TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Todo por la audiencia

Por: | 31 de octubre de 2011

Jordi-gonzalez--647x231

Uno de los temas más polémicos del fin de semana fue la participación, remunerada, de Rosalía García, madre del delincuente conocido por su alias, el Cuco, menor de edad y condenado a tres años por encubrimiento de asesinato de la joven Marta del Castillo de la que todavía, y pese a que han pasado casi tres años de su desaparición, los implicados en el caso no han querido decir donde abandonaron el cadáver. La polémica desatada en todas las tertulias y redes sociales tuvo como origen dos hechos: 1) que la citada Rosalía García fuera invitada a ser entrevistada en uno de los programas-estrella de Telecinco, La Noria, con un horario privilegiado. Y 2) que su intervención fuera retribuida (las cifras barajadas oscilan entre los 7.000 y 10.000 euros). Hay que añadir que el Cuco fue condenado también a pagar cerca de 415.000 euros a las administraciones que intervinieron en las costosas e infructuosas tareas de búsqueda del cuerpo de la víctima.
Si el hecho de pagar a una persona cuya relevancia es la de ser la madre de un condenado por encubrimiento de asesinato ya es de por sí discutible, lo lamentable es la aceptación de la cadena de las condiciones impuestas por los abogados de la citada Rosalía García: que no se le viera la cara durante la entrevista y que no se dijera que había cobrado por acudir al plató, condiciones que tanto la productora del programa, La Fábrica de la Tele, como la cadena aceptaron. Si trascendió el que había cobrado se debió a un comentario de la tertuliana Pilar Rahola, ignorante del acuerdo alcanzado con la entrevistada.
Es el "todo por la audiencia". La cadena acepta condiciones inaceptables, oculta información a los espectadores, y ello al margen de si la madre de un encubridor de asesinato puede, o no, convertirse en estrella. Telecinco lo tiene claro: 1.935.000 ciudadanos vieron el programa, su segundo mejor dato de la temporada. Poco importa que en algunos portales en los que se realizaba una encuesta sobre el asunto (Vertele.com, por ejemplo), más del 80% de los votantes consideraran impresentable el que se le pagara a la madre de el Cuco. El presentador de La Noria alegaba que entrevistar a Rosalía García era un derecho de la libertad de expresión. Quizá ocultar datos a la audiencia no lo sea.
En fin, el programa del sábado noche remató la faena con otro invitado peculiar: Mario Conde, conocido ex banquero condenado en diversos juicios a 20 años de cárcel y a devolver 7.200 millones de las antiguas pesetas a Banesto, quien nos ilustró a todos con motivo de su último libro publicado con el ambiguo título De aquí se sale, en donde explica cómo salir de la crisis, que no de la cárcel.

Crisis, fútbol y azafatas

Por: | 30 de octubre de 2011

ThumbnailCARGU9PG

En los últimos años del franquismo la progresía solía argumentar que el fútbol era el opio del pueblo. Cuarenta años después es justo reconocer que éste país se ha hecho drogradicto, una condición que está hasta cierto punto justificada a la vista del panorama social y económico presente y futuro. A los casi cinco millones de parados hay que añadir las políticas de recortes habidas y por haber más el evidente hermetismo de las decisiones macroeconómicas nacionales o supranacionales. Las decisiones de la UE en materia económica son rituales de ocultación. No se explican con sencillez las causas de los problemas ni, por supuesto, las hipotéticas soluciones.
La decisión de recapitalizar los principales bancos españoles, con el consiguiente cierre o disminución de los créditos, ha cogido por sorpresa a doctos y legos, y lo que es peor, a la propia banca. La reunión explicatoria de la vicepresidenta Salgado con los expertos y representantes de las entidades financieras sigue siendo un secreto para la mayoría ciudadana. Se deja caer que el triunfo es de Angela Merkel pero no se explican las posibles alternativas. Seguimos en las tinieblas. Quizá por ello, el fútbol del fin de semana se ha convertido en una de las grandes escapatorias colectivas, máxime cuando la precampaña electoral y las encuestas no dejan lugar a dudas sobre su tediosa y monótona constancia en sus previsibles resultados.
Poco nuevo se puede añadir a los resultados futbolísticos del sábado. Real Madrid y Barça siguen dominando sin olvidarnos del entreñable Levante, probablemente la anomalía más estimulante de la liga. Reseñar, eso sí, la tremenda dependencia del Barça del talante vital de Messi. Si Lionel está contento, todos están contentos. Si Lionel falla un penalty o tarda cuatro partidos en marcar un gol, todos están preocupados y Guardiola, y toda la prensa deportiva afin, tienen que hacer una inmensa apología de la estrella para que no se entristezca. De la drogadicción del fútbol a la Messidependencia.
La serie norteamericana Pan Am (Canal +) fue una de las novedades más publicitadas del sábado. Cuatro azafatas pizpiretas, con una inclasificable Cristina Ricci a la cabeza, nos van a contar sus andanzas en una compañía de aviación que hace años quebró. La serie, realizada en 2011 y escrita por Jack Orman y Thomas Schlamme, transcurre en los años sesenta del pasado siglo, una década esplendorosa de la empresa. Tiene detalles de ambientación y vestuario dignos del poderío económico estadounidense. Los personajes y el guión, al menos en su primer capítulo, son decepcionantes. Novia a la fuga momentos antes de su boda, amantes engañadas, un proyecto de azafata-espía al servicio del bien: un disparate. Baste decir que en España, en 1958, un realizador y guionista del régimen, Rafael J, Salvia, dirigió un filme que bien pudiera ser el origen, consciente o inconscientemente, de esta serie: Las chicas de la Cruz Roja.

Horas bajas

Por: | 28 de octubre de 2011

Brenda-la-tercera-expulsada-de-acorralados

Conforme se acerca la fecha de las elecciones los partidos políticos, o algunos de sus destacados líderes, comienzan a manifestar cierto nerviosismo. Quizás hablamos de un proceso electoral excesivamente largo, propicio para las meteduras de pata y los excesos. Para otros expertos analistas como Fernando Vallespín (artículo publicado hoy en El País), una de las paradojas de la campaña es que nadie habla de Europa cuando es Europa, en realidad Alemania, la que impone y condiciona nuestro prorvenir económico más inmediato y aceptado con la sumisión del subalterno.
En el plano doméstico habrá que dejar constancia de la tontería que dijo Ana Mato, vicesecratria general del PP y directora de la campaña de Mariano Rajoy, cuando afirmó que en Andalucía los escolares tenían que recibir las clases sentados en el suelo. En realidad, era una sesión de cuenta cuentos en la que la narradora había pedido a los niños que se sentaran en el suelo. Lamentablemente las explicaciones posteriores sirven de poco: lo importante es el impacto televisivo y eso los sabe muy bien Ana Mato.
Tampoco está mal el vídeo electoral del PP en el que se muestra un enfrentamientos masivo de hipotéticos manifestantes españoles mientras surgen una serie de consideraciones sobre los dañino que son las confrontaciones, las peleas, las tensiones, proclamándose el PP como la solución para conseguir la concordia. Lástima que algunos de los manifestantes elegidos lleven pintada en la cara la bandera del Reino Unido por lo que aparece la duda: ¿son indignados españoles o hooligans de la selección de Capello? No importa, el rigor es de perdedores y si no que se lo pregunten a los farmacéuticos de la Comunidad Valenciana, de Castilla-La Mancha o de Cataluña (PP, PP y CiU) que tienen la absurda y rigurosa pretensión de cobrar lo que les deben los respectivos gobiernos autonómicos, unos 900 millones de euros. Claro que si se pagaran ya no podrían subvencionar durante un año sus televisiones autonómicas, imprescindibles para la salud de los ciudadanos, ni inaugurar nuevos e inservibles aeropuertos por los que poder pasear.
En fin, malos tiempos para el rigor y las farmacias. Tampoco lo son buenos para los Borbones, todo hay que decirlo. Por una parte, el diario del derechista Pedro J, Ramírez, publicaba días atrás que el grupo de Delincuencia Económica, la Fiscalía Anticorrupción y la Agencia Tributaria estaban investigando a Iñaki Urdangarín, presidente de la sociedad Aizoon, de la que es secretaria del consejo de administración su esposa la infanta Cristina, por una cuestión de desvíos de caudales públicos. Si a ello le añadimos que Blanca de Borbón, hija del ilegítimo hijo de Alfonso XIII, Leandro de Borbón, por lo tanto nieta ilegítima del abuelo del actual monarca, está concursando en el reality de Telecino Acorralados y sufriendo toda clase de insultos y desprecios de una parte de los que allí malviven, habrá que aceptar que la monarquía española pasa por unas de sus horas más bajas.

De la sensatez

Por: | 24 de octubre de 2011

1237038693304basagoitidn

El tema del comunicado de ETA sigue en candelero. En el programa Salvados, presentado por Jordi Evole (La Sexta, domingo, 1.353.000 espectadores), segundo consecutivo que realiza la productora en Euskadi, permite apuntar una serie de reflexiones sobre el complejo problema. En primer lugar que Antonio Basagoiti, presidente del PP del País Vasco es, probablemente, una de las personalidades de la derecha más tolerante y contemporánea. Sus opiniones sobre el comunicado de los terroristas eran esencialmente sensatas ("brindé con cerveza. El cava o el champán lo dejamos para cuando la banda se disuelva"), es decir, la antítesis de González Pons, vicesecretario de comunicación del PP y autor de la sensible frase "no hay ningún español tan idiota que quiera que siga el PSOE". Una lumbrera.
La segunda consideración es a propósito del lenguaje. Es sorprendente la forma de hablar del problema entre la ciudadanía de a pie. Utilizan siempre sinónimos, vericuetos conceptuales y lingüisticos. Se refieren a "ellos" o "los otros", sin especificar muy bien quienes son unos y quienes otros. En este sentido hay un magnífico documental de Eterio Ortega y producido por Elías Querejeta, Asesinato en febrero (2001), sobre el atentado que mató a Fernando Buesa y a su escolta Jorge Díez, en el que ninguno de los vecinos y amigos de las víctimas utiliza el término de "asesinato" para describir el acto terrorista. Es una consecuencia del miedo cotidiano asumido, consciente o inconscientemente, por la sociedad civil y que, suponemos, tardará un tiempo en ser superado. El filme de Gutiérrez Aragón Todos están invitados es una excelente muestra de lo dicho.
La tercera reflexión es la de constatar las muy diferentes formas de entender el problema, el largo y cruel problema del terrorismo, desde las miradas de los nacionalistas y los no nacionalistas. Los primeros de ellos tienden a equiparar los asesinatos de ETA con las torturas o muertes de los terroristas. Anasagasti dejó constancia de su ideología sin evitar una colleja al Rey por no haber pedido perdón por las víctimas, mortales o no, que causó el Estado. La fijación del nacionalista vasco con el monarca es equiparable, esa sí, con la que tiene y mantiene Jaime Peñafiel con la princesa Letizia. Forman parte ya de sus genes.
Por último, y como no podía ser de otra manera, cabe dejar constancia de ese sector de periodistas-empresarios (las concesiones a dedo de emisoras siempre han demostrado ser ideológicamente muy rentables) para los que todo lo vivido en los últimos días no es sino la manifestación de la gran traición que los dirigentes políticos (Zapatero y Rajoy, sobre todo) han perpetrado contra España, con ese profesional del catastrofismo que es Federico Jiménez Losantos a la cabeza y el sorprendente Pedro J, Ramírez quien, al parecer, ha decidido situarse a la extrema derecha de Abc, su más cercano competidor periodístico.


Del terror a la belleza

Por: | 21 de octubre de 2011

ThumbnailCA772S9Y

Cuando la mayor parte de las cadenas generalistas realizaban unos avances informativos especiales para dejar constancia del comunicado de ETA en el que los terroristas anunciaban el cese definitivo de la actividad armada, de la violencia, el punto masoquista que al parecer todos llevamos dentro llevó el dedo al botón de Telemadrid: allí estaba Hermann Tertsch reconvertido en el alter ego de Mayor Oreja dando doctrina: que si este comunicado demuestra que la conferencia internacional de San Sebastian la realizó ETA con el apoyo del Gobierno, que el comunicado de la banda sigue el acuerdo allí aprobado, que no han pedido perdón por los crímenes cometidos, que no se disuelve ni entrega las armas. Es decir, pecata minuta. Afortunadamente para la ciudadanía, las opiniones de Zapatero, Rajoy, Rubalcaba o Basagoiti demostraron mucha mayor y lúcida sensatez.
Fue una de los dos grandes y positivas noticias del jueves. El fin de la violencia de ETA y la muerte de Gadafi por más que los videos de los móviles de quienes detuvieron al herido herido dictador libio dejan siempre un cierto poso de amargura y desconfianza en la condición humana. En el caos de las imágenes se intuía una detención o un linchamiento, dos conceptos distintos. Sobre el comunicado de ETA, creo que la mejor reflexión sobre el mismo la publicaba hoy El País en un artículo breve de Juan María Atutxa, ex consejero del Interior del Gobierno vasco:  "Todos sabemos que el primer peldaño de una paz verdadera parece firme esta vez". Así, con sencillez y sin rotundidad. Nada que ver con la interesada mezquindad de los medios y analistas más reaccionarios, aquellos que cada vez que se está más cerca de un final que, al parecer, no les conviene, exigen el todo despreciando la parte.
En terrenos menos tensos, la programación televisiva de hoy ofrece una buena película y otra extraordinaria. Canal+ en su horario estelar (22.00 horas) proyecta La red social, un filme que ya ha triunfado en todo el mundo, dirigido por David Fincher con un guión del genial Aaron Sorkin (creador de El ala oeste de la Casa Blanca) en el que nos cuenta la irresistible y rápida ascensión de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, multimillonario y espejo en el que se miran jóvenes y maduros empresarios pues pocos pueden alardear de ser tan rico en tan poco tiempo y en un terreno en el que para los educados en la galaxia Gutenberg resulta bastante enigmático.
También se emite hoy la extraordinaria película de Robert Redford El río de la vida (Canal+ DCine, 23.40 horas), una bellísima historia familiar enmarcada en unos paisajes naturales de Montana que nos recuerdan al romanticismo de Friedrich. En esa película está lo mejor de la cultura americana del siglo XX, aquella en la que se nota la influencia de nombres como los Faulkner, Sallinger o Edgar Hooper, por exagerado que parezca. Si pueden, no se la pierdan.

Marketing político

Por: | 17 de octubre de 2011

14

Si algo está claro en el problema del terrorismo, y por extensión en las relaciones de la izquierda radical vasca y el resto de las fuerzas políticas, vascas o no, es que la izquierda abertzale domina el marketing político mucho mejor que el resto. Desde hace días, incluso semanas, no hay telediario ni tertulia televisiva que no dediquen un porcentaje importante de su tiempo a la autodenominada Conferencia de la Paz que se celebró hoy en San Sebastián. Es cierto que la gran mayoría de las opiniones eran negativas, críticas, incluso algunas insultantes pero no es menos cierto que todo el mundo hablaba de ello. Es decir, los organizadores colocaron el tema en el centro de la atención informativa que, es evidente, era su principal objetivo.
De todas las intervenciones vistas y oidas últimamente creo que la más lúcida fue la de Felipe González en los desayunos de TVE en la mañana de hoy, lunes. Comenzó señalando el que se le estaba dando demasiada importancia al tema para concluir que era una maniobra propagandística de los convocantes a pocas fechas del inicio de la campaña electoral. Una verdad de perogrullo repleta de sentido común. Es decir, lo opuesto a las reaccionarias opiniones de José María Aznar en Málaga (sobre la política antiterrorista) o en Ecuador (sobre el movimiento 15-M), o la tontería de González Pons al afirmar que
las personalidades extranjeras que asistieron a la mencionada conferencia (Bertie Ahren, Gro Harlem, Kofi Annan, Pierre Joxe o Gerry Adams) "realmente no tienen ni puñetera idea de en qué país se encuentran". Es probable que si el señor González Pons y su partido, el PP, organizaran en Valencia, o en Castellón, una Conferencia Internacional sobre la Corrupción, todos mejoraríamos nuestra idea sobre el país en el que nos encontramos.
El problema del terrorismo ha sido durante años una de las lacras más crueles y dolorosas que soportó la sociedad española. En la actualidad, no obstante, la mayor parte de la cúpula dirigente de ETA está en la cárcel, hace tiempo que decidieron no utilizar las armas y pusieron fin a las extorsiones, al mismo tiempo que la izquierda radical vasca aceptaba el fin de la violencia y obtenían unos resultados electorales más que notables. Felipe González no dudó en calificar el voto de la ciudadanía vasca hacia las formaciones radicales como una manifestación del "síndrome de Estocolmo" (el agradecimiento del secuestrado hacia su secuestrador), en cualquier caso el terrorismo es para los españoles el último de los diez problemas que más les preocupan, según el barómetro del C.I.S de octubre. Es decir, algo ha cambiado. El que el entorno de ETA busque una forma para comunicar su disolución por la que no se consideren derrotados no impide el que, efectivamente, estén derrotados.

P.D.- Para los que tuvimos que soportar el franquismo, el que la tan mencionada conferencia se celebrara en el Palacio de Aite (residencia tradicional del general golpista durante sus estancias en San Sebastián), no dejó provocarnos sensaciones contradictorias y una cierta sonrisa. "Todo pasa y todo queda".

¿Qué hacer?

Por: | 14 de octubre de 2011

Miralles

Hace años el grupo Golpes bajos popularizó la canción Malos tiempos para la lírica, pues bien, hoy, los malos tiempos lo son para casi todos y muy especialmente para los ingresos publicitarios de las televisiones, públicas y privadas. En los nueve primeros meses del año, la Federación de organismos de radio y televisión autonómicos (FORTA), comprobó como dichos ingresos caían un 24%. Las televisiones privadas generalistas tampoco se salvan de la crisis, salvo Antena 3 cuyos ingresos subieron un 1%. Cuatro ingresó un 18% menos, Telecinco disminuyó dicho concepto en un 7% y la Sexta en un 3%. Tiempo de crisis, de recortes y de campañas electorales, un cóctel relativamente complejo.
Para Rosa Díez, cabeza de cartel de Unión Progreso y Democracia, la cuestión es sencilla: “Las televisiones autonómicas nos cuestan al año 1.900 millones de euros pero ni PSOE ni PP las van a cerrar porque son una de las mejores vías de influencia política, y pese a los resultados negativos, ni uno ni otro quiere quedarse fuera, ¿Y privatizarlas? ¿Quién las va a querer con las pérdidas que arrojan?. Hay que cerrarlas todas y, si acaso, dejar una como un segundo canal en aquellas comunidades con lengua propia". Una propuesta radical, sin duda, pero una propuesta.
La Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), por su parte, sugiere un canal nacional común con desconexiones territoriales en las que cada autonomía pueda incorporar los programas de elaboración propia que deseen, con lo que se rebajarían notablemente los costes. Algo que, al parecer, funciona correctamente en Alemania, si bien es verdad que en la nación germana es probable que no esté tan arraigado en la clase política como aquí el nacionalismo en su versión más doméstica, aquella que considera que mi terruño es el mejor del mundo mundial. Y llegados a este punto, cabe preguntarse con Vladimir Ilich Uliánov, Lenin: ¿Qué hacer?
Lo cierto es que no es una cuestión exclusiva de PP y PSOE. Según los expertos, el Gobierno de Artur Mas (CiU), por ejemplo, se gasta cerca de 500 millones de euros en la televisión catalana a la vez que recorta en sanidad cerrando dispensarios y acortando el horario de los quirófanos. La muy minoritaria Telemadrid, ejemplo de lo que es una televisión pública al servicio de la presidenta de la Comunidad, recibe unos 80 millones de euros anuales del gobierno de Esperanza Aguirre, una cantidad similar a la que pretende ahorrar con sus recortes en educación y que tiene soliviantado a docentes y discentes. Si a ello se añade el nivel de audiencias que consiguen buena parte de las televisiones autonómicas, apaga y vámonos. Ayer, por ejemplo, el programa Con voz y voto, presentado por Melchor Miralles y emitido en el mejor horario, tuvo 96.000 espectadores. Claro que hubo programas que fueron vistos por 6.000 espectadores (Crónicas vampíricas en la murciana 7RM).

Un sin vivir

Por: | 13 de octubre de 2011

Images

Un picoteo por los temas que desatan pasiones entre los contertulios  o los concursantes de dos de los programas-estrella de la tarde y de la noche en Telecinco, es decir, de los que tienen más espectadores, puede llevar a una profunda depresión colectiva o al convencimiento de que el surrealismo se ha afincado entre nosotros con una fuerza inimaginable ni siquiera para sus fundacionales protagonistas.
Temas de Salvame: Si Raquel Bollo cada vez que se habla de Isabel Pantoja salta en su defensa como una fiera y cualquier crítica a la cantante se la toma como algo personal. La pasión desatada entre la mencionada Bollo y la compañera de tertulia y responsable del comentario inicial Mila Ximénez acaba con la primera de ellas fuera del plató con un ataque de ansiedad y a lágrima viva. Este tipo de resolución de conflicto es muy valorado y aprovechado por la productora y la cadena en programas sucesivos y similares.
Si Antonio Tejado, ex marido de Chayo Mohedano, sobrina a su vez de la desaparecida Rocío Jurado e hija de Rosa Benito, ganadora de Supervivientes, es un buen padre, o no, aunque parece que no hay dudas respecto a lo mal pagador que es pues un juzgado acaba de resolver un embargo provisional sobre sus ingresos al no haber satisfecho todo lo estipulado judicialmente respecto a la manutención del vástago. El tema ocupó buena parte del programa Enemigos íntimos del miércoles y el Sálvame del jueves aunque su interés no llegó al que despertó la posible infedelidad parcial (sin penetración) del marido de Belén Esteban con una rubia desconocida en una noche de farra. Dias, semanas, después de ser debatida en todos los programas del corazón de la cadena la hipotética infidelidad parcial parece ser que la fotografía y el testigo principal de la traición matrimonial eran falsos. Belén se reconcilió con Fran y Telecinco rellenó ampliamente sus programas. La media de espectadores diarios de Sálvame es de dos millones.
El programa Acorralados, el reality de Telecinco en una granja asturiana, programa que no consigue las audiencias de Supervivientes mal que le pese a la productora de ambos, es un mosaico de temas mucho más terrenales que los anteriores. Si en el programa de la tarde se trataban temas como las de la lealtad, la amistad, la fidelidad o el sentimiento de la paternidad, en el reality las pasiones se desatan por la forma de cocinar unas lentejas. Uno de los momentos cenitales del enfado de uno de los concursantes, el muy popular Dioni, ex ladrón de furgón blindado, fue cuando se dio cuenta de que alguien le habia cogido momentáneamente uno de sus guantes de trabajo. Juró venganza y advirtió a propios extraños que era el comienzo de la guerra.
Los ronquidos de Blanca de Borbón o la radical apatía de Brenda hacia cualquier manifestación de trabajo o esfuerzo, han sido también temas amplia y apasionadamente debatidos. Lo dicho: si en Sálvame las preocupaciones son de cierta altura intelectual en Acorralados se descienden varios escalones. Quizá por todo ello, la productora del programa rural ha decidido fichar a Raquel Bollo, tertuliana del programa urbano, una vez que todo parece indicar ha superado satisfactoriamente el ataque de ansiedad que le produjo las críticas de Mila Ximénez. Esto es un sin vivir.

Verde Esperanza

Por: | 12 de octubre de 2011

Thumbnail

Probablemente el principio del fin de Zapatero fue cuando comenzó a manifestarse como un "sobrado". Todo parece indicar que en su primera legislatura se rodeó de expertos en las distintas materias del Gobierno y se dejó aconsejar. Después, tras la dimisión de Solbes, el experto era él y por lo tanto nadie mejor para tomar decisiones sin consultar, rodeado, eso sí, por aduladores fascinados por el poder. Pues bien, en el PP ya van de "sobrados" antes de acceder a la presidencia.
La condesa consorte de Murillo y presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, va de "sobrada" desde la cuna. Su última tontería ha sido denunciar ante la Agencia Tributaria por un posible fraude a tres asociaciones que venden en sus sedes las camisetas verdes que simbolizan las protestas de los educadores y los alumnos que defienden la ensañanza pública. Primero dijo que dicho comercio era "un negociazo", después lo denunció. Lo que en ningún momento declararon ni ella ni su conesejera de Educación, Lucía Figar, era la más pequeña intención de dialogar y negociar con los irritados protagonistas del gremio pese a que ya llevan cinco jornadas de huelga y varias manifestaciones ampliamente aceptadas. Llegados a este punto conviene recordar que el origen presidenciable de Esperanza Aguirre fue la deserción en junio de 2003 de dos diputados autonómicos socialistas, Eduardo Tamayo y María Teresa Saez, en el momento de la votación de investidura. Fue lo que se conoció como "el tamayazo".
Ya en terrenos más de ficción televisiva, la Sexta comienza hoy (22,25 horas) la emisión de los 13 capítulos de una extraordinaria serie, The killing, adaptación de la serie danesa Forbrydelsen que, al parecer, será emitida por el canal de pago AXN también en este mes de octubre. La versión norteamericana tiene un final abierto propiciado sin duda por su pragmatismo comercial pues dicho final justifica una segunda temporada. En todo caso, la serie estadounidense, protagonizada magistralmente por Mireille Enos, es la demostración de que el talento trasciende la condición de original o remake. Hay secuencias antológicas como el descubrimiento paterno del cadáver de su hija y la transmisión a los oidos de la madre del suceso a través del teléfono móvil. No se la pierdan.

Las preferencias ciudadanas

Por: | 11 de octubre de 2011

Images

En el pasado mes de junio la empresa TNS elaboró una encuesta entre mil personas seleccionasdas por toda España sobre las preferencias de las cadenas de televisión. La 1 ganó ampliamente al resto de las cadenas generalistas con un 25% de votos entre los encuestados. 10 puntos por detrás figura Telecinco, con un 15%. Antena 3 obtiene un 13% y La Sexta, un 12%. Si se desglosa por programas, los informativos de La 1 ganan por goleada: un 54% prefieren sus telediarios frente al 17% de Antena 3 o el 7% de Telecinco, un dato que los partidos políticos deberían valorar en su justa medida, y no digamos ya los miembros del Consejo de Administración de RTVE con su desmedido afán controlador.
En el apartado sobre los programas de debate y entrevistas a políticos, La 1 vuelve a ganar ampliamente con una preferencia del 45% de los encuestados frente al 9% de Antena 3 o el 7% de Telecinco. Pues bien, al muy presidenciable Partido Popular parece no importarle demasiado la opinión ciudadana. Si ya en abril la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, que, por cierto, ha pedido austeridad y rigor ante los difíciles tiempos que vivimos y se avecinan aunque no se tiene noticia de que renunciara a ninguno de los tres sueldos que cobra -secretaria general del partido, presidenta de Castilla-La Mancha y diputada-, tuvo un duro cruce de palabras con Ana Pastor (Los desayunos de TVE), ayer se supo que Ángel Minguez, secretario de Presidencia de las Cortes Valencianas, también del PP, se dedicó en su cuenta de Twitter a hacer chistes sobre el futuro inmediato de la mencionada Ana Pastor tras las elecciones del 20-N. El PP tiene la obsesión de que TVE es partidista hasta el punto de que la condición inexcusable para celebrar un debate de su candidato Rajoy con Rubalcaba es que no se realice en la cadena pública, obsesión que claramente no comparte la ciudadanía.
Lo que la ciudadanía sí comparte es su gusto por ver la serie Águila Roja. En el capítulo de ayer, lunes, volvió a arrasar en su horario con 6 millones de espectadores, dato más que justificado pues en poco más de una hora de duración los atribulados habitantes de la Villa de Madrid padecen, y después superan, una epidemia de peste. ¿Podremos ver en algún capítulo de la presente o posteriores temporadas algún plano en el que el rostro de Satur (Javier Gutiérrez) no muestre una permanente sensación de lástima o incertidumbre?

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal