TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Ya está aquí

Por: | 30 de noviembre de 2012

Images

Dos nombres propios destacan por distintas razones en la actualidad del día: Jordi Sardà Bonvehí y Belén Esteban. Los espectadores que contemplen el Sálvame de Luxe (Telecinco) asistirán a la enésima recomposición de ese juguete roto que unos llaman Belén Esteban y otros, entre ellos la propia cadena, se empeñaron durante un tiempo en llamar "la princesa del pueblo", denominación que ha languidecido suponemos que por la imagen que da ahora la propia familia real española. Los tertulianos intentarán estrangularse los unos a los otros, Andreíta se comerá disciplinadamente el pollo, Belén seguirá con su instinto asesino en defensa de su hija, el muy sobrado Jorge Javier Vázquez seguirá informándonos de sus próximas firmas promocionales de su libro y, espero, entre todos nos aclararán si Fran sigue siendo el marido de Belén, o no, una duda que conmociona a España.
Pero el auténtico number one (lo siento Mourinho) del día es Jordi Sardà Bonvehí, un agente comercial que se hizo pasar por un alto ejecutivo de Gas Natural Fenosa y firmó a bombo y platillo en presencia del primer ministro ucraniano Mykola Azrov, un acuerdo con el Gobierno de dicho país para la construcción de una planta de gas natural licuado en el Mar Negro por un coste de 850 millones de euros. Poco después la empresa española declaró que "esta persona no tiene ninguna vinculación con la empresa". Si uno se imagina los meses, o años, de arduas negociaciones con las autoridades ucranianas, los cientos de papeles a los que tan dados son las burocracias estatales, los permisos, cables, e-mail, faxes, planos y toda la parafernalia de un proyecto de estas caracterlísticas, realizados todos ellos suplantando a un alto cargo de Gas Natural y sin que ni el Gobierno ni la empresa se enteraran del tinglado, Jordi Sardà debería de ser considerado como un activo nacional de primer orden. Es mas: el señor De Guindos debería proponerle una asesoría especial: si es capaz de vender humo por 850 millones de euros, merece un buen sueldo, coche oficial, suculentas dietas, una amnistía fiscal especial si la necesita y un iPad gratis. Chapéau.
La Sexta, por su parte, cancela el programa Alguien tenía que decirlo que emitía desde hacía tres semanas en la sobremesa diaria. Era un programa divertido en el que se repasaba irónicamente la actualidad rosa de la jornada y que, alguien tenía que decirlo, contó con poco apoyo promocional y una programación horaria absurda (si aspiraba a un espectador juvenil no se puede emitir cuando no hay jóvenes en la casa), en resumen: una media de un 3,5% de audiencia y 491.000 espectadores, dato, al parecer, insuficiente para asumir los costes de un programa caro (set, presentadores, guionistas, reporteros, etc.), incapaz de competir con ese disparatado Sálvame diario y, lo que es peor, con una audiencia similar a cualquier capítulo de la serie Bones con ese pesado agente del FBI que no para de llamar "huesos" a la circunspecta antropóloga forense.
Una buena noticia para terminar: si usted, o su empresa, tienen problemas de supervivencia no se preocupen: el ministerio de Fomento acaba de conseguir en los presupuestos del 2013 una partida adicional de 200 millones de euros para ayudar un poco más a las empresas de autovías de peaje y sus equivocados cálculos de rentabilidad. Ello quiere decir que si usted, o su empresa, tienen problemas económicos sólo tienen que comunicárselo a doña Ana Pastor, titular de la cartera: si Hacienda somos todos, también somos todos autovías de peaje.


Errores de cálculo

Por: | 29 de noviembre de 2012

índice

Una propuesta estética: pongan tres ataúdes en el centro del Congreso de los Diputados mientras aprueban ese parche legal sobre los deshaucios con los votos del PP y de UPyD. También pueden poner en un lateral una pancarta que diga: "Los bancos deben hasta 150 millones por recibos de pisos de desahucios. Suman entre el 5% y el 10% de la morosidad en las comunidades de vecinos". La guinda del pastel la puede poner Luis de Guindos, excelso ministro de Economía, con su declaración parlamentaria en la que rebaja de 600.000 a 120.000 los potenciales beneficiarios del decreto antidesahucios. Un error de cálculo tonto del 80% de los afectados.
Pero en esto no está sólo. El también muy excelso ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con su plus de 1.800 euros mensuales como dietas parlamentarias por ser diputado por Sevilla aunque tiene tres pisos de su propiedad en Madrid, ciudad en la que reside, planificó una amnistía fiscal para los defraudadores con la que esperaba recaudar 2.500 millones de euros. Pues bien, el sindicato de técnicos del ministerio de Hacienda (Gestha) calcula que desde la aplicación de dicha amnistía apenas se han recaudado 149,6 millones de euros, el 6% de lo previsto. El plazo de regularización fiscal concluye mañana y aquí paz y, después, gloria.
Más errores de cálculo, esta vez en la empresa privada. Miguel Angel Flores, promotor de la fiesta del Madrid Arena, vendió 16.791 entradas, un 58% más del aforo permitido (10.600 personas). En su declaración ante el juez afirmó que solamente había puesto a la venta 9.650 entradas. Lo que no se entiende es que el mencionado personaje no esté ya en la cárcel a la espera del juicio. Al parecer el que el responsable de un evento con el trágico resultado de cuatro muertes mienta descaradamente ante el juez no es suficiente motivo de escándalo, desasosiego o conmoción social.
Pero como no todo en la vida son errores habrá que destacar la rigurosa preparación de nuestras fuerzas de orden público en previsión de los inminentes y continuados desórdenes públicos. DiarioProgresista.es publica hoy la siguiente información: "El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha remitido una dura carta al ministro del Interior, Jorge Fernández, en la que denuncia que un responsable de las Unidades de Intervención Policial (UIP) ha instruido a los antidisturbios para que disparen pelotas de goma directamente a los ciudadanos y no contra el suelo como establece el protocolo. En la misiva, el sindicato pregunta a Fernández si está buscando con ello un muerto en las manifestaciones que distraiga la atención de sus recortes". Personalmente creo que lo que el ministerio del Interior está buscando y, al parecer, consiguiendo, es rentabilizar el aumento en un 1.780% del gasto en material antidisturbio previsto en los presupuestos de 2013. Ya que van a tener más y mejor material, ¡utilícenlo!
Y para terminar, una recomendación estrictamente televisiva: vean si pueden la serie australiana Bajos fondos que emite el canal Animax de lunes a viernes a las 22.50 horas. Una espléndida demostración de cómo el talento consigue el interés de los espectadores al margen del esplendor de producción. Narra en base a hechos reales las luchas entre las bandas instaladas en Melbourne por el control del tráfico de drogas y la prostitución con una peculiaridad: buena parte de la policía local es, sin duda, la más cruel de las bandas organizadas. En fin, como decían los inolvidables Tip y Coll: "mañana hablaremos del Gobierno".


El vertedero

Por: | 28 de noviembre de 2012

índice

Primero fueron los lodos de aquella comparecencia del vicealcalde Villanueva actuando como portavoz oficioso de Diviertt en la tragedia del Madrid Arena. Después llegaron los barros de un informe oficial municipal eludiendo responsabilidades y desmentido por la delegación del Gobierno y, ahora, llegamos al vertedero: nadie es responsable de nada, ni la empresa promotora, ni los encargados de la seguridad, ni el médico, ni la Policía Municipal, ni la alcaldesa, por supuesto, que no ha parado ni un minuto de pensar en las cuatro víctimas mortales y que, sorprendentemente, ha sido vetada por su propio partido para comparecer en la inútil comisión de investigación municipal (si, como parece -y hacen bien- no se fían del coeficiente intelectual de Ana Botella y sus impresentables ruedas de prensa de estudiante de la posguerra en un examen oral de bachillerato, ¿por qué se fían de ella para ser alcaldesa de Madrid?). En fin, ocurrió lo que ocurrió porque Dios lo quiso así.
Naturalmente, el vertedero no es sólo del consistorio madrileño, faltaría mas. En realidad ocupa todo esto que llamamos España, salvo el futbolista Susaeta que lo llama "la cosa". Desde ese presidente comunitario no electo de Ignacio González que en un gesto numantino se niega a rectificar su privatizadora política sanitaria ("La privatización de hospitales en Madrid abre un negocio de 400 millones de euros", titular de eldiario.es), a la impresentable diputada comunitaria y pepera valenciana que se erige en defensora de la ética denunciando estúpidamente que quienes reciben alguna ayuda social se la gastan en televisores de plasma sin percatarse que diez de los 55 diputados de su partido (el 18%) están imputados en diversos juicios por presunta corrupción, sin olvidarnos de ese cierto olor a prodrido del Ayuntamiento de Sabadell (PSC), último de momento de esa larga, atufante y variopinta lista de consistorios españoles que tanto y tanto trabajan por el bien de la ciudadanía.
Caso aparte merecen nuestras entidades financieras con Bankia la cabeza. En la inútil comisión parlamentaria de investigación van desfilando nuestros cerebros financieros para exculparse de su incompetencia. Hoy se publica que el reflotamiento Banco de Valencia, antigua filial de Bankia, costará un total de 5.500 millones de euros de los fondos europeos. Añádanles los 27.000 millones del saneamiento de la casa madre y no se soprendan de que la culpa de todo ello fue de la crisis, y de nadie mas: ni de Rodrigo Rato, ni de Miguel Blesa, ni de los consejeros del PP, del PSOE, de IU o de los sindicatos: nadie sabía nada y los que lo sabían, no lo comentaron. Bien mirado, es un ejercicio de humildad, un homenaje a lo relatado por Platón sobre Sócrates: "solo se que no se nada".
Como nada sabemos sobre si es verdad o mentira que los Pujol y Mas tengan cuentas en Suiza, o sobre si es verdad o mentira que exista un informe oficial sobre el asunto, en definitiva, que la ignorancia es la reina de la casa, o casi. Porque lo que sí sabemos, por ejemplo, y de ello se han encargado de difundirlo los alegres, jóvenes y dicharacheros integrantes del programa Te vas a enterar (Cuatro, 2.5% de audiencia y 295.000 espectadores, es decir, que en su segundo día de emisión ya han perdido 125.000 espectadores), nuestros muy dignos representantes parlamentarios tienen la desfachatez de cobrar algo más de 1.800 euros mensuales de un plus por haber sido elegidos en otras provincias que la madrileña pese a tener viviendas en propiedad en Madrid, y residir en la ciudad, un complemento al que no le hacen asco ni los ministros (Montoro a la cabeza) del Gobierno actual, ni los exministros socialistas (Trinidad Jiménez, por ejemplo) ni, por supuesto, los diputados del amplio arco parlamentario salvo Toni Cantó (UPyD) que decidió entregar ese plus mensual a una ONG. Son los pequeños lodos que llegarán a barro y, después, a vertedero.

Público, privado y familia

Por: | 27 de noviembre de 2012

Images

Los cambios en la programación de las cadenas generalistas permiten intuir por donde va el país. El progresivo descontento ciudadano ante una política reaccionaria se refleja, a su manera, en las escaletas televisivas. Programas como El Intermedio (ayer, lunes, La Sexta, un 9.9% de audiencia y 2.070.000 espectadores, su máximo) o Salvados, del que por cierto hay una intensa camapaña en las redes para frenar las, al parecer, presiones del lobby de las grandes empresas eléctricas ante la cadena propietaria (Antena 3) irritadas por el programa de Évole que las criticaba abierta y legítimamente, tienen cada vez más repercusión.
A los cambios de programación con la llegada de los nuevos tiempos hay que añadir una familia peculiar, la del presidente de Madrid, Ignacio González, gran valedor de la privatización de lo público mientras supera la contradicción de un amplio entorno familiar que vive y trabaja en lo público. Como dijo Rafael Gómez, el Gallo: hay gente pá tó.
Cuatro lanzó ayer un nuevo programa (Te vas a enterar, un 3.6% de audiencia y 420.000 espectadores), rival en la misma hora que el reciente Más vale tarde (La Sexta, 3.2% de audiencia y 378.000 espectadores), en los que se tratan los temas de actualidad con un cierto enfoque crítico, y en el caso del primero de los citados, con un aire que busca el segmento juvenil de la audiencia. Buscan arrebatar espectadores (y pastel publicitario) al programa estrella de la sobremesa, Sálvame (Telecinco, 15.7% de audiencia y 1.931.000 espectadores, ayer, lunes), una corrala disparatada y egocéntrica que tiene enganchados a la mayor parte de la ciudadanía que ve la televisión en su horario. Tratar de pelear con la estrella de la sobremesa está destinado, al menos de momento, al fracaso. Es el caso de un programa como Alguien tenía que decirlo (La Sexta, 2.8% de audiencia y 404.000 espectadores), que tiene mucha más gracia que Sálvame pero que tiene un horario equivocado. Después de comer la audiencia es mayoritariamente de la tercera edad o jubilados, un segmento social que, al parecer, prefiere las riñas familiares a la ironía.
Donde no hay riñas familiares, al menos que se sepa, es en la familia del excelentísimo Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid y adalid de la privatización de la sanidad pública de su comunidad, siguiendo, eso sí, los pasos de esas dos lumbreras de la política que son, o fueron, María Dolores de Cospedal y Francisco Camps. El señor González ha conseguido por primera vez que todos los gremios que conforman la sanidad pública se rebelen contra sus propuestas. Esta tarde concluirán los dos primeros días de una huelga general en el sector con una, previsiblemente, gran manifestación en el centro de la ciudad, manifestación que -siguiendo la estela de Hermann Tertsch y sus dotes proféticas- ya se puede afirmar que la delegación del Gobierno reducirá a una cuarta parte de las cifras manejadas por los convocantes.
Lo curioso del señor González, Ignacio, es que presentándose como se presenta como el abanderado de la privatización de lo público, en base a unas indemostradas ventajas, tenga a media familia empotrada en lo público. A saber: el padre, de 86 años de edad, es asesor del PP en el Senado; su hermano Pablo es desde el pasado mes de abril director de Estudios Comerciales de Mercasa, entidad pública dependiente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, SEPI. Previamente había trabajado en Bankia desde la llegada del lince de las finanzas, Rodrigo Rato. "Abandonó su posición en el polémico banco fusionado semanas antes de la salida del ex vicepresidente del Gobierno y ex director del FMI. Tras esos avatares, el hermano del actual presidente madrileño se hizo con el 30% de la sociedad Tecnoconcret, adjudicataria de la explotación del complejo de golf en Chamberí, en pleno centro de Madrid. A esta operación también se apuntó su cuñado, Juan José Caballero, con otro 30% de la sociedad", explica el diario digital Público. La mujer del presidente madrileño, Lourdes Cavero trabaja como adjunta a la presidencia de CEIM, la patronal madrileña que preside el empresario Arturo Fernández, exconsejero de Bankia. La hermana de Ignacio González es diputada en la Asamblea de Madrid y concejala del ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón. Por último, señalar que su cuñada Carmen Cavero es vocal de Caja Madrid Cibeles S. A. y hasta su nacionalización, consejera de Bankia. La familia que vive de la administración pública, o de sus aledaños, unida, permanece unida.
 

Unos apuntes y un alivio

Por: | 26 de noviembre de 2012

índice

Un largo, intenso y electoral fin de semana: Artur Mas tiene un problema. Si pacta con Esquerra tendrá que recortar los recortes. Si pacta con el PP tendrá que recortar las aspiraciones soberanistas. Si pacta con el PSC, lo llevaría crudo. Lamentablemente para él no puede pactar con el Barça que, al menos de momento, arrasa. Lo dicho: tiene un problema.
Fórmula 1, Gran Premio de Brasil: 41.7% de audiencia en la sobremesa y 7.149.000 espectadores. Antena 3 rentabiliza cuantitativamente la inversión y Antonio Lobato lanza un speech apologético de Fernando Alonso al que no le falta de nada salvo, quizás, decir que tiene fijada su residencia, y su declaración fiscal, en Suiza. Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.
Cristóbal Montoro tiene muchos y variados problemas. El más inminente es el que vence el próximo viernes: dar cuenta de la eficacia de una amnistía fiscal que se sacó de la manga y con la que pensaba recaudar 2.500 millones de euros. El último dato conocido (mes de julio) es de 50,4 millones. Si en una empresa privada, la lumbrera de turno ofrece un plan para ganar 2.500 millones y el resultado final no llega a los 100 o 200 millones, imagínense dónde estaría ahora.
El presidente Rajoy, por su parte, nos aclaró ayer uno de los mayores misterios de la intensa jornada dominical: su Majestad el Rey desayunó dos huevos fritos. Después nos enteramos que ya había dado unos pasos. Nadie se atrevió a decir que los dio mientras tarareaba "Marcial, eres el más grande...", como sí se informó de uno de los postoperatorios del anterior Jefe del Estado. El momento cumbre de la jornada hospitalaria privada llegó cuando entraron en la clínica la Reina, Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina: a la reconciliación por la salud. La dirección del centro desmintió rotundamente que durante su visita el yerno del Rey les propusiera un simposium sobre "Deporte y prótesis de caderas".
El que no apareció por la clínica fue Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid y arrendatario de un lujoso ático marbellí con empresa propietaria afincada en Delaware. Bastante tenía con preparar su inteligente y original explicación de la huelga de todos los sectores de la sanidad que se le venía encima por su inexplicado y brutal anhelo de privatizarla: "Es una huelga política", declaró nuestro ilustre prócer.
Claro que en lo referente a sabiduría y lucidez analítica, al señor González le salió un duro competidor en la noche del sábado (El Gran Debate. Telecinco. 15.5% de audiencia y 2.012.000 espectadores): Arturo Fernández. En una almibarada videoconferencia de Jordi González, el actor nos explicó el gran daño que se le producía la imagen de España con unas manifestaciones en las que los de las primeras filas eran feos. Abogó por un sistema democrático de sólo dos partidos y, afortunadamente, cuando el entrañable entrevistador le preguntó si saldríamos de la crisis, el maduro galán contestó que sí, que saldríamos de esta. Un alivio.

Privatizaciones y vida sexual

Por: | 22 de noviembre de 2012

Vecinos_que_quiere_realojar_el_ayuntamiento_de_madrid_628x249

La torpe y disparatada actitud del Ayuntamiento de Madrid ante la tragedia del Madrid Arena no sólo está acabando con la carrera política de Ana Botella (en el hipotético caso de que dicha señora haya tenido alguna carrera al margen de la de ser "señora de") sino que está demostrando el grado de incompetencia de un grupo que actúa con los modos de un cortijero desfasado. Todas las tertulias políticas desgranan las novedades que diariamente se van conociendo sobre el asunto. Ahora, por ejemplo, nos enteramos que la señora de José María Aznar (otro lince de la política) ha contratado un bufete privado para el caso. Tiempo de recortes y estrecheces: el Ayuntamiento tiene un equipo jurídico de 78 personas que, al parecer, no son suficientes. Conviene ahorrar, sobre todo cuando la gestión del anterior regidor dejó a la ciudad con una deuda de 6.000 millones de euros (un billón de las antiguas pesetas).
En el Intermedio de ayer, jueves (La Sexta 1.727.000 espectadores), se mostró un breve y excelente reportaje de Gonzo sobre un proyecto municipal madrileño descubierto por el diario digital Publico.es el pasado día 19, del que reproducimos su primer párrafo: "El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Ana Botella, ha firmado una opción de venta con la empresa catalana Renta Corporación Core Bussines para desprenderse de cinco edificios situados en el centro histórico de Madrid, que hasta ahora están ocupados por familias en riesgo de exclusión social. Esta empresa pertenece al grupo empresarial Renta Corporación Real Estate de la que es consejero externo independiente Ignacio López del Hierro, el marido de María Dolores de Cospedal. La compañía tiene una deuda declarada de 145 millones de euros. El Consistorio madrileño recibirá a cambio de esta operación 21 millones de euros, unos 160.000 euros por vivienda en pleno centro, un valor muy por debajo de la realidad del mercado. Los cinco inmuebles albergan 130 viviendas, de las que 117 están ocupadas".
Que los inquilinos (ver foto) que viven desde hace más de 20 años sean mujeres que han sido maltratadas, familias numerosas, ancianos y pensionistas, que, por razones económicas, no tienen acceso al mercado libre de vivienda, resulta indiferente. Que tengan un contrato en el que se especifica que en el caso de que la empresa muncipal decidiera vender las viviendas, tendrían la primera opción de compra parece ser una cuestión sin importancia. Lo importante es que nuestros amigos estén contentos.
Y ya para finalizar éste blog que más que de televisión parece el muro de las lamentaciones, señalar el reciente estudio europeo sobre Satisfacción Sexual 2012 que realizó la compañía biomédica Pfizer: la crisis y la situación económica actual está afectando, y mucho, a la vida sexual de los españoles. Un 34% de los encuestados españoles afirma que la preocupación actual por la situación económica de España ha repercutido sobre su libido y deseo sexual. Según el estudio de 2010 realizado por la misma compañía, en ese año los españoles dedicaban una media de dos horas semanales a las relaciones sexuales, mientras que, tal y como reflejan las conclusiones del reciente estudio sobre satisfacción sexual, esa cifra se ha visto reducida a tan solo una media de 34 minutos a la semana. Ya nada es lo que era.


El caganer

Por: | 21 de noviembre de 2012

índice

Joseph Raztzinger
, en la actualidad Benedicto XVI, se acaba de cargar de un plumazo lo que hace años Paco Martínez Soria sentenciaba desde las pantallas: ¡Se armó el Belén! Pues no, ahora hay que desarmarlo porque según el Papa, en su nuevo libro La infancia de Jesús, en el portal no había ni mula, ni había buey, y con ello, naturalmente, se carga también de un plumazo a una parte importante de las fábricas de mulas y bueyes tamaño mesa camilla de cuarto de estar. De seguir así acabarán cargándose al caganer por impúdico aunque, de momento, se mantiene, "sin reservas", que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen. Algo es algo.
Lo que cada vez se sostiene peor son las explicaciones oficiales sobre la tragedia del Madrid Arena. Por una parte, Ana Botella dice que ya está todo dicho: el Ayuntamiento no tiene la culpa de nada. Por otra, Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta, dice que la culpa de todo la tiene el Ayuntamiento y la Policía Municipal. Ahora sabemos que en el recinto llegaron a entrar alrededor de 14.000 personas para un aforo de 10.600 pese a que los organizadores pagaron el alquiler del pabellón con la tarifa preestablecida de 5.000 espectadores y el vicealcalde Miguel Ángel Villanueva, portavoz del Ayuntamiento y, al parecer, de la empresa promotora, declaró que no había exceso de aforo porque se habían vendido 9.650 entradas. Pura transparencia informativa, la misma con la que se organizó la comisión de investigación municipal que ayer comunicó que no permitirá comparecer a políticos de otras Administraciones, es decir ni a la delegada del Gobierno (PP), ni al consejero regional Salvador Victoria (PP), responsable de la ley de Espectáculos, ni al jefe superior de Policía en Madrid. Ya lo explicó en su día nuestra alcaldesa: no hay que mezclar peras con manzanas, por mas que la mayoría sean del PP.
El partido Valencia-Bayern superó los cuatro millones de espectadores y se convirtió en el programa más visto de ayer, martes. Bien. Los cronistas deportivos no se cortaron lo más mínimo para utilizar términos como "épico", "heroico", etcétera, al narrar un encuentro que tuvo la particularidad de que jugaron 11 contra 10 la mayor parte de los 90 minutos. Claro que si jugar 11 contra 10 y conseguir un empate legitima tales calificativos, ¿qué utilizarán para describir el asedio de Gaza? Todo parece indicar que es una exageración, como exagerada es -a juicio del muy educado Mario Pascual Vives, abogado de Iñaki Urdangarin- la petición del fiscal del caso Nóos de solicitar una fianza de cuatro millones de euros para su defendido, y otros cuatro para Diego Torres, el socio del duque. Se empieza por afirmar que en el portal de Belén no había ni mula ni buey, y se acaba por dar a entender que el fraude fiscal, la falsedad documental y la malversación de caudales públicos ya no serán gratis ni siquiera para la aristocracia.

Sombrero blanco, sombrero negro

Por: | 20 de noviembre de 2012

índice

Una sugerencia: si, como parece ser, nuestro registrador de la propiedad favorito y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, planea dar la residencia a los extranjeros que compren un piso de más de 160.000 euros, ¿por qué no añade a la oferta un vale de 100 euros para jugar en Eurovegas? Todos los estímulos deberían ser bienvenidos si lo que se persigue es favorecer un poco mas a las entidades financieras. Esa idea de favorecer a los extranjeros ricos recuerda mucho a la boutade de Dalí: "Me encantan los accidentes de tren siempre que no les pase nada a los de primera clase".
Ya en terrenos más placenteros, lo explicó muy bien Mick Jagger: "Ellos tenían el sombrero blanco. A nosotros sólo nos quedaba el negro". Ellos eran los Beatles, nosotros los Rolling. Ellos eran los modosos, los aceptados por los padres de unas hipoéticas hijas casaderas. Nosotros los rebeldes, los rechazados por los biempensantes. Una definición incluída en un estupendo documental, Crossfire Hurricane, dirigido por Brett Morgen en honor de un grupo que conmocionó el mundo hace 50 años y que emitió ayer Canal +. Lo cierto es que los Beatles no eran tan blancos ni los Rolling tan negros. Unos y otros fueron objeto de burlas, desprecios e insultos en sus inicios y, naturalmente, acoso policial y judicial. Los dos grupos tuvieron sus mártires (Brian Jones por la droga, John Lennon por un descerebrado) y los dos grupos cumplieron a rajatabla una ley no escrita: algunos de los que se alzan desde la vanguardia contra la Academia, contra lo establecido, se convierten con el tiempo en la nueva Academia. El documental recoge la larga marcha desde aquel primer concierto en el Marquee Club de Londres hasta una actualidad en la que llenan estadios, sin olvidarse de páginas tristes como Altamont o emotivas como el concierto de Hyde Park en memoria de Brian Jones. Madrid, por su parte, no olvidará nunca el primero de los conciertos que ofrecieron en el Calderón en una noche extraordinaria de rayos y truenos.
Lo explicó muy mal Ana Botella: "No voy a responder a esa pregunta porque el informe del Ayuntamiento está a disposición de todos los madrileños", balbuceaba torpemente la alcaldesa al serle preguntada por la tragedia del Madrid Arena, un informe criticado incluso por su colega de partido Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno. Sombrero blanco, sombrero negro, alguien debe de llevar puesto el casco de Makoki (información para aquellos que no sepan quien era el genial personaje del comic de Gallardo y Mediavilla: llevaba puesto el casco con los cables de los electroshocks que le endilgaban en el frenopático del que huyó precipitadamente).
La alcaldesa,ciertamente, no tiene facilidad de palabra pero hay que reconocerle un cierto respeto por las tradiciones. Hoy, por ejemplo, se publica que los madrileños pueden comprobar como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) se ha incrementado en un 222% en los útimos diez años. Es decir, hay un escrupuloso respeto con las decisiones del anterior alcalde Ruiz Gallardón, una continuidad, aunque en el caso del actual ministro de Justicia más que de continuismo habría que hablar de obsesiva fijación: todo parece indicar que los que más le pone es subir los impuestos. Su proyecto de las nuevas tasas judiciales no sólo es un disparate, es un insulto al sentido común (recurrir, por ejemplo, una multa de 90 euros puedes acabar costando 200). Nos queda el alivio de saber que ese incremento impositivo del 222% en diez años no afecta para nada a nuestra muy querida jerarquía eclesiástica española que, también como es costumbre, continuará sin pagar un euro por su patrimonio inmobiliario.

De la codicia

Por: | 19 de noviembre de 2012

índice

Esta mañana en el programa de Antena 3 Espejo Público se pudo oir a un experto en temas económicos sobre las reformas que aplicará el Gobierno en el tema de los deshaucios: "Es una vergüenza. La dación en pago con carácter retroactivo y los alquileres sociales de los pisos suponen menos del 10% de lo que el Estado ha entregado a las entidades financieras para su saneamiento". Así de rotundo. Con estos datos no es de extrañar que el 78% de los encuestados por Demoscopia consideren que "no son suficientes "las medidas para paliar los deshaucios aprobadas en el real decreto. El 62% de los votantes del PP encuestados comparten la misma opinión.
Los deshaucios, pues, siguen siendo un tema esencial entre los que mas preocupan a la ciudadanía lo que, al parecer, no comparten los siete candidatos de las próximas elecciones catalanas pues en el debate que mantuvieron en TV 3 ( el programa arrasó entre las televisiones autonómicas con 853.000 espectadores y un 25,6% de cuota de pantalla media) se tocó tangencialmente.La estrella electoral sigue siendo el independentismo, con un Artur Mas bordendo el mesianismo y afirmando cosas como que "quieren silenciar la voz de un pueblo". Mire usted, señor Mas, la voz de un pueblo no es lo que a usted se le ha ocurrido para evitar hablar de su reaccionaria política económica y social. La voz de un pueblo, por ejemplo, está mucho mejor representada en el par de centenares de discapacitados dependientes que se manifestaron delante de su palacio presidencial para protestar por el nuevo recorte (un 15%) a sus ya de por sí escasas ayudas sociales, o en los jubilados a los que se les obliga a un repago farmacéutico, o a las 150 deshaucios diarios que se producen en Cataluña. En fin: demagogias, las menos.
Mañana martes acaba la primera temporada de Newsroom, una lección extraordinaria de la televisión entendida como una de las bellas artes. Aaron Sorkin, su creador, demuestra de nuevo su enorme talento utilizando en esta ocasión el periodismo como base de la trama. Un equipo de informativos en el que se enremezclan historias personales, telediarios e intereses contrapuestos entre la redacción y la empresa. Probablemente una visión del oficio más próxima al deseo que a la realidad. La realidad, lamentablemente, se muestra cada día con más claridad: los periodistas y presentadores se convierten en anunciantes, muestran sus mejores sonrisas para promocionar maquinillas de afeitar, seguros de coche o lo que haga falta entre noticia y noticia.
Los hay que exageran todo lo posible, incluso lo imposible, para convencer a la audiencia de que en la carrera de Fórmula 1, por ejemplo, está todo por decidir, que no la dejen de ver por mas que el sentido común indique lo contrario. En la jerarquía de sus contenidos siempre priman los que les son propios a las cadenas sobre el interés general. Es una lenta y constante degradación en la que lo atípico se acepta como normal. Son tantos y tantos los ejemplos de las implicaciones de los periodistas en los intereses de las empresas o en los suyos propios, que la información ha dejado der el objetivo prioritario, básico, del oficio. Prima la codicia en las empresas y en buena parte en los profesionales.

El barrizal

Por: | 16 de noviembre de 2012

Images

Los lodos del Madrid Arena ya han llegado a la condición de barro y, todo parece indicarlo, llegarán al nivel de vertedero. La incapacidad de buena parte de la clase política nacional, autonómica o local para asumir errores sólo es comparable a la de la jerarquía eclesiástica católica. El informe ofrecido el miércoles por Ana Botella -con ese peculiar concepto de la transparencia informativa consistente en no aceptar preguntas- en el que lo esencial del mismo era exculpar al Ayuntamiento de cualquier responsabilidad en los trágicos incidentes del recinto, es decir, cerrar la puerta a cualquier posible indemnización a las familias de las víctimas, se vio desmentido ayer, jueves, por la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, también del PP, en un comunicado en el que se denunciaban diversos errores del relato municipal.
A ello hay que añadir la manipulación de las entradas vendidas, el cobro de 10 euros por coche en el parking del recinto para los amantes del botellón con la promesa de que podrían entrar al pabellón cuando actuara la estrella invitada, el descontrol absoluto de cuántos entraron, un médico de edad muy avanzada (también del PP) y su hijo como únicos galenos para atender a, teóricamente, 9.650 personas, una escasa dotación de policía municipal y unos servicios de seguridad inútiles. Hay varios imputados, es muy probable que se aumente la lista y, naturalmente, la pelota pasa constantemente de un tejado a otro.
Lo que, al parecer, la señora Botella no entiende es que cualquier presunto delincuente, llámese Miguel Ángel Flores, José María Ruiz Mateos, Isabel Pantoja o Iñaki Urdangarin, tienen la opción de declararse inocentes, de negar todo aquello que les inculpe. Es un derecho no escrito que se dilucidará en el transcurso del juicio. Pero esa opción no la tienen quienes ocupan un puesto de responsabilidad pública al que han accedido en calidad de representantes de la ciudadanía. El Ayuntamiento no es propiedad del gobierno municipal y, por lo tanto, cuando surge la sombra de la sospecha en algunas de sus decisiones no se puede convocar a los medios de comunicación exigiendo su silencio, ni se pueden elaborar relatos o informes erróneos. Los trucos, subterfugios y triquiñuelas más o menos legales son propias de los timadores y trileros y no deberían serlo de los políticos.
Televisión Española por su parte, continúa en su línea de desarbolar lo conseguido. Ayer emitió el útimo capítulo de una de las series más populares, Amar en tiempos revueltos, la que año tras año consiguió la mejor audiencia de la sobremesa (muy por encima de esa corrala disparatada que es Sálvame). Tras siete años en antena y 1.716 capítulos con una media de 2,7 millones de espectadores, la longeva serie pasará a la programación de Antena 3. El motivo: los recortes presupuestarios. Recortar y fulminar lo que está consolidado no deja de ser ejemplar de la forma que entienden los nuevos responsables del ente el ajuste ante las nuevas circunstancias presupuestarias. Se cierra el grifo para unas cosas y se abre para otras (como ese programa de agitación y propaganda de la Casa Real que se emite los sábados). Los informativos del horario más importante (las 21 horas) han conseguido ya hace varias semanas ser superados en audiencia por Telecinco y, con frecuencia, por Antena 3. Y aquí no es una cuestión de presupuesto sino de credibilidad. Es un nuevo triunfo de Somoano.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal