TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Picaresca nacional

Por: | 31 de julio de 2012

Images

Los juegos siguen como siguen (regular tirando a mal para España), la Generalitat catalana ha decidido dejar pagar este mes de julio a hospitales, centros sociales, residencias, centros de menores y todos los servicios públicos concertados, que son, por otra parte, los mayoritarios en Cataluña, el caso Malaya queda visto para sentencia no sin antes tener que soportar las alegaciones últimas de buena parte de la presunta trama corrupta y en la reunión de los "barones" del PP con Rajoy se demostró, una vez más, que a río revuelto, ganancia de pescadores.
Los Juegos Olímpicos siguen sin grandes cifras de audiencia en España (La 1 se movió entre los 994.000 espectadores de la sobremesa como mejor resultado del día de ayer, y los 147.000 espectadores en el horario nocturno), si bien es cierto que las retransmisiones deportivas han colocado a Teledeporte con la mayor audiencia de las TDT temáticas. Es curioso comprobar el que surjan críticas a la incorporación olímpica de deportes y deportistas hiperprofesionalizados (fútbol, baloncesto, tenis...), curioso porque sin ellos bajarían las audiencias, los derechos de las televisiones y el espectáculo en general. Al fin y al cabo los Juegos los organizan los respectivos comités olímpicos pero quien impone los horarios, quien manda, en definitiva, es la NBC estadounidense. Nada nuevo.
Como curioso es que ante la falta de liquidez, la Generalitat catalana deje de pagar un mes a hospitales y centros concertados. Alguien, o algunos, priorizan los pagos y optan por no pagar a un determinado sector en lugar de no pagar a otros. Es una forma indirecta de radiografiar la ideología de quienes gobiernan. Podían, por ejemplo, haber decidido no pagar el mes de julio a los diputados y a todos los altos cargos de la Generalitat, incluidos los asesores.
La alegaciones finales de los enjuicidaos por el Caso Malaya son dignas de los geniales Azcona y Berlanga. Escuchar a Juan Antonio Roca quejarse de que le piden más años de cárcel que al condenado por el asesinato de la niña Mari Luz, escuchar a Julián Muñoz hablar de él mismo en tercera persona asegurando que no se ha llevado ni una sola peseta o asistir al melodramático speech de Rafael Gómez "Sandokan", narrando entre sollozos que su mujer le llegó a preguntar que por qué no se había ahorcado (pregunta realmente inquietante por parte de una sufrida esposa, sobre todo por la ambigüedad del planteamiento y de sus intenciones finales) no deja de ser un sentido homenaje al burlesque nacional. En realidad las justificaciones de estos presuntos delincuentes y las expuestas por una parte de la clase dirigente en la comisión de Economía del Congreso por el caso Bankia coinciden en lo esencial: nosotros no hicimos nada malo.
El avispado Núñez Feijóo aprovechó la reunión de los "barones" del PP con Rajoy para exponer de nuevo su propuesta de reducir un 20% los diputados autonómicos gallegos. Parece una medida en favor del rigor presupuestario pero supone, también, a la vista del análisis electoral de Galicia, un recorte que favorecería al propio PP. En todo caso, el clarividente líder gallego es el mismo que afirmó rotundamente hace un año que: "No tengo dudas de que si gana Rajoy se acabará la crisis". Salud.

Los capataces

Por: | 30 de julio de 2012

Images

Algunos expertos piensan que los mediocres resultados, al menos hasta hoy, de los olímpicos españoles es consecuencia directa del mal ambiente nacional que provoca la crisis y las draconianas condiciones que está decretando el Gobierno para, según su criterio, conseguir superarla. También está cada vez más extendida la creencia entre empresarios y economistas que todo esto desembocará en una situación anhelada por los países del norte europeo: conseguir, de nuevo, mano de obra barata de los países del sur de Europa que, a medio plazo, permitirán competir con los mercados laborales asiáticos y sus cada vez mayores reivindicaciones salariales. Para ello se necesitan capataces con mano dura (Monti, Rajoy, etcétera) que apliquen disciplinadamente las decisiones de Alemania y el resto de los calvinistas. En eso están.
Los que ya no están para nada son los componentes de la selección olímpica de fútbol. 4.054.000 espectadores contemplaron la ineficacia de un equipo que, pese a intentarlo con constancia, fue incapaz de meter un gol en 180 minutos de juego (90 frente a Japón y otros tantos ante Honduras). Un bochorno remediado en parte por los triunfos en baloncesto, balonmano y waterpolo. Lo que parece tener poco remedio es el descenso vertiginoso en intención de voto del PP. La encuesta publicada por El País ayer, domingo, no deja lugar a dudas: en ocho meses, los populares han perdido un 14,6% de sus hipotéticos votantes. Lo preocupante es que los socialista no recogen esa desilusión: desde el último sondeo han recuperado un 1,6%. En El gran debate (Telecinco, 1.174.000 espectadores) de la noche del sábado, varios tertulianos dejaron constancia de la posibilidad del surgimiento de demagogos populistas que podrían recoger ese cada vez mayor sector social decepcionado.
Los que nunca decepcionan son las grandes empresas petroleras nacionales. Cuando llega el fin de semana previsto como el de mayor número de desplazamientos por carretera (40 millones calculaba la DGT) suben inexcusablemente la gasolina y el petróleo. En esta ocasión un 1,9 y un 2,9 por ciento respectivamente. Es una forma peculiar de solidarizarse con la ciudadanía y hacer caja. Si la presidencia de Repsol, por ejemplo, gestionó mal los beneficios de su filial argentina YPF, no hay problema: el último fin de semana de julio se suben las tarifas y aquí paz y después, gloria. Bien, Antoni Brufau, es usted un genio de las finanzas, de ahí que los 7,6 millones de euros que cobra al año (1.466 millones de las antiguas pesetas) nos parezcan pocos para tanta sabiduría. Lo que se desconoce es el sueldo que cobra la lumbrera que decidió cortar las subvenciones a las autopistas de peaje, también en un período de máximo tráfico, con el consiguiente aumento del 7,5% de las tarifas que pagarán, salvo rebelión, esa misma ciudadanía a la que tanto quieren y por la que tantos desvelos sufren para garantizar su felicidad. No hay nada como sentirse protegidos por nuestros dirigentes.

Luces y sombras en Londres

Por: | 28 de julio de 2012

Images

En España fueron 5.656.000 los espectadores que contemplaron la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos en Londres. Un 46,1% de la audiencia en el horario estelar. En el mundo, los comentaristas hablaban de 1.000 millones por mas que esa cifra suene más a un convencionalismo que a un dato. En todo caso, Danny Boyle parece que colmó las expectativas depositadas en él por mas que la ceremonia tuviera sus luces y sus sombras.
¿Luces? Tuvo algunos ramalazos de humor. Espléndido el sketch de la Reina Isabel y Daniel Craig, el último James Bond. La reina se apuntó un tanto al aceptar intervenir, permitir el rodaje en el palacio de Buckingham y mostrar como retozaban una pareja de sus perros. El otro gran protagonista humorístico de la noche fue Rowan Atkinson (Mr. Bean), su interminable solo de tecla y la parodia de Carros de fuego. En el ámbito de lo didáctico, Boyle mostró a grandes rasgos la evolución de la sociedad británica, desde el inicial mundo rural, al comienzo de la revolución industrial, el germen de los sindicatos y la lucha vindicativa de la mujer. Un ciclo que culminó con el homenaje al creador de la triple w (la ya muy común, imprescindible, www.), sir Tim Berners-Lee. Se incluyó también, homejes a la sanidad pública, a la literatura infantil y, muy especialmente, a una de las industrias culturales más boyantes y afamadas: la música pop. Desde los Beatles (Paul McCartney cerró la ceremonia), a los raperos más recientes sin olvidarse de un enorme elenco de artistas (los Rolling, los Who, los Clash, Bowie, Quenn y un amplísimo etcétera). Gran Bretaña rindió homenaje a una música popular que tantos beneficios económicos, culturales y propagandísticos le ha reportado.
¿Las sombras? Un chauvinismo descarado y desaforado. Si pensaban que ese mirarse al ombligo de forma permanente era una condición exclusiva de los franceses, olvídense de ello. Pocas veces se ha visto una ceremonia teóricamente prevista para rendir honores a los deportistas de todo el mundo más nacionalista que la que ofreció ayer Londres. Son tiempos difíciles, es cierto, pero reaccionar con ese talante egocéntrico es, probablemente, la menos olímpica de todas las posibles opciones. Ayer, en Londres, se mostró una historia, unos logros sociales, una cultura y unos inventos exclusivamente británicos. El resto del mundo no existía. La ceremonia de los juegos de Pekín fue tildada de alarde tecnológico y de movimientos coreográficos disciplinadamente militares pero, en todo caso, no tuvieron ese tufo desagradablemente narcisista. Boyle cumplió con las expectativas y obligó a una amplísima y multicultural audiencia a asumir que el mundo se divide en dos: Gran Bretaña y los otros.

El deber cumplido

Por: | 27 de julio de 2012

Images

Cerca de 2.700.000 espectadores contemplaron el mal partido de la selección española de fútbol sub 23 frente a Japón. No supieron ni defender ni atacar. Nada que ver con los comparecientes en la descafeinada comisión de Economía del Congreso que, al contrario que los jóvenes deportistas, supieron defenderse y atacar con un dominio absoluto de la situación. Para ello sólo les hizo falta aplicar hasta el límite la definición académica de "Indignidad": "Falta de respeto y consideración hacia el honor y la dignidad de una persona". Si en los Juegos Olímpicos hubieran jugado, entre otros, Rodrigo Rato, Julio Fernández Gayoso, Narcís Serra y Elena Salgado, con Carlos Dívar y su indemnización como entrenador, otro gallo nos hubiera cantado. Todos hicieron lo que tenían que hacer, todos cumplieron con la legalidad vigente y todos se consideran encantados de conocerse. Unos patriotas. La catastrófica situación económica, los agujeros contables, la desmedida veneración de la llamada "cultura del ladrillo", las indemnizaciones escandalosas, todo ello forma parte del sistema. No hay nada de lo que avergonzarse. Lástima que los datos de la Encuesta de Población Activa relativos al segundo semestre del año indiquen que la cifra de parados se situó en 5.693.100 personas y la tasa de paro en el 24,63%.
Magistral Rodrigo Rato al presentarse ante los diputados como un hombre de bien incomprendido por las autoridades pertinentes (Luis de Guindos y Mariano Rajoy, por ejemplo). Según la lumbrera económica del PP, su plan para sanear las cuentas de Bankia sólo necesitaba 7.000 millones de euros (un billón largo de las antiguas pesetas) que, por supuesto, saldrían de las arcas públicas. Es extraordinario que alguien se jacte de recurrir al dinero de todos para solucionar los desaguisados propios o heredados, como extraordinario es que no contestara a alguna de las preguntas más sencillas que se le formularon, por ejemplo, ¿por qué se subió en un millón de euros su sueldo si la entidad que presidía estaba al borde de la quiebra? Misterios de los grandes financieros.
Tampoco estuvo mal Fernández Gayoso, expresidente de Caixanova, al no reconocer ningún error en su gestión pese a que el Estado tuvo que aportar 3.700 millones de euros para evitar la quiebra. Inconmensurable fue su afirmación de que él no se había llevado "ni un euro" en indemnizaciones. Lamentablemente no comentó los 50.000 euros mensuales que percibe en concepto de jubilación. Impecable Elena Salgado: todo lo hizo en función de los datos disponibles. Analizar con detalle los datos disponibles, intentar averiguar si son ciertos o si auguran una catástrofe, eso debe ser labor de otros, no de la responsable de Economía de un país que bordeaba el abismo. El único que mostró una especie de ligera autocrítica fue el expresidente de Caixa Cataluña, Narcís Serra: "No queríamos ver la realidad y por eso se tardó tanto en reaccionar". Pues mire usted, el que no quisieran ver la realidad les ha costado al conjunto de la ciudadanía numerosos sacrificios y un enorme retroceso en derechos sociales. La guinda la puso cuando explicó a los presentes, y a los televidentes que aguantaran tanta indignidad, que intentó que el ex director general de Caixa Cataluña, José María Loza, no cobrara 10 millones de euros de indemnización, pero "legalmente no se le pudo rebajar más". Lástima que a todos los funcionarios sí se les pueda rebajar más sus nóminas.

La cancion del verano

Por: | 26 de julio de 2012

Images

La canción del verano de 2012 deberá de tener necesariamente en su letra conceptos como los de tráfico de influencias, falsedad documental, delitos contra la hacienda pública, malversación y prevaricación. Seguro que Georgie Dann encuentra la rima y el ritmo adecuados. Los últimos en apuntarse al hit del verano, siempre precedidos con el "presuntamente", por supuesto, son nombres con pedigrí: Oriol Pujol y su esposa, Anna Vidal. Están inmersos, aunque no imputados, al menos de momento, en el caso "Campeón", nombre con el que se denomina a una serie de empresarios y políticos chanchulleros, y de los que no se sabe si el título de su proceso judicial se debe a la necesidad de reforzar su autoestima o al reconocimiento de lo mucho que se puede delinquir si se cuenta con las amistades precisas en los cargos convenientes. Algún día habrá que pensar en otra canción del verano con palabras como Campeón, Malaya, Gürtel, Brugal, ERE andaluz, etcétera. Se sugiere un título a la canción: Paraíso bananero.
César Alierta, presidente de Telefónica, acaba de dar un claro ejemplo de responsabilidad en tiempos de crisis: ha decidido que éste año no se repartan dividendos entre sus accionistas y que los consejeros y altos ejecutivos de la compañía se rebajen un 20% y un 30% sus ingresos, respectivamente. Con empresarios así saldremos de la crisis, de nuestra crisis, claro, no de la de ellos. El señor Alierta verá rebajadas sus retribuciones de 10 a 8 millones de euros, es decir, éste año sólo percibirá en torno a los 1.333.000 millones de las antiguas pesetas. Más duro será para el alto ejecutivo Iñaki Urdangarín, que verá rebajado su sueldo de 1,5 millones de euros al año, más 1,2 millones de euros, también anuales, por distintos complementos, en un 30%. Sinceramente, creo que ha llegado la hora de abrir una cuenta corriente en alguna entidad bancaria saneada para que la ciudadanía aporte lo que pueda en concepto de ayuda solidaria a los señores Alierta y Urdangarín. Anótese que por no haberlo hecho con antelación, el yerno del Rey se vió obligado, presuntamente, a meter la mano en la caja con el consiguiente desdoro para la institución.
La parrilla televisiva de ayer aportó algunas sorpresas: por ejemplo, la de que el programa más visto en toda la jornada fue un capítulo (ya emitido en su día) de Los Simpson (1.923.000 espectadores), en la franja matinal. La 2, por su parte, proyectó a las 22.00 horas una curiosa película estadounidense con un título perfectamente acoplado a los tiempos que corren: Wonderland (Sueños rotos). Dirigida por James Cox en 2004, narra la parte más sórdida de la biografía de uno de los actores de mayor fama y leyenda del cine pornográfico, John C. Holmes, del que por cierto ya se había realizado otro largometraje en su honor, Boogie Nights. Holmes adquirió su fama, sobre todo, por los 30 centímetros de su tercera extremidad inferior. Wonderland (585.000 espectadores) narra su particular descenso a los infiernos de la droga y la delincuencia, arropado por unos amigos que comparten la intensa vida marginal de quienes situados en uno de los epicentros del imperio optan por los excesos vitales frente a la codicia. Sexo, drogas y violencia en unos años 70 en los que las convulsiones surgían más en la moral establecida que en los mercados bursátiles.

De culpabilidades y rios

Por: | 25 de julio de 2012

ImagesEn febrero de 2010, el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, advertía que la reforma laboral era "imprescindible" tanto para cumplir con el Pacto de Estabilidad como para reactivar la economía y que el PIB vuelva a crecer. Además, reiteraba su respaldo a la propuesta del Gobierno de elevar la edad de la jubilación porque "contribuiría de forma significativa al equilibrio financiero del sistema público de pensiones". En su opinión, estos dos frentes son las dos reformas "más urgentes y necesarias" que necesita España. Pues parece ser que no, que no eran las reformas más urgentes que necesitaba España. De hecho se hicieron un tiempo después y la situación económica no mejoró lo más mínimo, es mas, empeoró notablemente. Viene esto a cuento de la comparecencia ayer del que fuera gobernador del banco de España en la correspondiente comisión de las Cortes, una comparecencia en la que, de nuevo, el ciudadano asiste perplejo a la capacidad de echar balones fuera de la clase dirigente. Si ya era sorprendente que el gobernador del banco de España se metiera en territorios ajenos (reformas laborales y edades de jubilación) con la absurda alegría de la incompetencia, más asombroso resulta el hecho de que aprovechó su comparecencia para ajustar personalmente sus cuentas con el Gobierno del PP, al que culpabilizó de gestionar mal la crisis de Bankia, ensalzar la figura de Rodrigo Rato y, por supuesto, eliminar cualquier atisbo de autocrítica. Elogiar a Rato es, sin duda, criticar a Guindos pero en absoluto es reconocer los errores propios y sugerir soluciones. Las comparecencias en el comisión del Congreso servirán exclusivamente para achacar las culpas a los otros, sean quienes sean. La guinda la puso Martínez Pujalte (PP) cuando afirmó categóricamente que no buscaba responsables por que no los había. Hace un mes, el mismo Martínez Pujalte declaraba que los socialistas deberían tener "un poquitín más de seriedad, porque por supuesto que hay responsables de lo que ha pasado en el sistema financiero, pero en vez de pedir una comisión de investigación en el Congreso, a lo mejor la deberían pedirla en la sede de Ferraz". En resumen: no hay responsables pero por supuesto que hay responsables. Un lujo.
Y para los que quieran salir, al menos mentalmente y durante un par de horas, la mejor recomendación del día en el ámbito televisivo es contemplar y dejarse llevar por la extraordinaria película Rio Rojo (1948), que emite La Sexta 3 a las 22.00 horas. Una nueva demostración de la maestría de Howard Hawks para narrar visualmente una historia excelente, con un reparto en el que John Wayne comparte protagonismo con un debutante en el mundo del cine: Montgomery Clift. Cine y televisión nos permiten evadirnos de las pugnas políticas, de las oscilaciones dramáticas de la Bolsa, de las primas de riesgo y de todo lo que han hecho los culpables no culpables pero que pagamos todos.

Martillo de herejes

Por: | 24 de julio de 2012

Images

Alberto Ruiz Gallardón
, ministro de Justicia, ha pasado de ser uno de los pivotes del conservadurismo más liberal y despilfarrador (Madrid acumula tras su paso por el Ayuntamiento una deuda que supera ligeramente los 1.000 millones de euros) a ser el martillo de herejes y abanderado de la derecha más cavernícola de las que existen, con lo que se demuestra que algunos que justifican su dedicación a la política en el ánimo de cambiar el mundo, es la política la que en realidad les cambia a ellos. En pocos meses ha conseguido irritar al gremio judicial con sus planes de reforma del CGPJ y, ahora, y una vez más, al sentido común. Cuestión de estilo.
Su nueva "cruzada" lo es contra la vigente ley sobre el aborto. Ya adelantó en una entrevista publicada en el periódico más conservador de los quioscos (La Razón) que se prohibirá el aborto por causas de malformación del feto lo que, a jucio de los partidos de la oposición, será retroceder más de 30 años en la legislación sobre el tema. Lo cierto es que no sólo representa una involución legislativa, es una muestra más de la hipocresía de los biempensantes: se prohibe el aborto por malformación del feto y, al mismo tiempo, se reforma la Ley de Dependencia alegando la necesidad de ahorrar en el gasto público. El mismo Gobierno que prohibirá el aborto en dicho caso, ha decidido parar durante dos años las ayudas a la dependencia. Cabe señalar que en la actualidad hay 270.000 personas esperando una ayuda a la que tienen derecho. Tenga usted un hijo con malformaciones pero olvídese de las ayudas necesarias para su supervivencia. ¡Viva la defensa de los derechos de los más débiles!, como argumentó Carlos Floriano, vicesecretario de Organización del PP, en la defensa pública del anuncio de Gallardón.
La serie catalana que emite Antena 3, Pulseras rojas, sigue liderando la noche de los lunes. El capítulo de ayer, lunes, lo vieron 2.507.000 espectadores, una cifra inferior a los dos capítulos emitidos la semana anterior pero suficiente para superar en algo más de un millón de espectadores a la reposición de La que se avecina, en Telecinco. ¿Se imaginan ustedes que los medios de comunicación escritos decidieran reponer sus noticias, entrevistas y reportajes, ya publicados en su día, para rellenar sus páginas en los meses de verano? Es curioso como a determinados medios se les permite lo que en otros sería su irreversible fracaso.
Ya en terrenos más minoritarios, es decir, en aquellos que ejemplifican la vanguardia artística de la cultura popular, y sin que ello conlleve una jerarquización cualitativa sino una evidencia, cabe destacar la emisión de un largometraje Hiroshima, mon amour, que en su día (se realizó en 1959) fue una de las películas más reivindicadas por los cinéfilos europeos. La unión de un realizador como Alain Resnais y una guionista del talento literario de Marguerite Duras produjo un filme difícil, íntimista y bello, en el que un apasionado idilio entre una actriz francesa y un japonés permiten al realizador y a la guionista divagar en torno a la memoria y el olvido. La película fue una de las claves de la incipiente revolución formal de la cinematografía francesa y, después, europea. Tuvo, todo hay que decirlo, 76.000 espectadores, un 1,1% de la audiencia en esa franja horaria nocturna.


Un analisis sensato

Por: | 23 de julio de 2012

1342983641_819624_1342986155_noticia_normal

En situaciones límite, con una prima de riesgo absolutamente desbocada, el Alto Ampurdan en llamas y algunas de las Comunidades Autónomas en quiebra técnica, el análisis de lo que originó el desastre económico ayuda a comprender por qué estamos donde estamos, primer paso para intentar salir de este desastre. Felipe González lo explica con claridad en una excelente entrevista de Soledad Gallego-Díaz en El País. Piensa que el origen de nuestros males hay que buscarlo en 1998, con José María Aznar al frente del Gobierno: "la galopada arrancó con la ley de liberalización del suelo, que se puso en marcha con el argumento banal de que mientras más ofertas de suelo hay más barato es, como si los mercados fueran racionales. La realidad es que el suelo fue cada día más caro, que hemos hecho tres o cuatro veces más metros cuadrados de los que exigía una demanda equilibrada, y que hemos fomentado de una manera salvaje las corruptelas". Y en su análisis no justifica las torpezas del Gobierno de Zapatero que, a su juicio, no sólo no remedió la situación sino que añadió gasolina al fuego, como tampoco se excluye de la autocrítica.
Uno de los problemas de los políticos es la diferencia que hay entre lo que creen haber proyectado en la ciudadanía y lo que en realidad han sido. Aznar que, también, nos involucró en la guerra de Irak, piensa que ha sido uno de los mejores, sino el mejor, presidentes del Gobierno, jaleado, eso sí, por un determinado sector de los medios de comunicación más reaccionarios, cuando en realidad ha sido el principio de la mayor parte de los males que nos ahogan. Cuestión de perspectivas.
Los informativos y tertulias matinales dan cuenta también de los rescates solicitados por la Comunidad Valenciana y la de Murcia al Estado. Montoro, con esa absurda inclinación de no llamar a las cosas o a los hechos por su nombre, en lugar de rescate habla de "adelanto de liquidez". Vale. Lo cierto es que el argumento utilizado por el PP hasta el agotamiento de que las medidas duras de hoy son una herencia del Gobierno anterior no vale para las comunidades citadas, gobernadas por el Partido Popular desde hace 17 años.
En un ámbito menos catastrofista habrá que dejar constancia de la excelente inversión que es el deporte para las cadenas generalistas. Antena 3 arrasó ayer en su audiencia de la mañana con la Fórmula 1. El irrefutable triunfo de Fernando Alonso en el circuito alemán de Hockenheim fue contemplado por 4.409.000 espectadores, un 41,6% de la audiencia total en ese sector horario. El mismo declaró que no estaba mal que un piloto español, en un coche italiano y diseñado por un griego, ganara en Alemania. Es la pequeña revancha del sur o el consuelo de los nuevos parias europeos.
P.D.- No podemos dejar de rendir un sincero tributo a la memoria de una de las mejores editoras de nuestro país. Ayer falleció Esther Tusquets, la mujer que con su sensibilidad y buen gusto dirigió durante cerca de 40 años una de las editoriales de tamañno medio y con uno de los mejores catálogos en castellano. Gracias a gente como ella, la ciudadanía ha tenido la posibilidad de ser más culta y civilizada.


De piratas, revolucionarios y torpes

Por: | 20 de julio de 2012

índice

Entre piratas, crueldades y gobernantes torpes, el país sobrevive -mal que bien- a una ola de calor insoportable. Nadie sabe con certeza cómo y cuándo se saldrá de la crisis generada por la avaricia pero lo que sí se sabe, o se intuye, es que los que salgan tendrán mucho más claro quienes son los enemigos, quienes son los que se aprovechan de la situación para lucrarse o para retrotaernos a épocas en las que había que luchar por los derechos humanos y sociales más elementales.
En la noche de ayer, La 1 emitió El temible burlón (1.494.000 espectadores), una divertida y más que correcta película de aventuras realizada hace 60 años y que mantiene su atractivo. TVE se sacó de la manga una recuperación de lo que llaman Cine Clásico condicionada por los recortes presupuestarios: hay que vaciar la nevera antes de comprar nada. Claro que entre recuperar el estupendo filme de Robert Siodmak o la serie Ana y los 7, con guión de la incomprensiblemente incombustible Ana Obregón, hay un abismo. En todo caso, la película narra la evolución de un acrobático y excelente Burt Lancaster desde la piratería hacia la solidaridad con los revolucionarios de la isla sojuzgada por la corona británica, excatamente lo contrario de ese grupúsculo fundamentalista que se llamó los Grapo, que evolucionaron desde un intento de revolución al pillaje más ignominioso. Cobrar el rescate por un secuestro tiempo después de haber fallecido el secuestrado, y alegar que Publio Cordón, una vez liberado, había huído hacia un país remoto, es de una crueldad tan perversa como su codicia.
Claro que hay otro tipo de perversiones quizá menos crueles pero no por ello menos escandalosas. Que un presidente del Gobierno incumpla todo lo prometido, que imponga los recortes más duros que se recuerdan en cuestiones salariales, de educación, de sanidad, en pensiones y derechos sociales, y que llegado el día de debatir sus impopulares y reaccionarias propuestas en el Congreso de los Diputados no se presente en el hemiciclo hasta el final de la sesión, demuestra como el líder de un partido que ganó las elecciones con mayoría absoluta no entiende lo que es la democracia o, lo que aún sería peor, la desprecia. No enfrentarse a un debate esencial porque está recibiendo al presidente de una potente empresa alemana es toda una declaración de prioridades. Como lo es, también, subir 17 puntos el IVA del material de uso escolar o el de los espectáculos culturales. No hay nada como ser de derechas para valorar en su justa medida la educación, la cultura o la sanidad.
P.D.- Alguien debería explicarle al Rey cuando declara que "otro estaría aún de baja pero yo tengo que currar", refiriéndose a su reciente viaje oficial a Moscú, las novedades de la Reforma Laboral del Gobierno, sobre todo  el artículo 52, letra d, del Estatuto de los Trabajadores, en el que se habla de la posibilidad de despido por absentismo, incluso el justificado.

Obscenidad

Por: | 19 de julio de 2012

Images

Obscenidad: "Dicho o acción que se consideran groseros por atentar contra el pudor de una persona". Bien. Lo que está claro es que vivimos tiempos obscenos, porque obsceno es que, por ejemplo, Zlatan Ibrahimovic, el delantero que acaba de fichar el Paris Saint Germain, propiedad de un jeque, naturalmente, cobre 35.000 euros al día libre de impuestos. Tan obsceno como que se sigan desgranando noticias del Instituto Nóos, la última de las cuales remiten a que los dos socios, Urdangarin y Torres, transfirieron a una cuenta de Luxemburgo 712.180 euros, pese a las declaraciones que en su día realizó el yerno del Rey negando cualquier irregularidad. Por cierto que en la misma noticia se informa que "SAR Dª Cristina Federica de Borbón y Grecia ha recibido directamente 12.671 euros, y a nombre de los dos (ella y su esposo, Iñaki Urdangarin): 34.565 euros", ingresos procedente de Nóos Consultoría. Cabe recordar que en el proceso abierto a los responsables del Instituto, la infanta no ha sido imputada.
Como obscena es la decisión del Gobierno balear presidido por José Ramón Bauzá (PP) de cerrar dos hospitales públicos de Mallorca. En su caso, el atentado al pudor de la ciudadanía radica en que se alega la necesidad de buscar la eficiencia de los servicios sanitarios. Al parecer esa eficiencia no se buscaba cuando el Gobierno los presidía Jaume Matas (también del PP) y se embarcaba en proyectos de velódromos en los que la magalomanía se entremezclaba con el pillaje. Son tiempos duros, es verdad, pero aún quedan las hemerotecas y las videotecas como estímulos a las terapias de grupo. Así, en febrero de 2004, Mariano Rajoy declaraba "querer para España un Gobierno como el que preside Jaume Matas". Claro que en julio de 2008 calificaba al multiprocesado Carlos Fabra de "ciudadano y político ejemplar". Es la fuerza de los visionarios.
Aunque que para obscenidad la de ese dúo de divos de las finanzas, Rato y Oliva, que en unos meses han conseguido que la ciudadanía desembolse 23.000 millones de euros para cubrir sus agujeros en Bankia y que los 400.000 pequeños accionistas que creyeron en su oferta de lanzamiento en Bolsa perdieran entre el 78% y el 84% de su valor. Y más obsceno aún es que ninguno de los citados en lo que llevamos escrito esté en la cárcel. No se sabe si ello se debe a la ceguera de la Justicia o a su excesiva vista.
En todo caso, ayer, miércoles, la televisión, en su horario estelar, alcanzó el nivel histórico más bajo en audiencia. Baste señalar que el programa que tuvo el mayor número de espectadores fue la serie Blue Boods (Telecinco), con 1.520.000, un 10,4% de la audiencia total. Un dato que debería de preocupar a los gobernantes puesto que si el personal empieza a pasar de la televisión y a pensar por su cuenta, el efecto puede ser absolutamente demoledor.



 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal