TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

La irresistible ascensión de los frikis

Por: | 19 de abril de 2011

The_big_bang_theory
Es una cuestión de gustos, naturalmente, pero si hay una serie que capítulo tras capitulo y temporada tras temporada mantiene un nivel de talento extraordinario esa es Bing Bang: cuatro frikis y una vecina como protagonistas y algunos secundarios que complementan o realzan los disparatados diálogos.

Con unos medios sencillos (no más que los que encumbraron a los de Friends), unos modestos interiores y, sobre todo, unos guiones pletóricos de humor y sarcasmo, Sheldon y sus amigos se ríen de todo y de todos, empezando por ellos mismos, naturalmente, que es la forma más elegante de la ironía considerada como una de las bellas artes. Los cinco protagonistas ejemplifican comportamientos y orígenes diversos y absolutamente irresistibles.

El ya citado Sheldon, un físico teórico asexuado, inteligente y convencido de que es un ser superior por su extraordinario coeficiente intelectual y que no duda en creer que el Nobel de Física alcanzará su justificación real cuando se lo otorguen a él; Leonard, un físico experimental (es decir, un ser ligeramente inferior según Sheldon), traumatizado por una infancia infeliz con una madre hiperracionalista; Wolowitz -que sólo es un ingeniero y no un doctor, como recuerda constantemente el ser superior-, con una madre de la que sólo oímos su voz a través de las paredes hogareñas, personaje que permite a los guionistas reirse de los judíos con un nivel similar al del mejor Woody Allen,y Rasham, un astrónomo indio incapaz de hablar cuando hay una mujer delante salvo que beba alcohol, todos ellos con el complemento de Penny, una camarera que llegó a California con sus sueños de actriz y su realidad del sector servicios. Impagable. No se la pierdan.

La perseverancia

Por: | 18 de abril de 2011

Jose_Mourinho 
En periodismo una cualidad indispensable es la novedad, el contar cada día hechos nuevos y, naturalmente, comentarlos. Pues bien, en el periodismo deportivo esta norma lógica y sensata es, prácticamente, desconocida o, cuando menos, en desuso. Día tra día, informativo tras informativo, se repiten los miemos personajes y los mismos hechos. Una rueda de prensa de Mourinho, por ejemplo, o una no-rueda de prensa se convierte en noticia tres o cuatro día consecutivos. Poco importa que desde el primer momento, desde la primera información, se deje constancia del hecho o de lo dicho. Al día siguiente, y al otro, y al otro, se volverá a repetir el tema.

Azcona y Toni Nadie ni nada aporta algo nuevo a lo ya sabido, leído, escuchado o visto pero eso no importa. Los programas de radio y televisión seguirán insistiendo de tal modo que una frase o un comportamiento de un día se convierte en hecho destacable a lo largo de la semana. Conclusión: el espectador o el radioyente acaba hasta el gorro del entrenador del Real Madrid. No se si ese es el fin perseguido o es una muestra de la falta de interés de los propios periodistas deportivos por su quehacer cotidiano. Si Mourinho dice una tontería, si lo que dice es una verdad de perogrullo o si su comentario es inteligente, no importa.

La perseverancia de los periodistas acabará por banalizar cualquier dicho o hecho. Lo importante es no estrujarse las meninges para encontrar algo noticiosa: basta con insistir, con repetir hasta la saciedad la anécdota del sábado o el domingo últimos y esperar hasta la nueva rueda de prensa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal