria en 1998 para que pudieran inmatricular a tutiplén lo que les apeteciera (la Mezquita de Córdoba, sin ir más lejos, propiedad ya del obispado local por 30 euros, unas 5.000 pesetas), la Conferencia Episcopal debería pensarse seriamente su beatificación aunque no está claro si ser beato conlleva algún tipo de dotación económica para su allegados que, por cierto, alguno de los cuales se está poniendo las botas con los fondos-buitre y los pisos de los deshauciados.
Y puesto que éste blog se engloba nominalmente en el ámbito de la televisión, qué menos que pedir una miniserie sobre la figura de nuestro inolvidable expresidente, de tres capítulos, por lo menos, para no desmerecer de la que Telecinco emite en estos días sobre la figura del Rey Juan Carlos I. Al fin y al cabo, Silvio Berlusconi, su propietario, asistió a la boda de su hija Ana, ceremonia que podría ser el epicentro de alguno de sus capítulos con ese inacabable desfile de imputados nacionales y extranjeros. ¡Piénseselo, señor Vasile!

El tercer Calatrava

Por: | 29 de octubre de 2014

1414488866_368953_1414515040_noticia_fotograma

"Camps llamó a Calatrava antes de la presentación de la maqueta y le pidió que se volcara en la obra porque quería algo "emblemático" que pusiera a Castellón en el mapa", informa El País sobre la declaración del arquitecto en sede judicial (ver foto) al testificar como imputado sobre los sobrecostes derivados de su proyecto para el Centro de Convenciones de Castellón que, finalmente, no llegó a ejecutarse. Al parecer Francisco Camps no sabía que Castellón ya estaba en el Guinness de los Récords por tener al presidente de la Diputación con más boletos premiados en la Lotería Nacional y el Aeropuerto con menos aviones del mundo mundial.
La historia es sencilla: se le encarga un primer proyecto para construir el edificio en un solar de 17.000 metros cuadrados. El Ayuntamiento de Castellón (Alberto Fabra al frente del mismo) lo eleva a 62.000 metros (por metros que no quede). Unos días después, el despacho del arquitecto dice que recibe un tercer proyecto de 48.000 metros. Finalmente, presentó un plan basándose en la última opción. Comienza una batalla epistolar entre Administración y arquitecto ya que el proyecto definitivo presentado alcanzaba unos costes de 180 millones (cien en una primera fase) cuando el inicial se había presupuestado en 60. La guinda a esta peculiar historia en la que, naturalmente, nadie apechuga con los errores o torpezas, bueno, nadie no: la ciudadanía valenciana pagó 2,7 millones de euros por la maqueta del proyecto que nunca se realizó, pero eso para la Generalitat no es dinero. Pues bien, decíamos que la guinda la puso el tan mencionado y polémico arquitecto al declarar en una entrevista a El País, acompañado de sus abogados, que "desafortunadamente, en España, donde he trabajado desde hace más de 20 años sin reparar en colores políticos, se ha iniciado una campaña con una clara naturaleza política que persigue, a través de mi descrédito personal, un fin electoral. Me gustaría dejar claro que yo no soy arquitecto de ningún partido. De ninguno", con lo que no se entiende que alguien que no trabaja para ningún partido y que lo ha hecho sin reparar en colores políticos pueda ser utilizado para perseguir un fin electoral. Claro que si hubiera que entenderlo todo, y sobre todo lo de la Genralitat Valenciana, hace tiempo que tendríamos 12 o 14 premios Nobel.
14004362320978Piensen, por ejemplo, que Vicente Cotino (ver foto), sobrino de Juan, fue agraciado con un crédito de 180 millones de euros de Bancaja (José Luis Oliva al frente de la misma) para construir un circuito de carreras de motos en Hungría, circuito que nunca se llevó a cabo y que, que se sepa, nunca devolvió el crédito. Habida cuenta de la piadosa militancia del capo del clan, el ya mencionado Juan Cotino, es probable que pensaran que "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita". Claro que el despilfarro no es exclusivo de lo que podríamos llamar "área Camps". El ministro de Economía, Luis de Guindos, en una comparacencia ayer en la comisión correspondiente del Congreso de los Diputados, cifró en 2.600 millones de euros el quebranto económico producido por las 42 operaciones potencialmente irregulares analizadas en las entidades con ayudas públicas, según estimaciones preliminares del FROB a día de hoy. La semana pasada, el FROB envió a la fiscalía información que atribuía 7 operaciones irregulares por 500 millones a Novacaixagalicia y otras 16 por valor de unos 900 euros a Caixa Catalunya (¡Ay, Narcís, Narcís!).
Pero no todo son malas noticias, afortunadamente. Hoy se publica que la Agencia Tributaria ha remitido un informe al juez Pablo Ruz, que investiga la financiación ilegal del PP en "los papeles de Bárcenas" (uno de los diversos caso por los que ayer se disculpó el presidente Rajoy en el Senado), en el que concluye que las donaciones ilegales a los partidos políticos están exentas de pagar impuestos. Esta afirmación exculparía al PP del delito fiscal que investiga al magistrado". Como gritó desde "el gallinero" de un teatro de Zaragoza un amante del bel canto al barítono cuando interpretaba una romanza: "¡Pachecoooo, canta para uno menos que yo me voy!", de igual manera el presidente Rajoy ya puede pedir perdón por uno menos de los casos en los que su partido estuvo implicado. ¡Felicidades!


No mareen más la perdiz

Por: | 28 de octubre de 2014

Ana-Botella-y-Miguel-Angel-Villanueva--durante-la-rueda-de-prensa-ofrecida-para-hablar-de-la-tragedia-del-Madrid-Arena-en-noviembre-

Una de las noticias que acapararon la actualidad de ayer en todos los telediarios fue la llamada Operación Púnica, el caso de corrupción nuestro de cada día. Alcaldes del PP, independientes y del PSOE entrevistos a través de las ventanillas cerradas de los coches policiales; un presidente de Diputación en su confortable vehículo oficial camino del cuartelillo; algunos vecinos indignados llamándoles chorizos; Esperanza Aguirre pidiendo perdón, González Pons anatemizando a los suyos con ese punto de incoherencia ya que ahora se expulsa del partido a los implicados sin oírles, exactamente lo contrario de lo que declaraban hace unos días con los de las tarjetas opacas, y al secretario de organización del PSOE, César Luena, mostrando su enérgica condena y el consiguiente despido de la militancia. Bien.
El 13 de abril del pasado año se publicaba la siguiente noticia: "El exvicealcalde de Madrid Miguel Ángel Villanueva (en la foto, con Ana Botella), que abandonó su cargo el pasado 9 de enero, dos meses después de la tragedia del Madrid Arena, ha fichado como consejero asesor de Cofely España, la filial española de la empresa energética GDF Suez, según han informado fuentes de la compañía a madridiario.es. Como portavoz del Gobierno de Ana Botella, fue el primero en salir a dar explicaciones la mañana de la tragedia del Madrid Arena, el pasado 1 de noviembre, donde dijo que no se había superado el aforo según los datos de la empresa de Miguel Ángel Flores, promotor del evento, algo que la investigación judicial demostró posteriormente que no era cierto. Por ello, se convirtió la segunda víctima política de la tragedia tras la dimisión del delegado de Economía Pedro Calvo, el pasado 13 de noviembre, ya que Ana Botella le obligó a dimitir después de que numerosas investigaciones periodísticas destaparan los vínculos entre Villanueva y el empresario de la fiesta del Arena, Miguel Ángel Flores". Recordemos que la investigación judicial demostró que se habían vendido el triple de las entradas permitidas en aquel nefasto concierto y que el promotor de la fiesta se enfrenta a una petición de pena de cuatro años por cinco homicidios imprudentes graves, medio año menos que a la que se enfrenta una sindicalista mallorquina acusada de romper una luna de un autobús durante una huelga general.
Hoy toda la prensa y los informativos de las televisiones señalan que "La macrooperación contra la corrupción que ha impulsado el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco (51 detenidos, entre ellos seis alcaldes, y el ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados), señala a la firma francesa Cofely y su filial en España como la gran beneficiaria de los 250 millones de euros adjudicados en obras y servicios públicos. Esta empresa francesa logró que la mayoría de los Ayuntamientos implicados en la llamada Operación Púnica le adjudicasen en los últimos años contratas para supuestos ahorros energéticos (iluminación) en sus ciudades por algo más de 160 millones de euros, del total de 250 millones en numerosos contratos que se investigan". Blanco y en botella, con minúscula.
Y una pregunta idiota: ¿por qué el Gobierno del PP, tan dolorido e indignado por el lamentable comportamiento de algunos de sus militantes, no decide aplicar su mayoría absoluta parlamentaria para tratar de acabar de una vez con ésta lacra si, al fin y al cabo, la han utilizado en varias e importantes ocasiones sin el apoyo del resto de las fuerzas políticas, por ejemplo para favorecer a la enseñanza privada frente a la pública con una ley Wert contestada por todos los sectores educativos, o la ley de Seguridad Ciudadana, o el tasazo judicial del desaparecido Gallardón, o para aprobar unos presupuestos generales del Estado que reafirman la cada vez mayor desigualdad social? ¿Creen que ante una serie de medidas legislativas que endurezcan las penas a los corruptos van a crear alarma social o perderían votos? No mareen la perdiz más de lo necesario, por favor.

Estamos estupendos

Por: | 27 de octubre de 2014

195123-944-629

En el cónclave de alcaldes del PP reunidos en Murcia -aquelarre para otros- el presidente Rajoy habló con ese nuevo concepto de la claridad que consiste en desgranar los éxitos y no citar con su nombre las desgracias. Es, para decirlo a su manera, una transparencia opaca. Todos los informativos se hicieron eco de su intervención, y muy especialmente la disciplinada y obediente TVE, en la que demostró su orgullo del sistema financiero español. Se había aprobado ampliamente el examen del Banco Central Europeo. Bien. "El sector bancario está estupendamente", afirmó. A continuación breves declaraciones en los telediarios de los responsables del BBVA, Bankinter y Bankia destacando lo estupendos que están y son. Bien también.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, manifestó su satisfacción por el resultado del examen destacando la importancia del mismo al garantizar la solvencia de la entidad. Lo que resultaba curioso entre tanto elogio y autoelogio es que nadie hablara de los miles de millones inyectados con el dinero, o la hipoteca, de la ciudadanía al tan mencionado sistema financiero. Ni siquiera el muy eficiente Goirigolzarri hizo alusión a los 22.000 millones invertidos en Bankia y de los que, de momento, se han recuperado muy pocos. Se sabe, eso sí, que con algunas entidades financieras "salvadas" con el dinero de todos ya se pueden dar por perdidos unos cuantos miles de millones de euros, por ejemplo los 11.000 millones perdidos en la venta de Novagalicia, o los 11.500 millones de euros perdidos al vender el Estado Catalunya Banc al BBVA. Vayan sumando y verán lo estupendo que es nuestro sistema financiero y lo estupendos que son los recortes que se hicieron en educación, sanidad, investigación y asistencia social para que nuestros sistema financiero sacara pecho.
Pero si los éxitos son aireados con legítimo derecho, los fracasos se citan a su manera: "Ya se que se han producido algunas cosas que no nos gustaría que se produjeran en los últimos tiempos pero estamos tomando decisiones y la justicia está actuando. Dejémosla trabajar". Estupendo. "Algunas cosas...", y ahí nos entra la duda: ¿se referiría el presidente a los escándalos de corrupción e incompetencia que, en cambio, sí citó explícitamente el líder del PSOE en Cuenca al afirmar que estaban hartos de Mato y Mata, de Acebes y Rato, de Cospedal y Rajoy.... del "capitalismo de amiguetes"? o, por el contrario, esa alusión a algunas cosas era un velado homenaje a Joan Manuel Serrat y su canción Aquellas pequeñas cosas que, entre otras cosas, dice "...como un ladrón,/ te acechan detrás de la puerta./ Te tienen tan/ a su merced,/ como hojas muertas,/ que el viento arrastra allá o aquí..."? Pues no lo sabemos, la verdad, pero habida cuenta del amor de los genoveses por la cultura y su reconocida sensibilidad, es probable que fuera más un homenaje al cantante que una obediente aceptación de la sugerencia de Pedro Arriola: lo que no se cita, no existe.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey pertenece a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal y redactor jefe de la sección de Opinión. En la actualidad es Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal