TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Del paredon a la gloria

Por: | 30 de diciembre de 2011

Thumbnail
El programa más visto ayer fue Tarancón, el quinto mandamiento, una miniserie que La 1 emitió de un tirón en la que se trazaba a grandes rasgos la biografía de uno de los personajes claves en la última etapa del franquismo y en los primeros años de la transición hacia la democracia. Dirigida por Antonio Hernández e interpretada en el papel del cardenal por un excelente Pepe Sancho, la serie se complementó con un documental sobre el mismo personaje en el que intervinieron diversos periodistas, políticos y gentes del entorno del cardenal.
Fueron 3.289.000 espectadores los que siguieron el estreno de la serie y 2.791.000 los que vieron el segundo y último capítulo, cifras muy superiores a la gala de Acorralados (1.913.000), la demostración palpable de como Telecinco exprime hasta la última gota a su particular vaca lechera.
El cardenal Tarancón fue, básicamente, un personaje incómodo por mas que su característica esencial fuese la de poseer un enorme sentido común. Incómodo para un final de etapa de la dictadura desde que en 1971 fuera elegido presidente de la Conferencia Episcopal. Tuvo que renegociar el Concordato con un Gobierno profundamente reaccionario. Quiso celebrar el funeral del asesinado presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, lo que le valió ser insultado profusamente por la ciudadanía más fascista ("Tarancón al paredón", era su grito más frecuente), se convirtió en la bicha del régimen y muy particularmente de la de Arias Navarro, ministro del Interior con Franco, por el caso Añoveros, el obispo de Bilbao que pidió desde una homilía una mayor libertad y respeto para las comunidades históricas.
Pero fue también un personaje incómodo para la izquierda más radical, poco amiga de las sutilezas que diferenciaban una jerarquía católica preconciliar con la surgida a raíz del concilio Vaticano II. Con todo, éste cardenal que siempre estuvo vinculado a sus raíces campesinas de Burriana y Villarreal, que reconoció sus errores y los de la Iglesia y defendió sus convicciones desde la tolerancia y el respeto hacia quienes no opinaban como él, alcanzó su mayor éxito ciudadano en la homilía de la consagración del príncipe Juan Carlos como Rey de España, un texto que en alguna medida se convirtió en uno de los guiones posibles de lo que luego fue la transición democrática española.
La serie, realizada correctamente, tiene en su casting, probablemente, su mejor cualidad. Un Pepe Sancho extraordinario en su contención expresiva, arropado por un espléndido reparto y con unas localizaciones, vestuario y decorados cuidados desde un presupuesto amplio e inusual. Afortunadamente para todos, la recreación biográfica se vio complementada por el documental Tarancón, memoria de una lucha, en la que las opiniones certeras de gentes como José María Martin Patino, el padre Angel García o el periodista Pepe Oneto, entre otros, tuvieron la impagable aportación de imágenes de la época. Los planos del entierro de Carrero Blanco, o los de la consagración del nuevo monarca en la Iglesia de los Jerónimos, contienen una significación inalcanzable desde el recuerdo o la traslación al texto escrito. La 1 se convirtió, legítimamente, en la cadena más vista del horario estelar.

El duque y los salarios, bajo mínimos

Por: | 29 de diciembre de 2011

ThumbnailCAQ53IGA

Se levantaron dos secretos: el del sumario del duque de Palma y uno sólo de los varios que tan celosamente guarda Mariano Rajoy en sus planes de recortes de gastos: la congelación del salario mínimo. Dos decisiones importantes que encajan en la línea de la tan mencionada en estos días "transparencia". Desde que la Casa del Rey decidiera hacer público el desglose de su presupuesto anual, la transparencia parece imponerse en otros ámbitos.
Del "caso" Urdangarin, señalar que su prevista y dilatada imputación corrobora lo ya sabido y publicado: que los negocios privados del duque de Palma son poco ejemplares, como declaró el portavoz de la Casa Real, apartándole además de cualquier acto oficial. Incluso se trasladó su figura del Museo de Cera, traslado que con el divorcio del también duque, aunque en esta ocasión de Lugo, se está convirtiendo en un ritual social. Al grupo de la familia real se le van cayendo yernos como hojas a los árboles. Lo que la causa judicial investiga son indicios de delito de malversación de caudales públicos, falsedad documental, fraude a la Administración y prevaricación. El levantamiento del secreto de la investigación judicial supone, entre otras cosas, un excelente filón informativo que a buen seguro se irá desglosando a los largo de los próximos días y semanas. Para empezar, mañana tiene previsto La Sexta emitir un documental sobre Urdangarin en hora de máxima audiencia (21.30 horas). Las tertulias políticas televisivas y los programas del corazón han encontrado un tema estelar. Lo agotarán y acabaremos todos agotados.
El otro secreto desvelado, si bien es uno de los muchos que aún están por desvelar en el mismo lote, es el de la congelación para 2012 del salario mínimo interprofesional. Bien, es un dato de por dónde van a ir los tiros. De entrada, congelación de los sueldos más bajos. De momento no se habla de congelación de los sueldos más altos. Vale. También se habla de congelar los sueldos de los funcionarios. De lo que no se habla, al menos por ahora, es del fraude fiscal lo que no deja de ser curioso porque hace ya dos años que Jesús Robles, presidente de la Asociación de Subinspectores de Tributos, declaró que si en España se rebajara la cifra calculada y vigente del fraude fiscal del 23% del Producto Interior Bruto al 13%, que es la media europeoa, ese 10% supondría un ingreso a las arcas del Estado de 100.000 millones de euros. Añádase que, en el peor de los casos, la cifra estimada para 2012 de los recortes necesarios se estima en unos 40.000 millones de euros y sáquense las conclusiones pertinentes sobre qué es lo prioritario.

Ana y Jessi

Por: | 28 de diciembre de 2011

Thumbnail

Dos mujeres acapararon ayer la actualidad nacional: Ana Botella y Jessica Bueno. Dos mujeres con vocaciones distintas, con destinos diferentes y con circunstancias y problemas específicos. La primera de ellas, accedió a la alcaldía de Madrid desde su segundo puesto en la lista del PP tras la renuncia de Gallardón. En realidad, el alcalde dimisionario no sólo dejó su cargo, también dejó a la ciudad con el mayor endeudamiento urbano de España. Sus obras faraónicas (el enterramiento de la M-30, la Caja Mágica, etcétera), explican su gestión. A su favor hay que señalar que tras años y años por conseguir un puesto en el Gobierno, al final lo ha conseguido. Su hipotético talante liberal o centrista tuvo que complementarlo con la designación de Botella como segunda en las listas municipales para rebajar la irritación que provocaba entre el núcleo más reaccionario de su partido. Todo por la poltrona. La segunda, Jessica Bueno, accedió a su condición de novia abandonada por su prometido, Kiko Rivera, meses antes de su anunciada boda.
De la nueva alcaldesa cabe señalar que es más conocida por sus disparates que por sus hechos. Los homosexuales conocen de sobra su proclividad a las metáforas de frutería, con esa espesura mental de quien rige su moral por unos confusos y caducos principios religiosos. Los ecologistas, por su parte, conocen también sus artimañas para rebajar el índice de contaminación de la ciudad situando los medidores en las zonas verdes de Madrid. Confusión y picardía parecen ser sus señas de identidad, al menos de momento. Nunca una toma de posesión de un alcalde tuvo tanta capacidad de convocatoria entre ministros, exministros y expresidente del Gobierno. Hubo un momento en que más parecía el homenaje público que nunca tuvo su marido, José María Aznar, que un relevo municipal.
Jessica Bueno, por su parte, ocupó el importante espacio televisivo de los programas del corazón. Su inesperada y brusca ruptura con Kiko Rivera consiguió, entre otras cosas, que el programa Sálvame (Telecinco) alcanzara el máximo de espectadores con 2.269.000 en el horario de sobremesa. Nadie sabe los motivos por los que el hijo de Isabel Pantoja decidió romper con su novia, lo que no impidió ocupar decenas de minutos de los tertulianos. Se sabe (los nuevos tiempos) que los sentimientos y decisiones se hicieron por twitter. Se sabe, también, que Kiko Rivera es un maleducado por no querer hablar con su exprometida cuando ésta se lo requería, conminándola a que recogiera sus cosas de la casa que hasta ahora compartían por un sms. Con esta pareja hemos pasado de ser los novios del año, los amores mutuos de sus respectivas vidas, a no querer hablarse, y todo en una semana. Ahora queda el problema de qué va a apasar con los 700.000 euros que, al parecer, la revista Hola había desembolsado por el lote de noviazgo-boda-viaje de novios-parto y bautizo. Twitter, revista catedralicia del corazón, esto ya no es lo que era.

Al pan, baguette, y al vino, líquido elemento

Por: | 27 de diciembre de 2011

Thumbnail

Parece que se avecinan tiempos de eufemismos, de circunvalaciones a las palabras para no mentar la bicha, por mas que Mariano Rajoy en su discurso de investidura aclarara que en su gestión se llamarán las cosas por su nombre: "Al pan, pan, y al vino, vino". Pues no. Es una de las diferencias de mantenerse en la oposición o llegar al poder, la misma que va del deseo a la realidad.
Luis De Guindos, el flamante ministro de Economía que llega con la bendición de los financieros y los especuladores del mercado, explicó en la toma de posesión de sus secretarios de Estado que la economía española "tendrá una recaída en este trimestre y entrará en tasa negativa". También habló de desaceleración y de alguna cosa mas que no tuviera la desgradable y directa significación de recesión.
Eufemismos también los hubo en el largo juicio que se sigue contra Francisco Camps y Ricardo Costa en Valencia. En realidad, hubo un eufemismo y mucho más. José Tomás, un testigo clave en el proceso, quiso dejar claro que él en realidad no es un sastre sino un "director de moda". Aclarada la confusión, transmitió en la sala una de las peticiones que le hizo Camps la víspera de su primera declaración ante las investigaciones judiciales sobre los presuntos regalos de la trama Gürtel al presidente de la Generalitat valenciana. "Por favor, sácame de esta. Hablaré con tu jefe y no te va a faltar de nada", le dijo en una larga conversación telefónica. Lo tremendo no es el miedo del encausado por las posibles declaraciones del empleado de Milano. Lo terrible es la sensación de prepotencia del político. En ese "no te faltará de nada" se desprende un poder absoluto sobre los bienes y las personas. ¿Qué quiso decir?, ¿qué es dueño y señor de los presupuestos públicos? Es una frase pero desprende toda una concepción política de su actividad como servidor público mucho más inquietante que el que recibiera diversos trajes, chaquetas y pantalones. Confunde su papel de gestor con el de propietario. La Comunidad es su finca y hace con ella, y con sus dineros, lo que quiere, desde patrocinar costosisímos y ruinosos eventos deportivos -la Fórmula 1 sin ir más lejos- a adjudir la cobertura visual de la visita del Papa a una empresa de la construcción sin la menor experiencia en la materia.
Pero no todo son eufemismos. Hay alcaldes imputados por el saqueo de una empresa pública, Emarsa, que gestionaba la depuradora de aguas de Valencia (siempre Valencia, el paraíso de los estafadores, depredadores de las arcas públicas y demas ralea) y de la que fue presidente, a los que no les cuesta reconocer que tenía bastantes más de cinco décimos del segundo premio de la lotería, es decir, un premio bastante mayor de 625.000 euros, aunque ante el requerimiento del juez que le imputó por los 17 millones de euros de agujero en la gestión de Emarsa, un representante de Enrique Crespo, alcalde de Manises, aseguró al juez que su representado sólo poseía un décimo. De bastantes más de cinco a uno. Aquí la realidad, probablemente, se ciñera a las primeras y alegres impresiones del regidor, y el deseo -de no ser embargado ante las previsibles consecuencias del juicio-, a las últimas. Donde dije digo, digo Diego. Sin eufemismos ni retóricas.

Ostentacion y sencillez

Por: | 26 de diciembre de 2011

Isabel-pantoja

Fue un fin de semana especial. El discurso del Rey había despertado una expectación singular. Lamentablemente, la audiencia no pareció entenderlo así: su cifra de 7.2 millones de espectadores en(vertele.com) fue un punto menor que la del pasado año. Es probable que pese a tener menos audiencia ésta prestara más atención. Sabido es que el discurso real, al ser retransmitido por todas las cadenas -menos por Cuatro-, forma ya parte del paisaje doméstico del cuarto de estar. En todo caso fue el tema estrella de los diarios y de las tertulias televisivas matinales de hoy. Cuatro, por su parte, estrenaba dos programas: La selva en casa, con el inefable Frank Cuesta, y XXS, un concurso tipo Cariño, he empequeñecido a los niños. Telecinco tiró la casa por la ventana con su especial Isabel Pantoja. La audiencia le fue infiel (2.227.000 espectadores), por debajo de dos películas norteamericanas. Vayamos por partes.
El discurso del Rey tenía como principal atractivo el saber si haría alguna referencia al caso Urdangarin. No la hizo de forma directa, como cabía esperar, pero sí aludió a la necesidad de mantener una conducta ejemplar por parte de quienes tenían una función de representación pública, consideración que valía tanto para su yerno como para Francisco Camps, Ricardo Costa y tanto alcalde, expresidentes de Diputación y concejales procesados por delitos relacionados con la corrupción. Los elogios al príncipe Felipe fueron la ratificación de que no se puede juzgar a las instituciones por la conducta de algunas individualidades. En todo caso, todo el mundo daba por supuesto que sus comentarios tenían muy presente a su yerno quien, por cierto, no apareció por España aunque sí asistió a la inauguración neoyorquina de la sucursal de la Caja de Ahorros de Navarra. Desde un punto de vista cinematográfico, destacar que la fotografía de fondo elegida por el monarca para esta ocasión en la que figuraba entre Rajoy y Zapatero tenía una cierto aire a Reservoir Dogs. Un punto a favor del decorado.
La selva en casa, el nuevo programa que emite Cuatro comandado por Frank Cuesta, tuvo una audiencia aceptable (1.158.000 espectadores). Es el triunfo de la sencillez. Un equipo de rodaje de tres personas (el ya citado Frank Cuesta, el cámara Santiago Trancho y la redactora y directora del programa Sonia López) realizan un programa sencillo que pretende, básicamente, entretener y divulgar el amor a los animales. No es un tratado de zoología, tampoco tiene nada que ver con los espléndidos documentales naturalistas de la BBC, por ejemplo, es sencillamente las andanzas de tres personajes por los paisajes españoles en busca de una mejor comprensión de lo que nos rodea: desde casos singulares como el del jabalí integrado en una granja con ovejas que ayuda a los perros a conducir el ganado, a empresas encargadas de la producción de ratas o particulares que acogen a a más de 50 perros abandonados, además de los animales que se van encontrando por cuevas y bosques de la piel de toro y todo ello enmarcado en unos diálogos espontáneos y divertidos. El concurso XXS, también de Cuatro, tuvo menos espectadores que la reposición en la 2 de un especial Martes y Trece.
De la Pantoja se puede afirmar que Telecinco tiró la casa por la ventana. Un programa en el que la ostentación fue la reina de la casa. La ostentación y un tupido velo sobre el próximo juicioEl arranque de la gala especial en el Palacio Euskalduna de Bilbao fue wagneriano: un gran coro de gospel, una amplia orquesta dirigida por Luis Cobos y la cantante con el primerto de una enorme lista de trajes espectaculares. En el abarrotado patio de butacas, su madre. Tuvo gracia escuchar entre olés la canción Cuna cañí en el país del PNV y de Amaiur. Poveda, espléndido como siempre. Audiencia: el terecer programa del mejor horario, por detrás de El diablo viste de Prada y Piratas del Caribe: el cofre del hombre muerto.

Mal año para los Borbones

Por: | 23 de diciembre de 2011

Blanca-nagore

Está claro que 2011 no ha sido el año de los Borbones. Además del molesto caso Urdangarin y de los problemas de salud del Rey, desde esta madrugada sabemos que Blanca de Borbón tampoco ganó el duro concurso de Acorralados. Un desastre.
Empecemos por el final. Acorralados, como era de esperar, batió su récord de audiencia con 3.336.000 espectadores. Se confirma una vez mas el que la audiencia aumenta cuando un programa, una serie o un concurso llegan a su fin. Es una forma de celebración perversa pero celebración al fin y al cabo. Ganó la aguerrida Nagore Robles, de Basauri, en reñida lucha con Raquel Bollo, de Sevilla, aunque la atracción mayor estuvo en la enésima pelea entre Nagore y Blanca de Borbón con Regina do Santos de por medio, bronca que a tenor de las declaraciones de las participantes suponía el punto y final de la tortuosa amistad.
Una de las características del talento creativo es la de ser capaz de universalizar lo local. Conseguir que un problema, una relación o unos sentimientos, por muy específicos que sean, alcancen una significación mundial. Un ejemplo: cuando Pedro Almodóvar relata una historia proletaria del madrileño barrio de La Concepción, con un marido taxista y maltratador, una sufrida ama de casa, su suegra y sus hijos, es decir, cuando filma ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, su relato alcanza una comprensión mundial. Pues bien, siguiendo este argumento se puede decir que los colaboradores de Sálvame, y muy especialmente Kiko Hernández, no tienen el menor talento creativo.
Sus patéticas intenciones de promocionar Acorralados en base al conocimiento de un tremendo escándalo de una concursante tenía un nivel intelectual de doceañero. Alguna alusión hubo incluso a que Blanca de Borbón había orinado en la comida que luego repartió entre sus compañeros, descripción escatológica que no parece haberse realizado. Le da lo mismo, el caso es vender el producto y que los que pagan estén contentos con su promoción. No se si eso funciona, aunque espero por la salud mental de la ciudadanía que no, que son torpezas exclusivas de un torpe. Lo cierto es que con mentes como la de Kiko Hernández, lo local -en este caso lo que ocurría en La Casona- no sólo no alcanza lo universal sino que se ve reducido a su ínfima expresión.
Mañana por la noche todas las cadenas generalistas emitirán el discurso del Rey. Es un ritual que apenas concita la atención popular si bien es verdad que todos los televisores estarán enchufados. El de este año viene con un plus añadido: ver hasta que punto el caso Urdangarin ha condicionado el sentir de la Casa Real, por mas que la lógica apunte a que el Rey no hará ninguna alusión al tema. Si, como ya manifestó en sus comunicados oficiales, lo de Iñaki Urdangarin se considera un asunto privado y personal no tiene sentido que el monarca lo incluya en su balance anual patrio. En resumen: mal año para los Borbones.

Del sufrimiento

Por: | 22 de diciembre de 2011

ThumbnailCAWD1Q0L

El flamante ministro de Economía, Luis de Guindos, ha venido a este mundo a sufrir: sufre porque es hincha del Atlético de Madrid (para navajazos coperos los de Albacete), sufre porque tuvo que padecer la quiebra de Lehman Brothers en 2008, banco de inversión norteamericano del que era presidente ejecutivo para España y Portugal entre 2006 y 2008 y al que responsabilizan en buena medida de la crisis económica mundial por sus hipotecas subprime, y sufre porque le ha caído el marrón del ministerio más complicado de todos, por mas que, suponemos, lo aceptó de buen grado.
Lo del Tribunal Superior de Valencia, para que negarlo, es un sufrimiento continuo. Cada día que pasa es un nuevo bochorno para la integridad de Francisco Camps, Álvaro Pérez y Ricardo Costa. Pocas veces se han visto declaraciones más pueriles que la de los dos políticos imputados, negando la mayor con el mismo espíritu que un niño niega haber comido un trozo de tarta con la boca rebosando nata. Cada vez que una cajera o un empleado de Forever Young abre la boca, la ciudadanía, o una parte de ella, se acuerda de un Camps con la sonrisa forzada declarando su absoluta inocencia.
En terrenos más específicamente televisivos, todo parece indicar que las mayores audiencias de determinadas series o programas coinciden con su final. Tal fue el caso ayer de Tierra de Lobos (Telecinco) que en su último capítulo alcanzó su récord:  3.284.000 epectadores. Algo similar ocurrió con el estupendo programa El intermedio (La Sexta), que no acabó ayer pero sí la participación de Beatriz Montañés, copiloto de Wyoming: 1.578.000 espectadores. El ocaso de Ambiciones (Telecinco) arrasó en el horario nocturno: 1.620.000 espectadores. Las desventuras económicas de la finca de Jesulín de Ubrique van, al parecer, parejas a las de España. El sufrimiento vuelve a demostrar su capacidad de atracción en los televidentes. Y algo de eso debe de haber cuando los telediarios (sobre todo los de Cuatro y Telecinco), mas los programas matinales de Espejo Público y Ana Rosa muestran una absoluta predilección por los asesinatos, desapariciones y accidentes en general. Tiempo de sufrimiento.

 

La espera

Por: | 21 de diciembre de 2011

HBO_Strike_Back_Saison_1_va_W_Poster

Ayer, Cuatro, estrenó una nueva serie: Strike Back. Seis capítulos de una producción británica, con un poderío de producción y localizaciones, y una trama acorde con los tiempos que corren: los malos son pakistaníes, iraquíes, terroristas islamistas..., los buenos, que en realidad no responden a los prototipos tradicionales y se acercan a los anti-héroes marginados, pertenecen a un cuerpo especial británico rayano en la clandestinidad oficial. Mucha acción, alusiones a las nunca descubiertas armas de destrucción masivas iraquíes, sugerencias de intereses ocultos y bastardos por parte de los aliados, con una realización eficaz y, en ocasiones, brillante. Está más cerca de la saga cinematográfica de Misión imposible que de la excelente serie 24 pero, sin duda, las andanzas del sargento Michael Stonebridge y del outsider Damien Scott prometen acción y adrenalina.
Y mientras los elegidos por Mariano Rajoy esperan su llamada telefónica al borde de un ataque de nervios, un selecto grupo de militantes socialistas -con algunos exministros incluidos- han elaborado un manifiesto crítico y autocrítico con vistas, imaginamos, al próximo congreso del partido. En el texto Mucho PSOE por hacer, además de sorprender la dureza de los hipotéticos diagnósticos sobre el fracaso electoral, no estaría de mas el asumir la coresponsabilidad en el mencionado fracaso. El problema de los políticos, o uno de ellos, es la utilización de una jerga tribal que no consigue lo buscado: la comunicación con la ciudadanía. ¿De verdad se creen que "la pérdida de credibilidad y coherencia ha sido fruto de la erosión de nuestros mecanismos democráticos y del aislamiento social progresivo de nuestro partido"? Es más funcional la sencillez. No les votaron por lo mal que lo hicieron. No le den más vueltas.
Claro que la sencillez, el reducir al mínimo los argumentos, resulta también inquietante. Si, como se ha dicho en numerosas ocasiones, el PP no ganó arrolladoramente las elecciones por su programa o sus propuestas (inéditas hasta hoy mismo, al menos en datos concretos) sino por los errores del Gobierno socialista, el futuro político del nuevo Gobierno va a depender mucho más de sus aciertos, o de sus errores, y no del posible y renovado programa socialista. 30 años de sistema democrático suponen, entre otras cosas, el arraigo del pragmatismo ciudadano. Se vota a quien se piensa que lo ha hecho bien, se castiga a quien lo ha hecho mal y, como en el caso de la Generalitat valenciana, se vota a lo malo conocido que a lo desconocido ( la falta de atractivo de la alternativa socialista comienza a ser una tradición).

El color del cristal

Por: | 20 de diciembre de 2011

ThumbnailCAV9TZ9L

Es una verdad de Perogrullo, o de don Ramón de Campoamor, pero, precisamente por eso, se ha convertido en una constante de la vida cotidiana: "nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira", y esa frase engloba opiniones y actitudes tan aparentemente dispares como las de Rosa Díez, José María del Nido o Ignacio Villa.
La diputada y líder de Unión, Progeso y Democracia, que había sido militante del PSOE durante tres décadas y con el que llegó a ser diputada foral de Vizcaya, diputada del Parlamento Vasco, consejera del Gobierno Vasco y europarlamentaria, exigió en el debate de investidura de Mariano Rajoy una nueva Ley Electoral para evitar los desajustes que se producen con la actual, de tal manera que el voto de cada uno de los ciudadanos valga lo mismo para todas las formaciones  políticas y territorios. Es un argumento de peso. Su problema es que durante los 30 años que militó en el PSOE (de 1977 a 2007) no se le conocen exigencias similares.
El presidente del Sevilla F. C. se caracteriza por decir las cosas de una forma muy clara, al menos en apariencia: "Nuestra liga no es la mayor porquería de Europa, sino del mundo", una rotunda afirmación que no decía cuando su club ganaba trofeos nacionales o europeos (desde la copa de UEFA de la temporada 2005-2006, a la copa del Rey en la temporada 2009-2010). Tampoco fue excesivamente claro éste admirador de Fuerza Nueva en los tejemanejes de las facturas por servicios jurídicos que nunca llegaron a realizarse al Ayuntamiento de Marbella, coadyuvando al saqueo de los fondos de las arcas municipales. La Audiencia Provincial de Málaga le acaba de condenar a siete años y medio de prisión por los delitos continuados de fraude, malversación de fondos públicos y prevaricación, además de indemnizar al mencionado Ayuntamiento con 2,7 millones de euros, una mancha importante en el curriculum de un abogado que es, también, asesor jurídico de la Liga Profesional de Fútbol.
De Ignacio Villa (Nacho para los espectadores de sus intervenciones en tertulias políticas como director de los informativos de la reaccionaria cadena COPE), en la actualidad director general de la Radio y Televisión de Castilla-La Mancha (RTCM) por designación de Dolores de Cospedal, hay que señalar en primer lugar su lealtad a los métodos políticos de su mentora: su intervención ante las Cortes regionales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en calidad de director general de RTCM fue un alarde de datos escandalosos sobre los contratos y cuentas dejadas por su predecesor Jordi García Candau, en consonancia con la primera rueda de prensa de su superiora, la presidenta Cospedal. Pues bien, el portal vertele.com ha analizado lo dicho por el periodista contrastándolo con sus averiguaciones. Donde Nacho Villa afirmaba que la televisión contaba con el jardinero mejor pagado de España, con 6.000 euros mensuales, vertele.com averiguó que el contrato no era con una persona sino con una empresa de servicios: "En realidad la cifra que citó correspondía a un contrato global con la empresa Limpisa S.A., perteneciente al holding Grupo Norte, otorgado mediante concurso público entre siete ofertas, de las cuales se eligió la más barata en apertura pública del 10 de diciembre de 2007 (Expediente 09/2007). Este contrato no corresponde a un jardinero sino al servicio de limpieza y jardinería de las instalaciones de RTVCM en Toledo. Es decir, el precio del contrato es global y corresponde a una parcela de 50.000 metros cuadrados. El contrato incluye mantenimiento, limpieza y conservación de jardines y trabajos que no son estrictamente de jardinería". Donde se afirmaba que la retransmisión de cada corrida de toros costaba entre 70.000 y 80.000 euros, el portal señala que en realidad el coste real era entre 20.000 y 30.000 euros, y así sucesivamente. Para desgracia del señor Villa y de su presidenta, la audiencia de la cadena autonómica ha bajado durante su breve gestión de un 7% a un 5,4%. Es más: ¿Y usted qué opina?, el programa-estrella de tertulia política ideado por el nuevo responsable de la televisión manchega, ha llegado en ocasiones a tener una audiencia de 9.000 espectadores. En el ranking de las televisiones auttonómicas menos vistas figura en segundo lugar, superada sólo por la televisión de Murcia. Un lujo.

Politica y Cultura

Por: | 19 de diciembre de 2011

ThumbnailCARDZGN1

Hoy todas los infomativos y tertulias políticas están centradas en analizar desde todas las lecturas posibles el discurso de investidura del hasta ahora hermético Rajoy. Después vendrán las réplicas aunque lo cierto es que éstas no merecen ser muy escudriñadas en su contenido por lo inútil de sus propuestas. El PP tiene mayoría absoluta y está dispuesto a utilizarla como ya lo demostró con la torpe decisión de no aceptar que Amaiur tengra grupo parlamentario propio. La política y la economía son las reinas de la casa. La cultura, una vez más, es un apartado secundario, tan irrelevante que de forma periódica y con constancia se plantea la posibilidad de que desaparezca su rango ministerial.
Nadie sabe, o no lo dice, los ahorros que supondría rebajar dicho ministerio a secretaría de Estado ya que el grueso de su presupuesto se va en las nóminas de los funcionarios y, al parecer, no está previsto ninguna regulación de empleo sobre ellos, si es que fuera posible legalmente. Lo que sí se sabe es que cualquier rebaja en el rango administrativo conlleva pérdida de influencia, de capacidad de incidir en las leyes y decisiones que adopte el Gobierno. En un nivel menor, cabe recordar la dimisión de Milagros del Corral al frente de la Biblioteca Nacional precisamente por haber devaluado el rango administrativo de dicha dirección general.
Resulta sorprendente el que en unos tiempos en los que la imagen de los políticos se ha convertido en la esencia de los mismos hasta el punto en que sus especializados asesores impongan la táctica electoral, y la televisión se convirtiera hace ya tiempo en la base de sus campañas, la Cultura -que no es sino la imagen más atractiva de un país- se cuestione constantemente desde los puntos de vista de la Administración, de la clase política y de los más reaccionarios representantes de los medios de comunicación conservadores.
Para la Administración el dilema es su rango. Para los políticos, o una parte de ellos, o es un problema (Centro Niemeyer de Avilés) o un delirio propio de los faraones (la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela), además de una estupenda fotografía en cualquier inauguración. Para la caverna mediática, la cultura es un nido de rojos subvencionados que, entre otras cosas, se opusieron a la guerra de Irak bendecida por su gurú José María Aznar y cuyos resultados, nueve años más tarde ahí están: más de cien mil muertos iraquíes, cerca de 5.000 muertos norteamericanos y 800.000 millones de dólares gastados para mayor gloria de no se sabe qué ni de quién. Pero nadie o casi nadie de los que ocupan los centros de poder piensa que la Cultura es la mejor imagen interior y exterior de un país, el territorio en el que el talento y la sensibilidad son sus mejores instrumentos para dejar constancia del presente, para proporcionar entretenimiento cuando lo que impera es el desánimo o para encontrar la belleza en medio de tanto pragmatismo mercantilista.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal